ANÁLISIS | Beijing está enojado con la WTA por retirarse de China. Pero no puede dejar que los ciudadanos chinos lo sepan

Hong Kong (CNN) — La gira de tenis profesional femenino acaba de terminar con China. Pero dentro de China, no hay noticias sobre la decisión, no hay discusión pública sobre el por qué, ni respuesta de los fanáticos del tenis chino.

En contraste con el silencio general en casa, los medios controlados por el gobierno de China arremetieron contra la Asociación de Tenis de Mujeres (WTA, por sus siglas en inglés) en Twitter —una plataforma bloqueada en China— acusando a la organización de «montar un espectáculo exagerado» y «apoyar el ataque de Occidente al sistema chino».

Los dos enfoques aparentemente contradictorios reflejan la extrema sensibilidad asociada a la decisión de la WTA dentro de China, y la explosiva acusación #MeToo que la provocó.

Cuando la estrella del tenis chino Peng Shuai acusó públicamente al ex viceprimer ministro Zhang Gaoli por agresión sexual en las redes sociales el 2 de noviembre, la respuesta inmediata de las autoridades fue silenciarla y censurar incluso la más vaga alusión a la acusación.

Pero si bien eso podría haber funcionado a nivel nacional, solo sirvió para inflamar la reacción en el extranjero.

La prolongada desaparición de Peng de la vista del público llevó a las estrellas del tenis más grandes del mundo a exigir respuestas sobre su paradero. En respuesta, los empleados de los medios estatales publicaron una serie de fotos y videos de «prueba de vida» de Peng en Twitter, mientras que las autoridades continúan censurando toda mención de ella en casa.

El COI da noticias alentadoras sobre Peng Shuai 1:01

El mismo enfoque se aplicó nuevamente el jueves, cuando la WTA anunció una suspensión inmediata de todos los torneos en China, incluido Hong Kong, por el silenciamiento de Beijing de las acusaciones de agresión sexual de Peng. A pesar de la tormenta de los medios estatales en Twitter, las plataformas de redes sociales chinas se mantuvieron tranquilas y silenciosas, sin vislumbrar la rabia nacionalista que usualmente envolvería a los partidos que se considera que han «ofendido a China».

«La propaganda externa de China sobre este asunto es como una caja de papel que no puede contener el agua frente a su propia gente», dijo Xiao Qiang, editor en jefe de China Digital Times, un sitio web de noticias con sede en Estados Unidos que rastrea la censura en China.

«Qué irónico que esperen usar esta narrativa para convencer a la comunidad internacional».

Para los expertos que han monitoreado y analizado durante mucho tiempo los esfuerzos de propaganda de China, esta pista paralela aparentemente bien custodiada oculta una realidad más caótica.

«Podríamos hablar aquí sobre una estrategia de dos puntas, sobre cómo China ha impuesto un silencio total en casa mientras impulsa la narrativa externamente sobre los periodistas entrometidos y la politización del deporte. Pero llamarlo una estrategia sugiere una sofisticación que realmente no existe», dijo David Bandurski, director del China Media Project.

«Lo que en realidad vemos es desesperación, el editor en jefe de un periódico estatal corriendo en Twitter y golpeando su plato. El punto es distraer al mundo de los hechos obvios y condenatorios».

Hu Xijin, editor en jefe del Global Times, posa para una fotografía en Beijing el 5 de junio de 2019.

Hu Xijin, editor en jefe del tabloide nacionalista Global Times, propiedad del gobierno, se convirtió en el primer empleado estatal en desafiar la decisión de la WTA este jueves, pero solo en Twitter.

“La WTA está coaccionando a Peng Shuai para que apoye el ataque de Occidente al sistema chino. Están privando la libertad de expresión de Peng Shuai, exigiendo que la descripción de su situación actual satisfaga sus expectativas «, tuiteó Hu.

A esto le siguió un «editorial» de Global Times publicado en Twitter en inglés, acusando a la WTA de «expandir su influencia de manera especulativa, llevando profundamente la política al tenis femenino, dando un mal ejemplo para todo el mundo deportivo». No mencionó qué desencadenó la decisión de la WTA de retirarse de China en primer lugar.

El «editorial» no se publicó en las cuentas de redes sociales del periódico en chino y solo apareció en su sitio web en inglés a última hora de la noche del jueves. Pero incluso entonces, se ocultó de la página de inicio, muy lejos de cómo se muestran normalmente los editoriales.

En otro artículo en inglés, el Global Times dijo que la Asociación China de Tenis (CTA, por sus siglas en inglés) había expresado «indignación y firme oposición» a la decisión de la WTA. La respuesta de la CTA no fue informada por los medios de comunicación en chino, ni se publicó en el sitio web de la asociación (la CTA no respondió a las solicitudes de comentarios de CNN).

Y en una conferencia de prensa el jueves, respondiendo a una pregunta sobre la retirada de la WTA, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que «China siempre se ha opuesto a cualquier acto que politice los deportes». Pero incluso ese intercambio fue eliminado de la transcripción oficial de las preguntas y respuestas en el sitio web del ministerio.

Lo que Beijing ha hecho para ocultar su enojo hacia la WTA del público chino muestra cuán serio y sensible es el escándalo a los ojos del gobernante Partido Comunista, especialmente antes de su reorganización de liderazgo dos veces por década el próximo otoño, cuando se espera que el presidente Xi Jinping busque un tercer mandato en el poder.

Como viceprimer ministro, Zhang, de 75 años, se desempeñó en el Comité Permanente del Politburó de siete personas del partido —el órgano de liderazgo supremo del país— junto con Xi de 2012 a 2017.

«Ha sido una especie de tormenta externa, y querían mantener la tormenta fuera de China», dijo Bandurski. «Es un tema extremadamente delicado para el liderazgo. Probablemente creo que es una de las noticias más delicadas que han sucedido en la última década».

La principal preocupación del gobierno chino queda a la vista en el tuit de Hu, que acusa a la WTA por atacar el «sistema chino».

«Básicamente, se trata del sistema político de protección en China, este es el único organismo que preocupa. No se trata de la seguridad personal de Peng Shuai o de sus derechos como individuo, como mujer, como ciudadana». Dijo Bandurski.

“Porque tan pronto como realmente hablen sobre este tema internamente, la gente va a preguntar: ‘Bueno, ¿qué pasa con Zhang Gaoli? ¿Es cierto? Este es un funcionario de alto nivel, ¿Qué le está pasando a él? ¿Dónde esta él?’ Y esas preguntas van inmediatamente al corazón del poder y la legitimidad (del partido)».

El ex viceprimer ministro chino, Zhang Gaoli, visto en esta foto de archivo del 9 de noviembre de 2012.

Momentos después de que la WTA anunciara que se retiraba de China en las primeras horas del jueves, algunos usuarios de Weibo expresaron su apoyo a la decisión en la cuenta oficial de la asociación en Weibo en sus publicaciones anteriores. (La WTA no emitió una versión china de su anuncio en Weibo).

«¡La WTA tiene una columna fuerte!» queda un comentario. «¿Por qué no han arrestado a este hombre? Realmente tiene un respaldo súper fuerte. Es absurdo», continuó el comentario, aparentemente haciendo referencia a Zhang.

Estos comentarios se eliminaron pronto. Para el jueves por la tarde, la sección de comentarios debajo de sus dos publicaciones más recientes había sido desactivada. «Alguien está ocupado eliminando publicaciones», escribió el usuario en una tercera publicación, solo para ser eliminado también y los comentarios de la publicación deshabilitados.

La cuenta de la WTA —que tiene más de 400.000 seguidores— todavía está activa en Weibo, pero ha sido bloqueada en los resultados de búsqueda.

Aunque aparentemente todopoderoso y generalizado, la censura puede tener un costo para el partido, dijo Bandurski.

«Siempre hay un lado negativo de la censura, especialmente cuando se puede ver que sucede, cuando se experimenta. Es un demérito para el sistema», dijo. «La forma más eficaz de controlarlo es hacer que suceda de forma invisible y que no seas realmente consciente de lo que te estás perdiendo».

En cierto modo, la censura general en torno a Peng y las consecuencias también delatan la falta de confianza de Beijing en su capacidad para darle vueltas a la historia y obtener el apoyo del público.

Beijing ha demostrado tener éxito en la movilización de apoyo nacional cuando se enfrentó a las críticas internacionales relacionadas con Hong Kong, Xinjiang y el Tíbet, reprendiendo a las empresas, organizaciones y gobiernos occidentales por entrometerse en los «asuntos internos de China». En las redes sociales, los nacionalistas a menudo se hacen eco de la furia de Pekín y piden boicots a las empresas por «insultar a China».

Pero el escándalo de Peng es una bestia diferente. Su acusación de agresión sexual por parte de un hombre poderoso que una vez se sentó en la cima de un sistema patriarcal podría desencadenar una oleada de indignación y simpatía dentro de China, especialmente entre mujeres jóvenes, muchas de las cuales han expresado su apoyo a las víctimas en casos anteriores de #MeToo.

Y si el Partido Comunista tiene demasiado miedo de intentar convencer a su propia gente, es casi seguro que cualquier intento de influir en la audiencia internacional fracasará, dicen los expertos.

«El mundo tiene medios de comunicación serios, hay organismos políticos serios, como las Naciones Unidas y la Unión Europea, que emiten declaraciones (sobre Peng). Y, sin embargo, toda China tiene… casi en su totalidad un hombre y un puñado de cuentas de Twitter «, dijo Bandurski.

«Es muy estridente. No es muy estratégico. Y creo que, en ese sentido, es increíblemente tonto».

EE.UU. agrega 12 empresas chinas a lista negra comercial 0:50

Hong Kong (CNN) — La gira de tenis profesional femenino acaba de terminar con China. Pero dentro de China, no hay noticias sobre la decisión, no hay discusión pública sobre el por qué, ni respuesta de los fanáticos del tenis chino.

En contraste con el silencio general en casa, los medios controlados por el gobierno de China arremetieron contra la Asociación de Tenis de Mujeres (WTA, por sus siglas en inglés) en Twitter —una plataforma bloqueada en China— acusando a la organización de «montar un espectáculo exagerado» y «apoyar el ataque de Occidente al sistema chino».

¿Quién es Zhang Gaoli? El hombre en el centro de las acusaciones de #MeToo de la tenista Peng Shuai

Los dos enfoques aparentemente contradictorios reflejan la extrema sensibilidad asociada a la decisión de la WTA dentro de China, y la explosiva acusación #MeToo que la provocó.

Cuando la estrella del tenis chino Peng Shuai acusó públicamente al ex viceprimer ministro Zhang Gaoli por agresión sexual en las redes sociales el 2 de noviembre, la respuesta inmediata de las autoridades fue silenciarla y censurar incluso la más vaga alusión a la acusación.

Pero si bien eso podría haber funcionado a nivel nacional, solo sirvió para inflamar la reacción en el extranjero.

La prolongada desaparición de Peng de la vista del público llevó a las estrellas del tenis más grandes del mundo a exigir respuestas sobre su paradero. En respuesta, los empleados de los medios estatales publicaron una serie de fotos y videos de «prueba de vida» de Peng en Twitter, mientras que las autoridades continúan censurando toda mención de ella en casa.

El COI da noticias alentadoras sobre Peng Shuai 1:01

El mismo enfoque se aplicó nuevamente el jueves, cuando la WTA anunció una suspensión inmediata de todos los torneos en China, incluido Hong Kong, por el silenciamiento de Beijing de las acusaciones de agresión sexual de Peng. A pesar de la tormenta de los medios estatales en Twitter, las plataformas de redes sociales chinas se mantuvieron tranquilas y silenciosas, sin vislumbrar la rabia nacionalista que usualmente envolvería a los partidos que se considera que han «ofendido a China».

«La propaganda externa de China sobre este asunto es como una caja de papel que no puede contener el agua frente a su propia gente», dijo Xiao Qiang, editor en jefe de China Digital Times, un sitio web de noticias con sede en Estados Unidos que rastrea la censura en China.

«Qué irónico que esperen usar esta narrativa para convencer a la comunidad internacional».

WeChat: ¿qué es y cómo funciona esta red social?

Para los expertos que han monitoreado y analizado durante mucho tiempo los esfuerzos de propaganda de China, esta pista paralela aparentemente bien custodiada oculta una realidad más caótica.

«Podríamos hablar aquí sobre una estrategia de dos puntas, sobre cómo China ha impuesto un silencio total en casa mientras impulsa la narrativa externamente sobre los periodistas entrometidos y la politización del deporte. Pero llamarlo una estrategia sugiere una sofisticación que realmente no existe», dijo David Bandurski, director del China Media Project.

«Lo que en realidad vemos es desesperación, el editor en jefe de un periódico estatal corriendo en Twitter y golpeando su plato. El punto es distraer al mundo de los hechos obvios y condenatorios».

Hu Xijin, editor en jefe del Global Times, posa para una fotografía en Beijing el 5 de junio de 2019.

Hu Xijin, editor en jefe del tabloide nacionalista Global Times, propiedad del gobierno, se convirtió en el primer empleado estatal en desafiar la decisión de la WTA este jueves, pero solo en Twitter.

“La WTA está coaccionando a Peng Shuai para que apoye el ataque de Occidente al sistema chino. Están privando la libertad de expresión de Peng Shuai, exigiendo que la descripción de su situación actual satisfaga sus expectativas «, tuiteó Hu.

A esto le siguió un «editorial» de Global Times publicado en Twitter en inglés, acusando a la WTA de «expandir su influencia de manera especulativa, llevando profundamente la política al tenis femenino, dando un mal ejemplo para todo el mundo deportivo». No mencionó qué desencadenó la decisión de la WTA de retirarse de China en primer lugar.

El «editorial» no se publicó en las cuentas de redes sociales del periódico en chino y solo apareció en su sitio web en inglés a última hora de la noche del jueves. Pero incluso entonces, se ocultó de la página de inicio, muy lejos de cómo se muestran normalmente los editoriales.

ANÁLISIS | La estrella del tenis chino Peng Shuai finalmente apareció en público, pero las preocupaciones siguen y esta es la razón

En otro artículo en inglés, el Global Times dijo que la Asociación China de Tenis (CTA, por sus siglas en inglés) había expresado «indignación y firme oposición» a la decisión de la WTA. La respuesta de la CTA no fue informada por los medios de comunicación en chino, ni se publicó en el sitio web de la asociación (la CTA no respondió a las solicitudes de comentarios de CNN).

Y en una conferencia de prensa el jueves, respondiendo a una pregunta sobre la retirada de la WTA, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que «China siempre se ha opuesto a cualquier acto que politice los deportes». Pero incluso ese intercambio fue eliminado de la transcripción oficial de las preguntas y respuestas en el sitio web del ministerio.

Lo que Beijing ha hecho para ocultar su enojo hacia la WTA del público chino muestra cuán serio y sensible es el escándalo a los ojos del gobernante Partido Comunista, especialmente antes de su reorganización de liderazgo dos veces por década el próximo otoño, cuando se espera que el presidente Xi Jinping busque un tercer mandato en el poder.

Como viceprimer ministro, Zhang, de 75 años, se desempeñó en el Comité Permanente del Politburó de siete personas del partido —el órgano de liderazgo supremo del país— junto con Xi de 2012 a 2017.

«Ha sido una especie de tormenta externa, y querían mantener la tormenta fuera de China», dijo Bandurski. «Es un tema extremadamente delicado para el liderazgo. Probablemente creo que es una de las noticias más delicadas que han sucedido en la última década».

La principal preocupación del gobierno chino queda a la vista en el tuit de Hu, que acusa a la WTA por atacar el «sistema chino».

«Básicamente, se trata del sistema político de protección en China, este es el único organismo que preocupa. No se trata de la seguridad personal de Peng Shuai o de sus derechos como individuo, como mujer, como ciudadana». Dijo Bandurski.

“Porque tan pronto como realmente hablen sobre este tema internamente, la gente va a preguntar: ‘Bueno, ¿qué pasa con Zhang Gaoli? ¿Es cierto? Este es un funcionario de alto nivel, ¿Qué le está pasando a él? ¿Dónde esta él?’ Y esas preguntas van inmediatamente al corazón del poder y la legitimidad (del partido)».

El ex viceprimer ministro chino, Zhang Gaoli, visto en esta foto de archivo del 9 de noviembre de 2012.

Momentos después de que la WTA anunciara que se retiraba de China en las primeras horas del jueves, algunos usuarios de Weibo expresaron su apoyo a la decisión en la cuenta oficial de la asociación en Weibo en sus publicaciones anteriores. (La WTA no emitió una versión china de su anuncio en Weibo).

«¡La WTA tiene una columna fuerte!» queda un comentario. «¿Por qué no han arrestado a este hombre? Realmente tiene un respaldo súper fuerte. Es absurdo», continuó el comentario, aparentemente haciendo referencia a Zhang.

Comité Olímpico Internacional revela detalles del contacto con la tenista Peng Shuai

Estos comentarios se eliminaron pronto. Para el jueves por la tarde, la sección de comentarios debajo de sus dos publicaciones más recientes había sido desactivada. «Alguien está ocupado eliminando publicaciones», escribió el usuario en una tercera publicación, solo para ser eliminado también y los comentarios de la publicación deshabilitados.

La cuenta de la WTA —que tiene más de 400.000 seguidores— todavía está activa en Weibo, pero ha sido bloqueada en los resultados de búsqueda.

Aunque aparentemente todopoderoso y generalizado, la censura puede tener un costo para el partido, dijo Bandurski.

«Siempre hay un lado negativo de la censura, especialmente cuando se puede ver que sucede, cuando se experimenta. Es un demérito para el sistema», dijo. «La forma más eficaz de controlarlo es hacer que suceda de forma invisible y que no seas realmente consciente de lo que te estás perdiendo».

En cierto modo, la censura general en torno a Peng y las consecuencias también delatan la falta de confianza de Beijing en su capacidad para darle vueltas a la historia y obtener el apoyo del público.

Beijing ha demostrado tener éxito en la movilización de apoyo nacional cuando se enfrentó a las críticas internacionales relacionadas con Hong Kong, Xinjiang y el Tíbet, reprendiendo a las empresas, organizaciones y gobiernos occidentales por entrometerse en los «asuntos internos de China». En las redes sociales, los nacionalistas a menudo se hacen eco de la furia de Pekín y piden boicots a las empresas por «insultar a China».

Pero el escándalo de Peng es una bestia diferente. Su acusación de agresión sexual por parte de un hombre poderoso que una vez se sentó en la cima de un sistema patriarcal podría desencadenar una oleada de indignación y simpatía dentro de China, especialmente entre mujeres jóvenes, muchas de las cuales han expresado su apoyo a las víctimas en casos anteriores de #MeToo.

Y si el Partido Comunista tiene demasiado miedo de intentar convencer a su propia gente, es casi seguro que cualquier intento de influir en la audiencia internacional fracasará, dicen los expertos.

«El mundo tiene medios de comunicación serios, hay organismos políticos serios, como las Naciones Unidas y la Unión Europea, que emiten declaraciones (sobre Peng). Y, sin embargo, toda China tiene… casi en su totalidad un hombre y un puñado de cuentas de Twitter «, dijo Bandurski.

«Es muy estridente. No es muy estratégico. Y creo que, en ese sentido, es increíblemente tonto».

EE.UU. agrega 12 empresas chinas a lista negra comercial 0:50Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver