El tifón Rai se fortalece rápidamente a medida que se acerca a Filipinas

(CNN) — Rai se fortalece rápidamente al este del sur de Filipinas y puede estar a punto de convertirse en un súper tifón. La tormenta está en camino de azotar este jueves las partes sur y centro del país.

Actualmente, Rai tiene vientos sostenidos de 215 kmh, lo que lo convierte en el equivalente a un huracán de categoría 4 en la escala de vientos de huracán Saffir-Simpson.

Las condiciones favorables en toda la región, incluidas las aguas oceánicas muy cálidas y la baja cizalladura del viento, llevaron a que la tormenta se intensificara de una tormenta tropical a un tifón de alto nivel potencialmente catastrófico en las últimas 24 horas.

Se espera un fortalecimiento adicional, y el pronóstico actual del Centro Conjunto de Alerta de Tifones es que Rai alcance los 260 kmh al tocar tierra. Esto haría que Rai sea equivalente a un huracán de categoría 5 o un súper tifón.

En Filipinas, la tormenta se conoce como Odette y está siendo monitoreada vigilado por la Administración de Servicios Atmosféricos, Geofísicos y Astronómicos de Filipinas (PAGASA).

Las bandas exteriores de la tormenta ya están esparciendo lluvia hacia las regiones sur y central del país y las condiciones se deteriorarán rápidamente en las próximas horas.

Ya es jueves en Filipinas, y desde el jueves por la mañana hasta el viernes por la mañana, se espera que las lluvias sean «fuertes a intensas y en ocasiones torrenciales», dijo PAGASA en su boletín de pronóstico el jueves por la mañana temprano.

Más de 250 mm de lluvia caerán sobre partes de Mindanao y Visayas. Se espera que la intensa lluvia cause inundaciones generalizadas, inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra en terrenos más altos.

PAGASA ya ha emitido la señal de advertencia de ciclón tropical 3 por vientos fuertes en las porciones del sur de las Visayas y el norte de Mindanao. A medida que la tormenta se acerca a tierra, el jueves por la tarde a nivel local, PAGASA puede aumentar la señal de advertencia a 4 o incluso a 5, la parte superior de su gráfico.

Además de los fuertes vientos, inundaciones y deslizamientos de tierra, las regiones costeras estarán en alerta por tormentas de tres a cuatro metros y las embarcaciones se enfrentarán a mares extremadamente agitados durante los próximos días.

En el Pacífico Occidental, no existe una «temporada» definida para los sistemas tropicales como la hay en otras cuencas como el Atlántico Norte (del 1 de junio al 30 de noviembre). Si bien la actividad alcanza su punto máximo a fines del verano hasta principios del otoño, las tormentas pueden ocurrir en cualquier mes del año.

Filipinas no es ajena a las catastróficas tormentas de diciembre. En la última década, numerosas tormentas intensas y mortales han afectado a la región.

En 2011, la tormenta tropical Washi mató a más de 1.000 personas en el sur de Filipinas y nunca llegó al estado de tifón. La tormenta fue comparativamente débil, pero arrojó enormes cantidades de lluvia, lo que provocó devastadoras inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra durante las horas de la noche mientras la gente dormía.

Solo un año después, en diciembre de 2012, Bopha también golpeó la región de Mindanao, en el sur de Filipinas. Bopha era mucho más fuerte que Washi, golpeó la región como un súper tifón y mató a más de 1.000 personas.

Filipinas también fue azotada por tifones fuertes y mortales en diciembre de 2014 (Hagupit) y 2016, cuando el tifón Nockten azotó el día de Navidad.

Tifón

(CNN) — Rai se fortalece rápidamente al este del sur de Filipinas y puede estar a punto de convertirse en un súper tifón. La tormenta está en camino de azotar este jueves las partes sur y centro del país.

Actualmente, Rai tiene vientos sostenidos de 215 kmh, lo que lo convierte en el equivalente a un huracán de categoría 4 en la escala de vientos de huracán Saffir-Simpson.

Las condiciones favorables en toda la región, incluidas las aguas oceánicas muy cálidas y la baja cizalladura del viento, llevaron a que la tormenta se intensificara de una tormenta tropical a un tifón de alto nivel potencialmente catastrófico en las últimas 24 horas.

Se espera un fortalecimiento adicional, y el pronóstico actual del Centro Conjunto de Alerta de Tifones es que Rai alcance los 260 kmh al tocar tierra. Esto haría que Rai sea equivalente a un huracán de categoría 5 o un súper tifón.

En Filipinas, la tormenta se conoce como Odette y está siendo monitoreada vigilado por la Administración de Servicios Atmosféricos, Geofísicos y Astronómicos de Filipinas (PAGASA).

Las bandas exteriores de la tormenta ya están esparciendo lluvia hacia las regiones sur y central del país y las condiciones se deteriorarán rápidamente en las próximas horas.

Ya es jueves en Filipinas, y desde el jueves por la mañana hasta el viernes por la mañana, se espera que las lluvias sean «fuertes a intensas y en ocasiones torrenciales», dijo PAGASA en su boletín de pronóstico el jueves por la mañana temprano.

Más de 250 mm de lluvia caerán sobre partes de Mindanao y Visayas. Se espera que la intensa lluvia cause inundaciones generalizadas, inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra en terrenos más altos.

PAGASA ya ha emitido la señal de advertencia de ciclón tropical 3 por vientos fuertes en las porciones del sur de las Visayas y el norte de Mindanao. A medida que la tormenta se acerca a tierra, el jueves por la tarde a nivel local, PAGASA puede aumentar la señal de advertencia a 4 o incluso a 5, la parte superior de su gráfico.

Además de los fuertes vientos, inundaciones y deslizamientos de tierra, las regiones costeras estarán en alerta por tormentas de tres a cuatro metros y las embarcaciones se enfrentarán a mares extremadamente agitados durante los próximos días.

Las tormentas de diciembre no son infrecuentes

En el Pacífico Occidental, no existe una «temporada» definida para los sistemas tropicales como la hay en otras cuencas como el Atlántico Norte (del 1 de junio al 30 de noviembre). Si bien la actividad alcanza su punto máximo a fines del verano hasta principios del otoño, las tormentas pueden ocurrir en cualquier mes del año.

Filipinas no es ajena a las catastróficas tormentas de diciembre. En la última década, numerosas tormentas intensas y mortales han afectado a la región.

En 2011, la tormenta tropical Washi mató a más de 1.000 personas en el sur de Filipinas y nunca llegó al estado de tifón. La tormenta fue comparativamente débil, pero arrojó enormes cantidades de lluvia, lo que provocó devastadoras inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra durante las horas de la noche mientras la gente dormía.

Solo un año después, en diciembre de 2012, Bopha también golpeó la región de Mindanao, en el sur de Filipinas. Bopha era mucho más fuerte que Washi, golpeó la región como un súper tifón y mató a más de 1.000 personas.

Filipinas también fue azotada por tifones fuertes y mortales en diciembre de 2014 (Hagupit) y 2016, cuando el tifón Nockten azotó el día de Navidad.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver