Estas son señales de alerta que los estudiantes y las escuelas pueden tener en cuenta para ayudar a prevenir la violencia escolar

(CNN) — Para ayudar a frustrar la posible violencia escolar, los estudiantes y el personal deben tener cuidado con ciertas señales de advertencia y sentirse cómodos al denunciarlas.

Pero «el público en general, realmente no sabe qué buscar», dijo la ex agente especial y perfiladora del FBI, Mary Ellen O’Toole, quien ha estudiado tiroteos escolares durante más de 20 años.

Las pistas pueden variar de sutiles a evidentes. Y los estudiantes a menudo están en la mejor posición para notar el comportamiento preocupante de sus compañeros de clase, dijo O’Toole.

Esto es lo que los expertos dicen que los estudiantes y las escuelas deben reconocer como un comportamiento perturbador, y lo que deben hacer.

OPINIÓN | Acusar a los padres en el tiroteo en Michigan envía un mensaje poderoso Estudiante llora al saber que perdió a un amigo en el tiroteo de su escuela 3:24La potencial violencia escolar se puede detectar en los cambios bruscos de comportamiento

Puede ser difícil determinar si un estudiante podría estar contemplando un daño o si simplemente estar irritable, enojado y retraído.

La clave es estar atento a cambios drásticos en el comportamiento, dijo la consultora de seguridad escolar Melissa Reeves, expresidenta de la Asociación Nacional de Psicólogos Escolares.

Esos cambios drásticos pueden manifestarse de diferentes formas.

Para algunos, es un comportamiento externo aumentado. «Entonces veremos una escalada en las quejas. Una escalada, potencialmente, en la ira. Veremos una escalada en la dificultad para manejar sus emociones», dijo Reeves.

Otros pueden hacer lo contrario y volverse más aislados.

«Todavía estamos viendo cambios significativos, pero es posible que ahora estén comenzando a retirarse», dijo Reeves. «Ya no interactúan con grupos de amigos. Están comenzando a pasar más tiempo en Internet».

Las declaraciones amplias de hostilidad, como «Odio a todo el mundo», son otra señal de alerta, dijo Reeves.

Ten cuidado con las «filtraciones»

Los atacantes escolares a menudo filtran pistas sobre sus planes antes de llevarlos a cabo, dijo O’Toole, el experfiladora del FBI.

«Lo he visto en casi todos los casos. Y la filtración es muy específica porque es el atacante hablando sobre lo que va a hacer antes de hacerlo», dijo.

«Por lo general, se terminan porque el agresor está realmente emocionado con lo que van a hacer. Algunas personas dicen que es un grito de ayuda… si se descubren de antemano, entonces podrían usarse para ese propósito», dijo O’Toole.

Pero para aquellos que se inclinan por la violencia, «Lo planean. Lo piensan. Fantasean con ello. Se preparan para eso. Y todo ese período de tiempo en el que se hace eso. Eso es muy agradable para ellos. Lo disfrutan».

«Unos días antes del tiroteo escolar del 30 de noviembre en Oxford, Michigan, el sospechoso, de 15 años, publicó una foto de un arma en Instagram con la leyenda: ‘Acabo de recibir mi nueva belleza hoy. Una SIG SAUER 9 mm», dijo la fiscal del condado de Oakland, Karen McDonald.

Por sí sola, esa publicación no es necesariamente motivo de alarma, dijo Reeves. En Michigan, los residentes menores de 18 años pueden poseer un arma en determinadas circunstancias.

«Sin embargo, si combina esto con otros factores de riesgo y/o señales de advertencia, podría ser una señal», dijo Reeves.

La mañana del tiroteo, un maestro encontró un dibujo del sospechoso que mostraba violencia y frases como «los pensamientos no me ayudan», «sangre por todas partes» y «mi vida es inútil», dijo la fiscal.

Distrito escolar publica detalles de los eventos clave que llevaron al tiroteo en Michigan

El dibujo es una clara señal de fuga, dijo Reeves.

Las fugas también pueden implicar una fijación en tiroteos masivos anteriores «hasta el punto en que el profesor de inglés lo sabe, sus amigos en la mesa del almuerzo lo saben», dijo O’Toole.

Si bien una publicación preocupante en las redes sociales o un comentario perturbador en clase pueden no indicar ninguna amenaza, vale la pena decírselo a un maestro o funcionario escolar porque otros pueden tener preocupaciones adicionales, dijo O’Toole.

Asegúrate de que los estudiantes puedan informar sus inquietudes sobre violencia escolar de forma anónima

«Educa a los estudiantes y al profesorado sobre cuáles son los comportamientos de alarma … y haz que los estudiantes puedan llamar a través de una línea confidencial», dijo O’Toole.

Algunas escuelas usan sitios web o aplicaciones para informar inquietudes de forma anónima. Incluso un buzón y tarjetas de notas anticuadas pueden funcionar, dijo O’Toole.

Pero ningún mecanismo funcionará a menos que los estudiantes se sientan cómodos usándolos.

«Tienes que educar al cuerpo estudiantil que esto no es un esfuerzo para delatar a tu compañero de estudios o meter a un compañero en problemas», dijo O’Toole.

«Nos esforzamos por la prevención, basándonos en saber qué son los comportamientos de advertencia, cómo detectarlos y cómo utilizar la intervención adecuada de una manera objetiva y compasiva», dijo.

Independientemente de cómo los estudiantes informen sus inquietudes, esos mensajes deben monitorearse activamente y la información debe enviarse a un equipo de evaluación de amenazas de la escuela, de acuerdo con las recomendaciones de mejores prácticas del Centro Nacional de Evaluación de Amenazas del Servicio Secreto de EE.UU. y el Departamento de Educación de EE.UU.

Cómo se compara la cultura de armas de Estados Unidos con el resto del mundo Ten un equipo de evaluación de amenazas para ayudar a apoyar a los estudiantes y frustrar la violencia

Idealmente, cada escuela o distrito escolar debería tener un equipo de evaluación de amenazas de comportamiento con protocolos sobre el manejo de amenazas potenciales, dijo Reeves.

El equipo central «debe incluir un administrador, al menos un profesional de salud mental escolar (psicólogo escolar, consejero escolar, trabajador social escolar) y un agente de recursos escolares (SRO, por sus siglas en inglés)/aplicación de la ley», escribieron Reeves y sus colegas.

El hecho de que un estudiante sea llamado para reunirse con uno o más miembros del equipo no significa que el estudiante esté en problemas.

«No está diseñado para ser punitivo», dijo Reeves. «Es un proceso de intervención para conseguirles ayuda. Y previene actos de violencia».

Reeves dijo que ella y otros psicólogos escolares han trabajado con estudiantes que habían comenzado a planificar o incluso habían comenzado a reunir materiales para causar daño.

Pero cuando hay intervención y apoyo, muchos estudiantes «ya no tienen el deseo de querer dañar a otros», dijo.

«A menudo, cuando estamos haciendo la evaluación de amenazas es donde descubrimos que hay abuso en el hogar. O que un padre acaba de ser arrestado por violencia doméstica y está en la cárcel. O la única abuela que era su cuidadora que amaban acaba de morir. Ahora sienten que no tienen a nadie», dijo Reeves.

«A través de este proceso, a menudo identificamos factores estresantes que nadie conocía. Y luego, cuando podemos intervenir, evitamos que se intensifiquen».

Saber cuándo involucrar a las fuerzas del orden público es otro papel importante del equipo de evaluación de amenazas.

«Si una persona lanza una amenaza, pero se descubre que no es verdadera, de bajo nivel o transitoria, es probable que no sea necesario que la policía esté involucrada directamente. El personal de la escuela puede trabajar con el estudiante y los padres implementando una solución de problemas y/o proceso de resolución de conflictos», escribieron Reeves y sus colegas.

«Sin embargo, si la amenaza es legítima y es necesario tomar medidas de mitigación, un agente de policía o un SRO puede participar en un papel consultivo o directo. […] Los informes que involucren armas, amenazas de violencia y violencia física deben ser inmediatamente informados a la policía local».

Video exclusivo muestra el arresto de los padres de Crumbley 1:42Las escuelas pueden inspeccionar un casillero o mochila de un estudiante por «sospecha razonable»

El reciente tiroteo escolar en Michigan ha generado preguntas sobre si las escuelas pueden registrar la mochila o el casillero de un estudiante.

Horas antes del ataque mortal, un maestro informó haber visto un dibujo del sospechoso que incluía «una pistola semiautomática apuntando a las palabras ‘los pensamientos no me ayudan», dijo el fiscal principal. Dijo que también incluía un dibujo de una bala con las palabras «sangre por todas partes» escritas encima, junto con las palabras «mi vida es inútil» y «el mundo está muerto».

El estudiante fue «inmediatamente sacado del aula» y llevado a la oficina de los consejeros, donde le dijo a un consejero que «el dibujo era parte de un videojuego que estaba diseñando», dijo el superintendente del distrito escolar.

Durante esa reunión, el sospechoso, de 15 años, tenía un arma en su mochila, dijo el fiscal.

El distrito escolar no ha dicho públicamente si se registró la mochila del sospechoso.

Las escuelas pueden registrar un casillero o una mochila si tienen «sospechas razonables de que hay potencialmente algún tipo de arma o algo que podría usarse como arma», dijo Reeves.

«Es un listón muy bajo para una escuela registrar una mochila o un casillero», dijo Elie Honig, analista legal sénior de CNN. «Lo sabemos por la Corte Suprema, es una sospecha razonable, que es muy baja».

Pero el hecho de que una escuela pueda registrar un casillero o una mochila no significa que esté obligada a hacerlo, dijo el exfiscal federal.

Madre del atacante de Michigan lo llevó a practicar tiro, dice fiscal 3:42Pregunta a varias personas sobre el acceso a las armas

Cuando hay indicios de que un estudiante podría causar daño, O’Toole dijo que es fundamental hacer preguntas al estudiante y a sus padres sobre las armas, tales como:

Si hay armas de fuego en la casa Si esas armas están bien aseguradas Si el estudiante podría tener acceso a un arma de otra manera

Si hay un alto nivel de preocupación o el estudiante dice que no tiene acceso a un arma, «no puede detenerse allí», dijo O’Toole.

«La información autoinformada es parte de la información menos confiable que puede tener. Por lo tanto, necesita encontrar otras fuentes para corroborar lo que esta persona le está diciendo», dijo la ex agente especial del FBI.

«Por lo tanto, seguramente querrá buscar cualquier otra cosa que pueda sugerir que esta persona está experimentando algún tipo de ideación violenta», dijo. Eso significa hablar con los padres, maestros e incluso con la policía para ver si ha habido informes de incidentes en el hogar.

No te apresures a suspender o expulsar a un estudiante por presunción de violencia escolar: puede ser contraproducente

Los funcionarios escolares no deben apresurarse a suspender o expulsar a un estudiante que pueda causar daño, dijo Reeves.

«El instinto humano es echar al estudiante de la escuela, pero esto en realidad puede aumentar el riesgo», dijo.

Separar al estudiante de la escuela o la socialización «puede aumentar aún más las emociones», escribieron Reeves y sus colegas.

«Además, desconectar aún más al estudiante puede aumentar las quejas».

Por lo tanto, «este tipo de consecuencias deben implementarse solo después de una cuidadosa consideración del equipo y siempre deben ir acompañadas de intervenciones de apoyo», escribió el equipo de psicólogos escolares.

Por otro lado, mantener al estudiante de interés supervisado en la escuela «disminuye la oportunidad de que esté solo en casa, donde tiene más tiempo para realizar investigaciones y planificar cómo llevar a cabo el acto de violencia».

Enfócate en la ayuda proactiva

«Una de las formas más proactivas en que podemos identificar a las personas desde el principio es que necesitamos realizar más programas de prevención en las escuelas», dijo Reeves. Estos pueden incluir programas sobre prevención del acoso, prevención del suicidio, resolución de conflictos y manejo de la ira.

«Además, la conciencia y la participación de los padres es fundamental», dijo Reeves.

«Necesitamos que los padres sean más conscientes de lo que está sucediendo en la vida de sus hijos y de lo que pueden tener en su poder. Si bien necesitamos que los estudiantes y el personal de la escuela informen, también necesitamos más participación de los padres en el hogar y también necesitamos que se comuniquen cuando su hijo está luchando».

«Los estudiantes, honestamente, son nuestros ojos y oídos más grandes»

Para maximizar la seguridad escolar, cualquiera que vea una señal de advertencia debe informarlo, dijo O’Toole.

Si bien es posible que un solo incidente no genere una preocupación seria, «no se mira eso solo», dijo.

«Es la totalidad de todos esos comportamientos. Por lo tanto, una persona puede saber acerca de las fugas. Una persona puede saber, ‘Sí, escuché que tiene acceso a un arma'». Y otra persona podría informar una preocupación separada sobre el mismo estudiante, dijo O’Toole.

«Así que reúnes todo eso y dices: ‘Ajá, ahora estoy realmente preocupado’ o ‘No, no hay nada más aquí. No hay nada que ver aquí'».

Reeves dijo que los estudiantes a menudo están en la mejor posición para notar las banderas rojas, ya sea que esas pistas estén en las redes sociales, en el aula o fuera de la escuela.

«Los estudiantes, honestamente, son nuestros ojos y oídos más grandes que están ahí afuera».

(CNN) — Para ayudar a frustrar la posible violencia escolar, los estudiantes y el personal deben tener cuidado con ciertas señales de advertencia y sentirse cómodos al denunciarlas.

Pero «el público en general, realmente no sabe qué buscar», dijo la ex agente especial y perfiladora del FBI, Mary Ellen O’Toole, quien ha estudiado tiroteos escolares durante más de 20 años.

Las pistas pueden variar de sutiles a evidentes. Y los estudiantes a menudo están en la mejor posición para notar el comportamiento preocupante de sus compañeros de clase, dijo O’Toole.

Esto es lo que los expertos dicen que los estudiantes y las escuelas deben reconocer como un comportamiento perturbador, y lo que deben hacer.

OPINIÓN | Acusar a los padres en el tiroteo en Michigan envía un mensaje poderoso Estudiante llora al saber que perdió a un amigo en el tiroteo de su escuela 3:24La potencial violencia escolar se puede detectar en los cambios bruscos de comportamiento

Puede ser difícil determinar si un estudiante podría estar contemplando un daño o si simplemente estar irritable, enojado y retraído.

La clave es estar atento a cambios drásticos en el comportamiento, dijo la consultora de seguridad escolar Melissa Reeves, expresidenta de la Asociación Nacional de Psicólogos Escolares.

Esos cambios drásticos pueden manifestarse de diferentes formas.

Para algunos, es un comportamiento externo aumentado. «Entonces veremos una escalada en las quejas. Una escalada, potencialmente, en la ira. Veremos una escalada en la dificultad para manejar sus emociones», dijo Reeves.

Otros pueden hacer lo contrario y volverse más aislados.

«Todavía estamos viendo cambios significativos, pero es posible que ahora estén comenzando a retirarse», dijo Reeves. «Ya no interactúan con grupos de amigos. Están comenzando a pasar más tiempo en Internet».

Las declaraciones amplias de hostilidad, como «Odio a todo el mundo», son otra señal de alerta, dijo Reeves.

Ten cuidado con las «filtraciones»

Los atacantes escolares a menudo filtran pistas sobre sus planes antes de llevarlos a cabo, dijo O’Toole, el experfiladora del FBI.

«Lo he visto en casi todos los casos. Y la filtración es muy específica porque es el atacante hablando sobre lo que va a hacer antes de hacerlo», dijo.

«Por lo general, se terminan porque el agresor está realmente emocionado con lo que van a hacer. Algunas personas dicen que es un grito de ayuda… si se descubren de antemano, entonces podrían usarse para ese propósito», dijo O’Toole.

Pero para aquellos que se inclinan por la violencia, «Lo planean. Lo piensan. Fantasean con ello. Se preparan para eso. Y todo ese período de tiempo en el que se hace eso. Eso es muy agradable para ellos. Lo disfrutan».

«Unos días antes del tiroteo escolar del 30 de noviembre en Oxford, Michigan, el sospechoso, de 15 años, publicó una foto de un arma en Instagram con la leyenda: ‘Acabo de recibir mi nueva belleza hoy. Una SIG SAUER 9 mm», dijo la fiscal del condado de Oakland, Karen McDonald.

Por sí sola, esa publicación no es necesariamente motivo de alarma, dijo Reeves. En Michigan, los residentes menores de 18 años pueden poseer un arma en determinadas circunstancias.

«Sin embargo, si combina esto con otros factores de riesgo y/o señales de advertencia, podría ser una señal», dijo Reeves.

La mañana del tiroteo, un maestro encontró un dibujo del sospechoso que mostraba violencia y frases como «los pensamientos no me ayudan», «sangre por todas partes» y «mi vida es inútil», dijo la fiscal.

Distrito escolar publica detalles de los eventos clave que llevaron al tiroteo en Michigan

El dibujo es una clara señal de fuga, dijo Reeves.

Las fugas también pueden implicar una fijación en tiroteos masivos anteriores «hasta el punto en que el profesor de inglés lo sabe, sus amigos en la mesa del almuerzo lo saben», dijo O’Toole.

Si bien una publicación preocupante en las redes sociales o un comentario perturbador en clase pueden no indicar ninguna amenaza, vale la pena decírselo a un maestro o funcionario escolar porque otros pueden tener preocupaciones adicionales, dijo O’Toole.

Asegúrate de que los estudiantes puedan informar sus inquietudes sobre violencia escolar de forma anónima

«Educa a los estudiantes y al profesorado sobre cuáles son los comportamientos de alarma … y haz que los estudiantes puedan llamar a través de una línea confidencial», dijo O’Toole.

Algunas escuelas usan sitios web o aplicaciones para informar inquietudes de forma anónima. Incluso un buzón y tarjetas de notas anticuadas pueden funcionar, dijo O’Toole.

Pero ningún mecanismo funcionará a menos que los estudiantes se sientan cómodos usándolos.

«Tienes que educar al cuerpo estudiantil que esto no es un esfuerzo para delatar a tu compañero de estudios o meter a un compañero en problemas», dijo O’Toole.

«Nos esforzamos por la prevención, basándonos en saber qué son los comportamientos de advertencia, cómo detectarlos y cómo utilizar la intervención adecuada de una manera objetiva y compasiva», dijo.

Independientemente de cómo los estudiantes informen sus inquietudes, esos mensajes deben monitorearse activamente y la información debe enviarse a un equipo de evaluación de amenazas de la escuela, de acuerdo con las recomendaciones de mejores prácticas del Centro Nacional de Evaluación de Amenazas del Servicio Secreto de EE.UU. y el Departamento de Educación de EE.UU.

Cómo se compara la cultura de armas de Estados Unidos con el resto del mundo Ten un equipo de evaluación de amenazas para ayudar a apoyar a los estudiantes y frustrar la violencia

Idealmente, cada escuela o distrito escolar debería tener un equipo de evaluación de amenazas de comportamiento con protocolos sobre el manejo de amenazas potenciales, dijo Reeves.

El equipo central «debe incluir un administrador, al menos un profesional de salud mental escolar (psicólogo escolar, consejero escolar, trabajador social escolar) y un agente de recursos escolares (SRO, por sus siglas en inglés)/aplicación de la ley», escribieron Reeves y sus colegas.

El hecho de que un estudiante sea llamado para reunirse con uno o más miembros del equipo no significa que el estudiante esté en problemas.

«No está diseñado para ser punitivo», dijo Reeves. «Es un proceso de intervención para conseguirles ayuda. Y previene actos de violencia».

Reeves dijo que ella y otros psicólogos escolares han trabajado con estudiantes que habían comenzado a planificar o incluso habían comenzado a reunir materiales para causar daño.

Pero cuando hay intervención y apoyo, muchos estudiantes «ya no tienen el deseo de querer dañar a otros», dijo.

«A menudo, cuando estamos haciendo la evaluación de amenazas es donde descubrimos que hay abuso en el hogar. O que un padre acaba de ser arrestado por violencia doméstica y está en la cárcel. O la única abuela que era su cuidadora que amaban acaba de morir. Ahora sienten que no tienen a nadie», dijo Reeves.

«A través de este proceso, a menudo identificamos factores estresantes que nadie conocía. Y luego, cuando podemos intervenir, evitamos que se intensifiquen».

Saber cuándo involucrar a las fuerzas del orden público es otro papel importante del equipo de evaluación de amenazas.

«Si una persona lanza una amenaza, pero se descubre que no es verdadera, de bajo nivel o transitoria, es probable que no sea necesario que la policía esté involucrada directamente. El personal de la escuela puede trabajar con el estudiante y los padres implementando una solución de problemas y/o proceso de resolución de conflictos», escribieron Reeves y sus colegas.

«Sin embargo, si la amenaza es legítima y es necesario tomar medidas de mitigación, un agente de policía o un SRO puede participar en un papel consultivo o directo. […] Los informes que involucren armas, amenazas de violencia y violencia física deben ser inmediatamente informados a la policía local».

Video exclusivo muestra el arresto de los padres de Crumbley 1:42Las escuelas pueden inspeccionar un casillero o mochila de un estudiante por «sospecha razonable»

El reciente tiroteo escolar en Michigan ha generado preguntas sobre si las escuelas pueden registrar la mochila o el casillero de un estudiante.

Horas antes del ataque mortal, un maestro informó haber visto un dibujo del sospechoso que incluía «una pistola semiautomática apuntando a las palabras ‘los pensamientos no me ayudan», dijo el fiscal principal. Dijo que también incluía un dibujo de una bala con las palabras «sangre por todas partes» escritas encima, junto con las palabras «mi vida es inútil» y «el mundo está muerto».

El estudiante fue «inmediatamente sacado del aula» y llevado a la oficina de los consejeros, donde le dijo a un consejero que «el dibujo era parte de un videojuego que estaba diseñando», dijo el superintendente del distrito escolar.

Durante esa reunión, el sospechoso, de 15 años, tenía un arma en su mochila, dijo el fiscal.

El distrito escolar no ha dicho públicamente si se registró la mochila del sospechoso.

Las escuelas pueden registrar un casillero o una mochila si tienen «sospechas razonables de que hay potencialmente algún tipo de arma o algo que podría usarse como arma», dijo Reeves.

«Es un listón muy bajo para una escuela registrar una mochila o un casillero», dijo Elie Honig, analista legal sénior de CNN. «Lo sabemos por la Corte Suprema, es una sospecha razonable, que es muy baja».

Pero el hecho de que una escuela pueda registrar un casillero o una mochila no significa que esté obligada a hacerlo, dijo el exfiscal federal.

Madre del atacante de Michigan lo llevó a practicar tiro, dice fiscal 3:42Pregunta a varias personas sobre el acceso a las armas

Cuando hay indicios de que un estudiante podría causar daño, O’Toole dijo que es fundamental hacer preguntas al estudiante y a sus padres sobre las armas, tales como:

Si hay armas de fuego en la casa Si esas armas están bien aseguradas Si el estudiante podría tener acceso a un arma de otra manera

Si hay un alto nivel de preocupación o el estudiante dice que no tiene acceso a un arma, «no puede detenerse allí», dijo O’Toole.

«La información autoinformada es parte de la información menos confiable que puede tener. Por lo tanto, necesita encontrar otras fuentes para corroborar lo que esta persona le está diciendo», dijo la ex agente especial del FBI.

«Por lo tanto, seguramente querrá buscar cualquier otra cosa que pueda sugerir que esta persona está experimentando algún tipo de ideación violenta», dijo. Eso significa hablar con los padres, maestros e incluso con la policía para ver si ha habido informes de incidentes en el hogar.

No te apresures a suspender o expulsar a un estudiante por presunción de violencia escolar: puede ser contraproducente

Los funcionarios escolares no deben apresurarse a suspender o expulsar a un estudiante que pueda causar daño, dijo Reeves.

«El instinto humano es echar al estudiante de la escuela, pero esto en realidad puede aumentar el riesgo», dijo.

Separar al estudiante de la escuela o la socialización «puede aumentar aún más las emociones», escribieron Reeves y sus colegas.

«Además, desconectar aún más al estudiante puede aumentar las quejas».

Por lo tanto, «este tipo de consecuencias deben implementarse solo después de una cuidadosa consideración del equipo y siempre deben ir acompañadas de intervenciones de apoyo», escribió el equipo de psicólogos escolares.

Por otro lado, mantener al estudiante de interés supervisado en la escuela «disminuye la oportunidad de que esté solo en casa, donde tiene más tiempo para realizar investigaciones y planificar cómo llevar a cabo el acto de violencia».

Enfócate en la ayuda proactiva

«Una de las formas más proactivas en que podemos identificar a las personas desde el principio es que necesitamos realizar más programas de prevención en las escuelas», dijo Reeves. Estos pueden incluir programas sobre prevención del acoso, prevención del suicidio, resolución de conflictos y manejo de la ira.

«Además, la conciencia y la participación de los padres es fundamental», dijo Reeves.

«Necesitamos que los padres sean más conscientes de lo que está sucediendo en la vida de sus hijos y de lo que pueden tener en su poder. Si bien necesitamos que los estudiantes y el personal de la escuela informen, también necesitamos más participación de los padres en el hogar y también necesitamos que se comuniquen cuando su hijo está luchando».

«Los estudiantes, honestamente, son nuestros ojos y oídos más grandes»

Para maximizar la seguridad escolar, cualquiera que vea una señal de advertencia debe informarlo, dijo O’Toole.

Si bien es posible que un solo incidente no genere una preocupación seria, «no se mira eso solo», dijo.

«Es la totalidad de todos esos comportamientos. Por lo tanto, una persona puede saber acerca de las fugas. Una persona puede saber, ‘Sí, escuché que tiene acceso a un arma'». Y otra persona podría informar una preocupación separada sobre el mismo estudiante, dijo O’Toole.

«Así que reúnes todo eso y dices: ‘Ajá, ahora estoy realmente preocupado’ o ‘No, no hay nada más aquí. No hay nada que ver aquí'».

Reeves dijo que los estudiantes a menudo están en la mejor posición para notar las banderas rojas, ya sea que esas pistas estén en las redes sociales, en el aula o fuera de la escuela.

«Los estudiantes, honestamente, son nuestros ojos y oídos más grandes que están ahí afuera».

CNN

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver