Estos son los quesos más deliciosos de Europa

(CNN) — Es una verdad universalmente reconocida que (casi) todo el mundo ama el queso.

Y es una verdad casi tan universalmente reconocida que Europa fabrica algunos de los mejores.

Aquí hay quesos milenarios. Hay quesos inventados hace siglos por monjes, quesos que aparecen en la literatura clásica y quesos con nombres intencionadamente desagradables para animar a la gente a probarlos.

Hay quesos apestosos, quesos con ceniza añadida, quesos elaborados con métodos que te pueden revolver el estómago, y algunos de los quesos más caros del planeta.

Todo el mundo tiene su propio queso favorito, por supuesto, pero aquí están los 22 nuestros:

Grana padano

Más barato que el parmesano, el Grana Padano es el caballo de batalla de los platos de pasta italianos. (Crédito: Getty Images)

Todo el mundo conoce el parmesano, por supuesto, pero puede que no esté tan familiarizado con este caballo de batalla de los quesos italianos, el grana padano. Al igual que el parmesano, procede de Emilia Romagna, en el norte de Italia, y al igual que el parmesano, su sabor a nuez y su textura de escamas duras son perfectos para esparcirlos sobre la ensalada o rallarlos sobre la pasta. Sin embargo, suele ser un poco más barato que el parmesano; de hecho, lo que crees que es parmesano puede ser en realidad grana padano, que tiene un sabor ligeramente más suave. Eso no significa que no sea bueno: pruébalo en trozos, para disfrutar de su textura granulada, y unta un poco de chutney o mermelada de frutas por encima.

Gruyer

A todo el mundo le gusta el gruyer dulce y salado.
(Crédito: Getty Images)

¿Dulce o salado? Con el gruyer se obtienen ambas cosas, además de un distintivo sabor a nuez que reduce el dulzor. Fabricado en Suiza, el propio pueblo de Gruyères goza de un estatus de protección para su queso, que es uno de los quesos más apreciados de Europa, funciona perfectamente con chutney o mermelada, o incorporado a recetas (incluso a las más sencillas, como un croque monsieur).

Serra da estrela

El Serra de Estrela es tan raro que es oficialmente un queso protegido.
Crédito: Getty Images

Este queso fuerte, muy apreciado por los portugueses, está clasificado como producto en peligro de extinción por el movimiento Slow Food, y está protegido por la Unión Europea. Esto significa que solo puede elaborarse en una pequeña zona de la región montañosa de la Serra da Estrela, y que los productores deben seguir procedimientos estrictos. Elaborado durante los meses de invierno a partir de leche de oveja, es un queso para untar que tiene un gran sabor.

Halloumi

Si has estado en Grecia, es probable que hayas comido halloumi a la parrilla.
Crédito: Getty Images

Si has estado en Grecia, es probable que hayas tenido el placer de comer halloumi: un queso salado, chicloso y rechinante que se asa a la perfección. El halloumi, que suele ser una mezcla de leche de oveja y cabra, es originario de Chipre, pero ahora es un alimento básico en toda Grecia y el Mediterráneo oriental. Prepáralo asado hasta que esté dorado y crujiente por fuera para obtener la mejor experiencia.

Cheddar

Cuidado con los cheddars baratos y sin sabor. Los auténticos tienen un gran sabor.
barmalini/Adobe Stock

Puede que creas que conoces el cheddar, pero el barato e insípido que suele encontrarse en los supermercados no le pide nada al auténtico.

El verdadero cheddar, proveniente de la ciudad del mismo nombre, en el suroeste de Inglaterra, es un queso muy completo, que va muy bien solo, con chutney, en recetas o en un simple sándwich a la plancha. El mejor queso puede tener incluso pequeños cristales: no es de extrañar que más de la mitad de los quesos que se venden en el Reino Unido sean cheddar.

Manchego

Cuanto más tiempo se cura el manchego se vuelve más sabroso y crocante.
(Crédito: Getty Images)

Por algo es el rey de los quesos españoles: lo suficientemente fuerte, sin llegar a ser desagradable, duro pero con un agradable borde crocante y puede maridarse perfectamente con mermelada de membrillo. Hasta Cervantes lo nombró en el «Quijote», tal es su popularidad.

Elaborado con leche de oveja sin pasteurizar, se cura entre un par de meses y un par de años, y cuanto más tiempo, más fuerte y crocante.

Morbier

El Morbier tiene una veta de ceniza que lo atraviesa.
(Crédito: Getty Images)

La veta gris que atraviesa el centro hace que el morbier sea uno de los quesos más bonitos de nuestra lista. De hecho, se trata de ceniza, esparcida sobre la primera capa antes de añadir la segunda (originalmente, se elaboraba con leche de la mañana y de la tarde, aunque ya no es así). El morbier, que está protegido, es suave y cremoso, con un dejo ligeramente amargo que evita que pase desapercibido.

Bitto

El bitto, en peligro de extinción, es uno de los quesos más caros.
(Crédito: Getty Images)

Este queso de 2.000 años de antigüedad, elaborado en los Alpes de Bérgamo del norte de Italia con leche de vaca y cabra, tiene la categoría de «Presidio Slow Food», lo que significa que es un producto en peligro de extinción, cuya elaboración suele costar más que el precio al que se vende. Sin embargo, esto último no es necesariamente cierto para el bitto, ya que el buen producto, que puede ser añejado hasta 10 años, puede alcanzar algunos de los precios más altos del planeta para el queso.

Havarti

El Havarti danés es un excelente queso para asar.
(Crédito: Getty Images)

No solo el halloumi se asa bien. El Havarti se derrite muy bien bajo la parrilla, y también es un buen queso para comer rebanado. De sabor suave y semifuerte, debe su nombre a Havartigården, la granja de Hanne Nielsen, que recorrió Europa para aprender las mejores técnicas de elaboración de queso, antes de regresar a Dinamarca y hacer su magia con la leche local.

Wensleydale

El wensleydale con frutas como las moras y los arándanos rojos es un clásico de las fiestas en el Reino Unido. (Crédito: Getty Images)

Puede que el cheddar sea el queso más famoso del Reino Unido, pero pocos británicos vivirían sin el wensleydale. Sobre todo en Navidad, cuando el wensleydale relleno de arándanos es un plato imprescindible en las bandejas de queso. Elaborado por los monjes del norte de Inglaterra desde la época medieval, su sabor suave y su textura que se desmigaja lo han convertido en uno de los quesos más populares del país; incluso es el queso favorito de los personajes de dibujos animados Wallace y Gromit.

En Yorkshire (de donde es originario), el wensleydale se suele comer con el famoso “fruit cake”.

Cabrales

El cabrales es el queso más caro del mundo.
(Crédito: Alamy)

Hay quesos azules, y luego está el cabrales, procedente de Asturias, en el norte de España, y madurado en cuevas hasta cinco meses.

Especialmente fuerte, gracias a sus vetas azul-verdosas y a la leche de cabra mezclada con la de vaca y oveja, es semiduro, muy salado y superdelicioso. Úntalo sobre una galleta, pero tómate el tiempo de saborearlo: en 2019, una rueda de 1,8 kilogramos de cabrales se vendió en una subasta por la exorbitante cantidad de US$ 22.890, lo que lo convierte en el queso más caro del mundo.

Comté

El dulce queso comté de Francia tiene mucho en común con el gruyer.
(Getty Images)

Si crees que sabe a gruyer, estás en lo correcto: se elabora en la región francesa de Franche-Comté, fronteriza con Suiza, y también se conoce como gruyère de comté. De nuevo, es dulce, pero con sabor a nuez, con un buen toque de sal, mientras que la consistencia es igualmente dura. Sin embargo, los devotos de ambos sugieren que el comté es un poco más cremoso. Lo mejor es que pruebes los dos juntos para juzgarlo por ti mismo.

Pecorino romano

El pecorino romano salado combina bien con la pasta.
(Crédito: Getty Images)

Este es otro de los grandes quesos italianos para todo. Al igual que el parmesano y el grana padano, se suele rallar para espolvorear sobre la pasta, pero mientras que los otros dos tienen sabor a nuez, el pecorino sabe a sal. Puede elaborarse en diferentes zonas: Cerdeña hace un gran pecorino romano, al igual que el Lacio, de donde es originario, pero siempre se hace con leche de oveja (pecora) y siempre es duro, escamoso y rebosante de sal. Los famosos platillos de pasta de Roma, la gricia y la amatriciana, utilizan el pecorino.

Bryndza

El queso bryndza se suele servir con una pasta similar al ñoqui.
Crédito: Getty Images

El bryndza, un queso blanco, desmenuzable y fuerte, es más conocido por ser originario de Eslovaquia, pero se consume en toda la región de los Cárpatos, y su nombre deriva de la palabra rumana que significa queso. Su sabor ligeramente ácido y su carácter untable lo convierten en un excelente aderezo para los platillos, como el bryndzové halušky, un popular platillo eslovaco de pasta similar al ñoqui.

Gouda

El gouda es el queso más famoso de los Países Bajos.
Crédito: Getty Images

Los Países Bajos son conocidos por sus quesos: el mercado semanal de quesos de Alkmaar, que recrea el pesaje y el transporte tradicionales, es una de las visitas obligadas del país. Allí encontrarás los mostradores llenos de gouda, quizá el queso más famoso. De color naranja brillante, se elabora desde la época medieval (la primera referencia escrita a él es de 1184). Este queso se añeja desde unos meses hasta unos años, y mientras los quesos más jóvenes son más blandos y tienen un sabor casi dulce, las ruedas se vuelven más duras y con más sabor a nuez cuanto más tiempo envejecen.

Callu de cabrettu

El callu de cabrettu no será del gusto de todos.
(Crédito: Alamy)

Puede que hayas oído hablar del casu marzu, el queso más peligroso del mundo, pero es poco probable que lo compres, ya que su venta está prohibida. En su lugar, prueba este queso de cabra, también elaborado en Cerdeña, conocida por sus ovejas y pastores. Si eres aprensivo, mejor mira hacia otro lado: el queso se hace con el estómago de un cabrito joven, todavía lleno de leche materna. El estómago se ata, se cuelga y se deja añejar de forma natural, hasta que se convierte en un queso fuerte, casi cremoso. Un queso para fanáticos.

Metsovone

El metsovone es un queso típico griego.
Crédito: Getty Images

Ya conoces el feta, por supuesto; ahora es el momento de probar un queso griego menos conocido. El metsovone procede de la región remota al norte del país, o más exactamente, de un pueblo de montaña llamado Metsovo. Elaborado con leche de vaca, sola o mezclada con un poco de oveja o cabra, es semiduro y se ahuma de forma natural. Al igual que el otro alimento básico griego, el halloumi, se presta especialmente bien a la parrilla.

Vieux-Boulogne

Este queso de aspecto suave es el más oloroso del mundo.
(Crédito: Alamy)

Se dice que este es el queso más apestoso del mundo, lo que no es poco, sobre todo porque procede de Francia, donde lo intenso está de moda. Elaborado en la región costera del norte Pas-de-Calaise desde la década de 1980, no está pasteurizado ni prensado, lo que hace que sea blando y apestoso bajo esa brillante corteza naranja. No olvides servirlo con un trozo de baguette.

Jarlsberg

El jarlsberg es un producto de Noruega.
(Crédito: Getty Images)

Se podría pensar que el queso dulce con grandes agujeros es solo de Suiza, pero el Jarlsberg, dulce y con sabor a nuez es originario de Noruega, aunque el Emmenthal suizo se introdujo en la zona en el siglo XIX, antes de que surgiera el Jarlsberg. También se produce bajo licencia en Irlanda y Estados Unidos, concretamente en Ohio.

Gubbeen

Este queso también se produce ahumado, como en esta foto.
(Crédito: Alamy)

El queso más apreciado de Irlanda tiene una bonita corteza arrugada, un interior blando y semiblando, y un sabor suave, aunque ligeramente a nuez. ¿Quieres algo más fuerte? También hay una versión ahumada. Un dato interesante: la corteza se lava a diario durante el proceso de curación.

Puzzone di Moena

A este queso se le llama «gran apestoso».
(Crédito: Alamy)

El nombre significa «El gran apestoso de Moena», y eso debería darte una idea de a qué sabe éste, procedente del Trentino, en el norte de Italia. Se trata de un queso tradicional del pueblo ladino, una etnia distinta que vive en los Dolomitas, que originalmente era popular entre los trabajadores agrícolas, a los que les gustaba para condimentar su limitada dieta. Originalmente se llamaba Fassa Nostrano, pero su nombre se cambió en 1974, tras una emisión de radio. Ahora, es popular entre la gente que quiere comerlo solo por el nombre.

Lüneberg

El cálido brillo anaranjado que desprende este queso austriaco procede del azafrán que se mezcla con la leche, extraída de las vacas que pastan en los valles montañosos de los alrededores de Voralberg, al oeste del país. En esta zona hay una fuerte influencia suiza. ¿El resultado? Sabe más bien a un emmental más perfumado y con azafrán.

Queso

(CNN) — Es una verdad universalmente reconocida que (casi) todo el mundo ama el queso.

Y es una verdad casi tan universalmente reconocida que Europa fabrica algunos de los mejores.

Aquí hay quesos milenarios. Hay quesos inventados hace siglos por monjes, quesos que aparecen en la literatura clásica y quesos con nombres intencionadamente desagradables para animar a la gente a probarlos.

1 de 21 | El gran apestoso: esa es la traducción literal del nombre de este queso, el Puzzone di Moena originario de Italia. Conoce otros de nuestros quesos europeos favoritos en la galería. (Crédito: Alamy) 2 de 21 | El futuro es naranja: el queso Vieux-Boulogne es el más apestoso del mundo. (Crédito: Alamy) 3 de 21 | El queso Jarlsberg, dulce y con sabor a nuez, es el más famoso de Noruega. (Crédito: Rosemary Calvert/Getty Images) 4 de 21 | La estrella del show: el queso manchego es tan popular que incluso fue mencionado en «El Quijote». Elaborado con leche de oveja sin pasteurizar, se cura entre un par de meses y un par de años, y cuanto más tiempo, más fuerte y crocante. (Crédito: Juanmonino/Getty Images) 5 de 21 | Salado: el pecorino romano es la pareja perfecta para terminar una pasta. (Crédito: ItalianFoodProduction/iGetty Images) 6 de 21 | La línea gris: la delgada línea gris del queso morbier es en realidad ceniza que se agrega entre dos capas de leche. Es suave y cremoso, con un dejo amargo. (Crédito: Juanmonino/Getty Images) 7 de 21 | Ahumado: el queso metsovone, originario de Grecia, con frecuencia se produce ahumado y va muy bien a la parrilla. (Crédito: Alika Obrazovskaya/Getty Images) 8 de 21 | El queso gouda es uno de los más conocidos de los Países Bajos. (Crédito: Getty Images) 9 de 21 | El queso bitto, en peligro de extinción, es uno de los quesos más caros. (Crédito: Getty Images) 10 de 21 | El cabrales, procedente de Asturias, en el norte de España, es el queso más caro del mundo. (Crédito: Alamy) 11 de 21 | El queso comté es dulce, pero con sabor a nuez, con un buen toque de sal y tiene un sabor similar al gruyer. (Crédito: Barmalini/iGetty Images) 12 de 21 | Este puede hacer que se te revuelva el estómago: el callu de cabrettu se prepara en el estómago de un cabrito lleno de leche materna. (Crédito: Alamy) 13 de 21 | El queso bryndza, originario de Eslovaquia, se suele servir en un platillo similar al ñoqui. (Crédito: VladK213/Getty Images) 14 de 21 | Gruyer: dulce y salado, es uno de los favoritos de Europa. (Crédito: Getty Images) 15 de 21 | El queso havarti de Dinamarca se derrite muy bien bajo la parrilla, y también es un buen queso para comer rebanado. (Crédito: Lisa Romerein/Getty Images) 16 de 21 | Otro queso que se asa muy bien: el halloumi, proveniente de Chipre, es salado, chicloso y rechinante y se asa a la perfección. (Crédito: AlasdairJames/Getty Images) 17 de 21 | El grana padano también es un excelente aliado de las pastas, y a un menor precio que el parmesano. (Crédito: Fabiano Caddeo/Getty Images) 18 de 21 | Queso festivo: el queso wensleydale con arándanos no puede faltar en las festividades en el Reino Unido. (Crédito: PaulaConnelly/Getty Images) 19 de 21 | El queso gubbeen es el más apreciado de Irlanda. Tiene una bonita corteza arrugada, un interior blando y semiblando, y un sabor suave. (Crédito: Alamy) 20 de 21 | Trátalo con cuidado: el queso Serra de Estrela es tan raro que está protegido por la Unión Europea. (Crédito: Getty Images) 21 de 21 | Aunque puedes encontrar cheddar en casi cualquier supermercado, los mejores provienen de la región Cheddar en Inglaterra donde los curan al modo tradicional dentro de cuevas. (Crédito: Adobe Stock)

Hay quesos apestosos, quesos con ceniza añadida, quesos elaborados con métodos que te pueden revolver el estómago, y algunos de los quesos más caros del planeta.

Todo el mundo tiene su propio queso favorito, por supuesto, pero aquí están los 22 nuestros:

Grana padano

Más barato que el parmesano, el Grana Padano es el caballo de batalla de los platos de pasta italianos. (Crédito: Getty Images)

Todo el mundo conoce el parmesano, por supuesto, pero puede que no esté tan familiarizado con este caballo de batalla de los quesos italianos, el grana padano. Al igual que el parmesano, procede de Emilia Romagna, en el norte de Italia, y al igual que el parmesano, su sabor a nuez y su textura de escamas duras son perfectos para esparcirlos sobre la ensalada o rallarlos sobre la pasta. Sin embargo, suele ser un poco más barato que el parmesano; de hecho, lo que crees que es parmesano puede ser en realidad grana padano, que tiene un sabor ligeramente más suave. Eso no significa que no sea bueno: pruébalo en trozos, para disfrutar de su textura granulada, y unta un poco de chutney o mermelada de frutas por encima.

Comer pasta no engorda, dice un estudio Gruyer

A todo el mundo le gusta el gruyer dulce y salado.
(Crédito: Getty Images)

¿Dulce o salado? Con el gruyer se obtienen ambas cosas, además de un distintivo sabor a nuez que reduce el dulzor. Fabricado en Suiza, el propio pueblo de Gruyères goza de un estatus de protección para su queso, que es uno de los quesos más apreciados de Europa, funciona perfectamente con chutney o mermelada, o incorporado a recetas (incluso a las más sencillas, como un croque monsieur).

Serra da estrela

El Serra de Estrela es tan raro que es oficialmente un queso protegido.
Crédito: Getty Images

Este queso fuerte, muy apreciado por los portugueses, está clasificado como producto en peligro de extinción por el movimiento Slow Food, y está protegido por la Unión Europea. Esto significa que solo puede elaborarse en una pequeña zona de la región montañosa de la Serra da Estrela, y que los productores deben seguir procedimientos estrictos. Elaborado durante los meses de invierno a partir de leche de oveja, es un queso para untar que tiene un gran sabor.

¿Cuál es el queso más saludable? Estas son las mejores opciones, según expertos Halloumi

Si has estado en Grecia, es probable que hayas comido halloumi a la parrilla.
Crédito: Getty Images

Si has estado en Grecia, es probable que hayas tenido el placer de comer halloumi: un queso salado, chicloso y rechinante que se asa a la perfección. El halloumi, que suele ser una mezcla de leche de oveja y cabra, es originario de Chipre, pero ahora es un alimento básico en toda Grecia y el Mediterráneo oriental. Prepáralo asado hasta que esté dorado y crujiente por fuera para obtener la mejor experiencia.

Cheddar

Cuidado con los cheddars baratos y sin sabor. Los auténticos tienen un gran sabor.
barmalini/Adobe Stock

Puede que creas que conoces el cheddar, pero el barato e insípido que suele encontrarse en los supermercados no le pide nada al auténtico.

El verdadero cheddar, proveniente de la ciudad del mismo nombre, en el suroeste de Inglaterra, es un queso muy completo, que va muy bien solo, con chutney, en recetas o en un simple sándwich a la plancha. El mejor queso puede tener incluso pequeños cristales: no es de extrañar que más de la mitad de los quesos que se venden en el Reino Unido sean cheddar.

Manchego

Cuanto más tiempo se cura el manchego se vuelve más sabroso y crocante.
(Crédito: Getty Images)

Por algo es el rey de los quesos españoles: lo suficientemente fuerte, sin llegar a ser desagradable, duro pero con un agradable borde crocante y puede maridarse perfectamente con mermelada de membrillo. Hasta Cervantes lo nombró en el «Quijote», tal es su popularidad.

Elaborado con leche de oveja sin pasteurizar, se cura entre un par de meses y un par de años, y cuanto más tiempo, más fuerte y crocante.

Morbier

El Morbier tiene una veta de ceniza que lo atraviesa.
(Crédito: Getty Images)

La veta gris que atraviesa el centro hace que el morbier sea uno de los quesos más bonitos de nuestra lista. De hecho, se trata de ceniza, esparcida sobre la primera capa antes de añadir la segunda (originalmente, se elaboraba con leche de la mañana y de la tarde, aunque ya no es así). El morbier, que está protegido, es suave y cremoso, con un dejo ligeramente amargo que evita que pase desapercibido.

Bitto

El bitto, en peligro de extinción, es uno de los quesos más caros.
(Crédito: Getty Images)

Este queso de 2.000 años de antigüedad, elaborado en los Alpes de Bérgamo del norte de Italia con leche de vaca y cabra, tiene la categoría de «Presidio Slow Food», lo que significa que es un producto en peligro de extinción, cuya elaboración suele costar más que el precio al que se vende. Sin embargo, esto último no es necesariamente cierto para el bitto, ya que el buen producto, que puede ser añejado hasta 10 años, puede alcanzar algunos de los precios más altos del planeta para el queso.

Havarti

El Havarti danés es un excelente queso para asar.
(Crédito: Getty Images)

No solo el halloumi se asa bien. El Havarti se derrite muy bien bajo la parrilla, y también es un buen queso para comer rebanado. De sabor suave y semifuerte, debe su nombre a Havartigården, la granja de Hanne Nielsen, que recorrió Europa para aprender las mejores técnicas de elaboración de queso, antes de regresar a Dinamarca y hacer su magia con la leche local.

Wensleydale

 

El wensleydale con frutas como las moras y los arándanos rojos es un clásico de las fiestas en el Reino Unido. (Crédito: Getty Images)

Puede que el cheddar sea el queso más famoso del Reino Unido, pero pocos británicos vivirían sin el wensleydale. Sobre todo en Navidad, cuando el wensleydale relleno de arándanos es un plato imprescindible en las bandejas de queso. Elaborado por los monjes del norte de Inglaterra desde la época medieval, su sabor suave y su textura que se desmigaja lo han convertido en uno de los quesos más populares del país; incluso es el queso favorito de los personajes de dibujos animados Wallace y Gromit.

En Yorkshire (de donde es originario), el wensleydale se suele comer con el famoso “fruit cake”.

Cabrales

El cabrales es el queso más caro del mundo.
(Crédito: Alamy)

Hay quesos azules, y luego está el cabrales, procedente de Asturias, en el norte de España, y madurado en cuevas hasta cinco meses.

Especialmente fuerte, gracias a sus vetas azul-verdosas y a la leche de cabra mezclada con la de vaca y oveja, es semiduro, muy salado y superdelicioso. Úntalo sobre una galleta, pero tómate el tiempo de saborearlo: en 2019, una rueda de 1,8 kilogramos de cabrales se vendió en una subasta por la exorbitante cantidad de US$ 22.890, lo que lo convierte en el queso más caro del mundo.

Comté

El dulce queso comté de Francia tiene mucho en común con el gruyer.
(Getty Images)

Si crees que sabe a gruyer, estás en lo correcto: se elabora en la región francesa de Franche-Comté, fronteriza con Suiza, y también se conoce como gruyère de comté. De nuevo, es dulce, pero con sabor a nuez, con un buen toque de sal, mientras que la consistencia es igualmente dura. Sin embargo, los devotos de ambos sugieren que el comté es un poco más cremoso. Lo mejor es que pruebes los dos juntos para juzgarlo por ti mismo.

Pecorino romano

El pecorino romano salado combina bien con la pasta.
(Crédito: Getty Images)

Este es otro de los grandes quesos italianos para todo. Al igual que el parmesano y el grana padano, se suele rallar para espolvorear sobre la pasta, pero mientras que los otros dos tienen sabor a nuez, el pecorino sabe a sal. Puede elaborarse en diferentes zonas: Cerdeña hace un gran pecorino romano, al igual que el Lacio, de donde es originario, pero siempre se hace con leche de oveja (pecora) y siempre es duro, escamoso y rebosante de sal. Los famosos platillos de pasta de Roma, la gricia y la amatriciana, utilizan el pecorino.

Bryndza

El queso bryndza se suele servir con una pasta similar al ñoqui.
Crédito: Getty Images

El bryndza, un queso blanco, desmenuzable y fuerte, es más conocido por ser originario de Eslovaquia, pero se consume en toda la región de los Cárpatos, y su nombre deriva de la palabra rumana que significa queso. Su sabor ligeramente ácido y su carácter untable lo convierten en un excelente aderezo para los platillos, como el bryndzové halušky, un popular platillo eslovaco de pasta similar al ñoqui.

Gouda

El gouda es el queso más famoso de los Países Bajos.
Crédito: Getty Images

Los Países Bajos son conocidos por sus quesos: el mercado semanal de quesos de Alkmaar, que recrea el pesaje y el transporte tradicionales, es una de las visitas obligadas del país. Allí encontrarás los mostradores llenos de gouda, quizá el queso más famoso. De color naranja brillante, se elabora desde la época medieval (la primera referencia escrita a él es de 1184). Este queso se añeja desde unos meses hasta unos años, y mientras los quesos más jóvenes son más blandos y tienen un sabor casi dulce, las ruedas se vuelven más duras y con más sabor a nuez cuanto más tiempo envejecen.

Callu de cabrettu

El callu de cabrettu no será del gusto de todos.
(Crédito: Alamy)

Puede que hayas oído hablar del casu marzu, el queso más peligroso del mundo, pero es poco probable que lo compres, ya que su venta está prohibida. En su lugar, prueba este queso de cabra, también elaborado en Cerdeña, conocida por sus ovejas y pastores. Si eres aprensivo, mejor mira hacia otro lado: el queso se hace con el estómago de un cabrito joven, todavía lleno de leche materna. El estómago se ata, se cuelga y se deja añejar de forma natural, hasta que se convierte en un queso fuerte, casi cremoso. Un queso para fanáticos.

Metsovone

El metsovone es un queso típico griego.
Crédito: Getty Images

Ya conoces el feta, por supuesto; ahora es el momento de probar un queso griego menos conocido. El metsovone procede de la región remota al norte del país, o más exactamente, de un pueblo de montaña llamado Metsovo. Elaborado con leche de vaca, sola o mezclada con un poco de oveja o cabra, es semiduro y se ahuma de forma natural. Al igual que el otro alimento básico griego, el halloumi, se presta especialmente bien a la parrilla.

Vieux-Boulogne

Este queso de aspecto suave es el más oloroso del mundo.
(Crédito: Alamy)

Se dice que este es el queso más apestoso del mundo, lo que no es poco, sobre todo porque procede de Francia, donde lo intenso está de moda. Elaborado en la región costera del norte Pas-de-Calaise desde la década de 1980, no está pasteurizado ni prensado, lo que hace que sea blando y apestoso bajo esa brillante corteza naranja. No olvides servirlo con un trozo de baguette.

Jarlsberg

El jarlsberg es un producto de Noruega.
(Crédito: Getty Images)

Se podría pensar que el queso dulce con grandes agujeros es solo de Suiza, pero el Jarlsberg, dulce y con sabor a nuez es originario de Noruega, aunque el Emmenthal suizo se introdujo en la zona en el siglo XIX, antes de que surgiera el Jarlsberg. También se produce bajo licencia en Irlanda y Estados Unidos, concretamente en Ohio.

El «mejor queso del mundo» 2021 es español Gubbeen

Este queso también se produce ahumado, como en esta foto.
(Crédito: Alamy)

El queso más apreciado de Irlanda tiene una bonita corteza arrugada, un interior blando y semiblando, y un sabor suave, aunque ligeramente a nuez. ¿Quieres algo más fuerte? También hay una versión ahumada. Un dato interesante: la corteza se lava a diario durante el proceso de curación.

Puzzone di Moena

A este queso se le llama «gran apestoso».
(Crédito: Alamy)

El nombre significa «El gran apestoso de Moena», y eso debería darte una idea de a qué sabe éste, procedente del Trentino, en el norte de Italia. Se trata de un queso tradicional del pueblo ladino, una etnia distinta que vive en los Dolomitas, que originalmente era popular entre los trabajadores agrícolas, a los que les gustaba para condimentar su limitada dieta. Originalmente se llamaba Fassa Nostrano, pero su nombre se cambió en 1974, tras una emisión de radio. Ahora, es popular entre la gente que quiere comerlo solo por el nombre.

Lüneberg

El cálido brillo anaranjado que desprende este queso austriaco procede del azafrán que se mezcla con la leche, extraída de las vacas que pastan en los valles montañosos de los alrededores de Voralberg, al oeste del país. En esta zona hay una fuerte influencia suiza. ¿El resultado? Sabe más bien a un emmental más perfumado y con azafrán.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver