El sobrevuelo de Juno revela impresionantes imágenes nuevas de Júpiter y los sonidos de su luna Ganímedes

(CNN) — El planeta más grande de nuestro sistema solar parece asemejarse cada vez más a una obra de arte. Está lleno de sorpresas, al igual que sus lunas. La misión Juno de la NASA, que comenzó a orbitar Júpiter en julio de 2016, realizó recientemente su 38° sobrevuelo cercano del gigante gaseoso. La misión se extendió a principios de este año, agregando un sobrevuelo de la luna de Júpiter, Ganímedes, en junio.

Los datos y las imágenes de estos sobrevuelos están reescribiendo todo lo que sabemos sobre Júpiter, dijo Scott Bolton, investigador principal de Juno en el Southwest Research Institute en San Antonio, durante una sesión informativa en la Reunión de Otoño de la American Geophysical Union en Nueva Orleans este viernes.

Allí, Bolton reveló 50 segundos de sonido creado cuando Juno pasó volando por Ganímedes durante el verano. El clip del audio de la luna fue creado por ondas de radio eléctricas y magnéticas producidas por el campo magnético del planeta y recogidas por el instrumento Waves de la nave espacial, diseñado para detectar estas ondas.

Los sonidos son como una banda sonora de la era espacial alucinante.

«Esta banda sonora es lo suficientemente salvaje como para hacerte sentir como si estuvieras cabalgando mientras Juno navega junto a Ganímedes por primera vez en más de dos décadas», dijo Bolton. «Si escuchas con atención, puedes escuchar el cambio abrupto a frecuencias más altas alrededor del punto medio de la grabación, lo que representa la entrada a una región diferente en la magnetosfera de Ganímedes».

El equipo de Juno continúa analizando los datos del sobrevuelo de Ganímedes. En ese momento, Juno estaba a unas 645 millas (1.038 kilómetros) de la superficie de la luna y pasaba rápidamente a 41.600 mph (67.000 kilómetros por hora).

publicidad

«Es posible que el cambio en la frecuencia poco después de la aproximación más cercana se deba al paso del lado nocturno al lado diurno de Ganímedes», dijo William Kurth, co-investigador principal del instrumento Waves, que tiene su base en la Universidad de Iowa, en un comunicado.

El equipo también compartió impresionantes imágenes nuevas que se asemejan a vistas artísticas de la atmósfera arremolinada de Júpiter.

«Se puede ver lo increíblemente hermoso que es Júpiter», dijo Bolton. «Es realmente la paleta de un artista. Es casi como una pintura de Van Gogh. Ves estos increíbles vórtices y nubes arremolinadas de diferentes colores».

Juno revela nuevos hallazgos sobre Júpiter 0:38

Estas imágenes visualmente impresionantes sirven para ayudar a los científicos a comprender mejor Júpiter y sus muchos misterios. Las imágenes de ciclones en los polos de Júpiter intrigaron a Lia Siegelman, una científica que trabaja con el equipo de Juno y que normalmente estudia los océanos de la Tierra. Vio similitudes entre la dinámica atmosférica de Júpiter y los vórtices en los océanos de la Tierra.

«Cuando vi la riqueza de la turbulencia alrededor de los ciclones jovianos, con todos los filamentos y remolinos más pequeños, me recordó a la turbulencia que se ve en el océano alrededor de los remolinos», dijo Siegelman, oceanógrafa física y becaria postdoctoral en Scripps Institution of Oceanografía en la Universidad de California, San Diego, en un comunicado.

«Estos son especialmente evidentes en imágenes satelitales de alta resolución de vórtices en los océanos de la Tierra que son reveladas por floraciones de plancton que actúan como trazadores del flujo».

Los oceanógrafos están utilizando su experiencia en los remolinos oceánicos para estudiar la turbulencia en los polos de Júpiter y las fuerzas físicas que impulsan sus grandes ciclones. Compara esta imagen de una floración de fitoplancton en el Mar de Noruega (izquierda) con nubes turbulentas en la atmósfera de Júpiter (derecha).

Los datos de Juno también están ayudando a los científicos a mapear el campo magnético de Júpiter, incluida la Gran Mancha Azul. Esta región es una anomalía magnética ubicada en el ecuador de Júpiter, que no debe confundirse con la Gran Mancha Roja, una tormenta atmosférica de siglos de duración al sur del ecuador.

Desde la llegada de Juno a Júpiter, el equipo ha sido testigo de un cambio en el campo magnético de Júpiter. La Gran Mancha Azul se mueve hacia el este a unas 2 pulgadas (5,1 centímetros) por segundo y completará una vuelta alrededor del planeta en 350 años.

Mientras tanto, la Gran Mancha Roja se está moviendo hacia el oeste y cruzará esa línea de meta mucho más rápido, en aproximadamente 4,5 años.

Pero la Gran Mancha Azul está siendo destrozada por las corrientes en chorro de Júpiter, que le dan una apariencia rayada. Este patrón visual les dice a los científicos que estos vientos se extienden mucho más profundamente en el interior gaseoso del planeta.

El mapa del campo magnético de Júpiter, generado por los datos de Juno, también reveló que la acción de la dínamo del planeta, que crea el campo magnético del interior de Júpiter, se origina a partir de hidrógeno metálico debajo de una capa de «lluvia de helio».

Juno también pudo observar el débil anillo de polvo alrededor de Júpiter desde el interior del anillo. En realidad, este polvo es creado por dos de las pequeñas lunas del planeta, llamadas Metis y Adrastea. Las observaciones permitieron a los investigadores ver parte de la constelación de Perseo desde una perspectiva planetaria diferente.

«Es impresionante que podamos contemplar estas constelaciones familiares desde una nave espacial a quinientos millones de millas de distancia», dijo Heidi Becker, co-investigadora principal del instrumento de la Unidad de Referencia Estelar de Juno en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, en un comunicado.

«Pero todo se ve más o menos igual que cuando los apreciamos desde nuestros patios traseros aquí en la Tierra. Es un recordatorio sobrecogedor de lo pequeños que somos y de lo mucho que nos queda por explorar».

En el otoño de 2022, Júpiter volará por la luna de Júpiter Europa, que será visitada por su propia misión, el Europa Clipper, que se lanzará en 2024. Europa intriga a los científicos porque un océano global se encuentra debajo de su capa de hielo. De vez en cuando, las plumas salen de los agujeros en el hielo hacia el espacio. Europa Clipper podría investigar este océano «probando» y volando a través de las plumas, y aprender si la vida es posible en este mundo oceánico.

Júpiter

(CNN) — El planeta más grande de nuestro sistema solar parece asemejarse cada vez más a una obra de arte. Está lleno de sorpresas, al igual que sus lunas. La misión Juno de la NASA, que comenzó a orbitar Júpiter en julio de 2016, realizó recientemente su 38° sobrevuelo cercano del gigante gaseoso. La misión se extendió a principios de este año, agregando un sobrevuelo de la luna de Júpiter, Ganímedes, en junio.

Los datos y las imágenes de estos sobrevuelos están reescribiendo todo lo que sabemos sobre Júpiter, dijo Scott Bolton, investigador principal de Juno en el Southwest Research Institute en San Antonio, durante una sesión informativa en la Reunión de Otoño de la American Geophysical Union en Nueva Orleans este viernes.

Allí, Bolton reveló 50 segundos de sonido creado cuando Juno pasó volando por Ganímedes durante el verano. El clip del audio de la luna fue creado por ondas de radio eléctricas y magnéticas producidas por el campo magnético del planeta y recogidas por el instrumento Waves de la nave espacial, diseñado para detectar estas ondas.

Los sonidos son como una banda sonora de la era espacial alucinante.

«Esta banda sonora es lo suficientemente salvaje como para hacerte sentir como si estuvieras cabalgando mientras Juno navega junto a Ganímedes por primera vez en más de dos décadas», dijo Bolton. «Si escuchas con atención, puedes escuchar el cambio abrupto a frecuencias más altas alrededor del punto medio de la grabación, lo que representa la entrada a una región diferente en la magnetosfera de Ganímedes».

El equipo de Juno continúa analizando los datos del sobrevuelo de Ganímedes. En ese momento, Juno estaba a unas 645 millas (1.038 kilómetros) de la superficie de la luna y pasaba rápidamente a 41.600 mph (67.000 kilómetros por hora).

«Es posible que el cambio en la frecuencia poco después de la aproximación más cercana se deba al paso del lado nocturno al lado diurno de Ganímedes», dijo William Kurth, co-investigador principal del instrumento Waves, que tiene su base en la Universidad de Iowa, en un comunicado.

El equipo también compartió impresionantes imágenes nuevas que se asemejan a vistas artísticas de la atmósfera arremolinada de Júpiter.

«Se puede ver lo increíblemente hermoso que es Júpiter», dijo Bolton. «Es realmente la paleta de un artista. Es casi como una pintura de Van Gogh. Ves estos increíbles vórtices y nubes arremolinadas de diferentes colores».

Juno revela nuevos hallazgos sobre Júpiter 0:38

Estas imágenes visualmente impresionantes sirven para ayudar a los científicos a comprender mejor Júpiter y sus muchos misterios. Las imágenes de ciclones en los polos de Júpiter intrigaron a Lia Siegelman, una científica que trabaja con el equipo de Juno y que normalmente estudia los océanos de la Tierra. Vio similitudes entre la dinámica atmosférica de Júpiter y los vórtices en los océanos de la Tierra.

«Cuando vi la riqueza de la turbulencia alrededor de los ciclones jovianos, con todos los filamentos y remolinos más pequeños, me recordó a la turbulencia que se ve en el océano alrededor de los remolinos», dijo Siegelman, oceanógrafa física y becaria postdoctoral en Scripps Institution of Oceanografía en la Universidad de California, San Diego, en un comunicado.

«Estos son especialmente evidentes en imágenes satelitales de alta resolución de vórtices en los océanos de la Tierra que son reveladas por floraciones de plancton que actúan como trazadores del flujo».

Mapeo del campo magnético de Júpiter

Los oceanógrafos están utilizando su experiencia en los remolinos oceánicos para estudiar la turbulencia en los polos de Júpiter y las fuerzas físicas que impulsan sus grandes ciclones. Compara esta imagen de una floración de fitoplancton en el Mar de Noruega (izquierda) con nubes turbulentas en la atmósfera de Júpiter (derecha).

Los datos de Juno también están ayudando a los científicos a mapear el campo magnético de Júpiter, incluida la Gran Mancha Azul. Esta región es una anomalía magnética ubicada en el ecuador de Júpiter, que no debe confundirse con la Gran Mancha Roja, una tormenta atmosférica de siglos de duración al sur del ecuador.

Desde la llegada de Juno a Júpiter, el equipo ha sido testigo de un cambio en el campo magnético de Júpiter. La Gran Mancha Azul se mueve hacia el este a unas 2 pulgadas (5,1 centímetros) por segundo y completará una vuelta alrededor del planeta en 350 años.

Mientras tanto, la Gran Mancha Roja se está moviendo hacia el oeste y cruzará esa línea de meta mucho más rápido, en aproximadamente 4,5 años.

Pero la Gran Mancha Azul está siendo destrozada por las corrientes en chorro de Júpiter, que le dan una apariencia rayada. Este patrón visual les dice a los científicos que estos vientos se extienden mucho más profundamente en el interior gaseoso del planeta.

El mapa del campo magnético de Júpiter, generado por los datos de Juno, también reveló que la acción de la dínamo del planeta, que crea el campo magnético del interior de Júpiter, se origina a partir de hidrógeno metálico debajo de una capa de «lluvia de helio».

Juno también pudo observar el débil anillo de polvo alrededor de Júpiter desde el interior del anillo. En realidad, este polvo es creado por dos de las pequeñas lunas del planeta, llamadas Metis y Adrastea. Las observaciones permitieron a los investigadores ver parte de la constelación de Perseo desde una perspectiva planetaria diferente.

«Es impresionante que podamos contemplar estas constelaciones familiares desde una nave espacial a quinientos millones de millas de distancia», dijo Heidi Becker, co-investigadora principal del instrumento de la Unidad de Referencia Estelar de Juno en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, en un comunicado.

«Pero todo se ve más o menos igual que cuando los apreciamos desde nuestros patios traseros aquí en la Tierra. Es un recordatorio sobrecogedor de lo pequeños que somos y de lo mucho que nos queda por explorar».

En el otoño de 2022, Júpiter volará por la luna de Júpiter Europa, que será visitada por su propia misión, el Europa Clipper, que se lanzará en 2024. Europa intriga a los científicos porque un océano global se encuentra debajo de su capa de hielo. De vez en cuando, las plumas salen de los agujeros en el hielo hacia el espacio. Europa Clipper podría investigar este océano «probando» y volando a través de las plumas, y aprender si la vida es posible en este mundo oceánico.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver