Minuto a minuto: preocupación, restricciones e incertidumbre por la variante ómicron

Ómicron, la variante más reciente del coronavirus, es también la más rápida en ser etiquetada como «variante preocupante» por la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a su aparentemente rápida propagación en Sudáfrica y a sus numerosas e inquietantes mutaciones.

La primera muestra del linaje ómicron o B.1.1.529 se tomó el 9 de noviembre, según la OMS. Se ha detectado debido a un aumento de los casos en Sudáfrica.

«Esta nueva variante… ¡parece que se propaga muy rápido!» dijo en Twitter Tulio de Oliveira, director del Centro de Respuesta Epidémica e Innovación de Sudáfrica e investigador de genética de la Universidad de Stellenbosch.

Además, la secuenciación genética demostró que tenía un gran número de mutaciones preocupantes en la proteína de la espiga, la estructura en forma de perilla de la superficie del virus que utiliza para agarrarse a las células que infecta.

Algunas de esas mutaciones ya se reconocían en otras variantes y se sabía que las hacían más peligrosas, incluida una llamada E484K que puede hacer que el virus sea menos reconocible para algunos anticuerpos, proteínas del sistema inmunitario que son una defensa de primera línea contra la infección y que constituyen la base de los tratamientos con anticuerpos monoclonales.

También lleva una mutación llamada N501Y, que dio a las variantes alfa y gamma su mayor transmisibilidad. La semana pasada, Scott Weaver, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas, y sus colegas informaron en la revista Nature que esta mutación en particular hace que el virus se replique mejor en las vías respiratorias superiores, es decir, en la nariz y la garganta, y que es más probable que se propague cuando la gente respira, estornuda y tose.

Al igual que delta, ómicron también presenta una mutación denominada D614G, que parece ayudar al virus a adherirse mejor a las células que infecta.

«El número de mutaciones en sí mismo no significa que la nueva variante vaya a causar ningún problema; aunque puede hacer que tenga un aspecto más diferente para el sistema inmunitario», dijo en un comunicado el Dr. Peter English, expresidente del Comité de Medicina de Salud Pública de la Asociación Médica Británica.

Lo que preocupa a los científicos es el número de mutaciones que afectan a la proteína de la espiga. Esto se debe a que la mayoría de las principales vacunas se dirigen a esa proteína. Las vacunas fabricadas por Pfizer/BioNTech, Moderna, Johnson & Johnson, AstraZeneca y otras empresas utilizan solo pequeños fragmentos o secuencias genéticas del virus y no el virus completo, y todas ellas utilizan fragmentos de la proteína de la espiga para provocar la inmunidad.

Por tanto, un cambio en la proteína de la espiga que la hiciera menos reconocible para las proteínas del sistema inmunitario y las células estimuladas por una vacuna sería un problema.

Hasta ahora, no hay pruebas de que esto haya sucedido, pero no hay forma de saberlo observando únicamente las mutaciones. Los investigadores tendrán que esperar para ver si ómicron provoca más infecciones que otras variantes.

Más detalles, en esta nota.

🔄  Haz clic aquí para ver las entradas más recientes

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver