Tornado: así es como una tormenta eléctrica produce este fenómeno meteorológico

(CNN) — Los tornados son una de las fuerzas de la naturaleza más violentas de la Tierra. Se han producido en los 50 estados de Estados Unidos y se han visto durante todo el año. Aunque son más comunes en EE.UU., los tornados pueden ocurrir en todo el mundo.

Si bien se han hecho grandes avances en el estudio de los tornados, todavía hay mucho que no sabemos sobre ellos. En las últimas décadas se han estudiado enormemente para saber qué los causa y cómo se forman.

El meteorólogo de CNN Brandon Miller, que también es cazador de tormentas, lleva siguiendo y estudiando estos fenómenos desde 2005.

«Algo que se aprende al estudiar los tornados, especialmente sobre el terreno, es que no hay una fórmula perfecta para la formación de un tornado: cada tormenta es única», dice Miller.

Una vista aérea desde un dron muestra los daños en casas causados por un tornado el 26 de marzo de 2021, en Newnan, Georgia. Según los informes, un tornado de categoría EF-4 pasó por la región. (Foto: Scott Cunningham/Getty Images)

«A veces, puede parecer que una tormenta se encuentra en un entorno perfecto para que se forme un tornado, pero nunca lo hace. Por el contrario, los tornados se forman con frecuencia en entornos marginales en los que parece que faltan uno o más ‘ingredientes’ para la formación de la tormenta», dice Miller.

Aunque no existe una fórmula perfecta para saber qué tormentas producirán tornados, sí hay elementos comunes en la anatomía de los sistemas que dan lugar a los tornados.

Incluso hay señales que se pueden ver y que ayudan a entender el ciclo de vida de una tormenta en desarrollo que podría producir un tornado.

El desarrollo de una tormenta eléctrica

A medida que el aire caliente asciende, las nubes comienzan a crecer más y más. Esta es la fase de desarrollo de la tormenta. Puedes ver cómo crecen los cúmulos blancos y esponjosos con tus propios ojos. Esto ocurre antes de que veas la lluvia o escuches los truenos.

A medida que se desarrolla una tormenta, el aire se eleva, lo que ayuda a que la nube crezca cada vez más.

Conforme las nubes crecen, notarás que la parte inferior de la nube se oscurece. Muchas veces verás que la parte superior de la nube se aplana, creando una forma de yunque que sobresale de la parte superior de la nube.

Esto indica que hay aire muy frío en la parte superior de la nube y podría ser un precursor de la posibilidad de granizo.

Cuando una tormenta se convierte en una supercélula

A medida que la tormenta madura, podría convertirse en lo que se conoce como supercélula. Una supercélula es una tormenta eléctrica en rotación.

«Casi todas las supercélulas producen algún tipo de clima severo (granizo grande o vientos dañinos), pero solo el 30% o menos produce tornados», dice la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés).

El aire frío saliendo de la nube de tormenta, produce un frente de ráfagas o frente de tormentas.

Durante esta fase de madurez de la tormenta o supercélula, se esperan lluvias intensas, rayos, granizo y vientos muy fuertes.

A veces, se sentirá una fuerte ráfaga de viento unos momentos antes de que llegue la lluvia. Esto se denomina frente de ráfaga. La causa es el aire frío que desciende desde la nube de la tormenta. Cuando el aire frío toca el suelo, se extiende rápidamente, adelantándose a la tormenta. Esta es una señal segura de que una tormenta está cerca.

La formación de un tornado

Los tornados suelen formarse a partir de supercélulas. Estas supercélulas se desarrollan cuando hay varios ingredientes que las ayudan a prosperar: inestabilidad, elevación y cizalladura del viento.

Dentro de la supercélula, la cizalladura del viento se convierte en un componente crucial para el desarrollo de las tormentas. La cizalladura se produce cuando los vientos cambian de dirección con la altura. Esto crea un giro dentro de la nube de la tormenta eléctrica.

Otra fuerza que actúa dentro de la supercélula es una corriente descendente. Se trata de un área de aire más seco que es empujado hacia abajo desde la tormenta. Al ser empujado hacia abajo, envuelve la parte trasera de la tormenta.

Las corrientes ascendentes y descendentes trabajan en conjunto para tirar de la columna horizontal de aire hacia abajo y formar el tornado. Esta columna vertical de aire se denomina nube embudo hasta que toca el suelo, momento en el que se convierte en un tornado.

El signo más revelador de que se está formando un tornado, cuando se observa una tormenta eléctrica severa de cerca, es la ‘nube de muro‘», dice Miller.

La nube de muro es un descenso de la base de la nube que dará lugar al vórtice, o giro del aire.

Cuando esta columna de aire en rotación toca el suelo, se ha formado un tornado.

La presencia de una nube de muro no siempre significa que se vaya a formar un tornado, pero ciertamente aumenta las probabilidades. «Sabrás que estás viendo una nube de muro porque estará notablemente más baja que el resto de la tormenta y podrás notar que está rotando si la miras de cerca», dice Miller.

Los tornados han producido los vientos más fuertes registrados en la Tierra

La mayoría de los tornados son relativamente pequeños y de corta duración, y aun así pueden ser peligrosos y causar daños. Sin embargo, los tornados más violentos pueden tener más de una milla de ancho y permanecer en el suelo durante más de una hora. Esto se debe a que tienen mucho más impulso que los tornados más pequeños, lo que los hace más difíciles de detener.

Un tornado se abre paso a través de un campo en Minneola, Kansas, el 24 de mayo de 2016.

Miller ha sido testigo de entre 15 y 20 tornados durante sus años de persecución de tormentas.

«No se puede negar que hay una cierta cantidad de emoción que viene de ver un tornado cuando se establece con la intención de ver uno», dice Miller.

«Al mismo tiempo, se equilibra esa emoción con una cantidad considerable de ansiedad y preocupación por lo que el tornado podría hacer, especialmente si hay residentes en la trayectoria inmediata de la tormenta. Como alguien que ha pasado años estudiando, y muchos más años informando sobre los tornados, todavía se me disparan los nervios cuando ves un tornado en persona».

Chealsea Zuchnic, de 3 años, pasa junto a los restos de un camión envuelto en un árbol frente a la casa destruida de los Zuchnic en Bridge Creek, Oklahoma, el 4 de mayo de 1999.

Los tornados más pequeños tienen vientos de 96 a 177 km/h, mientras que los más violentos pueden tener vientos de 257 a más de 322 km/h.

Los vientos más fuertes jamás registrados en la Tierra fueron los de un tornado, el 3 de mayo de 1999, en Bridge Creek, Oklahoma, con más de 482 km/h.

Jackson Dill, de CNN, y Haley Brink, meteoróloga de CNN, contribuyeron a este informe

Tornado

(CNN) — Los tornados son una de las fuerzas de la naturaleza más violentas de la Tierra. Se han producido en los 50 estados de Estados Unidos y se han visto durante todo el año. Aunque son más comunes en EE.UU., los tornados pueden ocurrir en todo el mundo.

Si bien se han hecho grandes avances en el estudio de los tornados, todavía hay mucho que no sabemos sobre ellos. En las últimas décadas se han estudiado enormemente para saber qué los causa y cómo se forman.

Imágenes satelitales muestran el antes y después de la fábrica de Amazon tras el paso del tornado

El meteorólogo de CNN Brandon Miller, que también es cazador de tormentas, lleva siguiendo y estudiando estos fenómenos desde 2005.

«Algo que se aprende al estudiar los tornados, especialmente sobre el terreno, es que no hay una fórmula perfecta para la formación de un tornado: cada tormenta es única», dice Miller.

Una vista aérea desde un dron muestra los daños en casas causados por un tornado el 26 de marzo de 2021, en Newnan, Georgia. Según los informes, un tornado de categoría EF-4 pasó por la región. (Foto: Scott Cunningham/Getty Images)

«A veces, puede parecer que una tormenta se encuentra en un entorno perfecto para que se forme un tornado, pero nunca lo hace. Por el contrario, los tornados se forman con frecuencia en entornos marginales en los que parece que faltan uno o más ‘ingredientes’ para la formación de la tormenta», dice Miller.

Aunque no existe una fórmula perfecta para saber qué tormentas producirán tornados, sí hay elementos comunes en la anatomía de los sistemas que dan lugar a los tornados.

Incluso hay señales que se pueden ver y que ayudan a entender el ciclo de vida de una tormenta en desarrollo que podría producir un tornado.

El desarrollo de una tormenta eléctrica

A medida que el aire caliente asciende, las nubes comienzan a crecer más y más. Esta es la fase de desarrollo de la tormenta. Puedes ver cómo crecen los cúmulos blancos y esponjosos con tus propios ojos. Esto ocurre antes de que veas la lluvia o escuches los truenos.

A medida que se desarrolla una tormenta, el aire se eleva, lo que ayuda a que la nube crezca cada vez más.

Conforme las nubes crecen, notarás que la parte inferior de la nube se oscurece. Muchas veces verás que la parte superior de la nube se aplana, creando una forma de yunque que sobresale de la parte superior de la nube.

Esto indica que hay aire muy frío en la parte superior de la nube y podría ser un precursor de la posibilidad de granizo.

Cómo la crisis climática está afectando los tornados en Estados Unidos Cuando una tormenta se convierte en una supercélula

A medida que la tormenta madura, podría convertirse en lo que se conoce como supercélula. Una supercélula es una tormenta eléctrica en rotación.

«Casi todas las supercélulas producen algún tipo de clima severo (granizo grande o vientos dañinos), pero solo el 30% o menos produce tornados», dice la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés).

El aire frío saliendo de la nube de tormenta, produce un frente de ráfagas o frente de tormentas.

Durante esta fase de madurez de la tormenta o supercélula, se esperan lluvias intensas, rayos, granizo y vientos muy fuertes.

A veces, se sentirá una fuerte ráfaga de viento unos momentos antes de que llegue la lluvia. Esto se denomina frente de ráfaga. La causa es el aire frío que desciende desde la nube de la tormenta. Cuando el aire frío toca el suelo, se extiende rápidamente, adelantándose a la tormenta. Esta es una señal segura de que una tormenta está cerca.

La formación de un tornado

Los tornados suelen formarse a partir de supercélulas. Estas supercélulas se desarrollan cuando hay varios ingredientes que las ayudan a prosperar: inestabilidad, elevación y cizalladura del viento.

Dentro de la supercélula, la cizalladura del viento se convierte en un componente crucial para el desarrollo de las tormentas. La cizalladura se produce cuando los vientos cambian de dirección con la altura. Esto crea un giro dentro de la nube de la tormenta eléctrica.

Otra fuerza que actúa dentro de la supercélula es una corriente descendente. Se trata de un área de aire más seco que es empujado hacia abajo desde la tormenta. Al ser empujado hacia abajo, envuelve la parte trasera de la tormenta.

Las corrientes ascendentes y descendentes trabajan en conjunto para tirar de la columna horizontal de aire hacia abajo y formar el tornado. Esta columna vertical de aire se denomina nube embudo hasta que toca el suelo, momento en el que se convierte en un tornado.

El signo más revelador de que se está formando un tornado, cuando se observa una tormenta eléctrica severa de cerca, es la ‘nube de muro‘», dice Miller.

La nube de muro es un descenso de la base de la nube que dará lugar al vórtice, o giro del aire.

Cuando esta columna de aire en rotación toca el suelo, se ha formado un tornado.

La presencia de una nube de muro no siempre significa que se vaya a formar un tornado, pero ciertamente aumenta las probabilidades. «Sabrás que estás viendo una nube de muro porque estará notablemente más baja que el resto de la tormenta y podrás notar que está rotando si la miras de cerca», dice Miller.

Cuatro consejos de seguridad que te podrían salvar la vida ante un tornado Los tornados han producido los vientos más fuertes registrados en la Tierra

La mayoría de los tornados son relativamente pequeños y de corta duración, y aun así pueden ser peligrosos y causar daños. Sin embargo, los tornados más violentos pueden tener más de una milla de ancho y permanecer en el suelo durante más de una hora. Esto se debe a que tienen mucho más impulso que los tornados más pequeños, lo que los hace más difíciles de detener.

Un tornado se abre paso a través de un campo en Minneola, Kansas, el 24 de mayo de 2016.

Miller ha sido testigo de entre 15 y 20 tornados durante sus años de persecución de tormentas.

«No se puede negar que hay una cierta cantidad de emoción que viene de ver un tornado cuando se establece con la intención de ver uno», dice Miller.

«Al mismo tiempo, se equilibra esa emoción con una cantidad considerable de ansiedad y preocupación por lo que el tornado podría hacer, especialmente si hay residentes en la trayectoria inmediata de la tormenta. Como alguien que ha pasado años estudiando, y muchos más años informando sobre los tornados, todavía se me disparan los nervios cuando ves un tornado en persona».

Chealsea Zuchnic, de 3 años, pasa junto a los restos de un camión envuelto en un árbol frente a la casa destruida de los Zuchnic en Bridge Creek, Oklahoma, el 4 de mayo de 1999.

Los tornados más pequeños tienen vientos de 96 a 177 km/h, mientras que los más violentos pueden tener vientos de 257 a más de 322 km/h.

Los vientos más fuertes jamás registrados en la Tierra fueron los de un tornado, el 3 de mayo de 1999, en Bridge Creek, Oklahoma, con más de 482 km/h.

Jackson Dill, de CNN, y Haley Brink, meteoróloga de CNN, contribuyeron a este informe

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver