ANÁLISIS | El pequeño y sucio secreto que revelan los textos de Mark Meadows

(CNN) — Lo sabían. Todos lo sabían.

La publicación el lunes por la noche de los textos enviados al ex secretario general de la Casa Blanca de Trump, Mark Meadows, el 6 de enero, equivalen a una pistola humeante cuando se trata de saber si los que estaban dentro y alrededor del presidente eran conscientes de la insurrección creciente de ese día y del papel que el propio entonces presidente Donald Trump tenía que desempeñar.

Estaba Donald Trump Jr.: «Tiene que condenar esta m*erda cuanto antes».

Y Sean Hannity: «¿Puede hacer una declaración? Pedir a la gente que abandone el Capitolio?».

Y Laura Ingraham: «Mark, el presidente necesita decirle a la gente en el Capitolio que se vaya a casa. Esto nos perjudica a todos. Está destruyendo su legado».

Y Brian Kilmeade: «Por favor, llévenlo a la televisión. Destruyendo todo lo que ha logrado».

Mark Meadows ya no quiere comparecer contra Trump 1:22

No cabe duda de que, en ese momento, quienes tenían el oído de Trump, desde su hijo mayor hasta sus habilitadores en Fox News, no solo eran conscientes de lo que estaba ocurriendo en el Capitolio de Estados Unidos, sino que también estaban presionando a Meadows (y presumiblemente a Trump) para que hiciera algo al respecto.

Como recordarán, Trump, durante varias horas (incluso mientras el Capitolio estaba siendo saqueado) no hizo nada. Cuando finalmente lanzó un mensaje de video en respuesta a los disturbios, fue, um, algo menos que contundente

«Conozco su dolor. Sé que están dolidos», dijo Trump. «Tuvimos unas elecciones que nos robaron. Fue una elección aplastante y todo el mundo lo sabe, especialmente el otro bando». Y añadió: «Fueron unas elecciones fraudulentas, pero no podemos hacerle el juego a esa gente. Tenemos que tener paz. Así que váyanse a casa. Los queremos. Son muy especiales».

La falta de una respuesta rápida y convincente por parte de Trump se ve agravada por la clara urgencia de las advertencias que estaba recibiendo de la gente que le rodeaba. Los textos de Meadows también suponen un amargo reproche al intento de reescribir ese día, no solo por parte de Trump, sino también de sus habilitadores republicanos en el Congreso.

Recordemos que el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, pasó gran parte de este año restando importancia a lo que Trump sabía y cuándo lo sabía.

«De lo que hablé con el presidente Trump, fui la primera persona que se puso en contacto con él cuando los disturbios estaban ocurriendo», dijo McCarthy a Chris Wallace en abril sobre su llamada telefónica con Trump ese día. «Él no lo vio. Lo que terminó la llamada fue diciendo… diciéndome que pondría algo para asegurarse de parar esto. Y eso es lo que hizo, sacó un video después».

Trump no paró su agenda cuando dio positivo por covid-19 1:28

Eso no es lo que pasó. Esto es lo que pasó, a través de los informes de febrero de Jamie Gangel, Kevin Liptak, Michael Warren y Marshall Cohen de CNN:

«Hablando con el presidente desde el interior del Capitolio asediado, McCarthy presionó a Trump para que retirara a sus partidarios y se enzarzó en un acalorado desacuerdo sobre quiénes componían la multitud. El comentario de Trump sobre que a los posibles insurrectos les importaban más los resultados electorales que a McCarthy fue mencionado por primera vez por el representante Jaime Herrera Beutler, republicano del estado de Washington, en un ayuntamiento a principios de esta semana, y fue confirmado a CNN por Herrera Beutler y otros republicanos informados de la conversación».

La cuestión aquí es sencilla: los más cercanos a Donald Trump pasaron el 6 de enero tratando de dejarle claro que lo que estaba sucediendo en el Capitolio de Estados Unidos tenía que ser detenido, y que él era la única persona que podía hacer que eso sucediera. Se pasó horas negándose a hacer nada y, cuando por fin sacó un video pidiendo a sus seguidores que se dispersaran, estaba salpicado de conversaciones sobre unas elecciones «fraudulentas» y un resultado que nos habían «robado.»

Lo verdaderamente sorprendente es que eso ni siquiera es lo peor que revelan estos textos. Lo peor es lo siguiente: incluso sabiendo lo que le dijeron a Trump el 6 de enero sobre la gravedad de lo que estaba sucediendo, muchas de estas mismas personas pasaron el último año haciendo todo lo posible para minimizarlo todo, argumentando que todo el asunto fue exagerado por los medios de comunicación y sus facilitadores demócratas.

Eso, para mí, es lo verdaderamente terrible de todo esto. ¿Saber lo correcto (e incluso pedirle a Trump, en el momento, que haga lo correcto) y luego pasar los siguientes 11 meses fingiendo públicamente que no lo hiciste? Asqueroso.

Donald Trump
Mark Meadows

(CNN) — Lo sabían. Todos lo sabían.

La publicación el lunes por la noche de los textos enviados al ex secretario general de la Casa Blanca de Trump, Mark Meadows, el 6 de enero, equivalen a una pistola humeante cuando se trata de saber si los que estaban dentro y alrededor del presidente eran conscientes de la insurrección creciente de ese día y del papel que el propio entonces presidente Donald Trump tenía que desempeñar.

Estaba Donald Trump Jr.: «Tiene que condenar esta m*erda cuanto antes».

Y Sean Hannity: «¿Puede hacer una declaración? Pedir a la gente que abandone el Capitolio?».

Y Laura Ingraham: «Mark, el presidente necesita decirle a la gente en el Capitolio que se vaya a casa. Esto nos perjudica a todos. Está destruyendo su legado».

Y Brian Kilmeade: «Por favor, llévenlo a la televisión. Destruyendo todo lo que ha logrado».

Mark Meadows ya no quiere comparecer contra Trump 1:22

No cabe duda de que, en ese momento, quienes tenían el oído de Trump, desde su hijo mayor hasta sus habilitadores en Fox News, no solo eran conscientes de lo que estaba ocurriendo en el Capitolio de Estados Unidos, sino que también estaban presionando a Meadows (y presumiblemente a Trump) para que hiciera algo al respecto.

Como recordarán, Trump, durante varias horas (incluso mientras el Capitolio estaba siendo saqueado) no hizo nada. Cuando finalmente lanzó un mensaje de video en respuesta a los disturbios, fue, um, algo menos que contundente

Meadows habría prometido que trumpistas tendrían protección de la Guardia Nacional el 6 de enero

«Conozco su dolor. Sé que están dolidos», dijo Trump. «Tuvimos unas elecciones que nos robaron. Fue una elección aplastante y todo el mundo lo sabe, especialmente el otro bando». Y añadió: «Fueron unas elecciones fraudulentas, pero no podemos hacerle el juego a esa gente. Tenemos que tener paz. Así que váyanse a casa. Los queremos. Son muy especiales».

La falta de una respuesta rápida y convincente por parte de Trump se ve agravada por la clara urgencia de las advertencias que estaba recibiendo de la gente que le rodeaba. Los textos de Meadows también suponen un amargo reproche al intento de reescribir ese día, no solo por parte de Trump, sino también de sus habilitadores republicanos en el Congreso.

Recordemos que el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, pasó gran parte de este año restando importancia a lo que Trump sabía y cuándo lo sabía.

«De lo que hablé con el presidente Trump, fui la primera persona que se puso en contacto con él cuando los disturbios estaban ocurriendo», dijo McCarthy a Chris Wallace en abril sobre su llamada telefónica con Trump ese día. «Él no lo vio. Lo que terminó la llamada fue diciendo… diciéndome que pondría algo para asegurarse de parar esto. Y eso es lo que hizo, sacó un video después».

Trump no paró su agenda cuando dio positivo por covid-19 1:28

Eso no es lo que pasó. Esto es lo que pasó, a través de los informes de febrero de Jamie Gangel, Kevin Liptak, Michael Warren y Marshall Cohen de CNN:

«Hablando con el presidente desde el interior del Capitolio asediado, McCarthy presionó a Trump para que retirara a sus partidarios y se enzarzó en un acalorado desacuerdo sobre quiénes componían la multitud. El comentario de Trump sobre que a los posibles insurrectos les importaban más los resultados electorales que a McCarthy fue mencionado por primera vez por el representante Jaime Herrera Beutler, republicano del estado de Washington, en un ayuntamiento a principios de esta semana, y fue confirmado a CNN por Herrera Beutler y otros republicanos informados de la conversación».

La cuestión aquí es sencilla: los más cercanos a Donald Trump pasaron el 6 de enero tratando de dejarle claro que lo que estaba sucediendo en el Capitolio de Estados Unidos tenía que ser detenido, y que él era la única persona que podía hacer que eso sucediera. Se pasó horas negándose a hacer nada y, cuando por fin sacó un video pidiendo a sus seguidores que se dispersaran, estaba salpicado de conversaciones sobre unas elecciones «fraudulentas» y un resultado que nos habían «robado.»

Lo verdaderamente sorprendente es que eso ni siquiera es lo peor que revelan estos textos. Lo peor es lo siguiente: incluso sabiendo lo que le dijeron a Trump el 6 de enero sobre la gravedad de lo que estaba sucediendo, muchas de estas mismas personas pasaron el último año haciendo todo lo posible para minimizarlo todo, argumentando que todo el asunto fue exagerado por los medios de comunicación y sus facilitadores demócratas.

Eso, para mí, es lo verdaderamente terrible de todo esto. ¿Saber lo correcto (e incluso pedirle a Trump, en el momento, que haga lo correcto) y luego pasar los siguientes 11 meses fingiendo públicamente que no lo hiciste? Asqueroso.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver