Por qué la OMS se saltó dos letras del alfabeto griego para nombrar a la variante ómicron

(CNN) — La denominación de la nueva variante del coronavirus ómicron está causando cierta confusión.

Desde mayo, la Organización Mundial de la Salud utiliza las letras del alfabeto griego, por orden, para nombrar las variantes del coronavirus. Delta era la más dominante, seguida de otras ocho —entre ellas epsilon, iota y mambda— que hasta ahora se han esfumado en su mayoría.
Así que después de que la semana pasada se descubriera en Sudáfrica una nueva variante con el difícil nombre científico de B.1.1.529, los observadores podrían haber esperado que la OMS la nombrara con la siguiente letra griega de la lista: Nu.

Pero la agencia sanitaria se saltó la Nu, junto con la letra que le sigue, la Xi, y en su lugar se dirigió directamente a la ómicron, la decimoquinta letra del alfabeto griego.

«Nu se confunde demasiado fácilmente con ‘nuevo’ y Xi no se utilizó porque es un apellido común», explicó la organización en un comunicado enviado por correo electrónico a CNN.

«Y las mejores prácticas de la OMS para nombrar nuevas enfermedades sugieren ‘evitar causar ofensa a cualquier grupo cultural, social, nacional, regional, profesional o étnico'».

Aunque se pronuncia de forma diferente, la letra griega Xi tiene una similitud con el apellido chino Xi —como el líder chino Xi Jinping—, lo que alimenta la especulación de que puede haber desempeñado un papel en la omisión del nombre por parte de la OMS.

China ha tratado de distanciarse de la pandemia de covid-19 y se ha opuesto a las afirmaciones de que el virus se originó en la ciudad china de Wuhan.

Los nombres científicos de las enfermedades «pueden ser difíciles de pronunciar y de recordar, y son propensos a los reportes erróneos», dijo la OMS en mayo. «Como resultado, la gente a menudo recurre a llamar a las variantes por los lugares donde se detectan, lo cual es estigmatizante y discriminatorio».

Ómicron: estos son los países con casos 1:17

Para evitar estos estigmas, la OMS ha evitado asociar los virus con regiones específicas del mundo. Algunos creen que el uso de los términos «virus de Wuhan» y «virus chino» para describir al covid-19 ha llevado a la persecución de las personas de ascendencia asiática.

En su sitio web, la OMS dijo que ha identificado las mejores prácticas para la denominación de nuevas enfermedades humanas «con el objetivo de minimizar el impacto negativo innecesario de los nombres de las enfermedades en el comercio, los viajes, el turismo o el bienestar de los animales».

Así es como esta última variante del coronavirus pasó a llamarse ómicron.

Y si surgen nuevas variantes, hay nueve letras más en el alfabeto griego. La siguiente es Pi.

(CNN) — La denominación de la nueva variante del coronavirus ómicron está causando cierta confusión.

Desde mayo, la Organización Mundial de la Salud utiliza las letras del alfabeto griego, por orden, para nombrar las variantes del coronavirus. Delta era la más dominante, seguida de otras ocho —entre ellas epsilon, iota y mambda— que hasta ahora se han esfumado en su mayoría.
Así que después de que la semana pasada se descubriera en Sudáfrica una nueva variante con el difícil nombre científico de B.1.1.529, los observadores podrían haber esperado que la OMS la nombrara con la siguiente letra griega de la lista: Nu.

Pero la agencia sanitaria se saltó la Nu, junto con la letra que le sigue, la Xi, y en su lugar se dirigió directamente a la ómicron, la decimoquinta letra del alfabeto griego.

«Nu se confunde demasiado fácilmente con ‘nuevo’ y Xi no se utilizó porque es un apellido común», explicó la organización en un comunicado enviado por correo electrónico a CNN.

«Y las mejores prácticas de la OMS para nombrar nuevas enfermedades sugieren ‘evitar causar ofensa a cualquier grupo cultural, social, nacional, regional, profesional o étnico'».

Aunque se pronuncia de forma diferente, la letra griega Xi tiene una similitud con el apellido chino Xi —como el líder chino Xi Jinping—, lo que alimenta la especulación de que puede haber desempeñado un papel en la omisión del nombre por parte de la OMS.

China ha tratado de distanciarse de la pandemia de covid-19 y se ha opuesto a las afirmaciones de que el virus se originó en la ciudad china de Wuhan.

Los nombres científicos de las enfermedades «pueden ser difíciles de pronunciar y de recordar, y son propensos a los reportes erróneos», dijo la OMS en mayo. «Como resultado, la gente a menudo recurre a llamar a las variantes por los lugares donde se detectan, lo cual es estigmatizante y discriminatorio».

Para evitar estos estigmas, la OMS ha evitado asociar los virus con regiones específicas del mundo. Algunos creen que el uso de los términos «virus de Wuhan» y «virus chino» para describir al covid-19 ha llevado a la persecución de las personas de ascendencia asiática.

En su sitio web, la OMS dijo que ha identificado las mejores prácticas para la denominación de nuevas enfermedades humanas «con el objetivo de minimizar el impacto negativo innecesario de los nombres de las enfermedades en el comercio, los viajes, el turismo o el bienestar de los animales».

Así es como esta última variante del coronavirus pasó a llamarse ómicron.

Y si surgen nuevas variantes, hay nueve letras más en el alfabeto griego. La siguiente es Pi.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver