Las abejas buitre carnívoras han desarrollado bacterias intestinales especiales para darse un festín con la carne

(CNN) — La gran mayoría de las abejas se alimentan de polen y néctar, pero ciertas especies han evolucionado para darse un festín con la carne, sustituyendo los prados de flores por cadáveres de animales muertos.

Para comprender mejor este cambio extremo en la dieta, científicos de la Universidad de California-Riverside, la Universidad de Columbia y la Universidad de Cornell estudiaron las bacterias intestinales o el microbioma de las llamadas abejas buitre en Costa Rica.

Los investigadores encontraron que las tripas de las abejas son ricas en bacterias amantes de los ácidos similares a las que se encuentran en los buitres, las hienas y otros animales que se alimentan de carroña.

Su estudio fue publicado este martes en la revista mBio, publicada por la Sociedad Estadounidense de Microbiología.

Solo tres especies de abejas en el mundo, todas abejas buitre, han evolucionado para obtener su proteína exclusivamente de la carne muerta, y viven solo en las selvas tropicales. Sin embargo, hay otras especies de abejas que consumirán cadáveres de animales frescos cuando estén disponibles, pero también buscarán polen y néctar, según el estudio.

Las tripas de las abejas melíferas, los abejorros y las abejas sin aguijón están colonizadas por los mismos cinco microbios centrales, y han retenido estas bacterias durante aproximadamente 80 millones de años, anotó el estudio. Los investigadores querían descubrir en qué se diferenciaban las tripas de las abejas buitre.

Los científicos instalaron 16 estaciones cebadas con 50 gramos de pollo crudo colgando de ramas a unos 1,5 metros sobre el suelo. Para disuadir a las hormigas, cubrieron la cuerda con vaselina.

Recolectaron 159 abejas en total, incluidas, a modo de comparación, abejas que se alimentan de polen y carne y abejas vegetarianas que se alimentan exclusivamente de polen y néctar.

Después de estudiar los microbiomas de las abejas extrayendo ADN de su abdomen, los investigadores encontraron que las abejas buitre habían perdido algunos de los microbios centrales que tienen la mayoría de las abejas y desarrollaron un intestino más ácido.

«El microbioma de la abeja buitre está enriquecido en bacterias amantes de los ácidos, que son bacterias nuevas que sus parientes no tienen», dijo Quinn McFrederick, profesora asistente y especialista en abejas en UC Riverside y autora del estudio.

«Estas bacterias son similares a las que se encuentran en los buitres reales, así como en las hienas y otros animales que se alimentan de carroña, presumiblemente para ayudar a protegerlos de los patógenos que aparecen en la carroña».

Añadió que las abejas que se alimentan tanto de polen como de carroña tenían diferentes tipos de bacterias en comparación con los alimentadores estrictos de polen o los alimentadores estrictos de carroña.

Esto sugiere que albergan una mayor diversidad de microbios en respuesta a su dieta diversa o que están expuestas a una mayor diversidad de microbios cuando visitan tanto flores como carroña.

Una de las bacterias presentes en las abejas buitres es Lactobacillus, que se encuentra en muchos alimentos fermentados de los humanos, incluida la masa madre, según un comunicado de prensa.

También se encontró que albergaban Carnobacterium, que está asociado con la digestión de la carne.
Aunque se alimentan de carne, los investigadores dijeron que la miel de las abejas buitre todavía es dulce y comestible.

«Almacenan la carne en cámaras especiales (en sus colmenas) que se sellan durante dos semanas antes de acceder a ella, y estas cámaras están separadas de donde se almacena la miel», dijo Jessica Maccaro, estudiante de doctorado en UC Riverside que también participó en el estudio, en el comunicado.

Abejas

(CNN) — La gran mayoría de las abejas se alimentan de polen y néctar, pero ciertas especies han evolucionado para darse un festín con la carne, sustituyendo los prados de flores por cadáveres de animales muertos.

Para comprender mejor este cambio extremo en la dieta, científicos de la Universidad de California-Riverside, la Universidad de Columbia y la Universidad de Cornell estudiaron las bacterias intestinales o el microbioma de las llamadas abejas buitre en Costa Rica.

Los investigadores encontraron que las tripas de las abejas son ricas en bacterias amantes de los ácidos similares a las que se encuentran en los buitres, las hienas y otros animales que se alimentan de carroña.

Su estudio fue publicado este martes en la revista mBio, publicada por la Sociedad Estadounidense de Microbiología.

Solo tres especies de abejas en el mundo, todas abejas buitre, han evolucionado para obtener su proteína exclusivamente de la carne muerta, y viven solo en las selvas tropicales. Sin embargo, hay otras especies de abejas que consumirán cadáveres de animales frescos cuando estén disponibles, pero también buscarán polen y néctar, según el estudio.

Abejas y bacterias intestinales

Las tripas de las abejas melíferas, los abejorros y las abejas sin aguijón están colonizadas por los mismos cinco microbios centrales, y han retenido estas bacterias durante aproximadamente 80 millones de años, anotó el estudio. Los investigadores querían descubrir en qué se diferenciaban las tripas de las abejas buitre.

Los científicos instalaron 16 estaciones cebadas con 50 gramos de pollo crudo colgando de ramas a unos 1,5 metros sobre el suelo. Para disuadir a las hormigas, cubrieron la cuerda con vaselina.

Recolectaron 159 abejas en total, incluidas, a modo de comparación, abejas que se alimentan de polen y carne y abejas vegetarianas que se alimentan exclusivamente de polen y néctar.

Después de estudiar los microbiomas de las abejas extrayendo ADN de su abdomen, los investigadores encontraron que las abejas buitre habían perdido algunos de los microbios centrales que tienen la mayoría de las abejas y desarrollaron un intestino más ácido.

«El microbioma de la abeja buitre está enriquecido en bacterias amantes de los ácidos, que son bacterias nuevas que sus parientes no tienen», dijo Quinn McFrederick, profesora asistente y especialista en abejas en UC Riverside y autora del estudio.

Escucha el escalofriante ruido de advertencia que hacen las abejas al ser atacadas por avispones asesinos

«Estas bacterias son similares a las que se encuentran en los buitres reales, así como en las hienas y otros animales que se alimentan de carroña, presumiblemente para ayudar a protegerlos de los patógenos que aparecen en la carroña».

Añadió que las abejas que se alimentan tanto de polen como de carroña tenían diferentes tipos de bacterias en comparación con los alimentadores estrictos de polen o los alimentadores estrictos de carroña.

Esto sugiere que albergan una mayor diversidad de microbios en respuesta a su dieta diversa o que están expuestas a una mayor diversidad de microbios cuando visitan tanto flores como carroña.

Una de las bacterias presentes en las abejas buitres es Lactobacillus, que se encuentra en muchos alimentos fermentados de los humanos, incluida la masa madre, según un comunicado de prensa.

También se encontró que albergaban Carnobacterium, que está asociado con la digestión de la carne.
Aunque se alimentan de carne, los investigadores dijeron que la miel de las abejas buitre todavía es dulce y comestible.

«Almacenan la carne en cámaras especiales (en sus colmenas) que se sellan durante dos semanas antes de acceder a ella, y estas cámaras están separadas de donde se almacena la miel», dijo Jessica Maccaro, estudiante de doctorado en UC Riverside que también participó en el estudio, en el comunicado.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver