La inflación ya es bastante mala. Un país la está empeorando

Londres (CNN Business) — Desconcertado por la subida de los precios, el Banco de Inglaterra se convirtió el jueves en el primer banco central importante en subir las tasas de interés desde que comenzó la pandemia. La Reserva Federal de EE.UU. seguirá en los próximos meses, y se esperan tres aumentos de tasas el próximo año.

Puedes objetar el momento en que esto ocurre o por el tamaño de los aumentos de las tasas de interés, pero casi todos los economistas están de acuerdo en que cuando los precios suben rápidamente, los costos de endeudamiento más altos pueden ayudar a reducir la demanda y la inflación.

Sin embargo, no en Turquía, donde el presidente Recep Tayyip Erdogan ha presionado repetidamente al banco central no tan independiente del país para que reduzca las tasas de interés a pesar del aumento de la inflación. Y el banco está haciendo precisamente eso, con consecuencias potencialmente desastrosas.

Considera: Los precios al consumidor en Turquía se dispararon un 21,3% en el año hasta noviembre. Los economistas creen que la inflación podría subir aún más, con una tasa de hasta un 30% posible durante los próximos seis a nueve meses.

Mientras tanto, la lira turca se hunde. La moneda ha perdido más de la mitad de su valor frente al dólar estadounidense en lo que va de año y va camino de su peor desempeño desde 1995. Es difícil detener la caída porque el banco central no tiene reservas significativas de divisas.

publicidad

Y se está haciendo la vida aún más difícil. Este jueves, el banco central turco recortó las tasas de interés por cuarto mes consecutivo, del 15% al ​​14%.

«El presidente Erdogan ha seguido dictando al fuertemente depurado [banco central] que pruebe su visión poco ortodoxa de que se necesitan tasas de interés más bajas para reducir la inflación», dijo Jason Tuvey de Capital Economics.

En un esfuerzo por brindar algo de alivio a los trabajadores que sufren, muchos de los cuales se han apresurado a deshacerse de la lira por monedas extranjeras, Erdogan anunció el jueves un aumento de casi el 50% en el salario mínimo del país.

«Con este aumento, creo que hemos demostrado nuestra determinación de no permitir que los trabajadores sean aplastados por el peso de los precios en aumento», dijo el mandatario en rueda de prensa.

La medida puede darle a Erdogan un impulso político. Pero los salarios más altos son un contribuyente conocido de la inflación y podrían empeorar una situación que ya es terrible.

Otros países siguen un enfoque más ortodoxo. Rusia subió las tasas de interés en 1 punto porcentual el viernes para combatir el aumento de precios.

¿En general es conveniente refinanciar? 4:49

Inflación

Londres (CNN Business) — Desconcertado por la subida de los precios, el Banco de Inglaterra se convirtió el jueves en el primer banco central importante en subir las tasas de interés desde que comenzó la pandemia. La Reserva Federal de EE.UU. seguirá en los próximos meses, y se esperan tres aumentos de tasas el próximo año.

Puedes objetar el momento en que esto ocurre o por el tamaño de los aumentos de las tasas de interés, pero casi todos los economistas están de acuerdo en que cuando los precios suben rápidamente, los costos de endeudamiento más altos pueden ayudar a reducir la demanda y la inflación.

Sin embargo, no en Turquía, donde el presidente Recep Tayyip Erdogan ha presionado repetidamente al banco central no tan independiente del país para que reduzca las tasas de interés a pesar del aumento de la inflación. Y el banco está haciendo precisamente eso, con consecuencias potencialmente desastrosas.

Inflación: todo lo que necesitas saber sobre este fenómeno económico

Considera: Los precios al consumidor en Turquía se dispararon un 21,3% en el año hasta noviembre. Los economistas creen que la inflación podría subir aún más, con una tasa de hasta un 30% posible durante los próximos seis a nueve meses.

Mientras tanto, la lira turca se hunde. La moneda ha perdido más de la mitad de su valor frente al dólar estadounidense en lo que va de año y va camino de su peor desempeño desde 1995. Es difícil detener la caída porque el banco central no tiene reservas significativas de divisas.

Y se está haciendo la vida aún más difícil. Este jueves, el banco central turco recortó las tasas de interés por cuarto mes consecutivo, del 15% al ​​14%.

«El presidente Erdogan ha seguido dictando al fuertemente depurado [banco central] que pruebe su visión poco ortodoxa de que se necesitan tasas de interés más bajas para reducir la inflación», dijo Jason Tuvey de Capital Economics.

Desde México hasta Argentina: la guía 2021 del salario mínimo en América Latina

En un esfuerzo por brindar algo de alivio a los trabajadores que sufren, muchos de los cuales se han apresurado a deshacerse de la lira por monedas extranjeras, Erdogan anunció el jueves un aumento de casi el 50% en el salario mínimo del país.

«Con este aumento, creo que hemos demostrado nuestra determinación de no permitir que los trabajadores sean aplastados por el peso de los precios en aumento», dijo el mandatario en rueda de prensa.

La medida puede darle a Erdogan un impulso político. Pero los salarios más altos son un contribuyente conocido de la inflación y podrían empeorar una situación que ya es terrible.

Otros países siguen un enfoque más ortodoxo. Rusia subió las tasas de interés en 1 punto porcentual el viernes para combatir el aumento de precios.

¿En general es conveniente refinanciar? 4:49Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver