Actor de “Jesus Christ Superstar” acusado de cometer disturbios en el Capitolio afirmó tener autoridad «divina» durante una audiencia judicial

(CNN) — La audiencia judicial de uno de los acusados por el asalto al Capitolio el 6 de enero se tornó polémica después de que el actor y miembro de Oath Keepers intentara rechazar la autoridad de Estados Unidos sobre él.

Las declaraciones de James Beeks, que interpretó a Judas en el musical «Jesus Christ Superstar» antes de ser detenido la semana pasada por su presunta participación en los disturbios del 6 de enero, llevaron a la jueza a considerar la posibilidad de enviarlo a la cárcel tras decir al tribunal que tenía autoridad «divina» y argumentar que el gobierno no tenía jurisdicción sobre él.

«Todo esto es un disparate», dijo la jueza Beryl Howell del Tribunal de Distrito de la ciudad de Washington. «Señor Beeks, debería callarse si no se le habla».

Los exabruptos de Beeks repiten como loro las creencias del movimiento “Sovereign Citizen” o “Ciudadano Soberano” –una creencia de que las instituciones gubernamentales son fraudulentas y, por tanto, sus seguidores no tienen que acatarlas–, aunque Beeks le dijo a Howell que el término «Ciudadano Soberano» era un «insulto» y un «oxímoron».

Beeks habló por sí mismo durante la mayor parte de la audiencia después de haber dicho originalmente que no sería su propio abogado ya que dijo «no puedo representarme a mí mismo porque soy yo mismo».

Antes de la audiencia, el Departamento de Justicia no pedía que se mantuviera a Beeks en la cárcel a la espera del juicio. Sin embargo, eso cambió después de que Beeks intentara imponer su autoridad «divina».

“Un acusado que rechaza la jurisdicción del tribunal… rechaza el estado de derecho”, dijo Howell, «normalmente no es puesto en libertad antes del juicio», aunque la jueza finalmente puso en libertad a Beeks con vigilancia por GPS cuando finalmente accedió a cooperar, luego de una plática en privado con su abogado.

«No puedo borrar de mi mente lo que ocurrió antes de esto», dijo Howell antes de enumerar las condiciones, que incluían «no tener contacto con nadie conocido por ser un Oath Keeper».

Beeks es el segundo acusado de los disturbios del Capitolio cuya negativa a reconocer el sistema judicial empuja a los jueces a considerar enviarlo a prisión preventiva, a pesar de la voluntad de los fiscales de dejarlos en libertad mientras esperan el juicio.

Pauline Bauer, propietaria de un restaurante de Pensilvania, fue enviada a la cárcel en septiembre después de que también rechazara la autoridad del tribunal sobre ella, se negara a cumplir las condiciones básicas de libertad y retara al juez que dictaminó su caso.

Según los documentos judiciales, Beeks se unió a un grupo de Oath Keepers el 6 de enero e intentó atravesar una fila de policías que custodiaban un pasillo hacia la cámara del Senado. Los investigadores encontraron a Beeks después de asistir a dos representaciones de «Jesus Christ Superstar», en las que Beeks protagonizaba a Judas.

Howell ordenó a Beeks que se presentara ante los servicios de prisión preventiva en Florida antes de las 2 p. m. ET, del miércoles.

Asalto al Capitolio

(CNN) — La audiencia judicial de uno de los acusados por el asalto al Capitolio el 6 de enero se tornó polémica después de que el actor y miembro de Oath Keepers intentara rechazar la autoridad de Estados Unidos sobre él.

Las declaraciones de James Beeks, que interpretó a Judas en el musical «Jesus Christ Superstar» antes de ser detenido la semana pasada por su presunta participación en los disturbios del 6 de enero, llevaron a la jueza a considerar la posibilidad de enviarlo a la cárcel tras decir al tribunal que tenía autoridad «divina» y argumentar que el gobierno no tenía jurisdicción sobre él.

«Todo esto es un disparate», dijo la jueza Beryl Howell del Tribunal de Distrito de la ciudad de Washington. «Señor Beeks, debería callarse si no se le habla».

Jacob Chansley, el “chamán de QAnon” que irrumpió en el Capitolio el 6 de enero, fue condenado a 41 meses de prisión

Los exabruptos de Beeks repiten como loro las creencias del movimiento “Sovereign Citizen” o “Ciudadano Soberano” –una creencia de que las instituciones gubernamentales son fraudulentas y, por tanto, sus seguidores no tienen que acatarlas–, aunque Beeks le dijo a Howell que el término «Ciudadano Soberano» era un «insulto» y un «oxímoron».

Beeks habló por sí mismo durante la mayor parte de la audiencia después de haber dicho originalmente que no sería su propio abogado ya que dijo «no puedo representarme a mí mismo porque soy yo mismo».

Antes de la audiencia, el Departamento de Justicia no pedía que se mantuviera a Beeks en la cárcel a la espera del juicio. Sin embargo, eso cambió después de que Beeks intentara imponer su autoridad «divina».

“Un acusado que rechaza la jurisdicción del tribunal… rechaza el estado de derecho”, dijo Howell, «normalmente no es puesto en libertad antes del juicio», aunque la jueza finalmente puso en libertad a Beeks con vigilancia por GPS cuando finalmente accedió a cooperar, luego de una plática en privado con su abogado.

«No puedo borrar de mi mente lo que ocurrió antes de esto», dijo Howell antes de enumerar las condiciones, que incluían «no tener contacto con nadie conocido por ser un Oath Keeper».

Descifrando los símbolos y grupos extremistas en la insurrección del Capitolio de EE.UU.

Beeks es el segundo acusado de los disturbios del Capitolio cuya negativa a reconocer el sistema judicial empuja a los jueces a considerar enviarlo a prisión preventiva, a pesar de la voluntad de los fiscales de dejarlos en libertad mientras esperan el juicio.

Pauline Bauer, propietaria de un restaurante de Pensilvania, fue enviada a la cárcel en septiembre después de que también rechazara la autoridad del tribunal sobre ella, se negara a cumplir las condiciones básicas de libertad y retara al juez que dictaminó su caso.

Según los documentos judiciales, Beeks se unió a un grupo de Oath Keepers el 6 de enero e intentó atravesar una fila de policías que custodiaban un pasillo hacia la cámara del Senado. Los investigadores encontraron a Beeks después de asistir a dos representaciones de «Jesus Christ Superstar», en las que Beeks protagonizaba a Judas.

Howell ordenó a Beeks que se presentara ante los servicios de prisión preventiva en Florida antes de las 2 p. m. ET, del miércoles.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver