Lo que el mundo puede aprender del despliegue de la vacunación de refuerzo contra el covid-19 de Israel

(CNN) — Cuando se trata del covid-19, parece que donde Israel manda, el resto del mundo lo sigue. Durante casi un año, el país ha ofrecido a otras naciones una visión del futuro de la pandemia.

Israel ha estado a la vanguardia del despliegue de vacunas para adultos y adolescentes, ha sido pionero en la creación de un pasaporte de vacunas y, en los últimos meses, ha encabezado el uso de vacunas de refuerzo.

A finales de julio, el país comenzó a ofrecer refuerzos a los mayores de 60 años; desde finales de agosto, los refuerzos están disponibles para cualquier persona mayor de 16 años, cinco meses después de su segunda dosis de la vacuna.

Ahora, en Israel no se considera que una persona esté totalmente vacunada hasta que haya recibido una tercera dosis de la vacuna, una vez que cumpla los requisitos para ello.

Más de tres meses después, las autoridades sanitarias de Israel dicen que los datos son claros: las vacunas de refuerzo ayudaron a reducir la cuarta ola del virus que arrasó el país en agosto y septiembre.

En su punto máximo, esa oleada registró más de 8.000 casos nuevos de covid-19 al día, y más de 500 personas hospitalizadas simultáneamente en estado grave.

La media actual de siete días oscila entre los 450 y 500 casos diarios, y hay 129 personas hospitalizadas en estado grave por el virus.

Los datos destacan las marcadas diferencias entre los vacunados, y que tienen el refuerzo, y los que no: en muchos días del mes pasado, más del 75% de los casos positivos se dieron entre los no vacunados, según los datos del Ministerio de Sanidad.

Entre los hospitalizados con covid-19 la situación es aún más clara: las autoridades de Israel afirman que en octubre la tasa de personas mayores de 60 años en estado grave que solo habían recibido dos dosis de la vacuna era 5 veces superior a la de quienes tenían tres vacunas.

Y aunque el número de casos ha disminuido en general desde entonces, las diferencias se mantienen: el domingo, había cuatro veces más personas mayores de 60 años en estado grave que solo se habían vacunado con dos dosis, en comparación con los que se consideran totalmente vacunados con tres dosis, según el Ministerio de Sanidad.

Lecciones de Israel

Residentes de edad avanzada esperan para recibir su tercera dosis de la vacuna contra el covid-19 de Pfizer-BioNTech en un centro médico de Tel Aviv el 2 de agosto.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., ha citado estos datos como una razón por la que cree que pronto se recomendará que todo el mundo reciba las dosis de refuerzo una vez que sea elegible.

«Si nos fijamos estrictamente en los datos de Israel, está muy claro que las diferencias en el debilitamiento de la inmunidad son mucho más profundas en los ancianos, pero se dan en todos los casos», dijo Fauci a la NBC la semana pasada.

La lección de Israel es una que cada vez más países están asumiendo, especialmente a medida que los casos aumentan a niveles preocupantes en partes de Europa.

Alemania recomienda una tercera dosis de la vacuna para todos los mayores de 18 años, y en el Reino Unido, los refuerzos están disponibles para todos los mayores de 40 años desde esta semana.

En Francia, la demanda de vacunas de refuerzo se disparó después de que el presidente Emmanuel Macron anunciara que se requeriría una tercera dosis para revalidar el «pass sanitaire», o tarjeta sanitaria, que se requiere en el transporte público y para entrar en una variedad de espacios públicos y privados.

Y en Estados Unidos ahora los refuerzos están autorizados para todos los mayores de 18 años.

Los expertos en salud afirman que el despliegue de las vacunas de refuerzo en muchos países occidentales pone de manifiesto la desigualdad en la implementación de las vacunas en otras partes del mundo.

En el Reino Unido, el 88% de las personas mayores de 12 años han recibido su primera dosis de la vacuna; el 80% ha recibido dos dosis, y el 26% ya ha recibido un refuerzo, según datos del 20 de noviembre.

Por el contrario, solo el 10% de los habitantes de los países africanos se ha vacunado por primera vez, según datos de Our World In Data; solo el 7% de África está totalmente vacunada, según los datos.

Los temores de una quinta ola

Pero las noticias de Israel no son del todo buenas: aunque el número de casos ha disminuido desde septiembre, el descenso se ha estancado. Y, lo que es aún más preocupante, la tasa R, el número medio de personas infectadas por cada persona con covid-19, volvió a ser superior a 1, según los datos del Ministerio de Sanidad, una señal preocupante de que el virus puede estar extendiéndose de nuevo.

Los expertos en salud, como el profesor Eran Segal del Instituto Weizmann de Israel, dicen que es demasiado pronto para saber si el país está entrando en una quinta oleada del virus. Pero señalan el hecho de que casi 1,5 millones de personas que han recibido dos dosis de la vacuna no han vuelto a vacunarse.

«Hay más personas cuya vacuna se ha desvanecido con el tiempo, en comparación con el número de nuevas vacunas y refuerzos, lo que ha llevado a una lenta disminución de la inmunidad total [de la población]», tuiteó Segal la semana pasada.

Israel reabre sus fronteras a los turistas vacunados 2:17

Ahora Israel trabaja para frenar esa posible quinta oleada: las autoridades están animando a los no vacunados a vacunarse, y a los que pueden recibir dosis de refuerzo a hacerlo. También están vacunando a los niños y manteniendo las medidas preventivas.

Muchos de los nuevos contagios en Israel se producen en niños de entre 5 y 11 años, según las autoridades sanitarias del país, por lo que el lunes comenzó una campaña para vacunar a ese grupo.

«Alrededor del 50% de nuestras infecciones diarias se producen en ese grupo de edad, por debajo de los 11 años», dijo el viernes pasado a CNN el doctor Ran Balicer, presidente del Panel Nacional de Expertos de covid-19 de Israel. «Creemos que esta campaña de vacunación podría cambiar el rumbo y quizás devolvernos a la tendencia descendente si tenemos un buen repunte [en las vacunaciones], como esperamos que ocurra».

Pero incluso con una población altamente vacunada, los expertos en salud dicen que es vital que se mantengan vigentes las medidas contra el covid-19, especialmente durante el invierno, cuando las actividades se trasladan al interior.

Nachman Ash, director general del Ministerio de Salud Pública de Israel, declaró al Canal 13 de Israel que parte de la razón del aumento de los casos es que la gente no respeta normas como el uso de mascarillas.

«La aplicación de las normas no es suficiente», dijo Ash. «Y veo que el público se está relajando a medida que pasa el tiempo y la tasa de infección baja, por lo que la gente es menos cuidadosa. Por lo tanto, sí, tenemos que aumentar la aplicación de la ley».

Balicer advirtió que ignorar la disminución de la inmunidad de quienes han recibido dos dosis de la vacuna «puede, de hecho, poner en riesgo a la gente con una falsa tranquilidad».

«No hay una sola bala mágica que baste para asegurar la prevención de la oleada, especialmente en la época de invierno», dijo Balicer. «Se trata de una combinación de medidas: uso de mascarillas en interiores, comportamiento de la población, restricciones a los eventos de interior y pases verdes, y una campaña de refuerzo eficaz».

Israel
vacuna contra el covid-19

(CNN) — Cuando se trata del covid-19, parece que donde Israel manda, el resto del mundo lo sigue. Durante casi un año, el país ha ofrecido a otras naciones una visión del futuro de la pandemia.

Israel ha estado a la vanguardia del despliegue de vacunas para adultos y adolescentes, ha sido pionero en la creación de un pasaporte de vacunas y, en los últimos meses, ha encabezado el uso de vacunas de refuerzo.

A finales de julio, el país comenzó a ofrecer refuerzos a los mayores de 60 años; desde finales de agosto, los refuerzos están disponibles para cualquier persona mayor de 16 años, cinco meses después de su segunda dosis de la vacuna.

Ahora, en Israel no se considera que una persona esté totalmente vacunada hasta que haya recibido una tercera dosis de la vacuna, una vez que cumpla los requisitos para ello.

Más de tres meses después, las autoridades sanitarias de Israel dicen que los datos son claros: las vacunas de refuerzo ayudaron a reducir la cuarta ola del virus que arrasó el país en agosto y septiembre.

En su punto máximo, esa oleada registró más de 8.000 casos nuevos de covid-19 al día, y más de 500 personas hospitalizadas simultáneamente en estado grave.

La media actual de siete días oscila entre los 450 y 500 casos diarios, y hay 129 personas hospitalizadas en estado grave por el virus.

Los datos destacan las marcadas diferencias entre los vacunados, y que tienen el refuerzo, y los que no: en muchos días del mes pasado, más del 75% de los casos positivos se dieron entre los no vacunados, según los datos del Ministerio de Sanidad.

Entre los hospitalizados con covid-19 la situación es aún más clara: las autoridades de Israel afirman que en octubre la tasa de personas mayores de 60 años en estado grave que solo habían recibido dos dosis de la vacuna era 5 veces superior a la de quienes tenían tres vacunas.

Y aunque el número de casos ha disminuido en general desde entonces, las diferencias se mantienen: el domingo, había cuatro veces más personas mayores de 60 años en estado grave que solo se habían vacunado con dos dosis, en comparación con los que se consideran totalmente vacunados con tres dosis, según el Ministerio de Sanidad.

Lecciones de Israel

Residentes de edad avanzada esperan para recibir su tercera dosis de la vacuna contra el covid-19 de Pfizer-BioNTech en un centro médico de Tel Aviv el 2 de agosto.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., ha citado estos datos como una razón por la que cree que pronto se recomendará que todo el mundo reciba las dosis de refuerzo una vez que sea elegible.

«Si nos fijamos estrictamente en los datos de Israel, está muy claro que las diferencias en el debilitamiento de la inmunidad son mucho más profundas en los ancianos, pero se dan en todos los casos», dijo Fauci a la NBC la semana pasada.

La lección de Israel es una que cada vez más países están asumiendo, especialmente a medida que los casos aumentan a niveles preocupantes en partes de Europa.

Alemania recomienda una tercera dosis de la vacuna para todos los mayores de 18 años, y en el Reino Unido, los refuerzos están disponibles para todos los mayores de 40 años desde esta semana.

«La dosis de refuerzo reduce en un 95% las posibilidades» de tener covid con síntomas, dice el Dr. Huerta

En Francia, la demanda de vacunas de refuerzo se disparó después de que el presidente Emmanuel Macron anunciara que se requeriría una tercera dosis para revalidar el «pass sanitaire», o tarjeta sanitaria, que se requiere en el transporte público y para entrar en una variedad de espacios públicos y privados.

Y en Estados Unidos ahora los refuerzos están autorizados para todos los mayores de 18 años.

Los expertos en salud afirman que el despliegue de las vacunas de refuerzo en muchos países occidentales pone de manifiesto la desigualdad en la implementación de las vacunas en otras partes del mundo.

En el Reino Unido, el 88% de las personas mayores de 12 años han recibido su primera dosis de la vacuna; el 80% ha recibido dos dosis, y el 26% ya ha recibido un refuerzo, según datos del 20 de noviembre.

Por el contrario, solo el 10% de los habitantes de los países africanos se ha vacunado por primera vez, según datos de Our World In Data; solo el 7% de África está totalmente vacunada, según los datos.

Los temores de una quinta ola

Pero las noticias de Israel no son del todo buenas: aunque el número de casos ha disminuido desde septiembre, el descenso se ha estancado. Y, lo que es aún más preocupante, la tasa R, el número medio de personas infectadas por cada persona con covid-19, volvió a ser superior a 1, según los datos del Ministerio de Sanidad, una señal preocupante de que el virus puede estar extendiéndose de nuevo.

Los expertos en salud, como el profesor Eran Segal del Instituto Weizmann de Israel, dicen que es demasiado pronto para saber si el país está entrando en una quinta oleada del virus. Pero señalan el hecho de que casi 1,5 millones de personas que han recibido dos dosis de la vacuna no han vuelto a vacunarse.

«Hay más personas cuya vacuna se ha desvanecido con el tiempo, en comparación con el número de nuevas vacunas y refuerzos, lo que ha llevado a una lenta disminución de la inmunidad total [de la población]», tuiteó Segal la semana pasada.

Ahora Israel trabaja para frenar esa posible quinta oleada: las autoridades están animando a los no vacunados a vacunarse, y a los que pueden recibir dosis de refuerzo a hacerlo. También están vacunando a los niños y manteniendo las medidas preventivas.

Muchos de los nuevos contagios en Israel se producen en niños de entre 5 y 11 años, según las autoridades sanitarias del país, por lo que el lunes comenzó una campaña para vacunar a ese grupo.

«Alrededor del 50% de nuestras infecciones diarias se producen en ese grupo de edad, por debajo de los 11 años», dijo el viernes pasado a CNN el doctor Ran Balicer, presidente del Panel Nacional de Expertos de covid-19 de Israel. «Creemos que esta campaña de vacunación podría cambiar el rumbo y quizás devolvernos a la tendencia descendente si tenemos un buen repunte [en las vacunaciones], como esperamos que ocurra».

Pero incluso con una población altamente vacunada, los expertos en salud dicen que es vital que se mantengan vigentes las medidas contra el covid-19, especialmente durante el invierno, cuando las actividades se trasladan al interior.

Nachman Ash, director general del Ministerio de Salud Pública de Israel, declaró al Canal 13 de Israel que parte de la razón del aumento de los casos es que la gente no respeta normas como el uso de mascarillas.

«La aplicación de las normas no es suficiente», dijo Ash. «Y veo que el público se está relajando a medida que pasa el tiempo y la tasa de infección baja, por lo que la gente es menos cuidadosa. Por lo tanto, sí, tenemos que aumentar la aplicación de la ley».

Balicer advirtió que ignorar la disminución de la inmunidad de quienes han recibido dos dosis de la vacuna «puede, de hecho, poner en riesgo a la gente con una falsa tranquilidad».

«No hay una sola bala mágica que baste para asegurar la prevención de la oleada, especialmente en la época de invierno», dijo Balicer. «Se trata de una combinación de medidas: uso de mascarillas en interiores, comportamiento de la población, restricciones a los eventos de interior y pases verdes, y una campaña de refuerzo eficaz».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver