OPINIÓN | No estás de acuerdo con nada de lo que dicen, pero aún así deberías invitarlos a la cena de Acción de Gracias

Nota del editor: Ruth Ben-Ghiat (@ruthbenghiat), colaboradora habitual de CNN Opinion, es profesora de historia y estudios italianos en la Universidad de Nueva York y autora de «Strongmen: Mussolini to the Present». Publica el boletín Lucid sobre las amenazas a la democracia. Las opiniones expresadas aquí son suyas. 

(CNN) — Al reunirnos este Día de Acción de Gracias, muchas familias tendrán una silla vacía en la mesa. El covid-19 se llevó a muchos de nuestros seres queridos y lloraremos estas pérdidas. Otros pueden estar ausentes porque están en cuarentena, tomando precauciones adicionales o eligiendo no viajar.

Para muchas familias, puede haber otra razón para esos lugares vacíos en la mesa: desacuerdos demasiado fuertes para permitir la unión física. Algunas personas se han adentrado tanto en un mundo alimentado por la desinformación que ya no pueden conversar con quienes no comparten sus puntos de vista en temas como la salud pública o la política.

Una encuesta de CBS/YouGov de febrero de 2021 reveló que el 57% de los republicanos consideran a los demócratas no solo adversarios políticos, sino enemigos. La encuesta mostró que el 41% de los demócratas ven a los republicanos de la misma manera.

Ahora que se acercan las fiestas, la creciente polarización puede manifestarse de forma dolorosa y añadir otra capa de tensión a las reuniones sociales y familiares. Casi todos los que conozco se preocupan por la ruptura o la tensión de las relaciones con amigos o familiares que están atrapados en un vórtice de desinformación e inmersos en versiones alternativas de la realidad, incluida la popular teoría de la conspiración QAnon.

Miami se prepara para recibir 2 millones de viajeros en Acción de Gracias 3:25

Sé lo que es ver cómo un ser querido se aleja hasta ser inalcanzable por la lógica, la razón o la evidencia. Durante la pandemia, un miembro de la familia conocido anteriormente por su sentido común se radicalizó. Vive en Inglaterra, y los estrictos cierres que se aplican allí hicieron que los cafés y almuerzos con amigos de todas las tendencias políticas se convirtieran en horas extra frente al televisor viendo su nueva fuente de información favorita, Russia Today (RT).

La cadena respaldada por el Kremlin, que tiene un amplio alcance con casi dos docenas de oficinas en todo el mundo, es clave en la guerra informativa rusa que pretende que los no rusos vean el mundo de forma que beneficie al presidente de Rusia Vladimir Putin y a sus aliados.

A ella le ha funcionado a las mil maravillas. A medida que aumentaba su frustración por los trastornos de la vida de la pandemia, también aumentaba su necesidad de encontrar a alguien, o algo, a quien culpar. Nuestras conversaciones telefónicas se volvieron unilaterales, ya que culpó a los inmigrantes de la propagación del covid-19 y, a partir de enero de 2021, despotricó sobre cómo Joe Biden estaba arruinando Estados Unidos, su país de residencia durante muchos años.

En el verano de 2021, ya no pedía noticias de mí ni de otros miembros de la familia. Meses de RT la habían sumido en un mundo de desinformación, y cada vez estaba más enfadada. En junio, después de la cumbre Biden-Putin, se quejó de que Biden no estaba ayudando a Putin a expandirse en Europa del Este (es notable que ella nunca había mencionado a Putin antes de convertirse en una ávida consumidora de RT).

Cuando le pedí que viera un fragmento de mi comentario en directo en la NBC, en el que hablaba de las políticas imperialistas de Putin, se indignó y gritó: «¡Eres una mentirosa!» antes de colgar el teléfono. Frustrada, dejé de comunicarme con ella. Resulta que fue una medida contraproducente.

Al igual que la radicalización, la desvinculación es un proceso. No hay una manera rápida y fácil de devolver a alguien a la realidad, ni de desactivar sus puntos de activación en los temas que les preocupan, aunque la evidencia sea abrumadora de que sus posiciones no tienen fundamento.

De hecho, los seguidores de sectas y dogmas autoritarios que empiezan a dudar de la veracidad de sus convicciones pueden atrincherarse inicialmente. Cuanto más ha invertido un individuo en la realidad alternativa, más se resiste a admitir ante los demás, y ante sí mismo, que ha juzgado mal la situación.

Muchos prefieren vivir en la negación antes que experimentar la vergüenza o la humillación de haberse equivocado. Para algunos, este impulso de salvar la cara puede ser una fuerza poderosa incluso en situaciones de vida o muerte, como escribe la socióloga Brooke Harrington sobre los negacionistas de la pandemia y de las vacunas que han caído enfermos de covid-19 y siguen manteniendo sus opiniones mientras están en la UCI.

Por eso, al reunirnos en estas fiestas, podríamos seguir el consejo de expertos como Steven Hassan, que anima a la gente a no juzgar ni reprender a sus seres queridos que están inmersos en la desinformación.

También podríamos resistir la tentación de presentar a las personas pruebas de la falsedad de sus creencias; sé por experiencia propia que esas pruebas a menudo provienen de fuentes que estos seres queridos consideran «noticias falsas», y serán descartadas inmediatamente, incluso si, en mi caso, esas noticias están escritas por un miembro de la familia.

Lo que podemos hacer es mantenerlos cerca y encontrar un terreno común en otros temas, por difícil que sea. Esto no significa que aceptemos o demos validez a sus creencias racistas o anticientíficas, sino que intentemos ser estratégicos. Al fin y al cabo, si les cortamos o les gritamos, simplemente aumentamos las posibilidades de que se queden aislados entre personas con ideas afines.

Día de Acción de Gracias

Nota del editor: Ruth Ben-Ghiat (@ruthbenghiat), colaboradora habitual de CNN Opinion, es profesora de historia y estudios italianos en la Universidad de Nueva York y autora de «Strongmen: Mussolini to the Present». Publica el boletín Lucid sobre las amenazas a la democracia. Las opiniones expresadas aquí son suyas. 

(CNN) — Al reunirnos este Día de Acción de Gracias, muchas familias tendrán una silla vacía en la mesa. El covid-19 se llevó a muchos de nuestros seres queridos y lloraremos estas pérdidas. Otros pueden estar ausentes porque están en cuarentena, tomando precauciones adicionales o eligiendo no viajar.

Para muchas familias, puede haber otra razón para esos lugares vacíos en la mesa: desacuerdos demasiado fuertes para permitir la unión física. Algunas personas se han adentrado tanto en un mundo alimentado por la desinformación que ya no pueden conversar con quienes no comparten sus puntos de vista en temas como la salud pública o la política.

Una encuesta de CBS/YouGov de febrero de 2021 reveló que el 57% de los republicanos consideran a los demócratas no solo adversarios políticos, sino enemigos. La encuesta mostró que el 41% de los demócratas ven a los republicanos de la misma manera.

Ahora que se acercan las fiestas, la creciente polarización puede manifestarse de forma dolorosa y añadir otra capa de tensión a las reuniones sociales y familiares. Casi todos los que conozco se preocupan por la ruptura o la tensión de las relaciones con amigos o familiares que están atrapados en un vórtice de desinformación e inmersos en versiones alternativas de la realidad, incluida la popular teoría de la conspiración QAnon.

Sé lo que es ver cómo un ser querido se aleja hasta ser inalcanzable por la lógica, la razón o la evidencia. Durante la pandemia, un miembro de la familia conocido anteriormente por su sentido común se radicalizó. Vive en Inglaterra, y los estrictos cierres que se aplican allí hicieron que los cafés y almuerzos con amigos de todas las tendencias políticas se convirtieran en horas extra frente al televisor viendo su nueva fuente de información favorita, Russia Today (RT).

La cadena respaldada por el Kremlin, que tiene un amplio alcance con casi dos docenas de oficinas en todo el mundo, es clave en la guerra informativa rusa que pretende que los no rusos vean el mundo de forma que beneficie al presidente de Rusia Vladimir Putin y a sus aliados.

A ella le ha funcionado a las mil maravillas. A medida que aumentaba su frustración por los trastornos de la vida de la pandemia, también aumentaba su necesidad de encontrar a alguien, o algo, a quien culpar. Nuestras conversaciones telefónicas se volvieron unilaterales, ya que culpó a los inmigrantes de la propagación del covid-19 y, a partir de enero de 2021, despotricó sobre cómo Joe Biden estaba arruinando Estados Unidos, su país de residencia durante muchos años.

En el verano de 2021, ya no pedía noticias de mí ni de otros miembros de la familia. Meses de RT la habían sumido en un mundo de desinformación, y cada vez estaba más enfadada. En junio, después de la cumbre Biden-Putin, se quejó de que Biden no estaba ayudando a Putin a expandirse en Europa del Este (es notable que ella nunca había mencionado a Putin antes de convertirse en una ávida consumidora de RT).

OPINIÓN | Esta temporada de compras navideñas va a ser dura. Aquí hay cuatro maneras de evitar gastar en exceso

Cuando le pedí que viera un fragmento de mi comentario en directo en la NBC, en el que hablaba de las políticas imperialistas de Putin, se indignó y gritó: «¡Eres una mentirosa!» antes de colgar el teléfono. Frustrada, dejé de comunicarme con ella. Resulta que fue una medida contraproducente.

Al igual que la radicalización, la desvinculación es un proceso. No hay una manera rápida y fácil de devolver a alguien a la realidad, ni de desactivar sus puntos de activación en los temas que les preocupan, aunque la evidencia sea abrumadora de que sus posiciones no tienen fundamento.

De hecho, los seguidores de sectas y dogmas autoritarios que empiezan a dudar de la veracidad de sus convicciones pueden atrincherarse inicialmente. Cuanto más ha invertido un individuo en la realidad alternativa, más se resiste a admitir ante los demás, y ante sí mismo, que ha juzgado mal la situación.

OPINIÓN | Rescatar a nuestros hijos del trauma del covid es vital para curar a Estados Unidos

Muchos prefieren vivir en la negación antes que experimentar la vergüenza o la humillación de haberse equivocado. Para algunos, este impulso de salvar la cara puede ser una fuerza poderosa incluso en situaciones de vida o muerte, como escribe la socióloga Brooke Harrington sobre los negacionistas de la pandemia y de las vacunas que han caído enfermos de covid-19 y siguen manteniendo sus opiniones mientras están en la UCI.

Por eso, al reunirnos en estas fiestas, podríamos seguir el consejo de expertos como Steven Hassan, que anima a la gente a no juzgar ni reprender a sus seres queridos que están inmersos en la desinformación.

También podríamos resistir la tentación de presentar a las personas pruebas de la falsedad de sus creencias; sé por experiencia propia que esas pruebas a menudo provienen de fuentes que estos seres queridos consideran «noticias falsas», y serán descartadas inmediatamente, incluso si, en mi caso, esas noticias están escritas por un miembro de la familia.

Lo que podemos hacer es mantenerlos cerca y encontrar un terreno común en otros temas, por difícil que sea. Esto no significa que aceptemos o demos validez a sus creencias racistas o anticientíficas, sino que intentemos ser estratégicos. Al fin y al cabo, si les cortamos o les gritamos, simplemente aumentamos las posibilidades de que se queden aislados entre personas con ideas afines.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver