ANÁLISIS | La batalla contra la variante ómicron trae preguntas delicadas para un país cansado

(CNN) — Se acerca el invierno y con él una batalla contra la variante ómicron.

La variante vorazmente infecciosa que se espera se convierta en la cepa dominante de coronavirus en Estados Unidos en unas semanas, amenaza con asestar otro golpe a la moral y la determinación de un país que ya se tambalea bajo el asalto de su primo viral delta.

«Está aquí ahora y se está extendiendo y va a aumentar», advirtió el jueves el presidente Joe Biden, preparándose para otra batalla contra un patógeno que está definiendo su presidencia y nublando aún más las esperanzas demócratas para las elecciones intermedias de 2022. «Para los no vacunados, estamos ante un invierno de enfermedades graves y muerte para los no vacunados, para ellos, sus familias y los hospitales que pronto abrumarán».

Al llamativo lenguaje de Biden le siguió un escenario aún más alarmante pintado por Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota.

«Creo que estamos a punto de experimentar una tormenta viral», le dijo Osterholm a Erin Burnett de CNN. «Creo que en las próximas tres a ocho semanas, veremos que millones de estadounidenses se infectarán con este virus, y eso se superpondrá a delta, y todavía no estamos seguros de cómo va a funcionar exactamente».

publicidad

Huerta: Dosis de refuerzo, fundamental contra variantes 1:16

La experiencia en la batalla contra la variante ómicron

Sin embargo, no todo son malas noticias para todos los estadounidenses. Esto no es 2020. Si bien es probable que la nueva variante cause más infecciones, las vacunas, cuando se combinan con refuerzos, aún parecen ofrecer una alta protección contra la enfermedad grave con ómicron, así como contra la variante delta, que sigue siendo el virus más problemático. Y si bien la ola de delta actual está causando una oleada de cierres de universidades y de espectáculos de Broadway, el miedo a más escuelas en línea y los juegos deportivos profesionales cancelados son un inconveniente, la mayoría de los estadounidenses que recibieron sus vacunas están mucho más seguros que antes.

Pero otra ola de infecciones, hospitalizaciones y muertes impulsadas por una nueva variante, especialmente entre los no vacunados, aún representaría otra crisis estruendosa para una Casa Blanca ya golpeada por una batalla de un año con una pandemia que Biden prometió ponerle fin cuando era candidato.

Un nuevo ataque de un virus con una asombrosa capacidad para exponer las divisiones de la nación abrirá nuevos cismas sobre el uso de mascarillas, los mandatos de vacunas y el cierre de escuelas, y ofrecerá nuevas oportunidades para los políticos que buscan dejar una huella por sí mismos.

Pero con la peor crisis de salud pública en 100 años a punto de entrar en su tercer año, un aumento de la variante ómicron no será simplemente una repetición del terrible Día de la Marmota de miseria en cascada que se ha desarrollado desde marzo de 2020. Hay preguntas cada vez más profundas y delicadas sobre cuánto tiempo puede soportar el país las privaciones de vidas familiares arruinadas, escolarización estrangulada y consecuencias económicas castigadas que vienen con las precauciones diseñadas para combatir el coronavirus.

El mantra de Biden era que siempre pondría la ciencia en primer lugar, luego del primer año de la pandemia que fue manejada desastrosamente por el entonces presidente Donald Trump. Pero, ¿hacen las consecuencias sociales, económicas y emocionales que se están acumulando a nivel nacional y para las personas que sea de la incumbencia de Biden al menos considerar un enfoque modificado? ¿Cuándo llegará el momento en que el covid-19 debe considerarse una amenaza endémica con la que los estadounidenses deben vivir a perpetuidad? ¿Qué nivel de enfermedad y muerte está dispuesto a aceptar un país polarizado en un retorno a alguna versión de la normalidad? Todavía no hay estudios definitivos sobre el carácter de la variante. Pero si las sugerencias preliminares de que los síntomas de ómicron son más leves se basan en la experiencia y los datos científicos, ¿qué justificación hay para tratar la enfermedad de manera diferente a la influenza o el resfriado común?

Pero con el aumento de las infecciones incluso antes de la llegada de ómicron y en un momento en el que 1.300 estadounidenses por día todavía mueren a causa de la enfermedad y decenas de millones de personas todavía corren el riesgo de morir al negarse a vacunarse, incluso plantear estas preguntas corre el riesgo de provocar furor.

Ómicron cambiaría planes de regreso a la oficina, de nuevo 0:57

La vacunación sigue causando divisiones políticas

Si hay una lección de los últimos dos años, es que el virus en sí desafía todos los calendarios políticos y humanos y los intentos de los líderes de trazar una salida de la crisis. Por ejemplo, en julio, Biden dijo en una fiesta del 4 de julio en el césped de la Casa Blanca que el país nunca había estado más cerca de vencer la pandemia. Pero la variante delta ya se había preparado para un asalto que trajo un verano de enfermedad y muerte. Incluso hace unas semanas, las dosis de refuerzo aparentemente estaban destinadas a conquistar la variante delta entre aquellos que las querían. Pero entonces el mundo volvió a pisar los talones con el descubrimiento de la variante ómicron en Sudáfrica.

¿Cómo pudo ómicron tomar un control salvaje sobre la vida de los Estados Unidos? En una población mayoritaria propensa a confiar en sus líderes, la siguiente etapa de la pandemia podría resultar menos onerosa. Pero en ausencia de todo eso, es probable que el próximo nuevo episodio de la enfermedad sea tan dolorosa política y socialmente como los compromisos anteriores. El hecho de que la nueva variante llegue a tiempo para un año de elecciones intermedias amargas no ayudará.

Incluso si ómicron es más leve, aún podría llevar a un gran número de estadounidenses a hospitales y causar muchas muertes, en virtud del volumen de infección. E incluso si la mayoría de los estadounidenses solo sufren síntomas leves, el aumento de la contagiosidad de la variante en comparación con delta significa que muchas más personas darán positivo en la prueba.

Actualmente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. recomiendan a las personas que dan positivo que se aíslen durante 10 días. Si millones de estadounidenses se infectan repentinamente, la nueva variante podría causar el caos.

A los padres les preocupará que las clases vuelvan a estar en línea si los maestros tienen que quedarse en casa, lo que desencadenará ondas de choque en la economía ya que muchos padres de niños pequeños no tienen otra fuente de cuidado infantil. Si muchas personas se infectan y tienen que aislarse, podría causar interrupciones o trastornos en el personal de transporte, envío, venta minorista y posiblemente incluso a los servicios de emergencia.

El Dr. Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical de Baylor College, dijo el jueves que estaba especialmente preocupado por el impacto de ómicron en los trabajadores de la salud. Los médicos y enfermeras han pasado meses agonizantes en el frente de covid. Muchos sufren agotamiento, estrés extremo y, en algunos casos, abandonan la profesión. Dado que fueron de los primeros en recibir vacunas de refuerzo, es posible que su inmunidad ya esté disminuyendo, incluso si el régimen de tres dosis ofrece alrededor del 75% de protección contra la infección sintomática con ómicron.

Hotez intervino en la idea de una segunda dosis de refuerzo para esta comunidad. «Todo esto debe ponerse sobre la mesa», dijo Hotez. Osterholm agregó: «Me ha preocupado mucho el hecho de que fácilmente podríamos ver que una cuarta parte o un tercio de nuestros trabajadores de la salud se convierten rápidamente en casos».

Estas preguntas presionarán aún más a los expertos en salud pública como el Dr. Anthony Fauci, quien ha luchado contra el covid-19 desde el principio y ha sido golpeado por las amargas disputas políticas del país. También estirará aún más una Casa Blanca que se ha visto superada en las últimas semanas por un grupo de crisis políticas, y Biden reconoció el jueves que los demócratas no cumplirán con su fecha límite de Navidad para aprobar su paquete económico y climático característico a medida que continúen las negociaciones.

Lo que sabemos de la gravedad de ómicron, según un infectólogo 0:42

Otro cambio político para Biden

No hay duda de que la llegada de ómicron representa otro cataclismo político para Biden. Además de estar sacudido por el virus, toda su presidencia ha sufrido en los últimos meses el estancamiento de su agenda en el Congreso, la inflación vertiginosa, los altos precios de la gasolina y una debacle en Afganistán.

Ha habido un progreso modesto en la eliminación de una crisis de la cadena de suministro causada por infecciones de covid en los centros de fabricación en el extranjero y la escasez de camioneros y espacio portuario en EE.UU. Además, las solicitudes semanales de desempleo son más bajas de lo que han sido durante más de 50 años. Pero todo eso podría cambiar si la economía se revierte debido a nuevos confinamiento, o simplemente si los estadounidenses desconfían de que el virus se quede en casa lejos de los restaurantes, las tiendas y evite los viajes.

Incluso una pelea con ómicron que dura solo hasta principios de la primavera podría agriar aún más un estado de ánimo ácido que parece castigar a los titulares e infligir un golpe aún más devastador a Biden en las elecciones intermedias de lo que la historia advierte que esperan todos los presidentes de primer mandato.

Por ahora, sin embargo, Biden debe preparar a los ciudadanos para otro encuentro oscuro con un virus que ha cambiado el carácter de sus vidas. Lo más inmediato es que surjan preguntas difíciles sobre cómo reunirse en la temporada navideña en medio de las esperanzas que se desvanecen de que las festividades de este año sean realmente… festivas.

«Si vamos a reunirnos todos, deberíamos vacunarnos y… estimularnos», dijo el jueves el Dr. William Schaffner, profesor de medicina preventiva en la Universidad de Vanderbilt, a Alisyn Camerota de CNN.

«Deberíamos usar nuestras máscaras si no estamos seguros, y otra cosa que podríamos hacer es hacernos la prueba la mañana de nuestro encuentro», dijo.

«Recomendaría que colgáramos nuestras medias con cuidado».

— Maggie Fox de CNN contribuyó a este informe.

Covid-19 ómicron

(CNN) — Se acerca el invierno y con él una batalla contra la variante ómicron.

La variante vorazmente infecciosa que se espera se convierta en la cepa dominante de coronavirus en Estados Unidos en unas semanas, amenaza con asestar otro golpe a la moral y la determinación de un país que ya se tambalea bajo el asalto de su primo viral delta.

«Está aquí ahora y se está extendiendo y va a aumentar», advirtió el jueves el presidente Joe Biden, preparándose para otra batalla contra un patógeno que está definiendo su presidencia y nublando aún más las esperanzas demócratas para las elecciones intermedias de 2022. «Para los no vacunados, estamos ante un invierno de enfermedades graves y muerte para los no vacunados, para ellos, sus familias y los hospitales que pronto abrumarán».

Al llamativo lenguaje de Biden le siguió un escenario aún más alarmante pintado por Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota.

«Creo que estamos a punto de experimentar una tormenta viral», le dijo Osterholm a Erin Burnett de CNN. «Creo que en las próximas tres a ocho semanas, veremos que millones de estadounidenses se infectarán con este virus, y eso se superpondrá a delta, y todavía no estamos seguros de cómo va a funcionar exactamente».

ANÁLISIS | A prepararse para una oleada de delta y ómicron Huerta: Dosis de refuerzo, fundamental contra variantes 1:16La experiencia en la batalla contra la variante ómicron

Sin embargo, no todo son malas noticias para todos los estadounidenses. Esto no es 2020. Si bien es probable que la nueva variante cause más infecciones, las vacunas, cuando se combinan con refuerzos, aún parecen ofrecer una alta protección contra la enfermedad grave con ómicron, así como contra la variante delta, que sigue siendo el virus más problemático. Y si bien la ola de delta actual está causando una oleada de cierres de universidades y de espectáculos de Broadway, el miedo a más escuelas en línea y los juegos deportivos profesionales cancelados son un inconveniente, la mayoría de los estadounidenses que recibieron sus vacunas están mucho más seguros que antes.

Estos son los síntomas que causa la variante ómicron del nuevo coronavirus

Pero otra ola de infecciones, hospitalizaciones y muertes impulsadas por una nueva variante, especialmente entre los no vacunados, aún representaría otra crisis estruendosa para una Casa Blanca ya golpeada por una batalla de un año con una pandemia que Biden prometió ponerle fin cuando era candidato.

Un nuevo ataque de un virus con una asombrosa capacidad para exponer las divisiones de la nación abrirá nuevos cismas sobre el uso de mascarillas, los mandatos de vacunas y el cierre de escuelas, y ofrecerá nuevas oportunidades para los políticos que buscan dejar una huella por sí mismos.

Pero con la peor crisis de salud pública en 100 años a punto de entrar en su tercer año, un aumento de la variante ómicron no será simplemente una repetición del terrible Día de la Marmota de miseria en cascada que se ha desarrollado desde marzo de 2020. Hay preguntas cada vez más profundas y delicadas sobre cuánto tiempo puede soportar el país las privaciones de vidas familiares arruinadas, escolarización estrangulada y consecuencias económicas castigadas que vienen con las precauciones diseñadas para combatir el coronavirus.

El mantra de Biden era que siempre pondría la ciencia en primer lugar, luego del primer año de la pandemia que fue manejada desastrosamente por el entonces presidente Donald Trump. Pero, ¿hacen las consecuencias sociales, económicas y emocionales que se están acumulando a nivel nacional y para las personas que sea de la incumbencia de Biden al menos considerar un enfoque modificado? ¿Cuándo llegará el momento en que el covid-19 debe considerarse una amenaza endémica con la que los estadounidenses deben vivir a perpetuidad? ¿Qué nivel de enfermedad y muerte está dispuesto a aceptar un país polarizado en un retorno a alguna versión de la normalidad? Todavía no hay estudios definitivos sobre el carácter de la variante. Pero si las sugerencias preliminares de que los síntomas de ómicron son más leves se basan en la experiencia y los datos científicos, ¿qué justificación hay para tratar la enfermedad de manera diferente a la influenza o el resfriado común?

Pero con el aumento de las infecciones incluso antes de la llegada de ómicron y en un momento en el que 1.300 estadounidenses por día todavía mueren a causa de la enfermedad y decenas de millones de personas todavía corren el riesgo de morir al negarse a vacunarse, incluso plantear estas preguntas corre el riesgo de provocar furor.

Incluso una dosis de refuerzo no es perfecta contra la variante ómicron, pero es demasiado tarde para hacer cualquier otra cosa, dice un experto en vacunas Ómicron cambiaría planes de regreso a la oficina, de nuevo 0:57La vacunación sigue causando divisiones políticas

Si hay una lección de los últimos dos años, es que el virus en sí desafía todos los calendarios políticos y humanos y los intentos de los líderes de trazar una salida de la crisis. Por ejemplo, en julio, Biden dijo en una fiesta del 4 de julio en el césped de la Casa Blanca que el país nunca había estado más cerca de vencer la pandemia. Pero la variante delta ya se había preparado para un asalto que trajo un verano de enfermedad y muerte. Incluso hace unas semanas, las dosis de refuerzo aparentemente estaban destinadas a conquistar la variante delta entre aquellos que las querían. Pero entonces el mundo volvió a pisar los talones con el descubrimiento de la variante ómicron en Sudáfrica.

¿Cómo pudo ómicron tomar un control salvaje sobre la vida de los Estados Unidos? En una población mayoritaria propensa a confiar en sus líderes, la siguiente etapa de la pandemia podría resultar menos onerosa. Pero en ausencia de todo eso, es probable que el próximo nuevo episodio de la enfermedad sea tan dolorosa política y socialmente como los compromisos anteriores. El hecho de que la nueva variante llegue a tiempo para un año de elecciones intermedias amargas no ayudará.

Incluso si ómicron es más leve, aún podría llevar a un gran número de estadounidenses a hospitales y causar muchas muertes, en virtud del volumen de infección. E incluso si la mayoría de los estadounidenses solo sufren síntomas leves, el aumento de la contagiosidad de la variante en comparación con delta significa que muchas más personas darán positivo en la prueba.

Actualmente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. recomiendan a las personas que dan positivo que se aíslen durante 10 días. Si millones de estadounidenses se infectan repentinamente, la nueva variante podría causar el caos.

A los padres les preocupará que las clases vuelvan a estar en línea si los maestros tienen que quedarse en casa, lo que desencadenará ondas de choque en la economía ya que muchos padres de niños pequeños no tienen otra fuente de cuidado infantil. Si muchas personas se infectan y tienen que aislarse, podría causar interrupciones o trastornos en el personal de transporte, envío, venta minorista y posiblemente incluso a los servicios de emergencia.

El Dr. Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical de Baylor College, dijo el jueves que estaba especialmente preocupado por el impacto de ómicron en los trabajadores de la salud. Los médicos y enfermeras han pasado meses agonizantes en el frente de covid. Muchos sufren agotamiento, estrés extremo y, en algunos casos, abandonan la profesión. Dado que fueron de los primeros en recibir vacunas de refuerzo, es posible que su inmunidad ya esté disminuyendo, incluso si el régimen de tres dosis ofrece alrededor del 75% de protección contra la infección sintomática con ómicron.

Hotez intervino en la idea de una segunda dosis de refuerzo para esta comunidad. «Todo esto debe ponerse sobre la mesa», dijo Hotez. Osterholm agregó: «Me ha preocupado mucho el hecho de que fácilmente podríamos ver que una cuarta parte o un tercio de nuestros trabajadores de la salud se convierten rápidamente en casos».

Estas preguntas presionarán aún más a los expertos en salud pública como el Dr. Anthony Fauci, quien ha luchado contra el covid-19 desde el principio y ha sido golpeado por las amargas disputas políticas del país. También estirará aún más una Casa Blanca que se ha visto superada en las últimas semanas por un grupo de crisis políticas, y Biden reconoció el jueves que los demócratas no cumplirán con su fecha límite de Navidad para aprobar su paquete económico y climático característico a medida que continúen las negociaciones.

Nuevas reglas de viaje para Estados Unidos: lo que necesitas saber sobre los cambios debido a la variante ómicron Lo que sabemos de la gravedad de ómicron, según un infectólogo 0:42Otro cambio político para Biden

No hay duda de que la llegada de ómicron representa otro cataclismo político para Biden. Además de estar sacudido por el virus, toda su presidencia ha sufrido en los últimos meses el estancamiento de su agenda en el Congreso, la inflación vertiginosa, los altos precios de la gasolina y una debacle en Afganistán.

Ha habido un progreso modesto en la eliminación de una crisis de la cadena de suministro causada por infecciones de covid en los centros de fabricación en el extranjero y la escasez de camioneros y espacio portuario en EE.UU. Además, las solicitudes semanales de desempleo son más bajas de lo que han sido durante más de 50 años. Pero todo eso podría cambiar si la economía se revierte debido a nuevos confinamiento, o simplemente si los estadounidenses desconfían de que el virus se quede en casa lejos de los restaurantes, las tiendas y evite los viajes.

Incluso una pelea con ómicron que dura solo hasta principios de la primavera podría agriar aún más un estado de ánimo ácido que parece castigar a los titulares e infligir un golpe aún más devastador a Biden en las elecciones intermedias de lo que la historia advierte que esperan todos los presidentes de primer mandato.

Por ahora, sin embargo, Biden debe preparar a los ciudadanos para otro encuentro oscuro con un virus que ha cambiado el carácter de sus vidas. Lo más inmediato es que surjan preguntas difíciles sobre cómo reunirse en la temporada navideña en medio de las esperanzas que se desvanecen de que las festividades de este año sean realmente… festivas.

«Si vamos a reunirnos todos, deberíamos vacunarnos y… estimularnos», dijo el jueves el Dr. William Schaffner, profesor de medicina preventiva en la Universidad de Vanderbilt, a Alisyn Camerota de CNN.

«Deberíamos usar nuestras máscaras si no estamos seguros, y otra cosa que podríamos hacer es hacernos la prueba la mañana de nuestro encuentro», dijo.

«Recomendaría que colgáramos nuestras medias con cuidado».

— Maggie Fox de CNN contribuyó a este informe.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver