Barbados celebra su nacimiento como una nueva república y se despide de la reina

Bridgetown, Barbados (CNN) — Al filo de la medianoche, Barbados cortó los últimos lazos que le quedaban con la monarquía británica después de casi 400 años. En una ceremonia el lunes por la noche, el príncipe Carlos reconoció la «espantosa atrocidad de la esclavitud» mientras la nación caribeña removía a la reina Isabel II como jefa de Estado y nombraba a su primera presidenta.

Las celebraciones oficiales por la transición histórica de la isla de reino a república se llevaron a cabo en la Plaza de los Héroes Nacionales en el corazón de la capital, Bridgetown.

El príncipe Carlos asiste a la Ceremonia de toma de posesión Presidencial en la Plaza de los Héroes el 29 de noviembre de 2021 en Bridgetown, Barbados.

El heredero del trono británico llegó desde Londres para la ocasión y vio como la bandera del estandarte real se bajaba del asta de la bandera y se izaba el nuevo estandarte presidencial en su lugar.

Momentos después, la propia exrepresentante de la reina, la gobernadora general Sandra Mason, una exjurista muy respetada de 73 años, fue juramentada como presidenta por el presidente del Tribunal Supremo. Han pasado exactamente 55 años desde que Barbados declaró su independencia de Gran Bretaña.

Después de recibir un saludo de 21 disparos para subrayar el cambio histórico, Mason otorgó el honor de más alto rango del país, la Orden de la Libertad, al Príncipe de Gales, un movimiento diseñado para resaltar la estrecha relación continua entre Barbados y el Reino Unido.

El príncipe Carlos en Barbados: ‘Un nuevo comienzo’

El príncipe Carlos dijo que estaba «profundamente conmovido» por haber sido invitado a participar en las conmemoraciones antes de reconocer la «espantosa atrocidad de la esclavitud».

«La creación de esta república ofrece un nuevo comienzo, pero también marca un punto en un continuo, un hito en el largo camino que no solo ha recorrido, sino que ha construido», dijo a la multitud.

«Desde los días más oscuros de nuestro pasado, y la espantosa atrocidad de la esclavitud, que mancha para siempre nuestra historia, la gente de esta isla forjó su camino con extraordinaria fortaleza. La emancipación, el autogobierno y la independencia fueron sus puntos de referencia. La libertad, la justicia y la autodeterminación han sido sus guías”, añadió.

«Su largo viaje la ha traído a este momento, no como su destino, sino como un punto de vista desde el cual contemplar un nuevo horizonte».

Histórico

Esta es la primera vez en casi tres décadas que un reino ha optado por destituir al monarca británico como jefe de Estado. La última nación en hacerlo fue la isla de Mauricio en 1992. Al igual que ese país, Barbados tiene la intención de seguir siendo parte de la Commonwealth, una organización de 54 miembros de la mayoría de los antiguos territorios británicos diseñada para fomentar la cooperación y el comercio internacionales.

Carlos, quien llegó a última hora del domingo como invitado de honor de la primera ministra Mia Mottley en la ceremonia, también habló de su larga relación con la nación, después de haberla visitado por primera vez hace cinco décadas. Fue interrumpido por vítores después de decir que siempre se consideraría un amigo de Barbados.

«Esta noche escriben el próximo capítulo de la historia de su nación, añadiendo al tesoro de logros pasados, empresa colectiva y coraje personal que ya llenan sus páginas», dijo al cerrar su discurso.

«La suya es una historia en la que todos los habitantes de Barbados, jóvenes y mayores, pueden enorgullecerse más, inspirados por lo que les ha sucedido y confiados en lo que les espera».

Los comentarios del príncipe fueron lo más lejos a lo que ha llegado el Reino Unido sobre el tema de la esclavitud, pero no alcanzaron a ser una disculpa formal.

Críticas por presencia real

Algunas voces en Bridgetown cuestionaron la presencia del hijo de la reina, señalando que la relación histórica de la isla con la corona tenía sus raíces en la esclavitud.

«Ningún miembro de la familia real debería participar en nuestro gran día de la libertad», dijo a CNN el activista David Denny.

«La familia real se benefició económicamente de la esclavitud y muchos de nuestros hermanos y hermanas africanos murieron en la batalla por el cambio», agregó Denny, secretario general del Movimiento Caribeño por la Paz y la Integración.

Una expedición a nombre del rey Jaime I de Inglaterra reclamó Barbados cuando sus barcos llegaron por primera vez a sus costas en 1625. Se estableció un asentamiento dos años después.

«Fue el primer laboratorio del colonialismo inglés en los trópicos», dijo a CNN Richard Drayton, profesor de historia imperial y global en el Kings College de Londres.

«Barbados también proporcionó una importante fuente de riqueza privada en la Inglaterra de los siglos XVII y XVIII», agregó. Y señaló que muchas familias inglesas hicieron fortunas sustanciales con el azúcar y la esclavitud.

‘Un insulto’

Citando esa historia, Denny describió la participación del príncipe Carlos como «un insulto a nuestro pueblo». También pidió reparaciones financieras a la familia real, así como al gobierno británico y otras instituciones que se beneficiaron de transportar personas de África y esclavizarlas en plantaciones en todo el Caribe.

Ceremonia de toma de posesión presidencial el 29 de noviembre de 2021 en Bridgetown, Barbados.

Scott Furssedonn-Wood, alto comisionado británico en Barbados dijo a CNN: «Claramente, la gente en África, en esta región, en todas partes del mundo todavía siente ese profundo sentido de injusticia y es bastante correcto que reconozcamos eso, que estamos decididos a que tal cosa nunca vuelva a suceder».

Denny dijo que la muerte de George Floyd en Minneapolis el año pasado «creó una conciencia en todo el mundo» y provocó protestas de solidaridad en la isla. Un resultado de las manifestaciones: en la plaza principal de Bridgetown ahora se encuentra un pedestal vacío, donde una vez estuvo una estatua de bronce del almirante británico Lord Horatio Nelson, un defensor de la trata de esclavos en la isla.

A tiro de piedra del sitio de la ceremonia en Swan Street, una popular zona comercial entre los lugareños en el centro de Bridgetown, muchos barbadenses también dieron la bienvenida al cambio.

Opiniones sobre la nueva república

Roger Goodridge, un vendedor de juguetes de 59 años, describió el cambio a una república como «algo esperado por mucho tiempo» y dijo que no le sorprendió la visita de Carlos.

«Ha pasado el tiempo de ‘la pequeña Inglaterra’. Ahora estamos solos y en camino hacia nuestro mayor éxito: romper las aguas y pasar a otra etapa de nuestra vida».

Victoria Norvill, una estudiante de 16 años que disfrutaba del día festivo con algunas amigas, le dijo a CNN: «Me siento muy bien de que Barbados se convierta en una república porque podemos ser libres e independientes».

Otros expresaron su apoyo, pero se preguntaron si la transición había sido «un poco demasiado rápida». El gobierno creó un grupo de 10 miembros con la tarea de ayudar a gestionar la transición de un sistema monárquico a una república en mayo de este año.

«Es demasiado apresurado. No todo el mundo ha pensado en ello todavía y hay mucha gente que ni siquiera sabe lo que es una república», dijo Andre Moore, de 36 años.

«Creo que al menos deberían haberse tomado un año entero para lidiar con esto o al menos dos años. Creo que dos años para pensarlo realmente, tener la mente asentada para lo que han preparado para todo este asunto de la república».

Barbados

Bridgetown, Barbados (CNN) — Al filo de la medianoche, Barbados cortó los últimos lazos que le quedaban con la monarquía británica después de casi 400 años. En una ceremonia el lunes por la noche, el príncipe Carlos reconoció la «espantosa atrocidad de la esclavitud» mientras la nación caribeña removía a la reina Isabel II como jefa de Estado y nombraba a su primera presidenta.

Las celebraciones oficiales por la transición histórica de la isla de reino a república se llevaron a cabo en la Plaza de los Héroes Nacionales en el corazón de la capital, Bridgetown.

El príncipe Carlos asiste a la Ceremonia de toma de posesión Presidencial en la Plaza de los Héroes el 29 de noviembre de 2021 en Bridgetown, Barbados.

El heredero del trono británico llegó desde Londres para la ocasión y vio como la bandera del estandarte real se bajaba del asta de la bandera y se izaba el nuevo estandarte presidencial en su lugar.

Momentos después, la propia exrepresentante de la reina, la gobernadora general Sandra Mason, una exjurista muy respetada de 73 años, fue juramentada como presidenta por el presidente del Tribunal Supremo. Han pasado exactamente 55 años desde que Barbados declaró su independencia de Gran Bretaña.

Después de recibir un saludo de 21 disparos para subrayar el cambio histórico, Mason otorgó el honor de más alto rango del país, la Orden de la Libertad, al Príncipe de Gales, un movimiento diseñado para resaltar la estrecha relación continua entre Barbados y el Reino Unido.

El príncipe Carlos en Barbados: ‘Un nuevo comienzo’

El príncipe Carlos dijo que estaba «profundamente conmovido» por haber sido invitado a participar en las conmemoraciones antes de reconocer la «espantosa atrocidad de la esclavitud».

«La creación de esta república ofrece un nuevo comienzo, pero también marca un punto en un continuo, un hito en el largo camino que no solo ha recorrido, sino que ha construido», dijo a la multitud.

«Desde los días más oscuros de nuestro pasado, y la espantosa atrocidad de la esclavitud, que mancha para siempre nuestra historia, la gente de esta isla forjó su camino con extraordinaria fortaleza. La emancipación, el autogobierno y la independencia fueron sus puntos de referencia. La libertad, la justicia y la autodeterminación han sido sus guías”, añadió.

«Su largo viaje la ha traído a este momento, no como su destino, sino como un punto de vista desde el cual contemplar un nuevo horizonte».

Histórico

Esta es la primera vez en casi tres décadas que un reino ha optado por destituir al monarca británico como jefe de Estado. La última nación en hacerlo fue la isla de Mauricio en 1992. Al igual que ese país, Barbados tiene la intención de seguir siendo parte de la Commonwealth, una organización de 54 miembros de la mayoría de los antiguos territorios británicos diseñada para fomentar la cooperación y el comercio internacionales.

Carlos, quien llegó a última hora del domingo como invitado de honor de la primera ministra Mia Mottley en la ceremonia, también habló de su larga relación con la nación, después de haberla visitado por primera vez hace cinco décadas. Fue interrumpido por vítores después de decir que siempre se consideraría un amigo de Barbados.

«Esta noche escriben el próximo capítulo de la historia de su nación, añadiendo al tesoro de logros pasados, empresa colectiva y coraje personal que ya llenan sus páginas», dijo al cerrar su discurso.

«La suya es una historia en la que todos los habitantes de Barbados, jóvenes y mayores, pueden enorgullecerse más, inspirados por lo que les ha sucedido y confiados en lo que les espera».

Los comentarios del príncipe fueron lo más lejos a lo que ha llegado el Reino Unido sobre el tema de la esclavitud, pero no alcanzaron a ser una disculpa formal.

Críticas por presencia real

Algunas voces en Bridgetown cuestionaron la presencia del hijo de la reina, señalando que la relación histórica de la isla con la corona tenía sus raíces en la esclavitud.

«Ningún miembro de la familia real debería participar en nuestro gran día de la libertad», dijo a CNN el activista David Denny.

«La familia real se benefició económicamente de la esclavitud y muchos de nuestros hermanos y hermanas africanos murieron en la batalla por el cambio», agregó Denny, secretario general del Movimiento Caribeño por la Paz y la Integración.

Una expedición a nombre del rey Jaime I de Inglaterra reclamó Barbados cuando sus barcos llegaron por primera vez a sus costas en 1625. Se estableció un asentamiento dos años después.

«Fue el primer laboratorio del colonialismo inglés en los trópicos», dijo a CNN Richard Drayton, profesor de historia imperial y global en el Kings College de Londres.

«Barbados también proporcionó una importante fuente de riqueza privada en la Inglaterra de los siglos XVII y XVIII», agregó. Y señaló que muchas familias inglesas hicieron fortunas sustanciales con el azúcar y la esclavitud.

‘Un insulto’

Citando esa historia, Denny describió la participación del príncipe Carlos como «un insulto a nuestro pueblo». También pidió reparaciones financieras a la familia real, así como al gobierno británico y otras instituciones que se beneficiaron de transportar personas de África y esclavizarlas en plantaciones en todo el Caribe.

Ceremonia de toma de posesión presidencial el 29 de noviembre de 2021 en Bridgetown, Barbados.

Scott Furssedonn-Wood, alto comisionado británico en Barbados dijo a CNN: «Claramente, la gente en África, en esta región, en todas partes del mundo todavía siente ese profundo sentido de injusticia y es bastante correcto que reconozcamos eso, que estamos decididos a que tal cosa nunca vuelva a suceder».

Denny dijo que la muerte de George Floyd en Minneapolis el año pasado «creó una conciencia en todo el mundo» y provocó protestas de solidaridad en la isla. Un resultado de las manifestaciones: en la plaza principal de Bridgetown ahora se encuentra un pedestal vacío, donde una vez estuvo una estatua de bronce del almirante británico Lord Horatio Nelson, un defensor de la trata de esclavos en la isla.

A tiro de piedra del sitio de la ceremonia en Swan Street, una popular zona comercial entre los lugareños en el centro de Bridgetown, muchos barbadenses también dieron la bienvenida al cambio.

Opiniones sobre la nueva república

Roger Goodridge, un vendedor de juguetes de 59 años, describió el cambio a una república como «algo esperado por mucho tiempo» y dijo que no le sorprendió la visita de Carlos.

«Ha pasado el tiempo de ‘la pequeña Inglaterra’. Ahora estamos solos y en camino hacia nuestro mayor éxito: romper las aguas y pasar a otra etapa de nuestra vida».

Victoria Norvill, una estudiante de 16 años que disfrutaba del día festivo con algunas amigas, le dijo a CNN: «Me siento muy bien de que Barbados se convierta en una república porque podemos ser libres e independientes».

Otros expresaron su apoyo, pero se preguntaron si la transición había sido «un poco demasiado rápida». El gobierno creó un grupo de 10 miembros con la tarea de ayudar a gestionar la transición de un sistema monárquico a una república en mayo de este año.

«Es demasiado apresurado. No todo el mundo ha pensado en ello todavía y hay mucha gente que ni siquiera sabe lo que es una república», dijo Andre Moore, de 36 años.

«Creo que al menos deberían haberse tomado un año entero para lidiar con esto o al menos dos años. Creo que dos años para pensarlo realmente, tener la mente asentada para lo que han preparado para todo este asunto de la república».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver