Lo que desearía haber sabido antes de ser madre: cuatro lecciones que me dejaron mis hijos

(CNN) — Mi familia de cinco miembros, que incluye a mis tres hijos de 11, 9 y 7 años, estaba en un parque estatal local. Querían ir a la tienda de regalos al final de nuestra visita.
«Mamá, esta no es la entrada accesible», dijo mi hijo de 7 años. «Tienes que preguntarle a alguien dónde ir».

Mi hijo de 9 años es discapacitado y utiliza una silla de ruedas. La entrada accesible estaba cerrada, así que fuimos a la entrada principal, que tenía escaleras.

A mis hijos les importa que todos podamos llegar a algún sitio, no solo quienes podemos usar las escaleras. También saben pedir ayuda. Abogar se ha convertido en algo natural para ellos.

No es algo que les haya enseñado conscientemente. Han aprendido observándonos a mi marido y a mí, y están orgullosos de defender las necesidades de nuestra familia. Es una habilidad vital importante que no sabía que habían aprendido hasta que lo demostraron delante de mí.

Antes de ser madre, sabía que apoyaría a mis hijos y les enseñaría a cuidar de sí mismos y a desenvolverse en el mundo. Lo que no esperaba era lo mucho que iba a aprender de ellos. Estas son algunas de mis lecciones favoritas.

Abogar es esencial

Cuando aprendí a defender a mi hijo discapacitado, no me di cuenta de que mis hijos no solo observan cuando les enseño intencionadamente. También observan todo el tiempo.

Mis hijos se apresuran a señalar cuando una actividad no es inclusiva y a adaptarla a sus necesidades. Cuando van a pedir dulces en Halloween, dos de ellos corren hasta la puerta, tocan el timbre y piden al residente que baje los escalones para entregar los caramelos a su hermano. Es una estrategia que han descubierto por su cuenta a base de ensayo y error. A su hermano le hace muy feliz que lo incluyan y que le enseñen a los demás a ser inclusivos también.

También imitan mi forma de defender los derechos. En lugar de frustrarme cuando en un restaurante no se puede acceder a una mesa, hago todo lo posible por explicar nuestras necesidades y pedir adaptaciones. La forma en que afronto un reto, educando a las personas que pueden ayudarnos, es casi tan importante como lograr mi objetivo.

«Es importante comunicar nuestras propias necesidades de forma directa, clara y con confianza, respetando al mismo tiempo los derechos de los demás», afirma Heather Watson-Perez, psicóloga clínica que ejerce su profesión en Nueva Jersey.

«Modelar la asertividad ayuda a los niños a aprender a comunicar adecuadamente sus necesidades y a defenderse».

Como resultado, he visto a mis hijos abogar por sí mismos cuando no entienden una tarea. No tienen miedo de hablar con los adultos que tienen autoridad. Y entienden que a veces se puede cambiar razonablemente una situación si expresan sus necesidades o piden adaptaciones.

Todo el tiempo en familia cuenta

Crecí como hija única en un hogar monoparental y, cuando me convertí en madre, me entusiasmó la idea de ir de aventuras como miembro de una familia más grande. Sin embargo, los juegos y atracciones para niños, como los parques de diversiones, los castillos inflables e incluso los parques infantiles, no siempre son una cuestión sencilla de navegar con las necesidades de mi hijo. Dependiendo del lugar al que vayamos, es posible que tengamos que dividirnos para que cada uno de mis hijos pueda participar, lo que no siempre se presta a un tiempo de calidad en familia.

Encontramos otros momentos como ir al jardín botánico local para hacer un picnic, explorar la biblioteca del pueblo o una noche de cine en familia en casa. Hemos descubierto cómo adaptar actividades como el kayak y el snowtubing, y encontramos playas de fácil acceso donde todos podemos nadar y jugar.

Intentamos salir para no distraernos con las tareas o responsabilidades de casa. A los niños les entusiasma estar juntos y tener toda la atención de sus padres.

«Los niños necesitan una atención especial», dice Jo-Ann Finkelstein, psicóloga clínica que ejerce en Chicago. “No en todo momento, pero sí la mayor parte del tiempo, y eso es difícil en este mundo de multitareas. Pasar tiempo de calidad con los niños tiene efectos significativos en su bienestar, como mejores notas, salud mental y competencia social”.

La clave es encontrar aventuras que nos gusten a todos, y que podamos disfrutar fácilmente.

El tiempo individual también es importante

Mi hijo de 9 años tiene muchas citas médicas y de fisioterapia que son esenciales para su bienestar. Pero también necesita tiempo para ser simplemente un niño y hacer cosas que le gustan, como jugar al baloncesto y nadar.

Lo mismo ocurre con mis otros dos hijos. Fomentar los intereses de cada uno de ellos, como practicar deportes de equipo y asistir a las reuniones de las Girl Scouts, les ayuda a sentirse independientes, conectados con sus compañeros y realizados.

«El sentimiento de pertenencia es realmente fundamental para el desarrollo saludable de los niños, tanto física como emocionalmente», afirma Yvonne Hansen, psicóloga clínica con práctica privada en Nueva Jersey.

«Cuando los niños sienten que pertenecen, es más probable que estén motivados, comprometidos, atentos y dispuestos a asumir riesgos».

Cuando es posible, me llevo a uno de ellos a un viaje por carretera o a una noche que refleje sus intereses y me permita prestarles toda la atención.

A los niños también les gusta apoyarse mutuamente en sus actividades por separado. Debido a las limitaciones de tiempo, han acabado sin quererlo en los entrenamientos o sesiones de fisioterapia del otro. Mis hijos neurotípicos animan a su hermano en la terapia de equitación, y a mi hijo discapacitado le encanta ver los partidos de fútbol y regatear un balón en la banda.

Siempre estamos creciendo y cambiando

Mis hijos siempre están probando nuevos deportes y clubes, decidiendo lo que les parece bien y cambiando de opinión la temporada siguiente. Están descubriendo quiénes son y quiénes quieren ser.

Saben muy bien que cada persona crece de forma diferente y a un ritmo distinto. Y consiguen avances relacionados con sus capacidades individuales que todos aplaudimos. El año pasado lo celebramos cuando mi hija consiguió un papel en la obra de teatro que quería. También celebramos cuando mi hijo de 9 años se puso de pie por primera vez de forma independiente.

Yo también estoy creciendo. Estoy dispuesta a aprender cosas que antes no me habrían parecido interesantes para poder pasar tiempo con mis hijos. Tengo más paciencia que cuando era más joven. También soy más flexible con los constantes cambios de necesidades en nuestras vidas.

Sé que seguiré enseñando a mis hijos lo que ya sé. Pero que, mientras navegamos juntos por la vida, yo también aprenderé.

— Jaclyn Greenberg escribe sobre sus experiencias como madre de sus tres hijos pequeños. Ha escrito para The New York Times, HuffPost, Wired, Parents y otros sitios.

Paternidad

(CNN) — Mi familia de cinco miembros, que incluye a mis tres hijos de 11, 9 y 7 años, estaba en un parque estatal local. Querían ir a la tienda de regalos al final de nuestra visita.
«Mamá, esta no es la entrada accesible», dijo mi hijo de 7 años. «Tienes que preguntarle a alguien dónde ir».

Mi hijo de 9 años es discapacitado y utiliza una silla de ruedas. La entrada accesible estaba cerrada, así que fuimos a la entrada principal, que tenía escaleras.

A mis hijos les importa que todos podamos llegar a algún sitio, no solo quienes podemos usar las escaleras. También saben pedir ayuda. Abogar se ha convertido en algo natural para ellos.

No es algo que les haya enseñado conscientemente. Han aprendido observándonos a mi marido y a mí, y están orgullosos de defender las necesidades de nuestra familia. Es una habilidad vital importante que no sabía que habían aprendido hasta que lo demostraron delante de mí.

Antes de ser madre, sabía que apoyaría a mis hijos y les enseñaría a cuidar de sí mismos y a desenvolverse en el mundo. Lo que no esperaba era lo mucho que iba a aprender de ellos. Estas son algunas de mis lecciones favoritas.

Abogar es esencial

Cuando aprendí a defender a mi hijo discapacitado, no me di cuenta de que mis hijos no solo observan cuando les enseño intencionadamente. También observan todo el tiempo.

Mis hijos se apresuran a señalar cuando una actividad no es inclusiva y a adaptarla a sus necesidades. Cuando van a pedir dulces en Halloween, dos de ellos corren hasta la puerta, tocan el timbre y piden al residente que baje los escalones para entregar los caramelos a su hermano. Es una estrategia que han descubierto por su cuenta a base de ensayo y error. A su hermano le hace muy feliz que lo incluyan y que le enseñen a los demás a ser inclusivos también.

También imitan mi forma de defender los derechos. En lugar de frustrarme cuando en un restaurante no se puede acceder a una mesa, hago todo lo posible por explicar nuestras necesidades y pedir adaptaciones. La forma en que afronto un reto, educando a las personas que pueden ayudarnos, es casi tan importante como lograr mi objetivo.

«Es importante comunicar nuestras propias necesidades de forma directa, clara y con confianza, respetando al mismo tiempo los derechos de los demás», afirma Heather Watson-Perez, psicóloga clínica que ejerce su profesión en Nueva Jersey.

«Modelar la asertividad ayuda a los niños a aprender a comunicar adecuadamente sus necesidades y a defenderse».

Como resultado, he visto a mis hijos abogar por sí mismos cuando no entienden una tarea. No tienen miedo de hablar con los adultos que tienen autoridad. Y entienden que a veces se puede cambiar razonablemente una situación si expresan sus necesidades o piden adaptaciones.

Todo el tiempo en familia cuenta

Crecí como hija única en un hogar monoparental y, cuando me convertí en madre, me entusiasmó la idea de ir de aventuras como miembro de una familia más grande. Sin embargo, los juegos y atracciones para niños, como los parques de diversiones, los castillos inflables e incluso los parques infantiles, no siempre son una cuestión sencilla de navegar con las necesidades de mi hijo. Dependiendo del lugar al que vayamos, es posible que tengamos que dividirnos para que cada uno de mis hijos pueda participar, lo que no siempre se presta a un tiempo de calidad en familia.

Encontramos otros momentos como ir al jardín botánico local para hacer un picnic, explorar la biblioteca del pueblo o una noche de cine en familia en casa. Hemos descubierto cómo adaptar actividades como el kayak y el snowtubing, y encontramos playas de fácil acceso donde todos podemos nadar y jugar.

Intentamos salir para no distraernos con las tareas o responsabilidades de casa. A los niños les entusiasma estar juntos y tener toda la atención de sus padres.

«Los niños necesitan una atención especial», dice Jo-Ann Finkelstein, psicóloga clínica que ejerce en Chicago. “No en todo momento, pero sí la mayor parte del tiempo, y eso es difícil en este mundo de multitareas. Pasar tiempo de calidad con los niños tiene efectos significativos en su bienestar, como mejores notas, salud mental y competencia social”.

La clave es encontrar aventuras que nos gusten a todos, y que podamos disfrutar fácilmente.

El tiempo individual también es importante

Mi hijo de 9 años tiene muchas citas médicas y de fisioterapia que son esenciales para su bienestar. Pero también necesita tiempo para ser simplemente un niño y hacer cosas que le gustan, como jugar al baloncesto y nadar.

Lo mismo ocurre con mis otros dos hijos. Fomentar los intereses de cada uno de ellos, como practicar deportes de equipo y asistir a las reuniones de las Girl Scouts, les ayuda a sentirse independientes, conectados con sus compañeros y realizados.

«El sentimiento de pertenencia es realmente fundamental para el desarrollo saludable de los niños, tanto física como emocionalmente», afirma Yvonne Hansen, psicóloga clínica con práctica privada en Nueva Jersey.

«Cuando los niños sienten que pertenecen, es más probable que estén motivados, comprometidos, atentos y dispuestos a asumir riesgos».

Cuando es posible, me llevo a uno de ellos a un viaje por carretera o a una noche que refleje sus intereses y me permita prestarles toda la atención.

A los niños también les gusta apoyarse mutuamente en sus actividades por separado. Debido a las limitaciones de tiempo, han acabado sin quererlo en los entrenamientos o sesiones de fisioterapia del otro. Mis hijos neurotípicos animan a su hermano en la terapia de equitación, y a mi hijo discapacitado le encanta ver los partidos de fútbol y regatear un balón en la banda.

Siempre estamos creciendo y cambiando

Mis hijos siempre están probando nuevos deportes y clubes, decidiendo lo que les parece bien y cambiando de opinión la temporada siguiente. Están descubriendo quiénes son y quiénes quieren ser.

Saben muy bien que cada persona crece de forma diferente y a un ritmo distinto. Y consiguen avances relacionados con sus capacidades individuales que todos aplaudimos. El año pasado lo celebramos cuando mi hija consiguió un papel en la obra de teatro que quería. También celebramos cuando mi hijo de 9 años se puso de pie por primera vez de forma independiente.

Yo también estoy creciendo. Estoy dispuesta a aprender cosas que antes no me habrían parecido interesantes para poder pasar tiempo con mis hijos. Tengo más paciencia que cuando era más joven. También soy más flexible con los constantes cambios de necesidades en nuestras vidas.

Sé que seguiré enseñando a mis hijos lo que ya sé. Pero que, mientras navegamos juntos por la vida, yo también aprenderé.

— Jaclyn Greenberg escribe sobre sus experiencias como madre de sus tres hijos pequeños. Ha escrito para The New York Times, HuffPost, Wired, Parents y otros sitios.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver