Los políticos acusados de plagio en sus tesis académicas: de Jennifer Arias a Peña Nieto y Vladimir Putin

(CNN Español) — La presidenta de la la Cámara de Representantes de Colombia, Jennifer Arias, parece haberse sumado a un exclusivo pero infame club de alcance global: el de los políticos que han sido acusados de plagiar sus tesis académicas.

La Universidad Externado de Colombia determinó tras meses de investigación que hubo plagio en la tesis de la maestría en Gobierno y Políticas Públicas de Arias, según dijo la institución el lunes en un comunicado. También indicó que acudirán a la justicia para pedir que se anule el título de maestría la legisladora y su compañera de tesis.

Arias, que pertenece al partido gobernante Centro Democrático, manifestó el lunes en su cuenta de Twitter que era inocente y que no había cometido plagio.

No es la primera vez que políticos son acusados de cometer plagio en sus tesis académicas, mediante las cuales obtuvieron títulos para mejorar sus hojas de vida y potenciar sus carreras.

Enrique Peña Nieto, expresidente de México

En el año 2016 una investigación periodística de Aristegui Noticias acusó al entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto, de plagiar casi el 30% de sus tesis final en la Universidad Panamericana.

La tesis de Peña Nieto, ¿plagio o error de estilo?

Gracias a esta ayuda, Peña Nieto obtuvo el título de Licenciado en Derecho en 1991.

De acuerdo con la investigación encarada por especialistas y académicos, en su tesis, titulada El presidencialismo mexicano y Álvaro Obregón, Peña Nieto «plagió al menos 197 párrafos de los 982 que integran el texto». Esto supondría el 28,8% del contenido, según el equipo periodístico.

El entonces portavoz de la Presidencia de México, Eduardo Sánchez, desestimó los hallazgos al considerarlos «irregularidades» y «errores de estilo como citas sin entrecomillar o falta de referencia a autores que incluyó en la bibliografía».

Y recalcó: «El licenciado Peña Nieto presentó esa tesis hace 25 años. Cumplió con los requisitos establecidos por la Universidad Panamericana para titularse como abogado».

Vladimir Putin, presidente de Rusia

Putin fue acusado en 2006 de plagiar su tesis de posgrado en el Instituto de Minería de San Petersburgo, presentada en 1996 o 1997, según investigadores del Instituto Brookings.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin. (Crédito: VLADIMIR SMIRNOV/POOL/AFP vía Getty Images)

«Todo se reduce al plagio», dijo Clifford G. Gaddy del Instituto Brookings en ese momento, tras leer el documento. «Ya sea que se esté hablando de un documento de nivel universitario, por no hablar de una disertación formal, no hay duda en mi mente que esto sería plagio».

De acuerdo con la investigación, 16 de las 20 páginas de un documento publicado por la Universidad de Pittsburgh 20 años antes están presentes en la tesis de Putin, que en ese entonces trabajaba en el gobierno de San Petersburgo, sin referencia.

Igor Danchenko, que investigó el caso junto a Gaddy, indicó al momento de presentar sus hallazgos que, a su parecer, Putin ni siquiera había escrito el texto acusado de plagio. «Esto es claramente producto de alguna operación del tipo «fábrica de diplomas», de las que hay tantas en Rusia. Se trata de una disertación pagada, hecha por encargo», explicó.

Pal Schmitt, expresidente de Hungría

El excampeón olímpico de esgrima, Pal Schmitt, se convirtió en presidente de Hungría en 2010. Apenas dos años después debió renunciar, envuelto en un escándalo tras ser acusado de plagiar su tesis doctoral.

El entonces presidente de Hungría, Pal Schmitt, en 2011. (Crédito: Dennis Grombkowski/Bongarts/Getty Images)

La Universidad Semmelweis de Budapest, antigua Universidad de Educación Física, informó en 2012 y tras una investigación que 200 de las 215 páginas de la tesis de Schmitt mostraban «similitud parcial» o eran traducciones de otras obras.

En consecuencia, le retiró su título doctoral, y poco después Schmitt acabó renunciando a la presidencia.

Victor Ponta, ex primer ministro de Rumania

En el mismo año en que renunció Schmitt, también el entonces primer ministro de Rumania, Victor Ponta, fue acusado de plagiar su tesis doctoral.

Ponta rechazó las acusaciones y dijo que era víctima de un ataque político del presidente Traian Basescu.

Sin embargo, la Universidad de Bucarest dictaminó que había plagiado gran parte de su doctorado de 2003 sobre la Corte Penal Internacional, y en 2014 le retiró su título.

Klavdija Markez, exministra de Educación de Eslovenia

Apenas cinco días después de asumir en el cargo, la entonces ministra de Educación de Eslovenia, Klavdija Markez, presentó su renuncia en abril de 2015 tras ser acusada en los medios locales de plagiar su tesis de maestría, indicó Reuters ese año.

Markez no hizo declaraciones con respecto a la acusación.

Neoyorkinos reaccionan al plagio de discurso de Melania Trump

Karl Theodor zu Guttenberg, exsecretario de Defensa de Alemania

Alguna vez considerado una estrella en ascenso dentro del gobierno de la canciller Angela Merkel, el entonces secretario de Defensa de Alemania, Karl Theodor zu Guttenberg, fue acusado en 2011 de plagiar su tesis doctoral y la Universidad de Bayreuth revocó su título.

Aunque zu Guttenberg rechazó las acusaciones, tuvo que renunciar a su cargo y despedirse de su carrera ascendente tras recibir una crítica pública generalizada.

En Alemania lo apodaron «Barón zu Googleberg», en referencia al popular buscador en Internet, y el «ministro de cortar y pegar».

Annette Schavan, exministra de Salud de Alemania

Como su colega zu Guttenberg, Schavan fue acusada de plagiar su tesis doctoral de 1980 y en 2013 la Universidad de Dusseldorf acabo retirándole el título.

En esta ocasión, el plagio fue alertado por un blogger que minuciosamente presentó las comparaciones entre la obra de Schavan y otras publicaciones.

John Walsh, exsenador de Estados Unidos

El militar retirado y miembro del Partido Demócrata, John Walsh, se convirtió en senador de los Estados Unidos por el estado de Montana en 2014, reemplazando a un colega que había optado por retirarse.

Pero Walsh tuvo que renunciar a su campaña de reelección ese mismo año cuando fue acusado de plagio en su tesis de maestría en una investigación de The New York Times.

Al parecer, tres cuartas partes del documento de 20 páginas, titulado «El Caso de la democracia como estrategia nacional a largo plazo» fue señalado por plagio, y decidió retirarse de la elección.

Monica Crowley, funcionaria del gobierno de Donald Trump

La escritora conservadora Monica Crowley había sido nominada por Donald Trump como directora de comunicaciones estratégicas en el Consejo de Seguridad Nacional en formar parte de su flamante gobierno en 2017.

Pero antes de la asunción de Trump, Crowley dio un paso al costado luego de que CNN descubriera múltiples ejemplos de plagio en su libro publicado en 2012, en sus columnas en el diario Washington Times y en su disertación para obtener un doctorado de la Universidad de Columbia.

Crowley rechazó estas acusaciones asegurando que «nunca he utilizado ni utilizaría material de una fuente sin citarla».

La autora finalmente ingresaría en el gobierno de Trump dos años después y sin importar estas acusaciones: en julio de 2019 se convirtió en vocera del Departamento del Tesoro.

Con información de Farida Fawzy de CNN

Plagio

(CNN Español) — La presidenta de la la Cámara de Representantes de Colombia, Jennifer Arias, parece haberse sumado a un exclusivo pero infame club de alcance global: el de los políticos que han sido acusados de plagiar sus tesis académicas.

La Universidad Externado de Colombia determinó tras meses de investigación que hubo plagio en la tesis de la maestría en Gobierno y Políticas Públicas de Arias, según dijo la institución el lunes en un comunicado. También indicó que acudirán a la justicia para pedir que se anule el título de maestría la legisladora y su compañera de tesis.

La presidenta de la Cámara de Representantes plagió su tesis, dice la Universidad Externado de Colombia

Arias, que pertenece al partido gobernante Centro Democrático, manifestó el lunes en su cuenta de Twitter que era inocente y que no había cometido plagio.

No es la primera vez que políticos son acusados de cometer plagio en sus tesis académicas, mediante las cuales obtuvieron títulos para mejorar sus hojas de vida y potenciar sus carreras.

A continuación, los políticos acusados de plagio en sus tesis académicas

Enrique Peña Nieto, expresidente de México

En el año 2016 una investigación periodística de Aristegui Noticias acusó al entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto, de plagiar casi el 30% de sus tesis final en la Universidad Panamericana.

Gracias a esta ayuda, Peña Nieto obtuvo el título de Licenciado en Derecho en 1991.

De acuerdo con la investigación encarada por especialistas y académicos, en su tesis, titulada El presidencialismo mexicano y Álvaro Obregón, Peña Nieto «plagió al menos 197 párrafos de los 982 que integran el texto». Esto supondría el 28,8% del contenido, según el equipo periodístico.

El entonces portavoz de la Presidencia de México, Eduardo Sánchez, desestimó los hallazgos al considerarlos «irregularidades» y «errores de estilo como citas sin entrecomillar o falta de referencia a autores que incluyó en la bibliografía».

Y recalcó: «El licenciado Peña Nieto presentó esa tesis hace 25 años. Cumplió con los requisitos establecidos por la Universidad Panamericana para titularse como abogado».

Vladimir Putin, presidente de Rusia

Putin fue acusado en 2006 de plagiar su tesis de posgrado en el Instituto de Minería de San Petersburgo, presentada en 1996 o 1997, según investigadores del Instituto Brookings.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin. (Crédito: VLADIMIR SMIRNOV/POOL/AFP vía Getty Images)

«Todo se reduce al plagio», dijo Clifford G. Gaddy del Instituto Brookings en ese momento, tras leer el documento. «Ya sea que se esté hablando de un documento de nivel universitario, por no hablar de una disertación formal, no hay duda en mi mente que esto sería plagio».

De acuerdo con la investigación, 16 de las 20 páginas de un documento publicado por la Universidad de Pittsburgh 20 años antes están presentes en la tesis de Putin, que en ese entonces trabajaba en el gobierno de San Petersburgo, sin referencia.

Igor Danchenko, que investigó el caso junto a Gaddy, indicó al momento de presentar sus hallazgos que, a su parecer, Putin ni siquiera había escrito el texto acusado de plagio. «Esto es claramente producto de alguna operación del tipo «fábrica de diplomas», de las que hay tantas en Rusia. Se trata de una disertación pagada, hecha por encargo», explicó.

Pal Schmitt, expresidente de Hungría

El excampeón olímpico de esgrima, Pal Schmitt, se convirtió en presidente de Hungría en 2010. Apenas dos años después debió renunciar, envuelto en un escándalo tras ser acusado de plagiar su tesis doctoral.

El entonces presidente de Hungría, Pal Schmitt, en 2011. (Crédito: Dennis Grombkowski/Bongarts/Getty Images)

La Universidad Semmelweis de Budapest, antigua Universidad de Educación Física, informó en 2012 y tras una investigación que 200 de las 215 páginas de la tesis de Schmitt mostraban «similitud parcial» o eran traducciones de otras obras.

En consecuencia, le retiró su título doctoral, y poco después Schmitt acabó renunciando a la presidencia.

Victor Ponta, ex primer ministro de Rumania

En el mismo año en que renunció Schmitt, también el entonces primer ministro de Rumania, Victor Ponta, fue acusado de plagiar su tesis doctoral.

Ponta rechazó las acusaciones y dijo que era víctima de un ataque político del presidente Traian Basescu.

Sin embargo, la Universidad de Bucarest dictaminó que había plagiado gran parte de su doctorado de 2003 sobre la Corte Penal Internacional, y en 2014 le retiró su título.

Klavdija Markez, exministra de Educación de Eslovenia

Apenas cinco días después de asumir en el cargo, la entonces ministra de Educación de Eslovenia, Klavdija Markez, presentó su renuncia en abril de 2015 tras ser acusada en los medios locales de plagiar su tesis de maestría, indicó Reuters ese año.

Markez no hizo declaraciones con respecto a la acusación.

Neoyorkinos reaccionan al plagio de discurso de Melania Trump

Karl Theodor zu Guttenberg, exsecretario de Defensa de Alemania

Alguna vez considerado una estrella en ascenso dentro del gobierno de la canciller Angela Merkel, el entonces secretario de Defensa de Alemania, Karl Theodor zu Guttenberg, fue acusado en 2011 de plagiar su tesis doctoral y la Universidad de Bayreuth revocó su título.

Aunque zu Guttenberg rechazó las acusaciones, tuvo que renunciar a su cargo y despedirse de su carrera ascendente tras recibir una crítica pública generalizada.

En Alemania lo apodaron «Barón zu Googleberg», en referencia al popular buscador en Internet, y el «ministro de cortar y pegar».

Annette Schavan, exministra de Salud de Alemania

Como su colega zu Guttenberg, Schavan fue acusada de plagiar su tesis doctoral de 1980 y en 2013 la Universidad de Dusseldorf acabo retirándole el título.

En esta ocasión, el plagio fue alertado por un blogger que minuciosamente presentó las comparaciones entre la obra de Schavan y otras publicaciones.

John Walsh, exsenador de Estados Unidos

El militar retirado y miembro del Partido Demócrata, John Walsh, se convirtió en senador de los Estados Unidos por el estado de Montana en 2014, reemplazando a un colega que había optado por retirarse.

Pero Walsh tuvo que renunciar a su campaña de reelección ese mismo año cuando fue acusado de plagio en su tesis de maestría en una investigación de The New York Times.

Al parecer, tres cuartas partes del documento de 20 páginas, titulado «El Caso de la democracia como estrategia nacional a largo plazo» fue señalado por plagio, y decidió retirarse de la elección.

Monica Crowley, funcionaria del gobierno de Donald Trump

La escritora conservadora Monica Crowley había sido nominada por Donald Trump como directora de comunicaciones estratégicas en el Consejo de Seguridad Nacional en formar parte de su flamante gobierno en 2017.

Pero antes de la asunción de Trump, Crowley dio un paso al costado luego de que CNN descubriera múltiples ejemplos de plagio en su libro publicado en 2012, en sus columnas en el diario Washington Times y en su disertación para obtener un doctorado de la Universidad de Columbia.

Crowley rechazó estas acusaciones asegurando que «nunca he utilizado ni utilizaría material de una fuente sin citarla».

La autora finalmente ingresaría en el gobierno de Trump dos años después y sin importar estas acusaciones: en julio de 2019 se convirtió en vocera del Departamento del Tesoro.

Con información de Farida Fawzy de CNN

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver