El Partido Socialdemócrata volverá a gobernar Alemania. ¿Cuáles son sus antecedentes en el poder?

(CNN Español) — El longevo Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) volverá a gobernar la primera economía de Europa, tras alcanzar un acuerdo para formar una coalición con el Partido Verde y el Partido Democrático Libre (FDP), y luego de resultar la fuerza más votada en las elecciones federales realizadas en septiembre, en las que alemanes acudieron a las urnas para reformular el Parlamento y elegir a un sucesor para Angela Merkel.

Fundado como un partido obrero de ideología marxista, el SPD se las ha arreglado para sobrevivir el paso del tiempo y adaptarse desde la moderación y el respeto a la democracia; es el partido más viejo de Alemania y uno de los más antiguos del mundo.

Con la figura de Olaf Scholz a la cabeza, actual ministro de Economía de Alemania, los socialdemócratas obtuvieron en las elecciones de septiembre el 25,7% de los votos y fueron los más votados, seguidos por el bloque CDU/CSU de Merkel, que obtuvo el 24,1%, y el Partido Verde que logró el 14,8%, de acuerdo con Der Bundeswahlleiter, la oficina responsable de supervisar las elecciones federales.

Detrás de una nueva coalición

Fueron necesarias duras negociaciones para que el SPD lograra finalmente formar la coalición «Ampel» (o semáforo, por los colores de las tres fuerzas que la componen) con los Verdes y el FDP.

SPD derrota al partido de Angela Merkel 1:02

Pero el triunfo electoral marcaba ya un posible giro en el país y abrió las puertas para que Scholz se convierta en canciller, tras forjar una mayoría de centro-izquierda.

Olaf Scholz, del SPD, es el favorito para convertirse en nuevo canciller de Alemania. (Crédito: Sean Gallup/Getty Images)

El SPD podría haber intentado a formar una coalición con la CDU, como la actual. Aunque esto era poco probable dado que ambos partidos han manifestado sus intenciones de gobernar.

Una tercera opción que se consideraba, y tampoco prosperó fue la de formar una coalición «Jamaica» (por los colores de las fuerzas, iguales a los de la bandera de ese país) entre CDU, Verdes y FDP, dejando afuera al SPD. Esto hubiera significado formar un gobierno sin la fuerza más votada, un escenario inusual aunque no sin precedentes.

Los socialdemócratas gobernaron por última vez entre 1998 y 2005 a través del canciller Gerhard Schröder, predecesor de Merkel, e incluso acompañó el gobierno de la actual canciller formando una coalición con la Unión Demócrata Cristiana (CDU) tras las elecciones de 2017. También participaron de muchos otros gobiernos, sin aportar al canciller.

Pero su historia es mucho más larga y densa.

Los orígenes del SPD

Ferdinand Lasalle fundó en 1863 la Asociación General de Trabajadores de Alemania, y el hecho es comúnmente considerado como el origen de lo que llegaría a convertirse en el SPD, de acuerdo al sitio web del partido.

Tras la unificación de Alemania en 1871, el SPD creció con una agenda de protección de los trabajadores hasta convertirse en el partido más popular en el Imperio Alemán, logrando un tercio de los votos en el Reichstag (el Parlamento en la era imperial).

El canciller y figura clave en la unificación de Alemania, Otto von Bismarck, intentó prohibir al SPD en sus orígenes. (Crédito: Hulton Archive/Getty Images)

El naciente partido obrero fue perseguido por el gobierno del canciller Otto von Bismarck, conservador y figura clave de la unificación alemana -y cercano a los emperadores Guillermo I, Federico III y Guillermo II- que logró prohibir al SPD entre 1878 y 1890 con las Sozialistengesetze (leyes contra los socialistas).

Tras el colapso alemán en la Primera Guerra Mundial (1914-1918), que llevó a la abdicación del emperador Guillermo II en noviembre de 1918, el SPD accedió por primera vez al gobierno: Friedrich Ebert se convirtió en canciller para administrar la firma del armisticio y la instauración de una república democrática en un contexto de colapso general y violencia en las calles entre extremistas de izquierda y derecha.

El quiebre interno

Este punto marcó un quiebre dentro del SPD: mientras que algunos se involucraron en el proyecto reformista de una república democrática que incluía a las antiguas élites y el ejército -mientras se buscaba mantener la estabilidad económica-, otros, liderados por Karl Liebknecht, vieron frustradas sus aspiraciones de un profundo cambio revolucionario de corte marxista precisamente por el ascenso de Ebert.

El SPD continuó gobernando hasta 1920, ya en el marco de la inestable República Alemana (también conocida como República de Weimar), y luego nuevamente triunfó en las elecciones y gobernó (canciller Hermann Müller) entre 1928 y 1930, justo en medio de la caída de la bolsa de Nueva York de 1929.

El soicaldemócrata Friedrich Ebert jura lealtad alprimer presidente de la república de Weimar. (Crédito: Hulton Archive/Getty Images)

Tras el ascenso del nazismo, que puso fin a la República de Weimar e instauró una dictadura, el SPD fue nuevamente perseguido, y no volvería al poder sino hasta 1969, cuando Willy Brandt asumió como canciller de la República Federal.

Los últimos cancilleres

Brandt es recordado por sus intentos de tender puentes con los países comunistas, entre los que se encontraba la República Democrática de Alemania (consecuencia de la partición de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial), y recibió el Premio Nobel de la paz en 1971.

Pero debió renunciar en 1974 luego de que trascendiera que uno de sus colaboradores era espía de la República Democrática de Alemania, y fue reemplazado por Helmut Schmidt, también del SPD, quien gobernó Alemania hasta 1982 en un período de problemas económicos tras el fin del «milagro económico alemán», la recuperación del país tras la Segunda Guerra Mundial.

El canciller Gerhard Schroeder en agosto de 2005. (Crédito: Andreas Rentz/Getty Images)

El último canciller del SPD fue Gerhard Schröder, entre 1998 y 2005. El predecesor de Merkel gobernó durante la caída de las Torres Gemelas y la invasión estadounidense de Iraq, de la que Alemania se mantuvo al margen. También lanzó una serie de reformas económicas, resistidas por sectores del partido, para intentar relanzar la economía alemana.

Más allá de los períodos en el poder de Brandt, Schmidt y Schröder, desde el fin de la Segunda Guerra Mundial el SPD también ha participado en diferentes gobiernos como socio en una «gran coalición» (como se conoce al acuerdo ente el SPD y la CDU, las fuerzas más grandes) a la que no aportó canciller.

Así sucedió entre 1966 y 1969, durante el gobierno del canciller Kurt Kiesinger (CDU), y luego en tres de los cuatro gobiernos de Merkel (CDU, entre 2005 y 2009, entre 2013 y 2017, y finalmente entre 2017 y 2021).

Elecciones
Partido Socialdemócrata

(CNN Español) — El longevo Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) volverá a gobernar la primera economía de Europa, tras alcanzar un acuerdo para formar una coalición con el Partido Verde y el Partido Democrático Libre (FDP), y luego de resultar la fuerza más votada en las elecciones federales realizadas en septiembre, en las que alemanes acudieron a las urnas para reformular el Parlamento y elegir a un sucesor para Angela Merkel.

Fundado como un partido obrero de ideología marxista, el SPD se las ha arreglado para sobrevivir el paso del tiempo y adaptarse desde la moderación y el respeto a la democracia; es el partido más viejo de Alemania y uno de los más antiguos del mundo.

Alemania es la economía más grande de Europa. ¿Qué puede pasar si gira a la izquierda tras las elecciones?

Con la figura de Olaf Scholz a la cabeza, actual ministro de Economía de Alemania, los socialdemócratas obtuvieron en las elecciones de septiembre el 25,7% de los votos y fueron los más votados, seguidos por el bloque CDU/CSU de Merkel, que obtuvo el 24,1%, y el Partido Verde que logró el 14,8%, de acuerdo con Der Bundeswahlleiter, la oficina responsable de supervisar las elecciones federales.

Detrás de una nueva coalición

Fueron necesarias duras negociaciones para que el SPD lograra finalmente formar la coalición «Ampel» (o semáforo, por los colores de las tres fuerzas que la componen) con los Verdes y el FDP.

SPD derrota al partido de Angela Merkel 1:02

Pero el triunfo electoral marcaba ya un posible giro en el país y abrió las puertas para que Scholz se convierta en canciller, tras forjar una mayoría de centro-izquierda.

Olaf Scholz, del SPD, es el favorito para convertirse en nuevo canciller de Alemania. (Crédito: Sean Gallup/Getty Images)

El SPD podría haber intentado a formar una coalición con la CDU, como la actual. Aunque esto era poco probable dado que ambos partidos han manifestado sus intenciones de gobernar.

Una tercera opción que se consideraba, y tampoco prosperó fue la de formar una coalición «Jamaica» (por los colores de las fuerzas, iguales a los de la bandera de ese país) entre CDU, Verdes y FDP, dejando afuera al SPD. Esto hubiera significado formar un gobierno sin la fuerza más votada, un escenario inusual aunque no sin precedentes.

Los socialdemócratas gobernaron por última vez entre 1998 y 2005 a través del canciller Gerhard Schröder, predecesor de Merkel, e incluso acompañó el gobierno de la actual canciller formando una coalición con la Unión Demócrata Cristiana (CDU) tras las elecciones de 2017. También participaron de muchos otros gobiernos, sin aportar al canciller.

Pero su historia es mucho más larga y densa.

Los orígenes del SPD

Ferdinand Lasalle fundó en 1863 la Asociación General de Trabajadores de Alemania, y el hecho es comúnmente considerado como el origen de lo que llegaría a convertirse en el SPD, de acuerdo al sitio web del partido.

Tras la unificación de Alemania en 1871, el SPD creció con una agenda de protección de los trabajadores hasta convertirse en el partido más popular en el Imperio Alemán, logrando un tercio de los votos en el Reichstag (el Parlamento en la era imperial).

El canciller y figura clave en la unificación de Alemania, Otto von Bismarck, intentó prohibir al SPD en sus orígenes. (Crédito: Hulton Archive/Getty Images)

El naciente partido obrero fue perseguido por el gobierno del canciller Otto von Bismarck, conservador y figura clave de la unificación alemana -y cercano a los emperadores Guillermo I, Federico III y Guillermo II- que logró prohibir al SPD entre 1878 y 1890 con las Sozialistengesetze (leyes contra los socialistas).

Tras el colapso alemán en la Primera Guerra Mundial (1914-1918), que llevó a la abdicación del emperador Guillermo II en noviembre de 1918, el SPD accedió por primera vez al gobierno: Friedrich Ebert se convirtió en canciller para administrar la firma del armisticio y la instauración de una república democrática en un contexto de colapso general y violencia en las calles entre extremistas de izquierda y derecha.

El quiebre interno

Este punto marcó un quiebre dentro del SPD: mientras que algunos se involucraron en el proyecto reformista de una república democrática que incluía a las antiguas élites y el ejército -mientras se buscaba mantener la estabilidad económica-, otros, liderados por Karl Liebknecht, vieron frustradas sus aspiraciones de un profundo cambio revolucionario de corte marxista precisamente por el ascenso de Ebert.

El SPD continuó gobernando hasta 1920, ya en el marco de la inestable República Alemana (también conocida como República de Weimar), y luego nuevamente triunfó en las elecciones y gobernó (canciller Hermann Müller) entre 1928 y 1930, justo en medio de la caída de la bolsa de Nueva York de 1929.

El soicaldemócrata Friedrich Ebert jura lealtad alprimer presidente de la república de Weimar. (Crédito: Hulton Archive/Getty Images)

Tras el ascenso del nazismo, que puso fin a la República de Weimar e instauró una dictadura, el SPD fue nuevamente perseguido, y no volvería al poder sino hasta 1969, cuando Willy Brandt asumió como canciller de la República Federal.

Los últimos cancilleres

Brandt es recordado por sus intentos de tender puentes con los países comunistas, entre los que se encontraba la República Democrática de Alemania (consecuencia de la partición de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial), y recibió el Premio Nobel de la paz en 1971.

Pero debió renunciar en 1974 luego de que trascendiera que uno de sus colaboradores era espía de la República Democrática de Alemania, y fue reemplazado por Helmut Schmidt, también del SPD, quien gobernó Alemania hasta 1982 en un período de problemas económicos tras el fin del «milagro económico alemán», la recuperación del país tras la Segunda Guerra Mundial.

El canciller Gerhard Schroeder en agosto de 2005. (Crédito: Andreas Rentz/Getty Images)

El último canciller del SPD fue Gerhard Schröder, entre 1998 y 2005. El predecesor de Merkel gobernó durante la caída de las Torres Gemelas y la invasión estadounidense de Iraq, de la que Alemania se mantuvo al margen. También lanzó una serie de reformas económicas, resistidas por sectores del partido, para intentar relanzar la economía alemana.

Más allá de los períodos en el poder de Brandt, Schmidt y Schröder, desde el fin de la Segunda Guerra Mundial el SPD también ha participado en diferentes gobiernos como socio en una «gran coalición» (como se conoce al acuerdo ente el SPD y la CDU, las fuerzas más grandes) a la que no aportó canciller.

Así sucedió entre 1966 y 1969, durante el gobierno del canciller Kurt Kiesinger (CDU), y luego en tres de los cuatro gobiernos de Merkel (CDU, entre 2005 y 2009, entre 2013 y 2017, y finalmente entre 2017 y 2021).

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver