Piloto de «wingsuit» se convierte en la primera persona que entra y sale de un volcán activo

(CNN) — Hay personas para las que incluso la palabra «temerario» no hace justicia por las impresionantes hazañas que realizan. Sebastián Álvarez es una de esas personas. El mes pasado, el expiloto de la Fuerza Aérea de Chile completó lo que él describe como «el vuelo más extremo» de su carrera: volar dentro y fuera del cráter de un volcán activo.

Solo que Álvarez no iba en un avión ni en un helicóptero, sino que llevaba un traje de wingsuit.

Como es lógico, es la primera persona de la historia que ha intentado tal hazaña y dice que el logro le ha llevado toda una vida de preparación.

«Todo empezó porque tenía el sueño de volar», dice Álvarez. «Desde que era un niño, solo quería volar… y de alguna manera, lo hice realidad».

El primer contacto de Álvarez con la adrenalina que marcaría en gran medida su carrera se produjo cuando se incorporó a las Fuerzas Aéreas de Chile, primero como piloto y luego cuando le enseñaron a hacer paracaidismo.

publicidad

Le encantó de inmediato y continuó practicando el paracaidismo fuera de la Fuerza Aérea siempre que podía encontrar tiempo libre, y ahora es ampliamente reconocido como uno de los mejores paracaidistas del mundo.

Sin embargo, con el paso del tiempo, ese deseo de sentir una mayor emoción no hizo más que crecer, lo que llevó a Álvarez a introducirse en el salto BASE y, finalmente, en el vuelo con wingsuit.

Álvarez se prepara para volar en Pucón, Chile.

Durante la mayor parte de su carrera, Álvarez se esforzó por saber qué era exactamente lo que le impulsaba a intentar estas hazañas cada vez más peligrosas. Hasta hace poco.

“Creo que lo descubrí hace unos años”, dice. “Lo que estaba sucediendo en mi vida que realmente me da esa felicidad y en realidad todavía es difícil de explicar, era esa sensación de estar totalmente concentrado y al mismo tiempo tener una cantidad de adrenalina”.

«También me pasaba cuando pilotaba los aviones, porque estaba muy concentrado en algunas cosas, pero al mismo tiempo un piloto de las fuerzas aéreas no se queda sentado, sino que hace montones de misiones. Así que esa mezcla entre estar totalmente concentrado y un poco de adrenalina, me deja boquiabierto.

«Es como si fuera lo que realmente buscaba, y solo sabía que me gustaba, pero no sabía la explicación. Supongo que hace unos años, me di cuenta: ‘Oh, esto es. Esta es la razón’. Es porque me concentro en esos minutos o segundos en los que mi mente está totalmente en esto y también siento esa adrenalina que me encanta”.

“La casa del pillán”

Para su última hazaña, Álvarez sabía que quería llevar la tecnología del wingsuit lo más lejos posible.
Procedente de Chile, un país con una gran variedad de paisajes impresionantes, el piloto de 36 años quería que su vuelo más atrevido mostrara las maravillas naturales de su país.

Dada su naturaleza de buscador de emociones, acabó decidiendo que el Villarrica uno de los volcanes más activos y peligrosos de Chile y bautizado por los mapuches como «la casa del pillán», que es un espíritu poderoso, se incorporaría a su salto.

Saltando desde un helicóptero a más de 3.500 metros de altitud, Álvarez intentaría utilizar el wingsuit para alcanzar velocidades de más de 280 km/h y luego volar dentro y fuera del cráter de 200 metros de ancho del volcán.

«Este es, con diferencia, el proyecto más extremo que he hecho nunca», dice. «Eso es seguro. Sobre todo por todos los factores: era un volcán activo, estaba a gran altura, hacía frío y viento, así que había que tener en cuenta muchas cosas».

«Mentalmente, fue para mí muy duro porque, de nuevo, mi mente no quiere estar allí, pero tienes que forzarla para que suceda. Disfruto mucho haciendo estos proyectos porque me gusta mucho empujar el deporte un poco más».

Álvarez se eleva sobre «la casa del diablo».

La hazaña se lograría en gran medida gracias a que Álvarez perfeccionó una técnica llamada “flaring”, que consiste en reunir suficiente velocidad en vertical, abrir el traje de alas y transferirla a la velocidad horizontal.

La preparación del salto duró más de un año. No solo completó unos 500 saltos de práctica, sino que también tuvo que hacer complejos cálculos con la velocidad, la distancia y la presión del aire para decidir si sería posible o no.

Sin embargo, Álvarez afirma que la verdadera preparación para el salto comenzó mucho antes.

«La preparación para esto fue toda mi vida, más o menos, ha sido toda mi vida», dice. «Hay que ser paracaidista, saltador de base y si eres piloto, aún mejor. Todos los caminos [que he tomado] se unieron.

«Aunque te entrenes durante dos años pero no hayas hecho paracaidismo antes, nunca va a ser posible. Así que fue toda una vida de preparación».

“Tener miedo es muy positivo”

El tiempo en el sur de Chile puede ser duro, lo que significa que Álvarez a menudo tenía ventanas muy pequeñas en las que podía intentar el salto.

Dice que los intentos se cancelaban a menudo debido a los fuertes vientos, la lluvia o la nieve, así como a las feroces tormentas que a veces duraban hasta una semana.

«Tenía mucho miedo de no encontrar un hueco bonito y agradable para realizarlo», recuerda Álvarez.

«Pero supongo que el volcán y yo nos llevamos muy bien», añade con una sonrisa. «O al menos me dejó hacerlo. Así que tuvimos buen tiempo y el volcán no estuvo tan activo durante esa semana, y si me preguntas, sí, le pedí [permiso] al volcán, tuve mi conversación con este lugar.

«Pero hablemos en serio, esto es un volcán y está activo y si fallo, ya sabes el resultado. Si el volcán no me quiere allí, puede hacer lo que quiera, ya sabes, así que pedí permiso y luego fui allí [después] y di las gracias».

Sentado en el borde de un helicóptero a 3.500 metros de altura, con el viento cortante golpeándole la cara, Álvarez dice que nada le produce tanta emoción como intentar un salto pionero.

«No puedo expresar lo feliz que me hace sentir», explica. «Pero lo hace, ya sabes, y creo que en eso consiste la vida. Hay que hacer lo que te hace feliz».

Álvarez parece vivir según esa filosofía.

Álvarez describió su proeza del volcán como «la más extrema» de su carrera.

El hombre conocido como «Ardilla» pasa gran parte de la entrevista con una amplia sonrisa en la cara y empieza a gesticular con entusiasmo cuando empieza a hablar de las hazañas temerarias que ha realizado.

Describe el reciente salto como una «montaña rusa de emociones» y dice que es «exactamente como un volcán», su excitación entra en erupción antes de ser golpeado por una ola de calma.

Álvarez es conocido por ser un planificador meticuloso. Aunque estas hazañas pueden parecer absurdas, y a menudo imposibles, desde el exterior, él las aborda con una mente tranquila y racional, confiado en que su habilidad y sus detallados cálculos le mantendrán a salvo.

Sin embargo, eso nunca conduce a la ausencia de miedo.

«Me siento nervioso y me gusta», dice Álvarez. “Creo que sentir nervios es definitivamente positivo, o tener miedo es realmente positivo y hay que gestionarlo y convertirlo en algo positivo”.

«Creo que si tienes mucho miedo, entonces se convierte en pánico y entonces no puedes reaccionar. Así que ese es el pequeño límite en el que es como: ‘Vale, tengo miedo’, pero me mantiene activo, así que soy consciente de todo».

«Ahora bien, si entro en pánico entonces esto no va a funcionar y tienes que darte cuenta: ‘Vale, tengo pánico. Quizá tenga que hacer esto o este otro paso, el plan B o el plan C'».

Si pensabas que entrar y salir volando de un volcán activo con apenas un poco de tela entre los brazos y las piernas para mantenerse en el aire era lo más peligroso que podía ser para Álvarez, piénsalo de nuevo.

“Hago una acrobacia muy bonita… o quizá más de una. Mi mente a veces corre realmente como, ‘¡Ah!’” dice, agitando las manos alrededor de su cabeza.

«No sé si van a funcionar. Nunca se sabe porque estoy jugando, de nuevo, con la naturaleza. Necesito organizar esto porque tengo muchas ideas… pero simplemente me encanta».

Paracaidismo

(CNN) — Hay personas para las que incluso la palabra «temerario» no hace justicia por las impresionantes hazañas que realizan. Sebastián Álvarez es una de esas personas. El mes pasado, el expiloto de la Fuerza Aérea de Chile completó lo que él describe como «el vuelo más extremo» de su carrera: volar dentro y fuera del cráter de un volcán activo.

Solo que Álvarez no iba en un avión ni en un helicóptero, sino que llevaba un traje de wingsuit.

Como es lógico, es la primera persona de la historia que ha intentado tal hazaña y dice que el logro le ha llevado toda una vida de preparación.

«Todo empezó porque tenía el sueño de volar», dice Álvarez. «Desde que era un niño, solo quería volar… y de alguna manera, lo hice realidad».

El primer contacto de Álvarez con la adrenalina que marcaría en gran medida su carrera se produjo cuando se incorporó a las Fuerzas Aéreas de Chile, primero como piloto y luego cuando le enseñaron a hacer paracaidismo.

Le encantó de inmediato y continuó practicando el paracaidismo fuera de la Fuerza Aérea siempre que podía encontrar tiempo libre, y ahora es ampliamente reconocido como uno de los mejores paracaidistas del mundo.

Sin embargo, con el paso del tiempo, ese deseo de sentir una mayor emoción no hizo más que crecer, lo que llevó a Álvarez a introducirse en el salto BASE y, finalmente, en el vuelo con wingsuit.

Álvarez se prepara para volar en Pucón, Chile.

Durante la mayor parte de su carrera, Álvarez se esforzó por saber qué era exactamente lo que le impulsaba a intentar estas hazañas cada vez más peligrosas. Hasta hace poco.

“Creo que lo descubrí hace unos años”, dice. “Lo que estaba sucediendo en mi vida que realmente me da esa felicidad y en realidad todavía es difícil de explicar, era esa sensación de estar totalmente concentrado y al mismo tiempo tener una cantidad de adrenalina”.

«También me pasaba cuando pilotaba los aviones, porque estaba muy concentrado en algunas cosas, pero al mismo tiempo un piloto de las fuerzas aéreas no se queda sentado, sino que hace montones de misiones. Así que esa mezcla entre estar totalmente concentrado y un poco de adrenalina, me deja boquiabierto.

«Es como si fuera lo que realmente buscaba, y solo sabía que me gustaba, pero no sabía la explicación. Supongo que hace unos años, me di cuenta: ‘Oh, esto es. Esta es la razón’. Es porque me concentro en esos minutos o segundos en los que mi mente está totalmente en esto y también siento esa adrenalina que me encanta”.

“La casa del pillán”

Para su última hazaña, Álvarez sabía que quería llevar la tecnología del wingsuit lo más lejos posible.
Procedente de Chile, un país con una gran variedad de paisajes impresionantes, el piloto de 36 años quería que su vuelo más atrevido mostrara las maravillas naturales de su país.

Dada su naturaleza de buscador de emociones, acabó decidiendo que el Villarrica uno de los volcanes más activos y peligrosos de Chile y bautizado por los mapuches como «la casa del pillán», que es un espíritu poderoso, se incorporaría a su salto.

Saltando desde un helicóptero a más de 3.500 metros de altitud, Álvarez intentaría utilizar el wingsuit para alcanzar velocidades de más de 280 km/h y luego volar dentro y fuera del cráter de 200 metros de ancho del volcán.

«Este es, con diferencia, el proyecto más extremo que he hecho nunca», dice. «Eso es seguro. Sobre todo por todos los factores: era un volcán activo, estaba a gran altura, hacía frío y viento, así que había que tener en cuenta muchas cosas».

«Mentalmente, fue para mí muy duro porque, de nuevo, mi mente no quiere estar allí, pero tienes que forzarla para que suceda. Disfruto mucho haciendo estos proyectos porque me gusta mucho empujar el deporte un poco más».

Álvarez se eleva sobre «la casa del diablo».

La hazaña se lograría en gran medida gracias a que Álvarez perfeccionó una técnica llamada “flaring”, que consiste en reunir suficiente velocidad en vertical, abrir el traje de alas y transferirla a la velocidad horizontal.

La preparación del salto duró más de un año. No solo completó unos 500 saltos de práctica, sino que también tuvo que hacer complejos cálculos con la velocidad, la distancia y la presión del aire para decidir si sería posible o no.

Sin embargo, Álvarez afirma que la verdadera preparación para el salto comenzó mucho antes.

«La preparación para esto fue toda mi vida, más o menos, ha sido toda mi vida», dice. «Hay que ser paracaidista, saltador de base y si eres piloto, aún mejor. Todos los caminos [que he tomado] se unieron.

«Aunque te entrenes durante dos años pero no hayas hecho paracaidismo antes, nunca va a ser posible. Así que fue toda una vida de preparación».

Dos hombres con paracaídas saltan desde la terraza de un hotel en Nashville “Tener miedo es muy positivo”

El tiempo en el sur de Chile puede ser duro, lo que significa que Álvarez a menudo tenía ventanas muy pequeñas en las que podía intentar el salto.

Dice que los intentos se cancelaban a menudo debido a los fuertes vientos, la lluvia o la nieve, así como a las feroces tormentas que a veces duraban hasta una semana.

«Tenía mucho miedo de no encontrar un hueco bonito y agradable para realizarlo», recuerda Álvarez.

«Pero supongo que el volcán y yo nos llevamos muy bien», añade con una sonrisa. «O al menos me dejó hacerlo. Así que tuvimos buen tiempo y el volcán no estuvo tan activo durante esa semana, y si me preguntas, sí, le pedí [permiso] al volcán, tuve mi conversación con este lugar.

«Pero hablemos en serio, esto es un volcán y está activo y si fallo, ya sabes el resultado. Si el volcán no me quiere allí, puede hacer lo que quiera, ya sabes, así que pedí permiso y luego fui allí [después] y di las gracias».

Sentado en el borde de un helicóptero a 3.500 metros de altura, con el viento cortante golpeándole la cara, Álvarez dice que nada le produce tanta emoción como intentar un salto pionero.

«No puedo expresar lo feliz que me hace sentir», explica. «Pero lo hace, ya sabes, y creo que en eso consiste la vida. Hay que hacer lo que te hace feliz».

Álvarez parece vivir según esa filosofía.

Álvarez describió su proeza del volcán como «la más extrema» de su carrera.

El hombre conocido como «Ardilla» pasa gran parte de la entrevista con una amplia sonrisa en la cara y empieza a gesticular con entusiasmo cuando empieza a hablar de las hazañas temerarias que ha realizado.

¿Cuál es el secreto para el vuelo humano? Este traje

Describe el reciente salto como una «montaña rusa de emociones» y dice que es «exactamente como un volcán», su excitación entra en erupción antes de ser golpeado por una ola de calma.

Álvarez es conocido por ser un planificador meticuloso. Aunque estas hazañas pueden parecer absurdas, y a menudo imposibles, desde el exterior, él las aborda con una mente tranquila y racional, confiado en que su habilidad y sus detallados cálculos le mantendrán a salvo.

Sin embargo, eso nunca conduce a la ausencia de miedo.

«Me siento nervioso y me gusta», dice Álvarez. “Creo que sentir nervios es definitivamente positivo, o tener miedo es realmente positivo y hay que gestionarlo y convertirlo en algo positivo”.

«Creo que si tienes mucho miedo, entonces se convierte en pánico y entonces no puedes reaccionar. Así que ese es el pequeño límite en el que es como: ‘Vale, tengo miedo’, pero me mantiene activo, así que soy consciente de todo».

«Ahora bien, si entro en pánico entonces esto no va a funcionar y tienes que darte cuenta: ‘Vale, tengo pánico. Quizá tenga que hacer esto o este otro paso, el plan B o el plan C'».

Si pensabas que entrar y salir volando de un volcán activo con apenas un poco de tela entre los brazos y las piernas para mantenerse en el aire era lo más peligroso que podía ser para Álvarez, piénsalo de nuevo.

“Hago una acrobacia muy bonita… o quizá más de una. Mi mente a veces corre realmente como, ‘¡Ah!’” dice, agitando las manos alrededor de su cabeza.

«No sé si van a funcionar. Nunca se sabe porque estoy jugando, de nuevo, con la naturaleza. Necesito organizar esto porque tengo muchas ideas… pero simplemente me encanta».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver