Por qué haber acabado con la oposición de Hong Kong podría costarle a China toda una generación en Taiwán

(CNN) — En solo cinco años, Lin Fei-fan pasó de lanzarse contra la legislatura de Taiwán y ocupar el edificio con cientos de estudiantes a un trabajo de alto nivel para el partido gobernante de la isla.

Pero su historia podría haber sido muy diferente si hubiera vivido en Hong Kong, donde los activistas estudiantiles una vez paralizaron el centro financiero cuando salieron a las calles para exigir democracia y libertades.

Lin dice que solo pudo observar desde lejos cómo casi todas las figuras a favor de la democracia en la cercana Hong Kong, a unos 800 kilómetros al suroeste de Taipei, fueron arrestadas o huyeron al extranjero desde que Beijing impuso una controvertida ley de seguridad nacional en respuesta a las masivas protestas a favor de la democracia en la ciudad.

«Si estuviera en Hong Kong, creo que probablemente estaría en la cárcel», dijo Lin, el subsecretario general de 33 años del gobernante Partido Democrático Progresista (DPP) de Taiwán.

Los recientes eventos en Hong Kong le han dado a Lin una mayor determinación para defender la soberanía de Taiwán, dijo, y no está solo.

Lin Fei-fan, activista del Movimiento Girasol, pronuncia un discurso frente al Parlamento de Taiwán el 27 de marzo de 2019 en Taipei, Taiwán.

Las autoridades de Hong Kong arrestaron a partidarios de la democracia, incluidos políticos de la oposición y editores de periódicos, y un número creciente de personas en Taiwán ha reflexionado sobre la futura relación de la isla con China continental.

Desde que estallaron las protestas de Hong Kong en 2019, más del 32% de los encuestados en Taiwán prefirieron avanzar hacia la «independencia» formal —el doble que en 2018— según una encuesta de la Universidad Nacional Chengchi de Taiwán realizada en junio.

Menos del 8% de los encuestados estaba a favor de la «unificación» con China continental, mientras que la mayoría quería mantener el status quo, un acuerdo por el cual Taiwán sigue siendo autónomo, pero sin una declaración oficial de independencia.

Samuel Li, un estudiante de la ciudad de Kaohsiung, en el sur de Taiwán, dijo que la represión de Beijing contra Hong Kong había aumentado su desconfianza hacia el régimen comunista.

«Reforzó mis pensamientos sobre el gobierno chino porque en realidad no hacen lo que dicen. Siempre rompen sus promesas», dijo. «Realmente desearía que Taiwán permaneciera como está hoy».

Crecientes tensiones

China continental y Taiwán han estado separados desde el final de la guerra civil china hace más de 70 años, cuando los nacionalistas derrotados se retiraron a la isla.

Taiwán es ahora una floreciente democracia multipartidista, pero el gobernante Partido Comunista de China sigue viendo a la isla como una parte inseparable de su territorio, a pesar de que nunca la ha controlado.

Hoy, las relaciones entre Taipei y Beijing se encuentran en su punto más bajo en décadas. En octubre, el ejército de China envió una cantidad récord de aviones de combate al aire alrededor de Taiwán, mientras que los diplomáticos chinos y los medios estatales advierten de una posible invasión a menos que la isla siga la línea de Beijing.

Pero no siempre ha sido así. De hecho, durante gran parte de los últimos 30 años, la posibilidad de un conflicto parecía remota. A principios de la década de 1990, muchas empresas taiwanesas trasladaron sus operaciones de fabricación al continente, donde la mano de obra era más barata y las autoridades estaban hambrientas de inversiones externas para impulsar el crecimiento económico.

Los lazos prosperaron aún más después del cambio de siglo. La música pop y la televisión taiwanesas se volvieron tremendamente populares en el continente, y los turistas chinos acudieron en masa a visitar Taiwán, promovido por los medios estatales como la «isla del tesoro» de China.

Una mujer sostiene banderas taiwanesas frente al Palacio Presidencial antes de que comience la celebración del Día Nacional en Taipei, Taiwán, el 10 de octubre de 2021.

En 2015, el entonces presidente de Taiwán, Ma Ying-jeou, celebró una reunión histórica con el presidente chino, Xi Jinping, en Singapur, pero solo con los líderes de sus respectivos partidos políticos, los nacionalistas y comunistas. Prometieron reducir la hostilidad, y el partido de Ma acordó que tanto Taiwán como China continental pertenecen al mismo país y favorecieron una cooperación económica más estrecha.

Sin embargo, las relaciones se deterioraron rápidamente después de 2016, cuando Tsai Ing-wen, del tradicionalmente independentista DPP, ganó unas elecciones presidenciales abrumadoras en Taiwán. Tsai ha destacado y defendido repetidamente la soberanía de Taiwán, pidiendo a Beijing que respete los deseos del pueblo taiwanés.

En una entrevista con CNN el mes pasado, Tsai dijo que la amenaza de Beijing aumenta «todos los días».

«El plan de China hacia la región es muy diferente al anterior», dijo. «Es más ambicioso, más expansionista y, por lo tanto, las cosas que son aceptables para ellos entonces pueden no serlo para ellos ahora».

En 2019, Beijing propuso una fórmula de «Un país, dos sistemas» para Taiwán, similar a la que se usó para gobernar Hong Kong desde su traspaso de Gran Bretaña a China en 1997.

Según el acuerdo, se garantizaba a Hong Kong que mantendría un alto grado de autonomía del gobierno continental después de su regreso al dominio chino.

Pero desde entonces, el campo prodemocrático de Hong Kong y los activistas de derechos humanos tienen una demanda en Beijing por traicionar su promesa y erosionar la democracia y las libertades civiles en la ciudad, particularmente a raíz de las protestas de 2019 y la imposición de la ley de seguridad.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, saluda al ministro de Defensa, Chiu Kuo-cheng, durante una ceremonia en la Fuerza Aérea de Chiayi en el sur de Taiwán el 18 de noviembre de 2021.

Hablando con CNN en octubre, Tsai dijo que sus ciudadanos habían rechazado el modelo. «El pueblo taiwanés ha dicho claramente que no acepta ‘Un país, dos sistemas’ como la fórmula que puede resolver los problemas a través del Estrecho», dijo.

En enero de 2020, más de seis meses después de que estallaran las protestas de Hong Kong, Tsai ganó la reelección por un margen significativo sobre su oponente nacionalista Han Kuo-yu, quien favorecía lazos económicos más estrechos con Beijing. Los observadores políticos han atribuido su victoria en parte a su apoyo a las protestas de Hong Kong.

Austin Wang, profesor asistente de la Universidad de Nevada, Las Vegas, que se especializa en política taiwanesa, dijo que la represión de Beijing en Hong Kong ha jugado un papel importante en la forma en que la generación más joven de Taiwán ve a China.

«En el pasado, muchos taiwaneses estaban de acuerdo con ‘Un país, dos sistemas’ porque China prometió que la vida cotidiana de la gente seguirá siendo la misma. Pero la situación en Hong Kong sugiere lo contrario», afirmó.

«Creo que el problema es la confianza. Cuando los taiwaneses consideran que China no es digna de confianza, se descartan todas las promesas o incentivos hechos por China».

Interdependencia económica

Pero a pesar de las crecientes tensiones en el Estrecho de Taiwán en los últimos años, tanto Beijing como Taipei no pueden permitirse cortar completamente los lazos.

El año pasado, China continental fue el mayor socio comercial de Taiwán y representó el 26% del volumen comercial total de la isla, según la Oficina de Comercio Exterior de Taiwán.

Mientras tanto, las empresas del continente dependen de Taiwán, en particular de la Compañía de Fabricación de Semiconductores de Taiwán (TSMC), por sus chips semiconductores súper avanzados, ya que China compite con EE.UU. en una carrera tecnológica.

Si bien la atención del mundo a menudo se ha centrado en la creciente amenaza militar de Beijing sobre Taipei, Wang dijo que muchos taiwaneses también reconocieron que la economía de la isla depende de su relación con el continente.

«El pueblo taiwanés se da cuenta de la importancia de la cooperación económica a través del Estrecho, y la economía de Taiwán depende en gran medida de China», comentó.

«Sin embargo, los taiwaneses también son cautelosos acerca de cuánto puede China explotar esta dependencia para obtener beneficios políticos».

En 2013, el entonces presidente de Taiwán, Ma, propuso el Acuerdo de Comercio de Servicios a través del Estrecho, que habría abierto industrias clave de Taiwán, incluidas la banca, la atención médica y las comunicaciones, a la inversión de China continental. El pacto comercial generó preocupaciones de que una integración económica más estrecha con Beijing podría dañar la autonomía de Taipei.

«La integración económica regional es una tendencia global imparable. Si no enfrentamos esto y nos sumamos al proceso, será sólo cuestión de tiempo antes de que seamos eliminados de la competencia», dijo Ma.

Lin, entonces estudiante de posgrado en la Universidad Nacional de Taiwán, dirigió posteriormente el Movimiento Girasol de 2014, que obligó con éxito al gobierno de Ma a desechar el acuerdo comercial. La protesta de tres semanas de duración vio a estudiantes activistas ocupar el edificio legislativo de Taiwán en las manifestaciones más grandes de la isla en décadas.

Hoy, Lin asesora regularmente al presidente Tsai sobre políticas clave. Dijo que Taiwán debería reducir su dependencia económica de China mediante la construcción de más asociaciones con Estados Unidos, Japón y el resto del mundo.

«Debemos ser conscientes de que China es un país que a menudo utiliza medios económicos para interferir en la política de otras naciones», afirmó.

«Continuaremos interactuando económicamente con China en el futuro, pero también debemos mantener nuestra distancia para minimizar el impacto de una reestructuración de la cadena de suministro o la inestabilidad interna de China en Taiwán».

China podría usar fuerza militar para controlar Taiwán 1:57

Will Ripley y Gladys Tsai de CNN contribuyeron con reportajes desde Taipei.

Taiwán

(CNN) — En solo cinco años, Lin Fei-fan pasó de lanzarse contra la legislatura de Taiwán y ocupar el edificio con cientos de estudiantes a un trabajo de alto nivel para el partido gobernante de la isla.

Pero su historia podría haber sido muy diferente si hubiera vivido en Hong Kong, donde los activistas estudiantiles una vez paralizaron el centro financiero cuando salieron a las calles para exigir democracia y libertades.

Todo lo que necesitas saber sobre la disputa entre Taiwán y China

Lin dice que solo pudo observar desde lejos cómo casi todas las figuras a favor de la democracia en la cercana Hong Kong, a unos 800 kilómetros al suroeste de Taipei, fueron arrestadas o huyeron al extranjero desde que Beijing impuso una controvertida ley de seguridad nacional en respuesta a las masivas protestas a favor de la democracia en la ciudad.

«Si estuviera en Hong Kong, creo que probablemente estaría en la cárcel», dijo Lin, el subsecretario general de 33 años del gobernante Partido Democrático Progresista (DPP) de Taiwán.

Los recientes eventos en Hong Kong le han dado a Lin una mayor determinación para defender la soberanía de Taiwán, dijo, y no está solo.

Lin Fei-fan, activista del Movimiento Girasol, pronuncia un discurso frente al Parlamento de Taiwán el 27 de marzo de 2019 en Taipei, Taiwán.

Las autoridades de Hong Kong arrestaron a partidarios de la democracia, incluidos políticos de la oposición y editores de periódicos, y un número creciente de personas en Taiwán ha reflexionado sobre la futura relación de la isla con China continental.

Desde que estallaron las protestas de Hong Kong en 2019, más del 32% de los encuestados en Taiwán prefirieron avanzar hacia la «independencia» formal —el doble que en 2018— según una encuesta de la Universidad Nacional Chengchi de Taiwán realizada en junio.

Menos del 8% de los encuestados estaba a favor de la «unificación» con China continental, mientras que la mayoría quería mantener el status quo, un acuerdo por el cual Taiwán sigue siendo autónomo, pero sin una declaración oficial de independencia.

Samuel Li, un estudiante de la ciudad de Kaohsiung, en el sur de Taiwán, dijo que la represión de Beijing contra Hong Kong había aumentado su desconfianza hacia el régimen comunista.

«Reforzó mis pensamientos sobre el gobierno chino porque en realidad no hacen lo que dicen. Siempre rompen sus promesas», dijo. «Realmente desearía que Taiwán permaneciera como está hoy».

Crecientes tensiones

China continental y Taiwán han estado separados desde el final de la guerra civil china hace más de 70 años, cuando los nacionalistas derrotados se retiraron a la isla.

Taiwán es ahora una floreciente democracia multipartidista, pero el gobernante Partido Comunista de China sigue viendo a la isla como una parte inseparable de su territorio, a pesar de que nunca la ha controlado.

Exclusiva CNN: La presidenta de Taiwán dice que la amenaza de China aumenta «todos los días» y confirma la presencia de entrenadores militares estadounidenses en la isla

Hoy, las relaciones entre Taipei y Beijing se encuentran en su punto más bajo en décadas. En octubre, el ejército de China envió una cantidad récord de aviones de combate al aire alrededor de Taiwán, mientras que los diplomáticos chinos y los medios estatales advierten de una posible invasión a menos que la isla siga la línea de Beijing.

Pero no siempre ha sido así. De hecho, durante gran parte de los últimos 30 años, la posibilidad de un conflicto parecía remota. A principios de la década de 1990, muchas empresas taiwanesas trasladaron sus operaciones de fabricación al continente, donde la mano de obra era más barata y las autoridades estaban hambrientas de inversiones externas para impulsar el crecimiento económico.

Los lazos prosperaron aún más después del cambio de siglo. La música pop y la televisión taiwanesas se volvieron tremendamente populares en el continente, y los turistas chinos acudieron en masa a visitar Taiwán, promovido por los medios estatales como la «isla del tesoro» de China.

Una mujer sostiene banderas taiwanesas frente al Palacio Presidencial antes de que comience la celebración del Día Nacional en Taipei, Taiwán, el 10 de octubre de 2021.

En 2015, el entonces presidente de Taiwán, Ma Ying-jeou, celebró una reunión histórica con el presidente chino, Xi Jinping, en Singapur, pero solo con los líderes de sus respectivos partidos políticos, los nacionalistas y comunistas. Prometieron reducir la hostilidad, y el partido de Ma acordó que tanto Taiwán como China continental pertenecen al mismo país y favorecieron una cooperación económica más estrecha.

Sin embargo, las relaciones se deterioraron rápidamente después de 2016, cuando Tsai Ing-wen, del tradicionalmente independentista DPP, ganó unas elecciones presidenciales abrumadoras en Taiwán. Tsai ha destacado y defendido repetidamente la soberanía de Taiwán, pidiendo a Beijing que respete los deseos del pueblo taiwanés.

En una entrevista con CNN el mes pasado, Tsai dijo que la amenaza de Beijing aumenta «todos los días».

«El plan de China hacia la región es muy diferente al anterior», dijo. «Es más ambicioso, más expansionista y, por lo tanto, las cosas que son aceptables para ellos entonces pueden no serlo para ellos ahora».

En 2019, Beijing propuso una fórmula de «Un país, dos sistemas» para Taiwán, similar a la que se usó para gobernar Hong Kong desde su traspaso de Gran Bretaña a China en 1997.

Según el acuerdo, se garantizaba a Hong Kong que mantendría un alto grado de autonomía del gobierno continental después de su regreso al dominio chino.

Pero desde entonces, el campo prodemocrático de Hong Kong y los activistas de derechos humanos tienen una demanda en Beijing por traicionar su promesa y erosionar la democracia y las libertades civiles en la ciudad, particularmente a raíz de las protestas de 2019 y la imposición de la ley de seguridad.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, saluda al ministro de Defensa, Chiu Kuo-cheng, durante una ceremonia en la Fuerza Aérea de Chiayi en el sur de Taiwán el 18 de noviembre de 2021.

Hablando con CNN en octubre, Tsai dijo que sus ciudadanos habían rechazado el modelo. «El pueblo taiwanés ha dicho claramente que no acepta ‘Un país, dos sistemas’ como la fórmula que puede resolver los problemas a través del Estrecho», dijo.

En enero de 2020, más de seis meses después de que estallaran las protestas de Hong Kong, Tsai ganó la reelección por un margen significativo sobre su oponente nacionalista Han Kuo-yu, quien favorecía lazos económicos más estrechos con Beijing. Los observadores políticos han atribuido su victoria en parte a su apoyo a las protestas de Hong Kong.

Austin Wang, profesor asistente de la Universidad de Nevada, Las Vegas, que se especializa en política taiwanesa, dijo que la represión de Beijing en Hong Kong ha jugado un papel importante en la forma en que la generación más joven de Taiwán ve a China.

«En el pasado, muchos taiwaneses estaban de acuerdo con ‘Un país, dos sistemas’ porque China prometió que la vida cotidiana de la gente seguirá siendo la misma. Pero la situación en Hong Kong sugiere lo contrario», afirmó.

«Creo que el problema es la confianza. Cuando los taiwaneses consideran que China no es digna de confianza, se descartan todas las promesas o incentivos hechos por China».

Interdependencia económica Tensiones entre China y Taiwan son las peores en 40 años 6:46

Pero a pesar de las crecientes tensiones en el Estrecho de Taiwán en los últimos años, tanto Beijing como Taipei no pueden permitirse cortar completamente los lazos.

El año pasado, China continental fue el mayor socio comercial de Taiwán y representó el 26% del volumen comercial total de la isla, según la Oficina de Comercio Exterior de Taiwán.

Mientras tanto, las empresas del continente dependen de Taiwán, en particular de la Compañía de Fabricación de Semiconductores de Taiwán (TSMC), por sus chips semiconductores súper avanzados, ya que China compite con EE.UU. en una carrera tecnológica.

Si bien la atención del mundo a menudo se ha centrado en la creciente amenaza militar de Beijing sobre Taipei, Wang dijo que muchos taiwaneses también reconocieron que la economía de la isla depende de su relación con el continente.

La lista de personalidades «desaparecidas» tras entrar en conflicto con el gobierno de China

«El pueblo taiwanés se da cuenta de la importancia de la cooperación económica a través del Estrecho, y la economía de Taiwán depende en gran medida de China», comentó.

«Sin embargo, los taiwaneses también son cautelosos acerca de cuánto puede China explotar esta dependencia para obtener beneficios políticos».

En 2013, el entonces presidente de Taiwán, Ma, propuso el Acuerdo de Comercio de Servicios a través del Estrecho, que habría abierto industrias clave de Taiwán, incluidas la banca, la atención médica y las comunicaciones, a la inversión de China continental. El pacto comercial generó preocupaciones de que una integración económica más estrecha con Beijing podría dañar la autonomía de Taipei.

«La integración económica regional es una tendencia global imparable. Si no enfrentamos esto y nos sumamos al proceso, será sólo cuestión de tiempo antes de que seamos eliminados de la competencia», dijo Ma.

Lin, entonces estudiante de posgrado en la Universidad Nacional de Taiwán, dirigió posteriormente el Movimiento Girasol de 2014, que obligó con éxito al gobierno de Ma a desechar el acuerdo comercial. La protesta de tres semanas de duración vio a estudiantes activistas ocupar el edificio legislativo de Taiwán en las manifestaciones más grandes de la isla en décadas.

Hoy, Lin asesora regularmente al presidente Tsai sobre políticas clave. Dijo que Taiwán debería reducir su dependencia económica de China mediante la construcción de más asociaciones con Estados Unidos, Japón y el resto del mundo.

«Debemos ser conscientes de que China es un país que a menudo utiliza medios económicos para interferir en la política de otras naciones», afirmó.

«Continuaremos interactuando económicamente con China en el futuro, pero también debemos mantener nuestra distancia para minimizar el impacto de una reestructuración de la cadena de suministro o la inestabilidad interna de China en Taiwán».

China podría usar fuerza militar para controlar Taiwán 1:57

Will Ripley y Gladys Tsai de CNN contribuyeron con reportajes desde Taipei.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver