La fiscal del caso del tiroteo en Michigan describe una escalofriante progresión de acontecimientos

(CNN) — Los padres del joven de 15 años acusado del mortal tiroteo de esta semana en la escuela preparatoria Oxford de Michigan fueron acusados este viernes de cuatro cargos de homicidio involuntario.

«Ha sido una semana devastadora para nosotros», dijo la fiscal del condado de Oakland Karen McDonald en una conferencia de prensa. «Hay otros individuos que contribuyeron (…) y es mi intención hacerlos responsables también».

En este raro caso de acusar a los padres, los fiscales tratarán de demostrar que James y Jennifer Crumbley fueron criminalmente negligentes y contribuyeron a una situación peligrosa que resultó en la muerte de cuatro adolescentes este martes.

Estos son algunos de los acontecimientos en cadena que condujeron al tiroteo, según la fiscal:

27 de noviembre: McDonald dijo que James Crumbley compró el arma cuatro días antes de que se utilizara en el tiroteo. Su hijo, el estudiante de segundo año Ethan Crumbley, de 15 años, estaba con él y más tarde publicó en las redes sociales sobre el arma, llamándola «mi nueva belleza».

Jennifer Crumbley también publicó sobre el arma en las redes sociales, llamándola «su nuevo regalo de Navidad», dijo McDonald.

29 de noviembre: McDonald dijo que un profesor vio a Ethan Crumbley buscando «municiones» en su teléfono celular durante la clase el día antes del tiroteo e informó a las autoridades de la escuela. La escuela se puso en contacto con Jennifer Crumbley, pero llegó al buzón de voz. Los funcionarios también enviaron un correo electrónico pero no recibieron respuesta de ninguno de los padres, dijo McDonald.

«Jennifer Crumbley intercambió mensajes de texto sobre el incidente con su hijo ese día, diciendo, cito: ‘LOL [risas], no estoy enojada contigo. Tienes que aprender a no dejarte atrapar’. Fin de la cita», dijo McDonald.

30 de noviembre: una profesora encontró una nota en el escritorio de Ethan Crumbley que la alarmó tanto que le tomó una foto con su teléfono, dijo McDonald. La nota incluía el dibujo de una pistola semiautomática apuntando a las palabras: «Los pensamientos no se detienen. Ayúdame», dijo.

Otra sección era un dibujo de una bala con las palabras «Sangre por todas partes» escritas encima. Entre el dibujo de la pistola y la bala hay uno de una persona que parece haber recibido dos disparos y está sangrando, dijo McDonald.

«Debajo de esa figura hay un dibujo de un emoji riéndose», dijo McDonald.

La nota también decía, según McDonald: «Mi vida es inútil» y «El mundo está muerto».

James y Jennifer Crumbley fueron «citados inmediatamente a la escuela», dijo McDonald. Un consejero se reunió con los padres y el niño, que había alterado el dibujo tachando los dibujos de la pistola y la figura ensangrentada, junto con las palabras, según McDonald.

A los padres se les dijo que debían llevar a su hijo a terapia en un plazo de 48 horas, dijo McDonald. Ninguno de los padres pidió a su hijo que les mostrara el arma ni «inspeccionaron su mochila para comprobar la presencia del arma, que llevaba consigo», según McDonald.

Los padres abandonaron la escuela y el niño fue enviado de nuevo a clase.

Según McDonald, cuando se conoció la noticia del tiroteo, Jennifer Crumbley envió a su hijo un mensaje de texto: «Ethan, no lo hagas». James Crumbley llamó al 911 para informar que faltaba un arma y que su hijo podría ser el atacante.

McDonald dijo que los investigadores descubrieron que el arma utilizada en el tiroteo había sido guardada sin llave en un cajón del dormitorio de la pareja.

Dirigiéndose a los periodistas, McDonald dijo que acusaba a los padres en parte para hacer hincapié en la responsabilidad de la posesión de armas, pero que los hechos del caso eran atroces por sí mismos.

«Estoy enojada como madre. Estoy enojada como fiscal. Estoy enojada como persona que vive en este condado», dijo. «Hubo un montón de cosas que podrían haber sido tan simples de prevenir y, sí, hubo una respuesta perfectamente ejecutada, y fue detenido inmediatamente y tenemos una gran aplicación de la ley y un buen entrenamiento”.

«Pero, como he dicho antes, cuatro niños fueron asesinados y luego otros siete resultaron heridos, así que, sí, creo que todos deberíamos estar muy enojados».

Autoridades de la escuela: “no era necesaria ninguna acción disciplinaria”

Cuando se reunieron las autoridades de la escuela con los padres antes del tiroteo, no se justificó ninguna acción disciplinaria, dijo este jueves el superintendente del distrito escolar.

«No se justificó ninguna medida disciplinaria. No hay registros de alguna medida de disciplina en la escuela», dijo Tim Throne, el superintendente de las Escuelas de la Comunidad de Oxford, el jueves en una declaración de video. «Sí, este estudiante tuvo contacto con nuestra oficina principal. Y sí, sus padres estuvieron en el campus el 30 de noviembre».

Hay una «fuerte posibilidad» de que Crumbley tuviera la pistola que presuntamente utilizó en el tiroteo en su mochila durante la reunión, dijo McDonald a CNN este jueves por la noche.

Las cámaras de videovigilancia de la escuela permitirán a los investigadores «trazar un mapa exacto y literalmente ver lo que hizo el autor» desde esa reunión hasta el tiroteo y su detención, dijo Bouchard, el sheriff del condado de Oakland, a CNN este viernes por la mañana.

El atacante tenía el arma «en su persona o en su mochila o de alguna manera la ocultó» en algún lugar de la escuela, dijo.

Otra señal de advertencia había llegado este lunes, el día antes del tiroteo, cuando otra profesora «vio y escuchó algo que le pareció perturbador» relacionado con la conducta de Crumbley en el aula, dijo Bouchard. Las autoridades de la escuela tuvieron una sesión de asesoría con Crumbley sobre el comportamiento en cuestión, y sus padres fueron notificados por teléfono, añadió Bouchard.

El abogado defensor de Crumbley pidió este miércoles al tribunal que se declare inocente en nombre de su cliente. CNN ha intentado ponerse en contacto con los padres de Crumbley y está tratando de identificar a su abogado y a un nuevo abogado para su hijo.

La escuela parece una «zona de guerra», dice el superintendente

Estudiante llora al saber que perdió a un amigo en el tiroteo de su escuela 3:24

Dos días después del mortal ataque, la escuela preparatoria Oxford parece «como una zona de guerra», dijo Throne a su comunidad desde la escuela en el video de 13 minutos publicado en YouTube.

«Esta escuela está en ruinas ahora mismo», dijo, añadiendo que las reparaciones podrían llevar semanas.

El tiroteo terminó con las vidas de Madisyn Baldwin, de 17 años; Tate Myre, de 16 años; Hana St. Juliana, de 14 años; y Justin Shilling, de 17 años, según las autoridades.

Throne elogió a los estudiantes y al personal por la forma en que manejaron la amenaza de un atacante activo, durante la cual algunos administradores realizaron RCP y los estudiantes utilizaron escritorios y sillas para atrincherarse dentro de las aulas para protegerse.

Se realizaron más de 100 llamadas al 911 para informar del tiroteo mientras la policía acudía a la escuela a las 12:52 p.m. hora local, dijo Bouchard. A los «dos o tres minutos» de la llegada de los agentes, el atacante se había rendido.

«Creo que literalmente salvaron vidas, al haber abatido a un sospechoso que tenía un arma de fuego cargada todavía en el edificio», dijo el sheriff.

— Mark Morales, Sonia Moghe, Carolyn Sung, Sahar Akbarzai, Taylor Romine, Shimon Prokupecz, Kristina Sgueglia y Adrienne Broaddus contribuyeron con este reportaje.

Michigan
Tiroteo en escuela

(CNN) — Los padres del joven de 15 años acusado del mortal tiroteo de esta semana en la escuela preparatoria Oxford de Michigan fueron acusados este viernes de cuatro cargos de homicidio involuntario.

«Ha sido una semana devastadora para nosotros», dijo la fiscal del condado de Oakland Karen McDonald en una conferencia de prensa. «Hay otros individuos que contribuyeron (…) y es mi intención hacerlos responsables también».

Lo que sabemos del tiroteo en la escuela de Michigan: víctimas, sospechoso y una escena de terror

En este raro caso de acusar a los padres, los fiscales tratarán de demostrar que James y Jennifer Crumbley fueron criminalmente negligentes y contribuyeron a una situación peligrosa que resultó en la muerte de cuatro adolescentes este martes.

Estos son algunos de los acontecimientos en cadena que condujeron al tiroteo, según la fiscal:

27 de noviembre: McDonald dijo que James Crumbley compró el arma cuatro días antes de que se utilizara en el tiroteo. Su hijo, el estudiante de segundo año Ethan Crumbley, de 15 años, estaba con él y más tarde publicó en las redes sociales sobre el arma, llamándola «mi nueva belleza».

Jennifer Crumbley también publicó sobre el arma en las redes sociales, llamándola «su nuevo regalo de Navidad», dijo McDonald.

29 de noviembre: McDonald dijo que un profesor vio a Ethan Crumbley buscando «municiones» en su teléfono celular durante la clase el día antes del tiroteo e informó a las autoridades de la escuela. La escuela se puso en contacto con Jennifer Crumbley, pero llegó al buzón de voz. Los funcionarios también enviaron un correo electrónico pero no recibieron respuesta de ninguno de los padres, dijo McDonald.

«Jennifer Crumbley intercambió mensajes de texto sobre el incidente con su hijo ese día, diciendo, cito: ‘LOL [risas], no estoy enojada contigo. Tienes que aprender a no dejarte atrapar’. Fin de la cita», dijo McDonald.

30 de noviembre: una profesora encontró una nota en el escritorio de Ethan Crumbley que la alarmó tanto que le tomó una foto con su teléfono, dijo McDonald. La nota incluía el dibujo de una pistola semiautomática apuntando a las palabras: «Los pensamientos no se detienen. Ayúdame», dijo.

Otra sección era un dibujo de una bala con las palabras «Sangre por todas partes» escritas encima. Entre el dibujo de la pistola y la bala hay uno de una persona que parece haber recibido dos disparos y está sangrando, dijo McDonald.

«Debajo de esa figura hay un dibujo de un emoji riéndose», dijo McDonald.

La nota también decía, según McDonald: «Mi vida es inútil» y «El mundo está muerto».

James y Jennifer Crumbley fueron «citados inmediatamente a la escuela», dijo McDonald. Un consejero se reunió con los padres y el niño, que había alterado el dibujo tachando los dibujos de la pistola y la figura ensangrentada, junto con las palabras, según McDonald.

A los padres se les dijo que debían llevar a su hijo a terapia en un plazo de 48 horas, dijo McDonald. Ninguno de los padres pidió a su hijo que les mostrara el arma ni «inspeccionaron su mochila para comprobar la presencia del arma, que llevaba consigo», según McDonald.

Los padres abandonaron la escuela y el niño fue enviado de nuevo a clase.

Según McDonald, cuando se conoció la noticia del tiroteo, Jennifer Crumbley envió a su hijo un mensaje de texto: «Ethan, no lo hagas». James Crumbley llamó al 911 para informar que faltaba un arma y que su hijo podría ser el atacante.

McDonald dijo que los investigadores descubrieron que el arma utilizada en el tiroteo había sido guardada sin llave en un cajón del dormitorio de la pareja.

Dirigiéndose a los periodistas, McDonald dijo que acusaba a los padres en parte para hacer hincapié en la responsabilidad de la posesión de armas, pero que los hechos del caso eran atroces por sí mismos.

«Estoy enojada como madre. Estoy enojada como fiscal. Estoy enojada como persona que vive en este condado», dijo. «Hubo un montón de cosas que podrían haber sido tan simples de prevenir y, sí, hubo una respuesta perfectamente ejecutada, y fue detenido inmediatamente y tenemos una gran aplicación de la ley y un buen entrenamiento”.

«Pero, como he dicho antes, cuatro niños fueron asesinados y luego otros siete resultaron heridos, así que, sí, creo que todos deberíamos estar muy enojados».

Estudiantes tomaron tijeras para defenderse y escaparon por una ventana en el mortal tiroteo en Michigan Autoridades de la escuela: “no era necesaria ninguna acción disciplinaria”

Cuando se reunieron las autoridades de la escuela con los padres antes del tiroteo, no se justificó ninguna acción disciplinaria, dijo este jueves el superintendente del distrito escolar.

«No se justificó ninguna medida disciplinaria. No hay registros de alguna medida de disciplina en la escuela», dijo Tim Throne, el superintendente de las Escuelas de la Comunidad de Oxford, el jueves en una declaración de video. «Sí, este estudiante tuvo contacto con nuestra oficina principal. Y sí, sus padres estuvieron en el campus el 30 de noviembre».

Hay una «fuerte posibilidad» de que Crumbley tuviera la pistola que presuntamente utilizó en el tiroteo en su mochila durante la reunión, dijo McDonald a CNN este jueves por la noche.

Las cámaras de videovigilancia de la escuela permitirán a los investigadores «trazar un mapa exacto y literalmente ver lo que hizo el autor» desde esa reunión hasta el tiroteo y su detención, dijo Bouchard, el sheriff del condado de Oakland, a CNN este viernes por la mañana.

El atacante tenía el arma «en su persona o en su mochila o de alguna manera la ocultó» en algún lugar de la escuela, dijo.

Otra señal de advertencia había llegado este lunes, el día antes del tiroteo, cuando otra profesora «vio y escuchó algo que le pareció perturbador» relacionado con la conducta de Crumbley en el aula, dijo Bouchard. Las autoridades de la escuela tuvieron una sesión de asesoría con Crumbley sobre el comportamiento en cuestión, y sus padres fueron notificados por teléfono, añadió Bouchard.

El abogado defensor de Crumbley pidió este miércoles al tribunal que se declare inocente en nombre de su cliente. CNN ha intentado ponerse en contacto con los padres de Crumbley y está tratando de identificar a su abogado y a un nuevo abogado para su hijo.

La escuela parece una «zona de guerra», dice el superintendente

Dos días después del mortal ataque, la escuela preparatoria Oxford parece «como una zona de guerra», dijo Throne a su comunidad desde la escuela en el video de 13 minutos publicado en YouTube.

«Esta escuela está en ruinas ahora mismo», dijo, añadiendo que las reparaciones podrían llevar semanas.

El tiroteo terminó con las vidas de Madisyn Baldwin, de 17 años; Tate Myre, de 16 años; Hana St. Juliana, de 14 años; y Justin Shilling, de 17 años, según las autoridades.

Estudiantes describen cómo usaron pupitres para crear barricadas en las puertas durante el tiroteo en Michigan que dejó 3 muertos

Throne elogió a los estudiantes y al personal por la forma en que manejaron la amenaza de un atacante activo, durante la cual algunos administradores realizaron RCP y los estudiantes utilizaron escritorios y sillas para atrincherarse dentro de las aulas para protegerse.

Se realizaron más de 100 llamadas al 911 para informar del tiroteo mientras la policía acudía a la escuela a las 12:52 p.m. hora local, dijo Bouchard. A los «dos o tres minutos» de la llegada de los agentes, el atacante se había rendido.

«Creo que literalmente salvaron vidas, al haber abatido a un sospechoso que tenía un arma de fuego cargada todavía en el edificio», dijo el sheriff.

— Mark Morales, Sonia Moghe, Carolyn Sung, Sahar Akbarzai, Taylor Romine, Shimon Prokupecz, Kristina Sgueglia y Adrienne Broaddus contribuyeron con este reportaje.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver