Cómo prepararte financieramente para renunciar a tu trabajo

(CNN) — Millones de estadounidenses están decidiendo renunciar a sus trabajos por estos días, y no siempre tienen otro en fila.

Ya sea debido al agotamiento, el deseo de mayor flexibilidad o mejor pago, o la búsqueda de una carrera completamente diferente, decir «renuncio» puede tener implicaciones financieras a largo plazo.

«Antes de que te vayas, hay cosas que quieres hacer para prepararte. Y luego, después de irte, querrás ver las implicaciones a corto, mediano y largo plazo», dijo Isabel Barrow, directora de planificación financiera en Edelman Financial Engines.

Esto es lo que necesitas saber si estás considerando renunciar sin tener otra oferta de trabajo:

Haz una revisión rápida de tus instintos

Es un buen momento para buscar trabajo, pero asegúrate de irte por las razones correctas.

«Con mucha frecuencia, el césped no es necesariamente más verde», dijo Tami Simon, líder de consultoría corporativa de la firma de beneficios para empleados Segal. «Tómate el tiempo para pensar realmente cuáles son tus propias motivaciones y la verdadera razón por la que estás pensando en dejar tu trabajo en lugar de simplemente seguir una tendencia».

Si estás buscando irte porque buscas más flexibilidad, dinero, responsabilidad o quieres aprender nuevas habilidades, ahora es el momento de preguntarle a tu empleador actual.

«Hemos visto a las organizaciones aprender a ser ágiles y flexibles en una variedad de formas diferentes, ciertamente con su fuerza laboral», dijo Simon. «Si deseas seguir una nueva dirección en tu carrera y estás pensando en volver a estudiar, tal vez tu empleador esté interesado en ayudarte a lograrlo y tal vez incluso en ayudarte a financiarlo».

Comunicarte con un mentor o patrocinador para discutir un posible cambio también puede ayudar a proporcionar información y claridad sobre la decisión.

«Habla con tus asesores de confianza, las personas con las que realmente puedes contar para que siempre te respalden y siempre te brinden la honestidad que quizá no puedas determinar por ti mismo», dijo Simon.

El tiempo lo es todo

¿Recuerdas todo el papeleo que recibiste cuando comenzaste a trabajar? Es probable que incluya información sobre los posibles impactos económicos de renunciar.

Simon sugiere revisar tu carta de oferta original, los arreglos de compensación y el manual del empleado antes de anunciar tu partida. «¿A qué estás obligado contractualmente?»

A veces, los beneficios se otorgan en función del tiempo que has estado con el empleador, y las ofertas también pueden incluir cláusulas de no competencia o devoluciones de bonificaciones por firmar u otros incentivos si renuncias antes de un cierto período de tiempo.

Por ejemplo, es posible que estés anticipando un gran pago por el tiempo libre pagado acumulado no utilizado, pero según Simon, las leyes varían en cuanto a si debe pagarse.

«No debes suponer que si avisa con dos semanas de anticipación y tienes dos semanas de vacaciones, puede pasarlas sentado en la playa. Asegúrate de ver cómo está estructurada la organización.»

Irte también podría significar potencialmente perder las bonificaciones.

«Estamos a punto de llegar al final del año, puede haber bonificaciones o incentivos de fin de año que vienen con eso», dijo Kristen Carlisle, gerente general del negocio de Betterment 401 (k). «Si bien es tentador hacer un cambio lo más rápido posible… piensa en eso como parte de tu compensación total y algo que puede ayudarte mientras haces una transición al dejar tu trabajo».

Evalúa tu presupuesto

Los solicitantes de empleo tienen la ventaja en este momento, pero es difícil saber cuánto durará.

«Tienes que mirar el peor de los casos», dijo Barrow. «En seis a nueve meses después de que te hayas tomado un tiempo libre, no sabes cómo será ese mercado laboral».

Antes de dejar un sueldo, crea un presupuesto que detalle tus ingresos y gastos mensuales de efectivo. Enumera todos tus gastos de vida no discrecionales, incluidos la vivienda, el transporte, los alimentos, los impuestos, las facturas de servicios públicos y cualquier deuda que aún deba cubrirse sin un sueldo.

Carlisle recomendó tener al menos tres a seis meses de gastos de manutención ahorrados además de tus cuentas corrientes, de ahorro y de jubilación regulares. Barrow recomendó tener de 12 a 24 meses de gastos de manutención a mano.

«Realmente necesitas tener una reserva de efectivo realmente sólida antes de dar el salto», dijo Barrow. «Mientras estás sin trabajo… tu refrigerador puede necesitar ser reemplazado, o [puedes] necesitar una reparación de automóvil o un gasto dental importante».

Y si planeas tomar este tiempo para esfuerzos costosos como viajar por Europa, Barrow recomendó ahorrar para ello fuera de tu fondo de emergencia.

También sugirió evaluar las deudas, especialmente las de tarjetas de crédito. «Debes tratar de abordar eso y deshacerte de ellas antes de dejar el trabajo. Lo que no quieres hacer es descubrir que debes elegir entre: ‘¿Pago mi hipoteca o pago mi tarjeta de crédito? Deseas deshacerte de algunas de esas deudas no garantizadas que podrían tener tasas de interés más altas».

Beneficios: ¿A qué estás renunciando?

Dejar un trabajo también puede significar renunciar a otros beneficios, incluido el seguro médico.

«La mayoría de los empleados saben que sus empleadores ofrecen beneficios de seguro médico, pero no siempre se dan cuenta de cuánto subsidian los empleadores el costo», dijo Simon.

La Ley Ómnibus Consolidada de Reconciliación del Presupuesto (COBRA) generalmente requiere que los empleadores con más de 20 trabajadores ofrezcan una extensión temporal de la cobertura médica a los exempleados durante un período de tiempo determinado.

«Los empleadores a veces subsidian el costo de COBRA, pero la mayoría no», dijo Simon. «Y los empleadores pueden cobrar hasta el 102% de la prima aplicable por COBRA».

Agregó que los empleadores deben proporcionar un aviso de COBRA que detalle sus derechos y responsabilidades, incluidos los costos de cobertura.

Otra opción es buscar cobertura en intercambios de salud pública. Puedes revisar las opciones que ofrece tu estado en healthcare.gov.

«[La atención médica] es mucho más cara de lo que la gente espera», dijo Barrow. «Es muy importante que lo consideres como parte de tu presupuesto general antes de dejar tu trabajo».

¿Qué pasa con los ahorros para la jubilación?

Si tienes un plan 401 (k) en tu futuro empleador, tendrás que tomar una decisión sobre qué hacer con él.

Tienes algunas opciones posibles: puedes dejarlo en el plan de tu empleador actual si está permitido, pero no podrás hacer más contribuciones. O puedes incorporarlo al plan de un nuevo empleador una vez que encuentres un trabajo.

También puedes transferir un 401 (k) a una cuenta de jubilación individual (IRA).

«Considera la posibilidad de contribuir a una IRA mientras estés entre trabajos», dijo Carlisle. «Tanto como puedas ahorrar para la jubilación, te preparará para el éxito a largo plazo».

Agregó que debes asegurarte de transferir el dinero a una cuenta calificada para que no se te impongan cargos.

Trata de evitar sumergirte en tu 401 (k) temprano. «Mucha gente ve ese 401 (k) como un potencial fondo de reserva… esa no es una buena opción para la mayoría de las personas fuera de los jubilados. Hay sanciones involucradas y eso hace que la jubilación retroceda aún más», dijo Barrow.

También debes verificar si hay fechas de adjudicación adjuntas a tus planes de jubilación.

«¿Tienes una pensión que estás dejando sobre la mesa o no tienes derechos adquiridos por completo en tu 401 (k)?», dijo Barrow. «Esas son cosas que también debes considerar antes de apretar el gatillo e irte».

Renuncia

(CNN) — Millones de estadounidenses están decidiendo renunciar a sus trabajos por estos días, y no siempre tienen otro en fila.

Ya sea debido al agotamiento, el deseo de mayor flexibilidad o mejor pago, o la búsqueda de una carrera completamente diferente, decir «renuncio» puede tener implicaciones financieras a largo plazo.

«Antes de que te vayas, hay cosas que quieres hacer para prepararte. Y luego, después de irte, querrás ver las implicaciones a corto, mediano y largo plazo», dijo Isabel Barrow, directora de planificación financiera en Edelman Financial Engines.

Más mujeres están sufriendo el síndrome de agotamiento laboral o ‘burnout’, y eso es un problema

Esto es lo que necesitas saber si estás considerando renunciar sin tener otra oferta de trabajo:

Haz una revisión rápida de tus instintos

Es un buen momento para buscar trabajo, pero asegúrate de irte por las razones correctas.

«Con mucha frecuencia, el césped no es necesariamente más verde», dijo Tami Simon, líder de consultoría corporativa de la firma de beneficios para empleados Segal. «Tómate el tiempo para pensar realmente cuáles son tus propias motivaciones y la verdadera razón por la que estás pensando en dejar tu trabajo en lugar de simplemente seguir una tendencia».

Si estás buscando irte porque buscas más flexibilidad, dinero, responsabilidad o quieres aprender nuevas habilidades, ahora es el momento de preguntarle a tu empleador actual.

«Hemos visto a las organizaciones aprender a ser ágiles y flexibles en una variedad de formas diferentes, ciertamente con su fuerza laboral», dijo Simon. «Si deseas seguir una nueva dirección en tu carrera y estás pensando en volver a estudiar, tal vez tu empleador esté interesado en ayudarte a lograrlo y tal vez incluso en ayudarte a financiarlo».

Comunicarte con un mentor o patrocinador para discutir un posible cambio también puede ayudar a proporcionar información y claridad sobre la decisión.

«Habla con tus asesores de confianza, las personas con las que realmente puedes contar para que siempre te respalden y siempre te brinden la honestidad que quizá no puedas determinar por ti mismo», dijo Simon.

6 señales de que es hora de dejar tu trabajo El tiempo lo es todo

¿Recuerdas todo el papeleo que recibiste cuando comenzaste a trabajar? Es probable que incluya información sobre los posibles impactos económicos de renunciar.

Simon sugiere revisar tu carta de oferta original, los arreglos de compensación y el manual del empleado antes de anunciar tu partida. «¿A qué estás obligado contractualmente?»

A veces, los beneficios se otorgan en función del tiempo que has estado con el empleador, y las ofertas también pueden incluir cláusulas de no competencia o devoluciones de bonificaciones por firmar u otros incentivos si renuncias antes de un cierto período de tiempo.

Por ejemplo, es posible que estés anticipando un gran pago por el tiempo libre pagado acumulado no utilizado, pero según Simon, las leyes varían en cuanto a si debe pagarse.

«No debes suponer que si avisa con dos semanas de anticipación y tienes dos semanas de vacaciones, puede pasarlas sentado en la playa. Asegúrate de ver cómo está estructurada la organización.»

Irte también podría significar potencialmente perder las bonificaciones.

«Estamos a punto de llegar al final del año, puede haber bonificaciones o incentivos de fin de año que vienen con eso», dijo Kristen Carlisle, gerente general del negocio de Betterment 401 (k). «Si bien es tentador hacer un cambio lo más rápido posible… piensa en eso como parte de tu compensación total y algo que puede ayudarte mientras haces una transición al dejar tu trabajo».

Mucha gente está renunciando a sus trabajos. ¿Cómo hacerlo correctamente? Evalúa tu presupuesto

Los solicitantes de empleo tienen la ventaja en este momento, pero es difícil saber cuánto durará.

«Tienes que mirar el peor de los casos», dijo Barrow. «En seis a nueve meses después de que te hayas tomado un tiempo libre, no sabes cómo será ese mercado laboral».

Antes de dejar un sueldo, crea un presupuesto que detalle tus ingresos y gastos mensuales de efectivo. Enumera todos tus gastos de vida no discrecionales, incluidos la vivienda, el transporte, los alimentos, los impuestos, las facturas de servicios públicos y cualquier deuda que aún deba cubrirse sin un sueldo.

Carlisle recomendó tener al menos tres a seis meses de gastos de manutención ahorrados además de tus cuentas corrientes, de ahorro y de jubilación regulares. Barrow recomendó tener de 12 a 24 meses de gastos de manutención a mano.

«Realmente necesitas tener una reserva de efectivo realmente sólida antes de dar el salto», dijo Barrow. «Mientras estás sin trabajo… tu refrigerador puede necesitar ser reemplazado, o [puedes] necesitar una reparación de automóvil o un gasto dental importante».

Y si planeas tomar este tiempo para esfuerzos costosos como viajar por Europa, Barrow recomendó ahorrar para ello fuera de tu fondo de emergencia.

También sugirió evaluar las deudas, especialmente las de tarjetas de crédito. «Debes tratar de abordar eso y deshacerte de ellas antes de dejar el trabajo. Lo que no quieres hacer es descubrir que debes elegir entre: ‘¿Pago mi hipoteca o pago mi tarjeta de crédito? Deseas deshacerte de algunas de esas deudas no garantizadas que podrían tener tasas de interés más altas».

Un número récord de estadounidenses renunciaron a sus trabajos en septiembre Beneficios: ¿A qué estás renunciando?

Dejar un trabajo también puede significar renunciar a otros beneficios, incluido el seguro médico.

«La mayoría de los empleados saben que sus empleadores ofrecen beneficios de seguro médico, pero no siempre se dan cuenta de cuánto subsidian los empleadores el costo», dijo Simon.

La Ley Ómnibus Consolidada de Reconciliación del Presupuesto (COBRA) generalmente requiere que los empleadores con más de 20 trabajadores ofrezcan una extensión temporal de la cobertura médica a los exempleados durante un período de tiempo determinado.

«Los empleadores a veces subsidian el costo de COBRA, pero la mayoría no», dijo Simon. «Y los empleadores pueden cobrar hasta el 102% de la prima aplicable por COBRA».

Agregó que los empleadores deben proporcionar un aviso de COBRA que detalle sus derechos y responsabilidades, incluidos los costos de cobertura.

Otra opción es buscar cobertura en intercambios de salud pública. Puedes revisar las opciones que ofrece tu estado en healthcare.gov.

«[La atención médica] es mucho más cara de lo que la gente espera», dijo Barrow. «Es muy importante que lo consideres como parte de tu presupuesto general antes de dejar tu trabajo».

¿Qué pasa con los ahorros para la jubilación?

Si tienes un plan 401 (k) en tu futuro empleador, tendrás que tomar una decisión sobre qué hacer con él.

Tienes algunas opciones posibles: puedes dejarlo en el plan de tu empleador actual si está permitido, pero no podrás hacer más contribuciones. O puedes incorporarlo al plan de un nuevo empleador una vez que encuentres un trabajo.

También puedes transferir un 401 (k) a una cuenta de jubilación individual (IRA).

«Considera la posibilidad de contribuir a una IRA mientras estés entre trabajos», dijo Carlisle. «Tanto como puedas ahorrar para la jubilación, te preparará para el éxito a largo plazo».

Agregó que debes asegurarte de transferir el dinero a una cuenta calificada para que no se te impongan cargos.

Trata de evitar sumergirte en tu 401 (k) temprano. «Mucha gente ve ese 401 (k) como un potencial fondo de reserva… esa no es una buena opción para la mayoría de las personas fuera de los jubilados. Hay sanciones involucradas y eso hace que la jubilación retroceda aún más», dijo Barrow.

También debes verificar si hay fechas de adjudicación adjuntas a tus planes de jubilación.

«¿Tienes una pensión que estás dejando sobre la mesa o no tienes derechos adquiridos por completo en tu 401 (k)?», dijo Barrow. «Esas son cosas que también debes considerar antes de apretar el gatillo e irte».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver