DeSantis propone una nueva fuerza militar civil en Florida que él mismo controlaría

San Petersburgo, Florida (CNN) — El gobernador de Florida, Ron DeSantis, quiere restablecer una fuerza militar civil de la era de la Segunda Guerra Mundial que él, no el Pentágono, controlaría.

DeSantis presentó la idea el jueves como una forma de apoyar aún más a la Guardia Nacional de Florida durante emergencias como huracanes. La Guardia Nacional de Florida también ha jugado un papel vital durante la pandemia en la administración de pruebas de covid-19 y la distribución de vacunas.

Pero en un guiño a la creciente tensión entre los estados republicanos y la administración Biden sobre la Guardia Nacional, DeSantis también dijo que esta unidad, llamada Guardia Estatal de Florida, «no estaría gravada por el Gobierno federal». Dijo que esta fuerza le daría «la flexibilidad y la capacidad necesarias para responder a los eventos en nuestro estado de la manera más efectiva posible». DeSantis propone traerla de regreso con una fuerza voluntaria de 200 civiles, y está buscando US$ 3,5 millones de la legislatura estatal en costos iniciales para capacitarlos y equiparlos.

La medida de DeSantis se produce inmediatamente después de la directiva del secretario de Defensa, Lloyd Austin, que advierte que a los miembros de la Guardia Nacional que se nieguen a vacunarse contra el covid-19 se les retendrá el pago y se les prohibirá el entrenamiento. El gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, un republicano, había solicitado una exención para los miembros de la Guardia en su estado, lo que Austin negó.

Los demócratas en Florida expresaron inmediatamente su alarma por el anuncio de DeSantis. El representante estadounidense Charlie Crist, quien se postula como demócrata para desafiar al gobernador en 2022, tuiteó: «Ningún gobernador debería tener su propia policía secreta elegida a dedo».

La senadora estatal Annette Taddeo, otra candidata a gobernador, escribió en Twitter que DeSantis era un «aspirante a dictador que intentaba hacer su movimiento para su propia milicia de vigilantes, como hemos visto en Cuba».

La Guardia del Estado de Florida se creó en 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, como una fuerza temporal para llenar el vacío dejado cuando se desplegó la Guardia Nacional de Florida para ayudar en los esfuerzos de combate de Estados Unidos. Se disolvió después de que terminó la guerra, pero la autoridad para que un gobernador estableciera una fuerza de defensa estatal permaneció.

Los estados tienen el poder de crear fuerzas de defensa separadas de la Guardia Nacional, aunque no todos lo utilizan. Si Florida sigue adelante con el plan de DeSantis para restablecer la fuerza civil, se convertiría en la vigésimo tercera guardia estatal activa en el país, dijo la oficina de DeSantis en un comunicado de prensa, uniéndose a California, Texas y Nueva York.

«El restablecimiento de la Guardia Estatal de Florida permitirá que los civiles de todo el estado se capaciten en las mejores técnicas de respuesta a emergencias y tengan la capacidad de movilizarse muy, muy rápidamente», dijo DeSantis durante una visita a Pensacola el jueves.

Los guardias de defensa del Estado son fuerzas auxiliares poco conocidas cuyos orígenes se remontan al advenimiento de las milicias estatales en el siglo XVIII. Si bien los estados y el Departamento de Defensa comparten el control de la Guardia Nacional, los guardias estatales están únicamente en el poder de un gobernador.

Los guardias estatales generalmente se despliegan para responder durante un desastre, aunque los gobernadores han encontrado otras razones para llamarlos a la acción.

En 2015, el gobernador republicano Greg Abbott usó a la guardia estatal de Texas para monitorear los ejercicios militares federales en su estado, respondiendo a lo que en ese momento era una teoría de conspiración de rápido crecimiento de que el Gobierno federal estaba usando los estacionamientos de Walmart para prepararse para una futuro estado de la ley marcial. Abbott dijo que los guardias solo estaban recopilando información para mantener seguros a los tejanos durante los ejercicios de varias semanas.

La ley de Florida autoriza al gobernador a mantener una fuerza de defensa como «necesaria para ayudar a las autoridades civiles a mantener la ley y el orden», lo que significa que DeSantis tendría otra fuerza para responder a los disturbios que puedan surgir en el futuro. DeSantis desplegó rápidamente a la Guardia Nacional de Florida en las principales ciudades después de que estallaran las protestas y la violencia en respuesta al asesinato de George Floyd, en Minnesota.

DeSantis también ha estacionado tropas de la Guardia Nacional de Florida en la frontera entre Texas y México y las ha enviado a Washington, para ayudar a proteger el Capitolio de Estados Unidos durante la toma de posesión del presidente Joe Biden.

El anuncio del jueves se produjo durante un despliegue más amplio del plan de DeSantis para reforzar la Guardia Nacional de Florida, que incluyó US$ 100 millones en propuestas de financiamiento para establecer tres nuevas armerías, construir una nueva sede para el Programa de Lucha contra las Drogas de la Guardia Nacional y brindar apoyo a a los Guardias Nacionales de Florida que buscan títulos de educación superior.

Ron DeSantis

San Petersburgo, Florida (CNN) — El gobernador de Florida, Ron DeSantis, quiere restablecer una fuerza militar civil de la era de la Segunda Guerra Mundial que él, no el Pentágono, controlaría.

DeSantis presentó la idea el jueves como una forma de apoyar aún más a la Guardia Nacional de Florida durante emergencias como huracanes. La Guardia Nacional de Florida también ha jugado un papel vital durante la pandemia en la administración de pruebas de covid-19 y la distribución de vacunas.

Pero en un guiño a la creciente tensión entre los estados republicanos y la administración Biden sobre la Guardia Nacional, DeSantis también dijo que esta unidad, llamada Guardia Estatal de Florida, «no estaría gravada por el Gobierno federal». Dijo que esta fuerza le daría «la flexibilidad y la capacidad necesarias para responder a los eventos en nuestro estado de la manera más efectiva posible». DeSantis propone traerla de regreso con una fuerza voluntaria de 200 civiles, y está buscando US$ 3,5 millones de la legislatura estatal en costos iniciales para capacitarlos y equiparlos.

La medida de DeSantis se produce inmediatamente después de la directiva del secretario de Defensa, Lloyd Austin, que advierte que a los miembros de la Guardia Nacional que se nieguen a vacunarse contra el covid-19 se les retendrá el pago y se les prohibirá el entrenamiento. El gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, un republicano, había solicitado una exención para los miembros de la Guardia en su estado, lo que Austin negó.

Los demócratas en Florida expresaron inmediatamente su alarma por el anuncio de DeSantis. El representante estadounidense Charlie Crist, quien se postula como demócrata para desafiar al gobernador en 2022, tuiteó: «Ningún gobernador debería tener su propia policía secreta elegida a dedo».

La senadora estatal Annette Taddeo, otra candidata a gobernador, escribió en Twitter que DeSantis era un «aspirante a dictador que intentaba hacer su movimiento para su propia milicia de vigilantes, como hemos visto en Cuba».

OPINIÓN | La postura cínica de Ron DeSantis sobre el covid-19 Los antecedentes de la propuesta de DeSantis

La Guardia del Estado de Florida se creó en 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, como una fuerza temporal para llenar el vacío dejado cuando se desplegó la Guardia Nacional de Florida para ayudar en los esfuerzos de combate de Estados Unidos. Se disolvió después de que terminó la guerra, pero la autoridad para que un gobernador estableciera una fuerza de defensa estatal permaneció.

Los estados tienen el poder de crear fuerzas de defensa separadas de la Guardia Nacional, aunque no todos lo utilizan. Si Florida sigue adelante con el plan de DeSantis para restablecer la fuerza civil, se convertiría en la vigésimo tercera guardia estatal activa en el país, dijo la oficina de DeSantis en un comunicado de prensa, uniéndose a California, Texas y Nueva York.

«El restablecimiento de la Guardia Estatal de Florida permitirá que los civiles de todo el estado se capaciten en las mejores técnicas de respuesta a emergencias y tengan la capacidad de movilizarse muy, muy rápidamente», dijo DeSantis durante una visita a Pensacola el jueves.

Los guardias de defensa del Estado son fuerzas auxiliares poco conocidas cuyos orígenes se remontan al advenimiento de las milicias estatales en el siglo XVIII. Si bien los estados y el Departamento de Defensa comparten el control de la Guardia Nacional, los guardias estatales están únicamente en el poder de un gobernador.

Los guardias estatales generalmente se despliegan para responder durante un desastre, aunque los gobernadores han encontrado otras razones para llamarlos a la acción.

En 2015, el gobernador republicano Greg Abbott usó a la guardia estatal de Texas para monitorear los ejercicios militares federales en su estado, respondiendo a lo que en ese momento era una teoría de conspiración de rápido crecimiento de que el Gobierno federal estaba usando los estacionamientos de Walmart para prepararse para una futuro estado de la ley marcial. Abbott dijo que los guardias solo estaban recopilando información para mantener seguros a los tejanos durante los ejercicios de varias semanas.

Gobernador de Florida, Ron DeSantis, firma proyecto de ley contra plataformas de redes sociales

La ley de Florida autoriza al gobernador a mantener una fuerza de defensa como «necesaria para ayudar a las autoridades civiles a mantener la ley y el orden», lo que significa que DeSantis tendría otra fuerza para responder a los disturbios que puedan surgir en el futuro. DeSantis desplegó rápidamente a la Guardia Nacional de Florida en las principales ciudades después de que estallaran las protestas y la violencia en respuesta al asesinato de George Floyd, en Minnesota.

DeSantis también ha estacionado tropas de la Guardia Nacional de Florida en la frontera entre Texas y México y las ha enviado a Washington, para ayudar a proteger el Capitolio de Estados Unidos durante la toma de posesión del presidente Joe Biden.

El anuncio del jueves se produjo durante un despliegue más amplio del plan de DeSantis para reforzar la Guardia Nacional de Florida, que incluyó US$ 100 millones en propuestas de financiamiento para establecer tres nuevas armerías, construir una nueva sede para el Programa de Lucha contra las Drogas de la Guardia Nacional y brindar apoyo a a los Guardias Nacionales de Florida que buscan títulos de educación superior.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver