OPINIÓN | La belleza es constancia y dedicación

Nota del editor: Mari Rodríguez Ichaso ha sido colaboradora de la revista Vanidades durante varias décadas. Es especialista en moda, viajes, gastronomía, arte, arquitectura y entretenimiento, productora de cine y columnista de estilo de CNN en Español. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivamente suyas. Lee más artículos de opinión en cnne.com/opinion.

(CNN Español) — Se acercan las fiestas -que este año celebraremos en algunos países con un poco más de libertad y “normalidad”, debido a la vacunación y otras precauciones- y como es lógico queremos lucir mejor que nunca.

Y nuestra piel corporal -especialmente nuestro cutis- será el punto focal para proyectar una imagen que ha ‘sobrevivido’ el uso de las mascarillas (aunque todavía las usemos) y temporadas de cierta vagancia -o dejadez- luego de 2 años impedidos de hacer nuestra vida normal y de cuidarnos como estábamos acostumbradas.

Y si hay una conclusión a la que he llegado en este tiempo -apoyada por mis muchos años reportando sobre moda y belleza- ¡es que la belleza es 100% producto de la constancia y dedicación! ¡Punto final!

Y aunque en el mercado hay cientos de cremas, lociones, tratamientos y todo tipo de productos de belleza, todos son buenos, ¡buenísimos!, si los usamos con disciplina y constancia todos los días y siguiendo las instrucciones.

Desde los más caros hasta los más económicos, absolutamente todos los productos de belleza son beneficiosos y las diferencias entre sus fórmulas y métodos de absorción en la piel determinan sus distintos precios. Pero como denominador común todos dependen de tu disciplina y constancia al usarlos. ¡Así de sencillo y directo!

Y entre las muchas opciones que tenemos hay una básica: la hidratación y más hidratación.

Lo he estudiado en mis años de periodista y comprobado personalmente pues, usando diariamente con gran disciplina infinidad de productos hidratantes (muchos cortesía de las marcas más caras del mundo y otros muy accesibles, comprados en las farmacias), mi cutis luce mucho más joven y lozano que el de mujeres de mi misma edad que no han sido constantes en el cuidado de su piel. Y aunque de vez en cuando me gusta broncearme, ha sido siempre mi costumbre aplicarme inmediatamente ‘toneladas’ de humectante después de salir del sol.

Un estudio sobre los hidratantes de Harvard Health nos recuerda que el humectante “atrapa el agua propia que tiene la piel y así ayuda a combatir su resequedad”.

Resumiendo: Es posible ‘mantener a raya’ las arrugas y líneas faciales, retardando su inexorable aparición y suavizando su imagen, con el uso de humectantes (de la fórmula que prefieras, más o menos emolientes y tanto en cremas, como lociones o aceites y sueros) si estableces una rutina diaria que no falle, ni olvides. Por supuesto, el uso de un producto exfoliante que elimine las células muertas del cutis ayuda aún más al usar a continuación el hidratante.

No te hablo de “milagros”, sino de hechos comprobados y basados en tu disciplina personal. La resequedad y las asperezas se suavizan y alisan cuando les aplicamos humectantes. Y así las líneas y arrugas se hacen menos visibles. Y poco a poco -aquí entra en acción el efecto de la constancia diaria- tu cutis cobra una nueva lozanía y claridad.

¿Por qué no comenzar hoy mismo este plan de belleza? Ya verás los buenos resultados.

Nota del editor: Mari Rodríguez Ichaso ha sido colaboradora de la revista Vanidades durante varias décadas. Es especialista en moda, viajes, gastronomía, arte, arquitectura y entretenimiento, productora de cine y columnista de estilo de CNN en Español. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivamente suyas. Lee más artículos de opinión en cnne.com/opinion.

(CNN Español) — Se acercan las fiestas -que este año celebraremos en algunos países con un poco más de libertad y “normalidad”, debido a la vacunación y otras precauciones- y como es lógico queremos lucir mejor que nunca.

Harry Styles lanza una marca de belleza de género neutro

Y nuestra piel corporal -especialmente nuestro cutis- será el punto focal para proyectar una imagen que ha ‘sobrevivido’ el uso de las mascarillas (aunque todavía las usemos) y temporadas de cierta vagancia -o dejadez- luego de 2 años impedidos de hacer nuestra vida normal y de cuidarnos como estábamos acostumbradas.

Y si hay una conclusión a la que he llegado en este tiempo -apoyada por mis muchos años reportando sobre moda y belleza- ¡es que la belleza es 100% producto de la constancia y dedicación! ¡Punto final!

Y aunque en el mercado hay cientos de cremas, lociones, tratamientos y todo tipo de productos de belleza, todos son buenos, ¡buenísimos!, si los usamos con disciplina y constancia todos los días y siguiendo las instrucciones.

OPINIÓN | En el asiento de los famosos: fascinantes restaurantes con historia

Desde los más caros hasta los más económicos, absolutamente todos los productos de belleza son beneficiosos y las diferencias entre sus fórmulas y métodos de absorción en la piel determinan sus distintos precios. Pero como denominador común todos dependen de tu disciplina y constancia al usarlos. ¡Así de sencillo y directo!

Y entre las muchas opciones que tenemos hay una básica: la hidratación y más hidratación.

Lo he estudiado en mis años de periodista y comprobado personalmente pues, usando diariamente con gran disciplina infinidad de productos hidratantes (muchos cortesía de las marcas más caras del mundo y otros muy accesibles, comprados en las farmacias), mi cutis luce mucho más joven y lozano que el de mujeres de mi misma edad que no han sido constantes en el cuidado de su piel. Y aunque de vez en cuando me gusta broncearme, ha sido siempre mi costumbre aplicarme inmediatamente ‘toneladas’ de humectante después de salir del sol.

Un estudio sobre los hidratantes de Harvard Health nos recuerda que el humectante “atrapa el agua propia que tiene la piel y así ayuda a combatir su resequedad”.

Las mejores cremas faciales hidratantes, según los dermatólogos

Resumiendo: Es posible ‘mantener a raya’ las arrugas y líneas faciales, retardando su inexorable aparición y suavizando su imagen, con el uso de humectantes (de la fórmula que prefieras, más o menos emolientes y tanto en cremas, como lociones o aceites y sueros) si estableces una rutina diaria que no falle, ni olvides. Por supuesto, el uso de un producto exfoliante que elimine las células muertas del cutis ayuda aún más al usar a continuación el hidratante.

No te hablo de “milagros”, sino de hechos comprobados y basados en tu disciplina personal. La resequedad y las asperezas se suavizan y alisan cuando les aplicamos humectantes. Y así las líneas y arrugas se hacen menos visibles. Y poco a poco -aquí entra en acción el efecto de la constancia diaria- tu cutis cobra una nueva lozanía y claridad.

¿Por qué no comenzar hoy mismo este plan de belleza? Ya verás los buenos resultados.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver