ANÁLISIS | La decisión de declarar en desacato a Meadows muestra el creciente poder de la comisión selecta que investiga la insurrección del 6 de enero

(CNN) — La Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos efectuó una nueva y dramática defensa de la democracia al declarar a Mark Meadows en desacato criminal por su negativa a testificar sobre el intento de golpe de Estado de Donald Trump el 6 de enero.

La medida contra el ex secretario general de la Casa Blanca este martes fue el último esfuerzo por penetrar en el círculo íntimo de un expresidente que vio cómo el Capitolio estadounidense era atacado por una turba incitada por su complot para anular unas elecciones justas. Pero también mostró cómo la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga el asalto está asumiendo ahora un papel mucho más importante que el de simplemente documentar un día que vivirá en la infamia. Se ha convertido en un protagonista vital en la batalla por salvar la democracia estadounidense en la antesala de unas elecciones presidenciales en las que Trump puede intentar recuperar el poder, por medios nefastos si es necesario.

La remisión por desacato del caso al Departamento de Justicia, tras una citación similar anterior contra el exgurú político de Trump, Steve Bannon, refleja el creciente impulso de la comisión, que ha llamado a más de 300 testigos para que ofrezcan su testimonio y sus pruebas. La investigación tiene claramente muchos niveles. Una avalancha de textos a Meadows publicados por el panel, que documentan a legisladores en pánico, presentadores de Fox News y otros miembros de los medios de comunicación, e incluso al propio hijo de Trump implorando que se cancele la insurrección, insinúan que hay muchas pruebas recogidas, pero que aún no se han hecho públicas. Este tesoro no solo muestra aparentemente la negligencia del propio Trump en la defensa de los legisladores y la Constitución, sino que demuestra que quienes rodean al ex presidente sabían el daño que estaba haciendo en tiempo real, aunque luego trataron de ocultar la verdad.

Mark Meadows ya no quiere comparecer contra Trump 1:22

Al exponer tal duplicidad, la comisión también está construyendo una imagen de la cobardía, la deshonestidad y la propaganda interesada hecha por parte de personalidades de los medios de comunicación y legisladores republicanos que compraron el culto a la personalidad de Trump, y que apuntalaron al presidente dos veces impugnado durante múltiples asaltos a la Constitución mientras estaba en el cargo. El mismo complejo industrial «Make America Great Again» está ahora impulsando los preparativos de Trump para una nueva carrera presidencial, que podría amenazar aún más seriamente las tradiciones políticas estadounidenses en 2024.

La comisión va contrarreloj, ya que los republicanos la cerrarán si recuperan la Cámara de Representantes en 2022. Y sigue sin estar claro si los votantes se dejarán influenciar al conocer toda la terrible verdad sobre lo ocurrido el 6 de enero cuando voten en las elecciones de mitad de mandato del año que viene y dentro de tres años para elegir al presidente.

Muchos otros temas, como la inflación creciente y una pandemia sin fin a la vista, preocupan con razón a los estadounidenses. Las recientes elecciones a gobernador en Virginia, en las que los republicanos se impusieron concentrándose en temas de educación y la economía, sugieren que el miedo a Trump está disminuyendo como factor de motivación en las urnas. Y la democracia no suele ser un bien tangible: la historia de la creciente autocracia en el extranjero sugiere que a menudo no se nota hasta que desaparece. Las sugerencias, mientras tanto, de que la comisión podría incluso remitir a Trump para que se le presenten cargos penales, basados en parte en los comentarios de la vicepresidenta republicana Liz Cheney esta semana, siguen pareciendo el extremo de las posibles opciones del panel.

Pero a medida que construye una imagen de lo que ocurrió hace 11 meses, la comisión de siete demócratas y dos republicanos que rompieron con la secta del expresidente, también está dejando al descubierto el carácter del mundo de Trump. En ese sentido, su indagación sobre un acontecimiento histórico se está convirtiendo quizá en el arma más importante de cara al futuro en una lucha cada vez más intensa por preservar la democracia de la amenaza que aún supone el expresidente.

Presentadores de Fox contactaron a Meadows el 6 de enero 5:41

«Cómo abordamos el 6 de enero es la prueba moral de nuestra generación», dijo Cheney, uno de los pocos republicanos de la Cámara de Representantes que dijo la verdad sobre los crímenes de Trump contra la Constitución, antes de la votación para remitir a Meadows al Departamento de Justicia para una posible acción penal.

«Está destruyendo su legado»

Con la excepción de Cheney y del también miembro de la comisión y que pertenece al Partido Republicano, Adam Kinzinger, de Illinois, la Cámara votó, en líneas mayoritariamente partidistas, a favor de declarar a Meadows en desacato por echarse atrás a la hora de ofrecer su testimonio ante la comisión después de haber aportado miles de páginas de pruebas, incluyendo correos electrónicos e intercambios de texto.

Algunos de esos mensajes muestran que fue inundado con llamadas de algunos de los aliados más cercanos de Trump para que el entonces presidente interviniera durante la insurrección. Pero Trump se negó a hacerlo durante 187 minutos.

En uno de los intercambios, el hijo del ex presidente, Donald Trump Jr, dijo a Meadows mientras la violencia se desataba que su padre debía «condenar esta mierda lo antes posible», según dijo Cheney el lunes.

En otro mensaje que leyó Cheney, la presentadora de Fox News Laura Ingraham, que más tarde engañó a los espectadores sobre la verdadera naturaleza de la insurrección, escribió: «Mark, el presidente tiene que decirle a la gente del Capitolio que se vaya a casa. Esto nos está perjudicando a todos. Está destruyendo su legado».

A primera vista, Meadows está en una posición mucho más fuerte que Bannon, que no estaba sirviendo como funcionario de la Casa Blanca en el momento de la insurrección, para evitar testificar ante la comisión haciendo valer el privilegio ejecutivo, la tradición de que los presidentes tienen una expectativa de privacidad en las consultas con ayudantes clave. Y no hay funcionario más cercano a un presidente que el secretario general de la Casa Blanca.

Pero la comisión argumentó que, aunque quería un amplio testimonio de Meadows, algunas de sus peticiones no estaban claramente cubiertas por el privilegio ejecutivo, especialmente porque Meadows ya entregó muchos de los documentos sobre los que quieren preguntarle. Y el panel dice que la cuestión del privilegio ejecutivo no se plantea de manera uniforme, ya que quiere hablar con Meadows sobre episodios que no siempre implican a Trump, como cualquier interacción que haya tenido, por ejemplo, con funcionarios republicanos en Georgia que fueron presionados por Trump para echar por tierra la victoria electoral de Biden en el estado clave de las elecciones.

En una nueva revelación este martes, la representante de California Zoe Lofgren reveló un texto enviado por un funcionario electoral no identificado de Georgia a Meadows mientras Trump se apoyaba en el secretario de Estado de Georgia Brad Raffensperger. «Hay que terminar esta llamada», decía el funcionario, según Lofgren.

Los republicanos replicaron, sin embargo, que la prerrogativa de Trump para hacer valer el privilegio ejecutivo como expresidente aún no ha sido totalmente probada en el Tribunal Supremo y que la comisión estaba, por lo tanto, sobrepasando sus límites con su voto de desacato al Congreso.

Pero ese argumento de los aliados de Trump se ve socavado por el hecho de que Meadows aparentemente se niega a discutir los eventos que ya describió en su nuevo libro. Uno de los miembros de la comisión, el representante Adam Schiff, argumentó que si el Congreso no podía hacer cumplir su citación contra Meadows, su capacidad futura para controlar un poder ejecutivo que se extralimita quedaría neutralizada.

«Nadie está por encima de la ley», dijo el demócrata de California.

Algunos aliados de Trump en la Cámara de Representantes, incluidos algunos sospechosos de haber estado en contacto con él el 6 de enero, dieron la vuelta a la tortilla para argumentar que los abusos de poder los cometían en realidad quienes investigaban la insurrección, una estrategia de dar la vuelta al guión perfeccionada por el expresidente.

Trump pierde apelación para evitar divulgar sus registros en la Casa Blanca 1:14

El representante Jim Jordan, de Ohio, por ejemplo, describió el trabajo del ex secretario general de la Casa Blanca como «el más cercano de los cercanos» en relación con el presidente y dijo que era de «interés público» que los tratos de Meadows con Trump se mantuvieran en secreto. Sin embargo, el entonces secretario general de la Casa Blanca no consultó a Trump sobre una crisis vital de seguridad nacional o un desastre nacional. Estaba a su lado cuando se estaba perpetrando uno de los peores asaltos a las libertades políticas de Estados Unidos en generaciones, lo que podría considerarse una amenaza mucho mayor para el interés público que la violación de la costumbre de la confidencialidad presidencial.

Llamó a su propio libro «desinformación»

Otro miembro de la comisión, el congresista Jamie Raskin, de Maryland, acusó a Meadows de cambiar de opinión sobre la cooperación con la comisión solo después de incurrir en la furia de Trump por sus memorias, que se publicaron a principios de este mes.

«Llamó a su propio libro desinformación (fake news), lo que es una crítica bastante devastadora para rendir en su propio libro», dijo Raskin en un debate en la Cámara el martes.

Meadows, un excongresista de Carolina del Norte que, a pesar de su acérrimo conservadurismo, a veces trabajaba al otro lado del pasillo, es el último acólito de Trump que descubrió las consecuencias inherentes a unirse a la órbita del ex presidente.

Varios miembros del círculo de Trump se han visto obligados a decidir entre apaciguar e instigar el comportamiento aberrante y el vandalismo constitucional de su jefe y su propia reputación. Algunos, como Meadows, se han enfrentado a la amenaza de acciones penales como resultado. Otros, como el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, han ensuciado sus propios legados políticos al abrazar la cruzada antidemocrática de Trump. Varios exfuncionarios de campaña condenados durante la investigación de Mueller pasaron tiempo en la cárcel por su asociación con un jefe que siempre pone a prueba el estado de derecho.

¿Por qué Trump demandó a comisión que investiga insurrección? 1:31

La hipocresía de las personalidades de Fox News, que suplicaron a Meadows que pusiera fin a la insurrección en privado, pero no estaban dispuestas a argumentar una línea similar ante sus espectadores, revela que se resistían a dilapidar su poder de audiencia y su protagonismo con la base leal del expresidente. Los principales funcionarios, como el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, que una vez dijo que Trump era responsable de la revuelta del Capitolio, pero luego se retractó, saben que sus posibilidades de poder futuro dependen de su patrocinio. La aspiración de McCarthy a ser presidente de la Cámara de Representantes si los republicanos ganan la Cámara en 2022 ya está en entredicho, ya que los aliados de Trump advierten que su obediencia al expresidente no es lo suficientemente ferviente, a pesar de sus amplios esfuerzos por garantizar la impunidad de la intentona golpista.

Con esto en mente, la comisión está descubriendo no solo las transgresiones de Trump en una purga histórica contra los valores políticos estadounidenses fundamentales, sino la evidencia de su poder duradero en el Partido Republicano y entre sus complacientes y propagandistas medios de comunicación conservadores. Esto subraya el hecho de que, lejos de terminar el 6 de enero, la amenaza a la democracia que representa Trump aumenta día a día.

Los votantes pueden decidir que todo esto es insuficiente para descalificar al ex presidente de otro intento de llegar a la Casa Blanca. Pero no podrán decir que no fueron advertidos.

Asalto al Capitolio
Donald Trump

(CNN) — La Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos efectuó una nueva y dramática defensa de la democracia al declarar a Mark Meadows en desacato criminal por su negativa a testificar sobre el intento de golpe de Estado de Donald Trump el 6 de enero.

La medida contra el ex secretario general de la Casa Blanca este martes fue el último esfuerzo por penetrar en el círculo íntimo de un expresidente que vio cómo el Capitolio estadounidense era atacado por una turba incitada por su complot para anular unas elecciones justas. Pero también mostró cómo la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga el asalto está asumiendo ahora un papel mucho más importante que el de simplemente documentar un día que vivirá en la infamia. Se ha convertido en un protagonista vital en la batalla por salvar la democracia estadounidense en la antesala de unas elecciones presidenciales en las que Trump puede intentar recuperar el poder, por medios nefastos si es necesario.

ANÁLISIS | El pequeño y sucio secreto que revelan los textos de Mark Meadows

La remisión por desacato del caso al Departamento de Justicia, tras una citación similar anterior contra el exgurú político de Trump, Steve Bannon, refleja el creciente impulso de la comisión, que ha llamado a más de 300 testigos para que ofrezcan su testimonio y sus pruebas. La investigación tiene claramente muchos niveles. Una avalancha de textos a Meadows publicados por el panel, que documentan a legisladores en pánico, presentadores de Fox News y otros miembros de los medios de comunicación, e incluso al propio hijo de Trump implorando que se cancele la insurrección, insinúan que hay muchas pruebas recogidas, pero que aún no se han hecho públicas. Este tesoro no solo muestra aparentemente la negligencia del propio Trump en la defensa de los legisladores y la Constitución, sino que demuestra que quienes rodean al ex presidente sabían el daño que estaba haciendo en tiempo real, aunque luego trataron de ocultar la verdad.

Mark Meadows ya no quiere comparecer contra Trump 1:22

Al exponer tal duplicidad, la comisión también está construyendo una imagen de la cobardía, la deshonestidad y la propaganda interesada hecha por parte de personalidades de los medios de comunicación y legisladores republicanos que compraron el culto a la personalidad de Trump, y que apuntalaron al presidente dos veces impugnado durante múltiples asaltos a la Constitución mientras estaba en el cargo. El mismo complejo industrial «Make America Great Again» está ahora impulsando los preparativos de Trump para una nueva carrera presidencial, que podría amenazar aún más seriamente las tradiciones políticas estadounidenses en 2024.

La comisión va contrarreloj, ya que los republicanos la cerrarán si recuperan la Cámara de Representantes en 2022. Y sigue sin estar claro si los votantes se dejarán influenciar al conocer toda la terrible verdad sobre lo ocurrido el 6 de enero cuando voten en las elecciones de mitad de mandato del año que viene y dentro de tres años para elegir al presidente.

Muchos otros temas, como la inflación creciente y una pandemia sin fin a la vista, preocupan con razón a los estadounidenses. Las recientes elecciones a gobernador en Virginia, en las que los republicanos se impusieron concentrándose en temas de educación y la economía, sugieren que el miedo a Trump está disminuyendo como factor de motivación en las urnas. Y la democracia no suele ser un bien tangible: la historia de la creciente autocracia en el extranjero sugiere que a menudo no se nota hasta que desaparece. Las sugerencias, mientras tanto, de que la comisión podría incluso remitir a Trump para que se le presenten cargos penales, basados en parte en los comentarios de la vicepresidenta republicana Liz Cheney esta semana, siguen pareciendo el extremo de las posibles opciones del panel.

Pero a medida que construye una imagen de lo que ocurrió hace 11 meses, la comisión de siete demócratas y dos republicanos que rompieron con la secta del expresidente, también está dejando al descubierto el carácter del mundo de Trump. En ese sentido, su indagación sobre un acontecimiento histórico se está convirtiendo quizá en el arma más importante de cara al futuro en una lucha cada vez más intensa por preservar la democracia de la amenaza que aún supone el expresidente.

Presentadores de Fox contactaron a Meadows el 6 de enero 5:41

«Cómo abordamos el 6 de enero es la prueba moral de nuestra generación», dijo Cheney, uno de los pocos republicanos de la Cámara de Representantes que dijo la verdad sobre los crímenes de Trump contra la Constitución, antes de la votación para remitir a Meadows al Departamento de Justicia para una posible acción penal.

«Está destruyendo su legado»

Con la excepción de Cheney y del también miembro de la comisión y que pertenece al Partido Republicano, Adam Kinzinger, de Illinois, la Cámara votó, en líneas mayoritariamente partidistas, a favor de declarar a Meadows en desacato por echarse atrás a la hora de ofrecer su testimonio ante la comisión después de haber aportado miles de páginas de pruebas, incluyendo correos electrónicos e intercambios de texto.

Algunos de esos mensajes muestran que fue inundado con llamadas de algunos de los aliados más cercanos de Trump para que el entonces presidente interviniera durante la insurrección. Pero Trump se negó a hacerlo durante 187 minutos.

En uno de los intercambios, el hijo del ex presidente, Donald Trump Jr, dijo a Meadows mientras la violencia se desataba que su padre debía «condenar esta mierda lo antes posible», según dijo Cheney el lunes.

En otro mensaje que leyó Cheney, la presentadora de Fox News Laura Ingraham, que más tarde engañó a los espectadores sobre la verdadera naturaleza de la insurrección, escribió: «Mark, el presidente tiene que decirle a la gente del Capitolio que se vaya a casa. Esto nos está perjudicando a todos. Está destruyendo su legado».

A primera vista, Meadows está en una posición mucho más fuerte que Bannon, que no estaba sirviendo como funcionario de la Casa Blanca en el momento de la insurrección, para evitar testificar ante la comisión haciendo valer el privilegio ejecutivo, la tradición de que los presidentes tienen una expectativa de privacidad en las consultas con ayudantes clave. Y no hay funcionario más cercano a un presidente que el secretario general de la Casa Blanca.

Pero la comisión argumentó que, aunque quería un amplio testimonio de Meadows, algunas de sus peticiones no estaban claramente cubiertas por el privilegio ejecutivo, especialmente porque Meadows ya entregó muchos de los documentos sobre los que quieren preguntarle. Y el panel dice que la cuestión del privilegio ejecutivo no se plantea de manera uniforme, ya que quiere hablar con Meadows sobre episodios que no siempre implican a Trump, como cualquier interacción que haya tenido, por ejemplo, con funcionarios republicanos en Georgia que fueron presionados por Trump para echar por tierra la victoria electoral de Biden en el estado clave de las elecciones.

En una nueva revelación este martes, la representante de California Zoe Lofgren reveló un texto enviado por un funcionario electoral no identificado de Georgia a Meadows mientras Trump se apoyaba en el secretario de Estado de Georgia Brad Raffensperger. «Hay que terminar esta llamada», decía el funcionario, según Lofgren.

Los republicanos replicaron, sin embargo, que la prerrogativa de Trump para hacer valer el privilegio ejecutivo como expresidente aún no ha sido totalmente probada en el Tribunal Supremo y que la comisión estaba, por lo tanto, sobrepasando sus límites con su voto de desacato al Congreso.

Pero ese argumento de los aliados de Trump se ve socavado por el hecho de que Meadows aparentemente se niega a discutir los eventos que ya describió en su nuevo libro. Uno de los miembros de la comisión, el representante Adam Schiff, argumentó que si el Congreso no podía hacer cumplir su citación contra Meadows, su capacidad futura para controlar un poder ejecutivo que se extralimita quedaría neutralizada.

«Nadie está por encima de la ley», dijo el demócrata de California.

Algunos aliados de Trump en la Cámara de Representantes, incluidos algunos sospechosos de haber estado en contacto con él el 6 de enero, dieron la vuelta a la tortilla para argumentar que los abusos de poder los cometían en realidad quienes investigaban la insurrección, una estrategia de dar la vuelta al guión perfeccionada por el expresidente.

Trump pierde apelación para evitar divulgar sus registros en la Casa Blanca 1:14

El representante Jim Jordan, de Ohio, por ejemplo, describió el trabajo del ex secretario general de la Casa Blanca como «el más cercano de los cercanos» en relación con el presidente y dijo que era de «interés público» que los tratos de Meadows con Trump se mantuvieran en secreto. Sin embargo, el entonces secretario general de la Casa Blanca no consultó a Trump sobre una crisis vital de seguridad nacional o un desastre nacional. Estaba a su lado cuando se estaba perpetrando uno de los peores asaltos a las libertades políticas de Estados Unidos en generaciones, lo que podría considerarse una amenaza mucho mayor para el interés público que la violación de la costumbre de la confidencialidad presidencial.

Llamó a su propio libro «desinformación»

Otro miembro de la comisión, el congresista Jamie Raskin, de Maryland, acusó a Meadows de cambiar de opinión sobre la cooperación con la comisión solo después de incurrir en la furia de Trump por sus memorias, que se publicaron a principios de este mes.

«Llamó a su propio libro desinformación (fake news), lo que es una crítica bastante devastadora para rendir en su propio libro», dijo Raskin en un debate en la Cámara el martes.

Meadows, un excongresista de Carolina del Norte que, a pesar de su acérrimo conservadurismo, a veces trabajaba al otro lado del pasillo, es el último acólito de Trump que descubrió las consecuencias inherentes a unirse a la órbita del ex presidente.

Varios miembros del círculo de Trump se han visto obligados a decidir entre apaciguar e instigar el comportamiento aberrante y el vandalismo constitucional de su jefe y su propia reputación. Algunos, como Meadows, se han enfrentado a la amenaza de acciones penales como resultado. Otros, como el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, han ensuciado sus propios legados políticos al abrazar la cruzada antidemocrática de Trump. Varios exfuncionarios de campaña condenados durante la investigación de Mueller pasaron tiempo en la cárcel por su asociación con un jefe que siempre pone a prueba el estado de derecho.

¿Por qué Trump demandó a comisión que investiga insurrección? 1:31

La hipocresía de las personalidades de Fox News, que suplicaron a Meadows que pusiera fin a la insurrección en privado, pero no estaban dispuestas a argumentar una línea similar ante sus espectadores, revela que se resistían a dilapidar su poder de audiencia y su protagonismo con la base leal del expresidente. Los principales funcionarios, como el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, que una vez dijo que Trump era responsable de la revuelta del Capitolio, pero luego se retractó, saben que sus posibilidades de poder futuro dependen de su patrocinio. La aspiración de McCarthy a ser presidente de la Cámara de Representantes si los republicanos ganan la Cámara en 2022 ya está en entredicho, ya que los aliados de Trump advierten que su obediencia al expresidente no es lo suficientemente ferviente, a pesar de sus amplios esfuerzos por garantizar la impunidad de la intentona golpista.

Con esto en mente, la comisión está descubriendo no solo las transgresiones de Trump en una purga histórica contra los valores políticos estadounidenses fundamentales, sino la evidencia de su poder duradero en el Partido Republicano y entre sus complacientes y propagandistas medios de comunicación conservadores. Esto subraya el hecho de que, lejos de terminar el 6 de enero, la amenaza a la democracia que representa Trump aumenta día a día.

Los votantes pueden decidir que todo esto es insuficiente para descalificar al ex presidente de otro intento de llegar a la Casa Blanca. Pero no podrán decir que no fueron advertidos.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver