Lanzar un rayo al excremento de vaca ayuda a atrapar el metano que contribuye al cambio climático

(Reuters) — Una empresa noruega de tecnología encontró una forma de evitar que el estiércol del ganado libere metano: lanzar un rayo artificial.

El metano es un potente gas de efecto invernadero que se emite a través de infraestructuras de combustibles fósiles con fugas, vertederos y la ganadería.

La empresa N2 Applied, con sede en Oslo, está probando su tecnología de plasma en varios lugares de Europa, entre ellos tres granjas del Reino Unido.

«Básicamente, estamos aprovechando un rayo para eliminar el estiércol del ganado y bloquear las emisiones nocivas», dijo Chris Puttick de N2 a Reuters en una de las granjas de prueba de Buckinghamshire, Inglaterra.

En este lugar, 200 vacas lecheras proporcionan la materia prima: excremento.

Vacas lecheras en una granja de prueba en Buckinghamshire, Inglaterra, donde la empresa N2 Applied, con sede en Oslo, está probando una tecnología de plasma para evitar las emisiones de metano.

Un rastrillo de estiércol recoge todos los excrementos del suelo del establo y los deposita en una fosa donde se trasladan a la máquina de N2, ubicada en un contenedor de transporte de tamaño estándar. El nitrógeno del aire y una ráfaga de un soplete de plasma de 50 kilovatios atraviesan el estiércol «encerrando» las emisiones de metano y amoníaco.

«Cuando añadimos nitrógeno del aire al estiércol, cambia el entorno para detener la generación del metano, básicamente. Así, el pH desciende por debajo de seis y lo detectamos antes. De este modo se detiene la descomposición de los microbios del metano que liberan el gas al aire», explica Puttick, quien añade que su tecnología patentada es única en su género.

Lo que sale de la máquina es un líquido marrón inodoro, llamado NEO, un fertilizante orgánico enriquecido con nitrógeno.

Según N2, su NEO tiene el doble de contenido de nitrógeno que el abono nitrogenado normal, uno de los fertilizantes más utilizados para aumentar la producción de maíz, canola y otros cultivos.

Puttick dijo que pruebas independientes demostraron que su tecnología reduce las emisiones de metano proveniente del estiércol en un 99%. También reduce en un 95% las emisiones de amoníaco, descrito por la Unión Europea como una de las principales fuentes de contaminación atmosférica perjudicial para la salud.

En una granja lechera de 200 vacas, esto equivale a «una reducción de 199 toneladas de carbono equivalente al año con una sola máquina», dijo Puttick, y añadió que ahora están intentando ampliar la tecnología a todo el sector ganadero del Reino Unido, y que recientemente la instalaron en una granja porcina.

La granja N2 Applied en Buckinghamshire, Inglaterra.

Está previsto que en junio de 2022 salga a la venta un modelo comercial del dispositivo, de forma modular y «apilable», para que las granjas más grandes puedan añadir unidades para hacer frente a su cantidad de estiércol. Todavía no se ha anunciado el precio exacto, pero Puttick dijo que la inversión de capital para una granja será similar a la de un tractor de tamaño medio.

N2 Applied ha recibido más de 17 millones de euros (unos US$ 19,2 millones) de financiación del programa de investigación e innovación Horizon 2020 de la Unión Europea.

El Compromiso Global sobre el Metano, lanzado en la cumbre COP26 de Glasgow en noviembre, se comprometió a reducir el metano en un 30% para 2030.

El metano tiene un mayor potencial para atrapar el calor que el CO2, pero se descompone en la atmósfera más rápidamente, lo que significa que una fuerte reducción de las emisiones de metano para 2030 podría tener un rápido impacto en la disminución del calentamiento global.

Según un informe de la ONU publicado en mayo, una reducción drástica de las emisiones de metano en esta década podría evitar un calentamiento global de casi 0,3 grados centígrados para la década de 2040.

Vacas

(Reuters) — Una empresa noruega de tecnología encontró una forma de evitar que el estiércol del ganado libere metano: lanzar un rayo artificial.

El metano es un potente gas de efecto invernadero que se emite a través de infraestructuras de combustibles fósiles con fugas, vertederos y la ganadería.

La empresa N2 Applied, con sede en Oslo, está probando su tecnología de plasma en varios lugares de Europa, entre ellos tres granjas del Reino Unido.

«Básicamente, estamos aprovechando un rayo para eliminar el estiércol del ganado y bloquear las emisiones nocivas», dijo Chris Puttick de N2 a Reuters en una de las granjas de prueba de Buckinghamshire, Inglaterra.

En este lugar, 200 vacas lecheras proporcionan la materia prima: excremento.

Vacas lecheras en una granja de prueba en Buckinghamshire, Inglaterra, donde la empresa N2 Applied, con sede en Oslo, está probando una tecnología de plasma para evitar las emisiones de metano.

Un rastrillo de estiércol recoge todos los excrementos del suelo del establo y los deposita en una fosa donde se trasladan a la máquina de N2, ubicada en un contenedor de transporte de tamaño estándar. El nitrógeno del aire y una ráfaga de un soplete de plasma de 50 kilovatios atraviesan el estiércol «encerrando» las emisiones de metano y amoníaco.

«Cuando añadimos nitrógeno del aire al estiércol, cambia el entorno para detener la generación del metano, básicamente. Así, el pH desciende por debajo de seis y lo detectamos antes. De este modo se detiene la descomposición de los microbios del metano que liberan el gas al aire», explica Puttick, quien añade que su tecnología patentada es única en su género.

Lo que sale de la máquina es un líquido marrón inodoro, llamado NEO, un fertilizante orgánico enriquecido con nitrógeno.

Según N2, su NEO tiene el doble de contenido de nitrógeno que el abono nitrogenado normal, uno de los fertilizantes más utilizados para aumentar la producción de maíz, canola y otros cultivos.

Este suplemento puede reducir el metano de los gases de las vacas y generar ingresos para los ganaderos

Puttick dijo que pruebas independientes demostraron que su tecnología reduce las emisiones de metano proveniente del estiércol en un 99%. También reduce en un 95% las emisiones de amoníaco, descrito por la Unión Europea como una de las principales fuentes de contaminación atmosférica perjudicial para la salud.

En una granja lechera de 200 vacas, esto equivale a «una reducción de 199 toneladas de carbono equivalente al año con una sola máquina», dijo Puttick, y añadió que ahora están intentando ampliar la tecnología a todo el sector ganadero del Reino Unido, y que recientemente la instalaron en una granja porcina.

La granja N2 Applied en Buckinghamshire, Inglaterra.

Está previsto que en junio de 2022 salga a la venta un modelo comercial del dispositivo, de forma modular y «apilable», para que las granjas más grandes puedan añadir unidades para hacer frente a su cantidad de estiércol. Todavía no se ha anunciado el precio exacto, pero Puttick dijo que la inversión de capital para una granja será similar a la de un tractor de tamaño medio.

N2 Applied ha recibido más de 17 millones de euros (unos US$ 19,2 millones) de financiación del programa de investigación e innovación Horizon 2020 de la Unión Europea.

El Compromiso Global sobre el Metano, lanzado en la cumbre COP26 de Glasgow en noviembre, se comprometió a reducir el metano en un 30% para 2030.

 COP26: una promesa sobre el metano, China se pronuncia y los países vulnerables piden ayuda

El metano tiene un mayor potencial para atrapar el calor que el CO2, pero se descompone en la atmósfera más rápidamente, lo que significa que una fuerte reducción de las emisiones de metano para 2030 podría tener un rápido impacto en la disminución del calentamiento global.

Según un informe de la ONU publicado en mayo, una reducción drástica de las emisiones de metano en esta década podría evitar un calentamiento global de casi 0,3 grados centígrados para la década de 2040.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver