ANÁLISIS | Nuevos mensajes de texto revelados a Meadows socavan el encubrimiento de la insurrección por parte del Partido Republicano

(CNN) — Donald Trump Jr. estaba frenético. Las personalidades de Fox News que ahora desestiman la violencia en el Capitolio de Estados Unidos rogaban a la Casa Blanca que hiciera algo. El 6 de enero, el entonces presidente Donald Trump no escuchaba a sus hijos ni a sus habilitadores mediáticos.

«Tiene que condenar esta m**** lo antes posible», le dijo ese día el hijo homónimo y principal animador de Trump al entonces secretario general de la Casa Blanca, Mark Meadows, a través de un mensaje de texto.

La representante Liz Cheney, vicepresidenta de la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga el 6 de enero, leyó el texto en voz alta este lunes por la noche mientras la comisión se reunía para avanzar en los cargos de desacato al Congreso contra Meadows. Fue uno de una serie de mensajes que el excongresista de Carolina del Norte recibió de Trump Jr. y muchos otros que ahora restan importancia a la gravedad de la insurrección. Pero ese día, pedían a gritos en privado una declaración en el Despacho Oval o cualquier cosa por parte de Trump para que los alborotadores se retiraran. Aun así, el entonces presidente no hizo nada mientras el saqueo del Capitolio continuaba.

Al revelar estos mensajes, el panel de la Cámara de Representantes perforó la niebla de amnesia que permitió a los expertos conservadores y a muchos republicanos olvidar lo grave que se sintió la insurrección del Capitolio en tiempo real, al tiempo que asestó un golpe a las afirmaciones de Mark Meadows de que no debería tener que testificar ante la comisión.

Puede que Trump haya sido la gran voz que perpetuó la mentira sobre las elecciones presidenciales de 2020, pero lo que queda claro en el procedimiento del lunes y en otros informes que gotean de la investigación es que mucha gente estaba involucrada en su círculo, lo que solo se hace más evidente e importante a medida que la investigación se alarga.

Liz Cheney plantea si Trump organizó ataque al Capitolio 1:13

Hacer público el caso contra Mark Meadows

Después de meses de investigación entre bastidores, los miembros de la comisión expusieron públicamente su extraordinario caso de que Mark Meadows era un cómplice de la insurrección e iniciaron el proceso para intentar hacerle hablar.

«No podemos estar satisfechos con respuestas incompletas o medias verdades», dijo Cheney tras leer de los mensajes de texto. «Y no podemos rendirnos a los esfuerzos del presidente Trump por ocultar lo que ocurrió». El legislador de Wyoming es uno de los dos únicos republicanos que forman parte del panel.

En la audiencia especial hecha para la televisión, convocada durante el horario de máxima audiencia, la comisión votó a favor de declarar a Meadows en desacato al Congreso. El pleno de la Cámara podría intervenir este martes, cuando los miembros voten si se presentan cargos por desacato contra alguien con quien muchos de ellos sirvieron en el Congreso.

El Departamento de Justicia podría iniciar un proceso penal contra Meadows, al igual que contra Steve Bannon, que estuvo involucrado en un centro de mando en el cercano Hotel Willard, donde los partidarios de Trump supuestamente tramaron el esfuerzo para anular las elecciones y se prepararon para el mitin del 6 de enero.

Mark Meadows, a diferencia de Bannon, estuvo en la Casa Blanca con Trump, recibiendo mensajes de personalidades de Fox como Laura Ingraham y Brian Kilmeade y de miembros del Congreso que no fueron nombrados por la comisión el lunes por la noche.

Podría dar a la comisión conocimiento de primera mano sobre por qué el entonces presidente ignoró a su familia y a Sean Hannity y dejó que la revuelta continuara durante horas.

Facilitadores de la insurrección en el Congreso

Uno de los legisladores no identificados se disculpó al día siguiente de la revuelta en el Capitolio por no haber impedido el recuento de los votos electorales en los estados clave que perdió Trump.

«Intentamos todo lo que pudimos en nuestra objeción a los seis estados», le dijeron a Meadows, según un mensaje leído por el representante Adam Schiff, demócrata de California en la comisión. «Siento que nada haya funcionado».

Mark Meadows ya no quiere comparecer contra Trump 1:22

Otro legislador envió un mensaje de texto a Meadows antes del 6 de enero insistiendo en que el entonces vicepresidente Mike Pence rechazara los votos electorales, repitiendo de nuevo a la Casa Blanca la propuesta que supuestamente se planteó en una discutida presentación en power point de 38 páginas que fue considerada como una receta para un golpe de Estado.

«El 6 de enero de 2021, el vicepresidente Mike Pence, como presidente del Senado, debería llamar a todas las votaciones electorales que considere inconstitucionales como si no hubiera votaciones electorales», dijo el legislador a Meadows, según la comisión.

Meadows había dado marcha atrás en las últimas semanas y dejó de cooperar con la comisión, pero no antes de entregar los mensajes de texto y las comunicaciones que los miembros de la comisión utilizaron contra él el lunes.

También publicó unas memorias en las que describe haber estado con Trump en la Casa Blanca durante los disturbios en el Capitolio.

Incluso si hay comunicaciones que estarían protegidas por el privilegio ejecutivo, como sostiene Meadows, Schiff dijo que estas cosas que ya ofreció a la comisión o sobre las que escribió para vender su libro no pueden serlo.

Después de la investigación

Lo que no está claro es hacia dónde van las cosas. La comisión tratará de crear un registro definitivo de la insurrección, incluyendo la reacción original de algunos republicanos que trataron de moverse y los presentadores de Fox News desenmascarados por sus mensajes de texto. Pero aunque la audiencia del lunes tenía como objetivo hacer un caso público, no es probable que el público que ve la Fox se entere de mucho.

Los demócratas podrían perder el control de la Cámara el próximo mes de noviembre, lo que significa que la comisión tiene un año para completar su trabajo. Mark Meadows bien podría dejar pasar el tiempo. El juicio por desacato al Congreso de Bannon, por ejemplo, no se celebrará hasta julio.

El presidente Joe Biden también mostró interés en tratar de superar los males de la administración anterior y construir un legado de nuevos programas de gobierno en lugar de ser simplemente el hombre que protege al país de Trump, que parece estar preparándose para un regreso en 2024.

Ese es un dilema de mensajería con el que el resto del partido de Biden está lidiando de cara a 2022. Los demócratas parecen incapaces de averiguar cómo motivar a los votantes en torno a las amenazas a la democracia en unas elecciones en las que no aparece el nombre de Trump en la papeleta.

«Tenemos que ser Paul Revere cada vez que podamos para hacer saber a la gente lo que está en riesgo y por qué está en riesgo. Lo vivimos. Cada vez que desayunamos pensamos en estas cosas. No creo que se pueda estar demasiado preocupado por esto», dijo el gobernador del estado de Washington, Jay Inslee, a Edward-Isaac Dovere de CNN en una reunión de la Asociación de Gobernadores Demócratas durante el fin de semana.

Pero Inslee también pareció reconocer que los votantes podrían no entender lo cerca que estuvo Estados Unidos del fin de su democracia si no fuera porque Pence rechazó el esfuerzo. «La psique estadounidense no ha reconocido que estuvimos a un vicepresidente de un golpe de estado», dijo.

Donald Trump
Mark Meadows

(CNN) — Donald Trump Jr. estaba frenético. Las personalidades de Fox News que ahora desestiman la violencia en el Capitolio de Estados Unidos rogaban a la Casa Blanca que hiciera algo. El 6 de enero, el entonces presidente Donald Trump no escuchaba a sus hijos ni a sus habilitadores mediáticos.

«Tiene que condenar esta m**** lo antes posible», le dijo ese día el hijo homónimo y principal animador de Trump al entonces secretario general de la Casa Blanca, Mark Meadows, a través de un mensaje de texto.

La representante Liz Cheney, vicepresidenta de la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga el 6 de enero, leyó el texto en voz alta este lunes por la noche mientras la comisión se reunía para avanzar en los cargos de desacato al Congreso contra Meadows. Fue uno de una serie de mensajes que el excongresista de Carolina del Norte recibió de Trump Jr. y muchos otros que ahora restan importancia a la gravedad de la insurrección. Pero ese día, pedían a gritos en privado una declaración en el Despacho Oval o cualquier cosa por parte de Trump para que los alborotadores se retiraran. Aun así, el entonces presidente no hizo nada mientras el saqueo del Capitolio continuaba.

Al revelar estos mensajes, el panel de la Cámara de Representantes perforó la niebla de amnesia que permitió a los expertos conservadores y a muchos republicanos olvidar lo grave que se sintió la insurrección del Capitolio en tiempo real, al tiempo que asestó un golpe a las afirmaciones de Mark Meadows de que no debería tener que testificar ante la comisión.

Puede que Trump haya sido la gran voz que perpetuó la mentira sobre las elecciones presidenciales de 2020, pero lo que queda claro en el procedimiento del lunes y en otros informes que gotean de la investigación es que mucha gente estaba involucrada en su círculo, lo que solo se hace más evidente e importante a medida que la investigación se alarga.

Hacer público el caso contra Mark Meadows

Después de meses de investigación entre bastidores, los miembros de la comisión expusieron públicamente su extraordinario caso de que Mark Meadows era un cómplice de la insurrección e iniciaron el proceso para intentar hacerle hablar.

«No podemos estar satisfechos con respuestas incompletas o medias verdades», dijo Cheney tras leer de los mensajes de texto. «Y no podemos rendirnos a los esfuerzos del presidente Trump por ocultar lo que ocurrió». El legislador de Wyoming es uno de los dos únicos republicanos que forman parte del panel.

Meadows habría prometido que «tendrían protección de la Guardia Nacional el 6 de enero»

En la audiencia especial hecha para la televisión, convocada durante el horario de máxima audiencia, la comisión votó a favor de declarar a Meadows en desacato al Congreso. El pleno de la Cámara podría intervenir este martes, cuando los miembros voten si se presentan cargos por desacato contra alguien con quien muchos de ellos sirvieron en el Congreso.

El Departamento de Justicia podría iniciar un proceso penal contra Meadows, al igual que contra Steve Bannon, que estuvo involucrado en un centro de mando en el cercano Hotel Willard, donde los partidarios de Trump supuestamente tramaron el esfuerzo para anular las elecciones y se prepararon para el mitin del 6 de enero.

Mark Meadows, a diferencia de Bannon, estuvo en la Casa Blanca con Trump, recibiendo mensajes de personalidades de Fox como Laura Ingraham y Brian Kilmeade y de miembros del Congreso que no fueron nombrados por la comisión el lunes por la noche.

Podría dar a la comisión conocimiento de primera mano sobre por qué el entonces presidente ignoró a su familia y a Sean Hannity y dejó que la revuelta continuara durante horas.

Facilitadores de la insurrección en el Congreso

Uno de los legisladores no identificados se disculpó al día siguiente de la revuelta en el Capitolio por no haber impedido el recuento de los votos electorales en los estados clave que perdió Trump.

«Intentamos todo lo que pudimos en nuestra objeción a los seis estados», le dijeron a Meadows, según un mensaje leído por el representante Adam Schiff, demócrata de California en la comisión. «Siento que nada haya funcionado».

Mark Meadows ya no quiere comparecer contra Trump 1:22

Otro legislador envió un mensaje de texto a Meadows antes del 6 de enero insistiendo en que el entonces vicepresidente Mike Pence rechazara los votos electorales, repitiendo de nuevo a la Casa Blanca la propuesta que supuestamente se planteó en una discutida presentación en power point de 38 páginas que fue considerada como una receta para un golpe de Estado.

«El 6 de enero de 2021, el vicepresidente Mike Pence, como presidente del Senado, debería llamar a todas las votaciones electorales que considere inconstitucionales como si no hubiera votaciones electorales», dijo el legislador a Meadows, según la comisión.

Meadows había dado marcha atrás en las últimas semanas y dejó de cooperar con la comisión, pero no antes de entregar los mensajes de texto y las comunicaciones que los miembros de la comisión utilizaron contra él el lunes.

También publicó unas memorias en las que describe haber estado con Trump en la Casa Blanca durante los disturbios en el Capitolio.

Comisión que investiga asalto al Capitolio vota a favor de recomendar cargos contra Mark Meadows por desacato

Incluso si hay comunicaciones que estarían protegidas por el privilegio ejecutivo, como sostiene Meadows, Schiff dijo que estas cosas que ya ofreció a la comisión o sobre las que escribió para vender su libro no pueden serlo.

Después de la investigación

Lo que no está claro es hacia dónde van las cosas. La comisión tratará de crear un registro definitivo de la insurrección, incluyendo la reacción original de algunos republicanos que trataron de moverse y los presentadores de Fox News desenmascarados por sus mensajes de texto. Pero aunque la audiencia del lunes tenía como objetivo hacer un caso público, no es probable que el público que ve la Fox se entere de mucho.

Los demócratas podrían perder el control de la Cámara el próximo mes de noviembre, lo que significa que la comisión tiene un año para completar su trabajo. Mark Meadows bien podría dejar pasar el tiempo. El juicio por desacato al Congreso de Bannon, por ejemplo, no se celebrará hasta julio.

El presidente Joe Biden también mostró interés en tratar de superar los males de la administración anterior y construir un legado de nuevos programas de gobierno en lugar de ser simplemente el hombre que protege al país de Trump, que parece estar preparándose para un regreso en 2024.

Ese es un dilema de mensajería con el que el resto del partido de Biden está lidiando de cara a 2022. Los demócratas parecen incapaces de averiguar cómo motivar a los votantes en torno a las amenazas a la democracia en unas elecciones en las que no aparece el nombre de Trump en la papeleta.

«Tenemos que ser Paul Revere cada vez que podamos para hacer saber a la gente lo que está en riesgo y por qué está en riesgo. Lo vivimos. Cada vez que desayunamos pensamos en estas cosas. No creo que se pueda estar demasiado preocupado por esto», dijo el gobernador del estado de Washington, Jay Inslee, a Edward-Isaac Dovere de CNN en una reunión de la Asociación de Gobernadores Demócratas durante el fin de semana.

Pero Inslee también pareció reconocer que los votantes podrían no entender lo cerca que estuvo Estados Unidos del fin de su democracia si no fuera porque Pence rechazó el esfuerzo. «La psique estadounidense no ha reconocido que estuvimos a un vicepresidente de un golpe de estado», dijo.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver