Los profesores dicen que los tiroteos en las escuelas y los problemas de salud mental han hecho que este año sea el más duro

(CNN) — Una profesora dice que ha sido gravemente herida dos veces por estudiantes. Otra dice que está tan agotada al final del día que no tiene energía para levantarse del sofá. Una tercera ya ha hecho el cálculo mental de que, en caso de un tiroteo en la escuela, se quedará con sus alumnos discapacitados en lugar de intentar huir a un lugar seguro.

El mortífero tiroteo del mes pasado en un bachillerato de Oxford, Michigan, es un recordatorio más de las muchas tensiones a las que se enfrentan los educadores de Estados Unidos, que siguen luchando contra los abrumadores retos de la enseñanza en una pandemia. Otro aumento de las infecciones por coronavirus, y la amenaza inminente de la vuelta a la enseñanza virtual o híbrida, no hace sino aumentar la ansiedad de los profesores.

Una tendencia vaga y viral de TikTok que advertía sobre violencia generalizada en las escuelas del país este viernes, que las autoridades han descartado como no creíble, ha provocado, sin embargo, el cierre generalizado de escuelas, ha puesto a prueba los recursos de las autoridades y ha puesto a las familias en vilo antes de una temporada crítica de viajes por las festividades.

«Estoy tratando de encontrar la alegría en mi trabajo en este momento», dijo un maestro a CNN, «porque estoy colgando de un hilo».
CNN pidió recientemente a los maestros de escuela que nos hablaran de sus trabajos y de cómo los están afrontando. Respondieron más de 700, de todos los rincones del país.

Muchos dijeron que este ha sido el año más duro para la enseñanza que han tenido. Pidieron a CNN que no revelara sus apellidos por miedo a las represalias.

Una profesora habla a los estudiantes que aprenden a distancia en una escuela primaria en San Francisco en octubre de 2020.

Los profesores están preocupados por la amenaza de los tiroteos en sus escuelas

Los tiroteos masivos tocan la fibra sensible de una profesora veterana de Florida que se hace llamar Bear.

publicidad

«Uno de mis exalumnos murió en Pulse, y vivo a 20 minutos de Parkland», dijo, refiriéndose al tiroteo de 2016 en el club nocturno Pulse en Orlando y al tiroteo de 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas.

Bear da clases en un centro de necesidades especiales y ya ha pasado por esto. Mantuvo la calma de sus alumnos tras el tiroteo de Columbine de 1999 y dijo a su clase que todo estaría bien tras el 11 de septiembre de 2001. Después de ambas tragedias lloró en el estacionamiento, fuera de la vista de sus alumnos, y luego volvió, dispuesta a ayudarlos.

«Nos acercamos a nuestros alumnos cuando ha ocurrido lo peor de lo peor en el mundo, y aun así nos paramos al frente y tratamos de que se sientan seguros», dijo. «Pero, por dentro también estamos muertos de miedo».

«Personalmente he dado clases a alumnos con los mismos pensamientos violentos, los mismos padres habilitadores, el mismo acceso a las armas que Ethan. Esta es una historia que podría desarrollarse en cualquier lugar… He visto a niños como él ser devueltos al salón de clase». Brooke, ex profesora de secundaria de California.

El video de los estudiantes en pánico saltando por la ventana de un aula en la Escuela Preparatoria de Oxford ofrece una mirada visceral al terror de un tiroteo en la escuela. Ese video se le quedó grabado a Bear porque sabe que nunca sería capaz de hacer eso con sus alumnos, muchos de los cuales van en silla de ruedas o no hablan, dijo.

«Dios no quiera que un tirador entre en nuestro edificio. No voy a correr con estos niños», dijo. «De ninguna manera voy a saltar por la ventana con un niño en silla de ruedas. Me quedo con ese niño».

Bear dice que su esposa sabe que eso es lo que haría en un tiroteo. Es algo con lo que su familia tiene que vivir.

En lo que va de 2021 se han producido al menos 52 tiroteos en escuelas de educación básica en Estados Unidos, según un análisis de CNN.

En comparación, hubo 37 en todo 2019, el último año completo antes de que la pandemia interrumpiera el aprendizaje presencial en muchas escuelas.

Cada vez que hay noticias de otro tiroteo en una escuela, un torrente de adrenalina recorre a Ángela, profesora de una pequeña escuela secundaria alternativa en el estado de Washington.

Intenta mantener la calma y la profesionalidad, pero le enfurece la pérdida de vidas y el hecho de que Estados Unidos no haya hecho más para frenar la violencia en las escuelas, dice.

Profesores y voluntarios de las escuelas públicas de Boston entregan paquetes impresos para que los estudiantes los lleven a casa el 16 de marzo de 2020.

Después de cada tiroteo en alguna escuela, Ángela dice que ella y sus colegas hacen un balance de sus estudiantes y sus necesidades de salud mental. Están atentos a los signos de angustia y preguntan si alguien está siendo acosado o se siente marginado. Después de un tiroteo, hay una capa adicional de escrutinio, dice.

Los tiroteos en las escuelas y la pandemia, además de todas las demás tareas que los profesores deben malabarear cada día, crean una capa subyacente de estrés que no desaparece, dice Ángela.

«Todos los días tengo la sensación de estar atravesando por arenas movedizas que intentan hundirme», afirma. «Intento alcanzar el borde, pero no puedo lograrlo del todo».

Muchos profesores luchan por preservar su salud mental

Si le preguntas a un profesor por qué eligió la carrera de educación, probablemente te dirá que es por el amor a sus alumnos o por los pequeños momentos que esperan que tengan un impacto duradero en la vida de los niños.

Pero para los profesores exhaustos en 2021, esos ideales pueden perderse. Emily, profesora de Ciencias en Minnesota, dice que ha pasado sus 11 años de trabajo poniendo a los estudiantes en primer lugar. Pero este año está agotada, desmoralizada y experimentando “burnout”.

Emily dijo que dejó las redes sociales y redujo drásticamente la cantidad de trabajo que se lleva a casa. Con 200 estudiantes a su cargo, dijo que los cambios eran necesarios para preservar su salud mental.

«Sé que no estoy haciendo lo mejor que puedo en este momento», dijo. «Y eso es para sobrevivir. Eso es para despertarme y poder dar el primer paso».

«Estamos cansados del ‘lo hacemos por el resultado, no por los ingresos’. Esto es ante todo un empleo y hay algunos beneficios increíbles, pero cuando nos sentimos denigrados y sentimos que se están aprovechando de nosotros, cargamos con esos sentimientos. Y eso es duro”. Emily, profesora de Ciencias de Minnesota.

Este año, Emily dijo que ha estado sirviendo esencialmente como terapeuta, enfermera, consejera y entrenadora de vida para sus estudiantes, además de enseñarles sobre ciencia.

«Si pudiera explicar cómo es la enseñanza en este momento, diría que es como intentar construir un castillo de naipes con una baraja, pero estás fuera, y hay vientos de 16 kilómetros por hora y la mesa sobre la que intentas construir está… una de las patas está rota, así que se tambalea», dijo.

«Y ya sabes, las cartas están ardiendo y todo el tiempo tienes a gente gritándote desde la barrera… Así que es todo un caos».
Pero como profesora, dijo Emily, no está en su naturaleza rendirse.

Muchos profesores dijeron a CNN que temen haber llegado a un punto de agotamiento mental. Y no son solo los maestros; los pediatras en la pandemia registran un número récord de niños con problemas de salud mental, según dijo este martes el presidente de la Academia Estadounidense de Pediatría.

Los padres pasan por sus hijos tras el tiroteo en el instituto de Oxford, en Michigan, el 30 de noviembre.

Kelly, profesora de educación especial en la ciudad de Nueva York, dijo que por mucho que le gustaría hacer ejercicio o hacer algo por sí misma después de la jornada escolar, no tiene la energía necesaria para abandonar su sofá. A menudo se sienta allí en silencio, «sintiendo que no me queda nada».

Emily dijo que ve que mucha gente recurre al alcohol para hacer frente a su estrés. Dijo que ella también lo hacía, hasta que un día se dio cuenta de que su forma de beber estaba dificultando las relaciones con su familia y lo que sentía por ella misma.

Si no hubiera dejado de beber, dijo Emily, no cree que estaría dando clases ahora.

Y no solo le preocupa su salud mental. Emily dijo que constantemente busca señales sobre el bienestar de sus alumnos cuando parecen tener problemas emocionales o académicos.

“Tuve un director que dijo que los días de salud mental son solo para los fines de semana, lo que fue una verdadera porquería, otro ejemplo de que la administración no apoya la salud mental de los maestros y luego se preguntan por qué todos renuncian”. Kelly, maestra de Educación Especial de Nueva York

«Realmente me importa más crear individuos con capacidad de resolver problemas que sean miembros productivos de la sociedad que el (trabajo escolar)», dijo. «Vivimos en Minnesota, estamos tratando con George Floyd y Daunte Wright. Mis niños de color necesitan tener estas conversaciones. Mis niños blancos necesitan saberlo. Son cosas realmente importantes a las que hay que dar espacio».

«Enseñar es poner a los demás antes que a uno mismo», continuó, añadiendo que muchas personas ajenas a la profesión no entienden cuánto se sacrifican los profesores por sus alumnos. «Y creo que eso es lo que más me afecta ahora mismo».

Están viendo más violencia en sus escuelas

Docenas de profesores que escribieron a CNN dijeron que han observado más violencia, amenazas y problemas de comportamiento, desde gritos hasta peleas físicas, en sus escuelas.

Kate, una maestra de secundaria en Connecticut, dijo que ha sido herida dos veces por los estudiantes en su escuela, tan grave que tuvo que pedir permiso en ambas ocasiones.

Kate dijo que tuvo que ser operada de la rodilla después de que un estudiante la hiriera hace un par de años. Pidió a CNN que no revelara cómo se lesionó, por miedo a ser identificada.

«Me quedé en shock», dijo, refiriéndose al incidente de la rodilla. «Me dio mucha rabia que alguien hiciera esto. Y no hubo consecuencias, ni siquiera una disculpa» por parte del estudiante.

Un miembro de la junta escolar abraza a una conductora de autobús escolar mientras regresan a la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas. Fue la primera vez que se permitió a los maestros y al personal regresar a la escuela desde el tiroteo masivo en febrero de 2018.

Kate dijo que ha visto un aumento de la violencia en los últimos años en su escuela, desde estudiantes que lanzan puñetazos hasta empujarse por las escaleras. Ella dijo que comenzó antes de la pandemia, pero este año es peor.

«No me siento segura en la escuela. Hemos recibido informes sobre armas que los alumnos han traído a nuestra escuela», dijo. «Oigo que los alumnos se gritan, se amenazan, se insultan. He oído a alguien amenazar al profesor. … el abuso verbal es simplemente increíble».

Kate dijo que algunos de sus alumnos tampoco se sienten seguros.

«He tenido varios estudiantes que han venido a mí como uno de sus adultos de confianza y me han dicho que no se sienten seguros en sus aulas», dijo. «Eso me rompe el corazón».

Kate dijo que siente que no puede dejar su trabajo, en parte por lealtad a sus alumnos, pero también porque «si dejo la profesión docente ahora, va a acabar con mi jubilación más adelante».

“Lloramos a puerta cerrada, tememos por nuestras vidas, pero SIEMPRE hemos puesto a los niños en primer lugar… Enseñar es hacer que los niños se sientan seguros, aunque nosotros no lo estemos”, dijo Bear, maestra en un centro de necesidades especiales de Florida.

Henry, profesor de Educación Especial en un instituto urbano del sur de California, dijo que últimamente ha visto más violencia entre los estudiantes y una mayor desconexión entre éstos y sus estudios.

«Simplemente creo que los chicos en general son mucho más intratables», dijo. «No quieren estar en el aula, están irritados, sus notas están por los suelos y, al igual que nosotros, están frustrados con las calificaciones, las tareas y el inicio y la interrupción (de la enseñanza presencial en la pandemia)».

Entre los protocolos de la pandemia y los problemas de comportamiento, hay demasiadas cosas en marcha este año para que los profesores puedan manejarlas bien, dijo Henry.

«Siento que nuestro director y el distrito están tratando de apoyarnos con cada pizca de recursos que tienen, pero simplemente no tienen las respuestas a nuestros problemas», escribió. «Estamos tan abrumados con las preguntas y las respuestas que la única forma de afrontarlo es dar un paso atrás y poner un pie delante del otro».

El personal de la Academia de Ciencias e Ingeniería de Brooklyn se prepara para la reapertura de la escuela en Nueva York en septiembre de 2021.

Algunos profesores renuncian porque están hartos

Kelly pensó que daría clases el resto de su vida, pero después de siete años esta profesora de Educación Especial en Nueva York tomó la difícil decisión de dejar la profesión el próximo mes de junio.

«Siento que mi corazón no puede soportarlo más», dijo. «Y se siente terrible y siento esta culpa porque siento que estoy defraudando a los niños o dejándolos atrás con esta decisión que voy a tomar. Pero eso es lo que hace este sistema: se aprovecha de la gente con buen corazón y que quiere ayudar y hacer un cambio, y creo que eso es repugnante».

Kelly dijo que ha sido presionada hasta el punto de no retorno por los administradores de la escuela que han ignorado sus preocupaciones y peticiones de más recursos de salud mental. Y por eso está buscando trabajo fuera de la educación.

“Es físicamente agotador. Este es el segundo día de conducir al trabajo y sentarme en el auto y preguntarme a mí misma si realmente quiero ir hoy”. Anna, profesora de secundaria de Washington.

Muchos de sus colegas «fantasean» con la idea de dejarlo, dice.

Kelly no está sola. El estrés, exacerbado por el covid-19, fue la razón más común citada en 2020 para explicar por qué los profesores dejaron la profesión antes de tiempo, según un estudio de la Rand Corporation. Y los primeros datos sugieren que la tendencia continúa este año en varias partes del país.

Kelly dijo que el agotamiento de los maestros suele ocurrir alrededor de mayo o junio, al final del año escolar, pero en 2021 comenzó para ella y otros colegas en septiembre. Entonces, dijo, fue cuando supo que era el momento de dejarlo.

La pandemia también ha sido traumática para los profesores, así como para los estudiantes, dijo.

«Para mí, la salud mental a lo largo de los años es muy importante ahora, y no vale la pena que vacíe mi copa, esencialmente por gente que no se preocupa por mí o por mis alumnos».

A pesar de todo, muchos profesores siguen amando lo que hacen

Si pasas un día en el aula de tercer grado de Natalie Stuart en Davie, Florida, desearás volver a la escuela primaria y aprender de ella.

Al principio de la pandemia, Stuart descargó TikTok para divertirse y rápidamente se convirtió en una parte integral de sus planes de clase. En un momento en el que los estudiantes estaban pegados a la tecnología y a las redes sociales, Stuart dijo que sabía que tenía que encontrarse con ellos donde estaban.

«Si no incorporo actividades divertidas, no van a participar», dijo.

Una profesora de segundo grado de la escuela primaria Colin L. Powell ayuda a un alumno a leer en voz alta una carta que escribió a la familia de Colin Powell tras su muerte por complicaciones de covid-19.

En su cuenta de TikTok muestra marionetas de papel de Cardi B, tendencias de baile, referencias a «The Office» y docenas de adelantos de cómo se relaciona con sus alumnos.

El estilo de enseñanza creativo de Stuart la hizo aparecer en la revista Fort Lauderdale Magazine, que la nombró la mejor profesora de la ciudad en 2021.

Stuart dijo que gasta alrededor de US$ 1.000 de su propio bolsillo cada año para asegurarse de que tiene los suministros necesarios para llevar a cabo sus lecciones. Solía gastar más, pero lo redujo para proteger su presupuesto. La joven de 34 años dijo que todavía vive en casa de su madre porque su salario no cubre el alquiler de un departamento de una habitación.

Ver que muchos de sus colegas abandonan la enseñanza ha sido desalentador, dijo.

«Ahora mismo, es importante que los buenos profesores que se quedan en la profesión gestionen sus días de forma diferente para no agotarse», dijo. «Aunque para mí es muy fácil decirlo, porque no voy a mentir: yo también estoy agotada. Lo único es que no voy a mostrar ese agotamiento a mis alumnos porque no lo necesitan».

Stuart dijo que ha empezado a tomarse descansos de salud mental y a buscar más tiempo de descanso para sí misma, de modo que pueda tener más energía para sus alumnos. Para mitigar el estrés, hace ejercicio, medita, no se lleva los deberes a casa más de dos veces a la semana y no consulta el correo electrónico después de las 6 de la tarde.

«Voy a trabajar cada día motivada para hacer felices a mis alumnos, para hacerlos reír, para que les guste aprender», dice Stuart. «Porque, al fin y al cabo, esa es la razón por la que me hice profesora».

(CNN) — Una profesora dice que ha sido gravemente herida dos veces por estudiantes. Otra dice que está tan agotada al final del día que no tiene energía para levantarse del sofá. Una tercera ya ha hecho el cálculo mental de que, en caso de un tiroteo en la escuela, se quedará con sus alumnos discapacitados en lugar de intentar huir a un lugar seguro.

El mortífero tiroteo del mes pasado en un bachillerato de Oxford, Michigan, es un recordatorio más de las muchas tensiones a las que se enfrentan los educadores de Estados Unidos, que siguen luchando contra los abrumadores retos de la enseñanza en una pandemia. Otro aumento de las infecciones por coronavirus, y la amenaza inminente de la vuelta a la enseñanza virtual o híbrida, no hace sino aumentar la ansiedad de los profesores.

El atacante disparó «metódica y deliberadamente» a los estudiantes. Una cronología del trágico tiroteo en una escuela en Michigan

Una tendencia vaga y viral de TikTok que advertía sobre violencia generalizada en las escuelas del país este viernes, que las autoridades han descartado como no creíble, ha provocado, sin embargo, el cierre generalizado de escuelas, ha puesto a prueba los recursos de las autoridades y ha puesto a las familias en vilo antes de una temporada crítica de viajes por las festividades.

«Estoy tratando de encontrar la alegría en mi trabajo en este momento», dijo un maestro a CNN, «porque estoy colgando de un hilo».
CNN pidió recientemente a los maestros de escuela que nos hablaran de sus trabajos y de cómo los están afrontando. Respondieron más de 700, de todos los rincones del país.

Muchos dijeron que este ha sido el año más duro para la enseñanza que han tenido. Pidieron a CNN que no revelara sus apellidos por miedo a las represalias.

Advertencias de TikTok virales sobre violencia armada no son creíbles, pero mantienen a las escuelas y agencias de seguridad en alerta máxima

Una profesora habla a los estudiantes que aprenden a distancia en una escuela primaria en San Francisco en octubre de 2020.

Los profesores están preocupados por la amenaza de los tiroteos en sus escuelas

Los tiroteos masivos tocan la fibra sensible de una profesora veterana de Florida que se hace llamar Bear.

«Uno de mis exalumnos murió en Pulse, y vivo a 20 minutos de Parkland», dijo, refiriéndose al tiroteo de 2016 en el club nocturno Pulse en Orlando y al tiroteo de 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas.

Bear da clases en un centro de necesidades especiales y ya ha pasado por esto. Mantuvo la calma de sus alumnos tras el tiroteo de Columbine de 1999 y dijo a su clase que todo estaría bien tras el 11 de septiembre de 2001. Después de ambas tragedias lloró en el estacionamiento, fuera de la vista de sus alumnos, y luego volvió, dispuesta a ayudarlos.

«Nos acercamos a nuestros alumnos cuando ha ocurrido lo peor de lo peor en el mundo, y aun así nos paramos al frente y tratamos de que se sientan seguros», dijo. «Pero, por dentro también estamos muertos de miedo».

«Personalmente he dado clases a alumnos con los mismos pensamientos violentos, los mismos padres habilitadores, el mismo acceso a las armas que Ethan. Esta es una historia que podría desarrollarse en cualquier lugar… He visto a niños como él ser devueltos al salón de clase». Brooke, ex profesora de secundaria de California.

El video de los estudiantes en pánico saltando por la ventana de un aula en la Escuela Preparatoria de Oxford ofrece una mirada visceral al terror de un tiroteo en la escuela. Ese video se le quedó grabado a Bear porque sabe que nunca sería capaz de hacer eso con sus alumnos, muchos de los cuales van en silla de ruedas o no hablan, dijo.

Estudiantes tomaron tijeras para defenderse y escaparon por una ventana en el mortal tiroteo en Michigan

«Dios no quiera que un tirador entre en nuestro edificio. No voy a correr con estos niños», dijo. «De ninguna manera voy a saltar por la ventana con un niño en silla de ruedas. Me quedo con ese niño».

Bear dice que su esposa sabe que eso es lo que haría en un tiroteo. Es algo con lo que su familia tiene que vivir.

En lo que va de 2021 se han producido al menos 52 tiroteos en escuelas de educación básica en Estados Unidos, según un análisis de CNN.

En comparación, hubo 37 en todo 2019, el último año completo antes de que la pandemia interrumpiera el aprendizaje presencial en muchas escuelas.

Cada vez que hay noticias de otro tiroteo en una escuela, un torrente de adrenalina recorre a Ángela, profesora de una pequeña escuela secundaria alternativa en el estado de Washington.

Intenta mantener la calma y la profesionalidad, pero le enfurece la pérdida de vidas y el hecho de que Estados Unidos no haya hecho más para frenar la violencia en las escuelas, dice.

Profesores y voluntarios de las escuelas públicas de Boston entregan paquetes impresos para que los estudiantes los lleven a casa el 16 de marzo de 2020.

Después de cada tiroteo en alguna escuela, Ángela dice que ella y sus colegas hacen un balance de sus estudiantes y sus necesidades de salud mental. Están atentos a los signos de angustia y preguntan si alguien está siendo acosado o se siente marginado. Después de un tiroteo, hay una capa adicional de escrutinio, dice.

Los tiroteos en las escuelas y la pandemia, además de todas las demás tareas que los profesores deben malabarear cada día, crean una capa subyacente de estrés que no desaparece, dice Ángela.

«Todos los días tengo la sensación de estar atravesando por arenas movedizas que intentan hundirme», afirma. «Intento alcanzar el borde, pero no puedo lograrlo del todo».

Muchos profesores luchan por preservar su salud mental

Si le preguntas a un profesor por qué eligió la carrera de educación, probablemente te dirá que es por el amor a sus alumnos o por los pequeños momentos que esperan que tengan un impacto duradero en la vida de los niños.

Pero para los profesores exhaustos en 2021, esos ideales pueden perderse. Emily, profesora de Ciencias en Minnesota, dice que ha pasado sus 11 años de trabajo poniendo a los estudiantes en primer lugar. Pero este año está agotada, desmoralizada y experimentando “burnout”.

Emily dijo que dejó las redes sociales y redujo drásticamente la cantidad de trabajo que se lleva a casa. Con 200 estudiantes a su cargo, dijo que los cambios eran necesarios para preservar su salud mental.

«Sé que no estoy haciendo lo mejor que puedo en este momento», dijo. «Y eso es para sobrevivir. Eso es para despertarme y poder dar el primer paso».

«Estamos cansados del ‘lo hacemos por el resultado, no por los ingresos’. Esto es ante todo un empleo y hay algunos beneficios increíbles, pero cuando nos sentimos denigrados y sentimos que se están aprovechando de nosotros, cargamos con esos sentimientos. Y eso es duro”. Emily, profesora de Ciencias de Minnesota.

Este año, Emily dijo que ha estado sirviendo esencialmente como terapeuta, enfermera, consejera y entrenadora de vida para sus estudiantes, además de enseñarles sobre ciencia.

«Si pudiera explicar cómo es la enseñanza en este momento, diría que es como intentar construir un castillo de naipes con una baraja, pero estás fuera, y hay vientos de 16 kilómetros por hora y la mesa sobre la que intentas construir está… una de las patas está rota, así que se tambalea», dijo.

«Y ya sabes, las cartas están ardiendo y todo el tiempo tienes a gente gritándote desde la barrera… Así que es todo un caos».
Pero como profesora, dijo Emily, no está en su naturaleza rendirse.

Muchos profesores dijeron a CNN que temen haber llegado a un punto de agotamiento mental. Y no son solo los maestros; los pediatras en la pandemia registran un número récord de niños con problemas de salud mental, según dijo este martes el presidente de la Academia Estadounidense de Pediatría.

Los padres pasan por sus hijos tras el tiroteo en el instituto de Oxford, en Michigan, el 30 de noviembre.

Kelly, profesora de educación especial en la ciudad de Nueva York, dijo que por mucho que le gustaría hacer ejercicio o hacer algo por sí misma después de la jornada escolar, no tiene la energía necesaria para abandonar su sofá. A menudo se sienta allí en silencio, «sintiendo que no me queda nada».

Emily dijo que ve que mucha gente recurre al alcohol para hacer frente a su estrés. Dijo que ella también lo hacía, hasta que un día se dio cuenta de que su forma de beber estaba dificultando las relaciones con su familia y lo que sentía por ella misma.

Si no hubiera dejado de beber, dijo Emily, no cree que estaría dando clases ahora.

Y no solo le preocupa su salud mental. Emily dijo que constantemente busca señales sobre el bienestar de sus alumnos cuando parecen tener problemas emocionales o académicos.

Cómo revitalizar a los preadolescentes y adolescentes exhaustos después de la pandemia

“Tuve un director que dijo que los días de salud mental son solo para los fines de semana, lo que fue una verdadera porquería, otro ejemplo de que la administración no apoya la salud mental de los maestros y luego se preguntan por qué todos renuncian”. Kelly, maestra de Educación Especial de Nueva York

«Realmente me importa más crear individuos con capacidad de resolver problemas que sean miembros productivos de la sociedad que el (trabajo escolar)», dijo. «Vivimos en Minnesota, estamos tratando con George Floyd y Daunte Wright. Mis niños de color necesitan tener estas conversaciones. Mis niños blancos necesitan saberlo. Son cosas realmente importantes a las que hay que dar espacio».

«Enseñar es poner a los demás antes que a uno mismo», continuó, añadiendo que muchas personas ajenas a la profesión no entienden cuánto se sacrifican los profesores por sus alumnos. «Y creo que eso es lo que más me afecta ahora mismo».

Están viendo más violencia en sus escuelas

Docenas de profesores que escribieron a CNN dijeron que han observado más violencia, amenazas y problemas de comportamiento, desde gritos hasta peleas físicas, en sus escuelas.

Kate, una maestra de secundaria en Connecticut, dijo que ha sido herida dos veces por los estudiantes en su escuela, tan grave que tuvo que pedir permiso en ambas ocasiones.

Kate dijo que tuvo que ser operada de la rodilla después de que un estudiante la hiriera hace un par de años. Pidió a CNN que no revelara cómo se lesionó, por miedo a ser identificada.

«Me quedé en shock», dijo, refiriéndose al incidente de la rodilla. «Me dio mucha rabia que alguien hiciera esto. Y no hubo consecuencias, ni siquiera una disculpa» por parte del estudiante.

Un miembro de la junta escolar abraza a una conductora de autobús escolar mientras regresan a la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas. Fue la primera vez que se permitió a los maestros y al personal regresar a la escuela desde el tiroteo masivo en febrero de 2018.

Kate dijo que ha visto un aumento de la violencia en los últimos años en su escuela, desde estudiantes que lanzan puñetazos hasta empujarse por las escaleras. Ella dijo que comenzó antes de la pandemia, pero este año es peor.

«No me siento segura en la escuela. Hemos recibido informes sobre armas que los alumnos han traído a nuestra escuela», dijo. «Oigo que los alumnos se gritan, se amenazan, se insultan. He oído a alguien amenazar al profesor. … el abuso verbal es simplemente increíble».

Kate dijo que algunos de sus alumnos tampoco se sienten seguros.

«He tenido varios estudiantes que han venido a mí como uno de sus adultos de confianza y me han dicho que no se sienten seguros en sus aulas», dijo. «Eso me rompe el corazón».

Kate dijo que siente que no puede dejar su trabajo, en parte por lealtad a sus alumnos, pero también porque «si dejo la profesión docente ahora, va a acabar con mi jubilación más adelante».

“Lloramos a puerta cerrada, tememos por nuestras vidas, pero SIEMPRE hemos puesto a los niños en primer lugar… Enseñar es hacer que los niños se sientan seguros, aunque nosotros no lo estemos”, dijo Bear, maestra en un centro de necesidades especiales de Florida.

Tiroteo en la escuela Sandy Hook: así fue la masacre que estremeció a EE.UU. en 2012

Henry, profesor de Educación Especial en un instituto urbano del sur de California, dijo que últimamente ha visto más violencia entre los estudiantes y una mayor desconexión entre éstos y sus estudios.

«Simplemente creo que los chicos en general son mucho más intratables», dijo. «No quieren estar en el aula, están irritados, sus notas están por los suelos y, al igual que nosotros, están frustrados con las calificaciones, las tareas y el inicio y la interrupción (de la enseñanza presencial en la pandemia)».

Entre los protocolos de la pandemia y los problemas de comportamiento, hay demasiadas cosas en marcha este año para que los profesores puedan manejarlas bien, dijo Henry.

«Siento que nuestro director y el distrito están tratando de apoyarnos con cada pizca de recursos que tienen, pero simplemente no tienen las respuestas a nuestros problemas», escribió. «Estamos tan abrumados con las preguntas y las respuestas que la única forma de afrontarlo es dar un paso atrás y poner un pie delante del otro».

El personal de la Academia de Ciencias e Ingeniería de Brooklyn se prepara para la reapertura de la escuela en Nueva York en septiembre de 2021.

Algunos profesores renuncian porque están hartos

Kelly pensó que daría clases el resto de su vida, pero después de siete años esta profesora de Educación Especial en Nueva York tomó la difícil decisión de dejar la profesión el próximo mes de junio.

«Siento que mi corazón no puede soportarlo más», dijo. «Y se siente terrible y siento esta culpa porque siento que estoy defraudando a los niños o dejándolos atrás con esta decisión que voy a tomar. Pero eso es lo que hace este sistema: se aprovecha de la gente con buen corazón y que quiere ayudar y hacer un cambio, y creo que eso es repugnante».

Kelly dijo que ha sido presionada hasta el punto de no retorno por los administradores de la escuela que han ignorado sus preocupaciones y peticiones de más recursos de salud mental. Y por eso está buscando trabajo fuera de la educación.

“Es físicamente agotador. Este es el segundo día de conducir al trabajo y sentarme en el auto y preguntarme a mí misma si realmente quiero ir hoy”. Anna, profesora de secundaria de Washington.

Muchos de sus colegas «fantasean» con la idea de dejarlo, dice.

Kelly no está sola. El estrés, exacerbado por el covid-19, fue la razón más común citada en 2020 para explicar por qué los profesores dejaron la profesión antes de tiempo, según un estudio de la Rand Corporation. Y los primeros datos sugieren que la tendencia continúa este año en varias partes del país.

Florida necesita más de 5.000 maestros, según un grupo educativo. Los culpables son la pandemia y los bajos salarios

Kelly dijo que el agotamiento de los maestros suele ocurrir alrededor de mayo o junio, al final del año escolar, pero en 2021 comenzó para ella y otros colegas en septiembre. Entonces, dijo, fue cuando supo que era el momento de dejarlo.

La pandemia también ha sido traumática para los profesores, así como para los estudiantes, dijo.

«Para mí, la salud mental a lo largo de los años es muy importante ahora, y no vale la pena que vacíe mi copa, esencialmente por gente que no se preocupa por mí o por mis alumnos».

A pesar de todo, muchos profesores siguen amando lo que hacen

Si pasas un día en el aula de tercer grado de Natalie Stuart en Davie, Florida, desearás volver a la escuela primaria y aprender de ella.

Al principio de la pandemia, Stuart descargó TikTok para divertirse y rápidamente se convirtió en una parte integral de sus planes de clase. En un momento en el que los estudiantes estaban pegados a la tecnología y a las redes sociales, Stuart dijo que sabía que tenía que encontrarse con ellos donde estaban.

«Si no incorporo actividades divertidas, no van a participar», dijo.

Una profesora de segundo grado de la escuela primaria Colin L. Powell ayuda a un alumno a leer en voz alta una carta que escribió a la familia de Colin Powell tras su muerte por complicaciones de covid-19.

En su cuenta de TikTok muestra marionetas de papel de Cardi B, tendencias de baile, referencias a «The Office» y docenas de adelantos de cómo se relaciona con sus alumnos.

OPINIÓN | Enseñanza durante una pandemia: consultas desde el auto, mensajes de texto a las 2 am y terapia en Zoom

El estilo de enseñanza creativo de Stuart la hizo aparecer en la revista Fort Lauderdale Magazine, que la nombró la mejor profesora de la ciudad en 2021.

Stuart dijo que gasta alrededor de US$ 1.000 de su propio bolsillo cada año para asegurarse de que tiene los suministros necesarios para llevar a cabo sus lecciones. Solía gastar más, pero lo redujo para proteger su presupuesto. La joven de 34 años dijo que todavía vive en casa de su madre porque su salario no cubre el alquiler de un departamento de una habitación.

Ver que muchos de sus colegas abandonan la enseñanza ha sido desalentador, dijo.

«Ahora mismo, es importante que los buenos profesores que se quedan en la profesión gestionen sus días de forma diferente para no agotarse», dijo. «Aunque para mí es muy fácil decirlo, porque no voy a mentir: yo también estoy agotada. Lo único es que no voy a mostrar ese agotamiento a mis alumnos porque no lo necesitan».

Stuart dijo que ha empezado a tomarse descansos de salud mental y a buscar más tiempo de descanso para sí misma, de modo que pueda tener más energía para sus alumnos. Para mitigar el estrés, hace ejercicio, medita, no se lleva los deberes a casa más de dos veces a la semana y no consulta el correo electrónico después de las 6 de la tarde.

«Voy a trabajar cada día motivada para hacer felices a mis alumnos, para hacerlos reír, para que les guste aprender», dice Stuart. «Porque, al fin y al cabo, esa es la razón por la que me hice profesora».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver