Sus hijos recibirán obsequios más pequeños este año. El resto de la familia no recibirá ninguno

(CNN Business) — Los precios más altos de la gasolina y los comestibles afectaron las finanzas de Jen Kendra, y ha tenido que hacer algunas concesiones difíciles esta temporada navideña.

Sus hijos recibirán regalos más pequeños. El resto de la familia no recibirá ninguno.

Kendra, que vive con su esposo y sus dos hijos pequeños en los suburbios de Chicago y quien trabaja a tiempo parcial como cajera de banco, paga el doble para llenar el tanque de gasolina cada semana.

«He visto un repunte en los precios de los alimentos y la gasolina», dijo. Cuando pasa por la gasolinera cerca de su casa, a menudo se encuentra gritando ante los grandes carteles que enumeran los precios más recientes.

Kendra describe a su familia como de clase media baja. Ha comenzado a usar cupones con más frecuencia para comprar alimentos y compra con más frecuencia en tiendas de descuento como Aldi para conseguir los precios más bajos. A veces, eso significa conducir distancias más largas para encontrar comida más barata. «En cualquier lugar donde pueda encontrar un trato o una ganga, lo estoy probando».

publicidad

La familia Kendra está luchando para poder pagar los regalos navideños. Los precios más altos de la gasolina y los comestibles están pasando factura.

Los cheques de estímulo federal han ayudado a su familia, pero el dinero se agotó a principios de este año. Sus US$ 550 al mes del crédito tributario por hijos ampliado también ha sido un impulso y se destinan a pagar el preescolar de su hijo menor y las facturas de las tarjetas de crédito para alimentos y gasolina.

Kendra y su esposo ahorraron para comprar un Nintendo Switch para sus hijos, de siete y cuatro años, pero la devolvieron dos semanas después porque su calentador de agua se apagó inesperadamente y les costó US$ 1.500.

«No poder proporcionarles esa Nintendo Switch fue desgarrador para mí», dijo.

En cambio, recurrió al mercado de Facebook por primera vez para comprar juguetes usados, y también consiguió Play-Doh y Hot Wheels para niños. La pareja no intercambiará regalos entre sí este año ni comprará regalos para sus padres y familiares.

«Las cosas están muy difíciles en este momento», comentó.

Precios más altos para televisores y productos deportivos

Difícilmente están solos. El aumento de los precios exprime los presupuestos de millones de estadounidenses, lo que lleva a muchas familias con dificultades financieras a retirar los regalos.

Los precios subieron un 6,8% en noviembre respecto al año anterior, el nivel más alto en 39 años. Los precios de los comestibles han aumentado un 6,4% anual y la carne era un 16% más cara en noviembre que hace un año, mientras que los precios del pescado y el marisco aumentaron un 8%.

Los precios de la energía subieron un 33,3%, incluido un enorme aumento del 58% en la gasolina.

Pero no todos los compradores se ven afectados por igual por los precios más altos.

Los consumidores de ingresos más altos —que tienen más efectivo disponible para compras discrecionales— están en mejores condiciones de resistir los episodios de inflación elevados que los compradores de ingresos más bajos, que gastan un mayor porcentaje de sus ingresos en combustible y productos básicos.

Esto los deja más vulnerables cuando suben los precios de los alimentos o la gasolina, lo que reduce la cantidad de dinero que les queda para comprar obsequios para las fiestas, como aparatos electrónicos, juegos o artículos no esenciales.

Aunque los salarios aumentan rápidamente, todavía están por detrás de la inflación.

«La inflación ha sido más dolorosa para los hogares de menores ingresos», dijeron economistas de Bank of America en un reporte de investigación el mes pasado.

El aumento de los precios de los productos básicos tendrá un impacto en el gasto de los compradores con limitaciones presupuestarias en regalos navideños, que también son más caros que el año pasado.

La ropa costó un 5% más en noviembre que hace un año, las joyas subieron un 6,7%, los televisores un 7,9%, los artículos deportivos un 8,4% y los muebles un 11,8%.

Esto pagarán los mexicanos por su cena de Navidad 0:54

Disparidad de compras navideñas

Se espera que los gastos de vacaciones promedien US$ 1.463 por hogar, un 5% más que en 2020, según una encuesta de consumidores de Deloitte publicada en octubre.

Pero la consultora predice enormes discrepancias en el gasto entre los grupos de ingresos, impulsadas en parte por la inflación.

Mientras que los consumidores con un ingreso anual superior a US$ 100.000 aumentarán sus gastos de vacaciones en un 15% con respecto al año pasado, los gastos de vacaciones aumentarán solo un 3% entre los compradores que ganan entre US$ 50.000 y US$ 99.000 al año.

Y para los consumidores que ganan menos de US$ 50.000, el gasto se reducirá en un 22% durante el período de vacaciones de este año.

«Hay una historia de dos temporadas de vacaciones, en las que los hogares de mayores ingresos planean gastar cinco veces más que los hogares de menores ingresos», dijo Deloitte. «La mayoría de las ganancias de esta temporada serán impulsadas por los compradores de mayores ingresos».

Muchos compradores de bajos ingresos se quedarán fuera de la temporada navideña por completo, según Deloitte.

Algunas cadenas minoristas han dicho recientemente que los clientes de menores ingresos han sentido el impacto de la inflación y han reducido el gasto discrecional.

«La inflación en alimentos, combustibles, servicios y otras necesidades crea presión financiera en nuestra base de clientes de menores ingresos», dijo John Swygert, CEO de Ollie’s Bargain Outlet, en una llamada con analistas este mes. «Estamos [viendo] que esos clientes compran con menos frecuencia por el mero hecho de que tienen menos ingresos disponibles».

Walmart destacó que trata activamente de mantener bajos los precios de la gasolina para atraer a los clientes preocupados por cuánto están pagando en el surtidor, especialmente a medida que disminuyen los beneficios del estímulo federal.

«Los precios de la gasolina son una preocupación… Han subido drásticamente en comparación con hace un año», dijo el CEO de Walmart, Doug McMillon, en una llamada con analistas el mes pasado. «Los clientes tenían dinero [entonces]. Y en algún momento, eso llegará a su fin».

Subida de precios de Dollar Tree podría ser mala decisión 1:01

Para Erin Leonards, que vive en el suroeste de Louisiana, «los precios de la gasolina son lo que me mata». Ahora gasta US$ 50 para llenar su tanque en estos días. «Solía ​​costar US$ 30 como máximo», agregó.

El aumento de los precios de la gasolinapresiona a Leonards, quien tiene tres hijos pequeños, de dos, cuatro y seis años. Ella está en la escuela de belleza y trabaja medio tiempo en un restaurante de pollo frito, ganando menos de US$ 50.000 al año.

Leonards dijo que compró de 18 a 20 regalos la Navidad pasada para cada uno de sus hijos y también compró regalos para sus tres ahijados, así como para sus sobrinos.

Esta Navidad, ella compró sólo cuatro regalos para cada uno de sus tres hijos, diciéndoles que elijan «algo que quieran, algo que necesiten, algo que se pongan y algo que lean».

Leonards afirmó que sus hijos entendieron cuando ella explicó que «Santa quería probar algo nuevo este año» con regalos. Pero todavía se sentía culpable de no poderles dar tanto como el año pasado.

El aumento de la inflación en lo esencial, combinado con un retroceso en el estímulo federal, también dificultará que los consumidores con poco presupuesto compren bienes discrecionales en 2022, dijeron analistas minoristas de Goldman Sachs en un reporte de investigación esta semana.

Esto puede afectar tanto a los minoristas que se adaptan a los compradores de bajos ingresos como a la economía estadounidense en general.

El próximo año, «el enfoque del consumidor probablemente cambiará hacia [encontrar] valor en elementos esenciales clave mientras que el gasto discrecional disminuirá», dijeron los analistas. Es probable que los compradores de menores ingresos «sigan bajo una presión significativa».

Julia Horowitz, de CNN Business, contribuyó a este artículo.

(CNN Business) — Los precios más altos de la gasolina y los comestibles afectaron las finanzas de Jen Kendra, y ha tenido que hacer algunas concesiones difíciles esta temporada navideña.

Sus hijos recibirán regalos más pequeños. El resto de la familia no recibirá ninguno.

Kendra, que vive con su esposo y sus dos hijos pequeños en los suburbios de Chicago y quien trabaja a tiempo parcial como cajera de banco, paga el doble para llenar el tanque de gasolina cada semana.

Finalmente, los precios de la gasolina y el gas natural están bajando

«He visto un repunte en los precios de los alimentos y la gasolina», dijo. Cuando pasa por la gasolinera cerca de su casa, a menudo se encuentra gritando ante los grandes carteles que enumeran los precios más recientes.

Kendra describe a su familia como de clase media baja. Ha comenzado a usar cupones con más frecuencia para comprar alimentos y compra con más frecuencia en tiendas de descuento como Aldi para conseguir los precios más bajos. A veces, eso significa conducir distancias más largas para encontrar comida más barata. «En cualquier lugar donde pueda encontrar un trato o una ganga, lo estoy probando».

La familia Kendra está luchando para poder pagar los regalos navideños. Los precios más altos de la gasolina y los comestibles están pasando factura.

Los cheques de estímulo federal han ayudado a su familia, pero el dinero se agotó a principios de este año. Sus US$ 550 al mes del crédito tributario por hijos ampliado también ha sido un impulso y se destinan a pagar el preescolar de su hijo menor y las facturas de las tarjetas de crédito para alimentos y gasolina.

Kendra y su esposo ahorraron para comprar un Nintendo Switch para sus hijos, de siete y cuatro años, pero la devolvieron dos semanas después porque su calentador de agua se apagó inesperadamente y les costó US$ 1.500.

«No poder proporcionarles esa Nintendo Switch fue desgarrador para mí», dijo.

En cambio, recurrió al mercado de Facebook por primera vez para comprar juguetes usados, y también consiguió Play-Doh y Hot Wheels para niños. La pareja no intercambiará regalos entre sí este año ni comprará regalos para sus padres y familiares.

«Las cosas están muy difíciles en este momento», comentó.

Precios más altos para televisores y productos deportivos

Difícilmente están solos. El aumento de los precios exprime los presupuestos de millones de estadounidenses, lo que lleva a muchas familias con dificultades financieras a retirar los regalos.

Los precios subieron un 6,8% en noviembre respecto al año anterior, el nivel más alto en 39 años. Los precios de los comestibles han aumentado un 6,4% anual y la carne era un 16% más cara en noviembre que hace un año, mientras que los precios del pescado y el marisco aumentaron un 8%.

La Fed señala que se avecinan múltiples aumentos de tasas en 2022 a medida que avanza para combatir la inflación

Los precios de la energía subieron un 33,3%, incluido un enorme aumento del 58% en la gasolina.

Pero no todos los compradores se ven afectados por igual por los precios más altos.

Los consumidores de ingresos más altos —que tienen más efectivo disponible para compras discrecionales— están en mejores condiciones de resistir los episodios de inflación elevados que los compradores de ingresos más bajos, que gastan un mayor porcentaje de sus ingresos en combustible y productos básicos.

Esto los deja más vulnerables cuando suben los precios de los alimentos o la gasolina, lo que reduce la cantidad de dinero que les queda para comprar obsequios para las fiestas, como aparatos electrónicos, juegos o artículos no esenciales.

Aunque los salarios aumentan rápidamente, todavía están por detrás de la inflación.

«La inflación ha sido más dolorosa para los hogares de menores ingresos», dijeron economistas de Bank of America en un reporte de investigación el mes pasado.

El aumento de los precios de los productos básicos tendrá un impacto en el gasto de los compradores con limitaciones presupuestarias en regalos navideños, que también son más caros que el año pasado.

La ropa costó un 5% más en noviembre que hace un año, las joyas subieron un 6,7%, los televisores un 7,9%, los artículos deportivos un 8,4% y los muebles un 11,8%.

Disparidad de compras navideñas

Se espera que los gastos de vacaciones promedien US$ 1.463 por hogar, un 5% más que en 2020, según una encuesta de consumidores de Deloitte publicada en octubre.

Pero la consultora predice enormes discrepancias en el gasto entre los grupos de ingresos, impulsadas en parte por la inflación.

Mientras que los consumidores con un ingreso anual superior a US$ 100.000 aumentarán sus gastos de vacaciones en un 15% con respecto al año pasado, los gastos de vacaciones aumentarán solo un 3% entre los compradores que ganan entre US$ 50.000 y US$ 99.000 al año.

Kraft te pagará US$ 20 por no preparar cheesecake esta Navidad

Y para los consumidores que ganan menos de US$ 50.000, el gasto se reducirá en un 22% durante el período de vacaciones de este año.

«Hay una historia de dos temporadas de vacaciones, en las que los hogares de mayores ingresos planean gastar cinco veces más que los hogares de menores ingresos», dijo Deloitte. «La mayoría de las ganancias de esta temporada serán impulsadas por los compradores de mayores ingresos».

Muchos compradores de bajos ingresos se quedarán fuera de la temporada navideña por completo, según Deloitte.

Algunas cadenas minoristas han dicho recientemente que los clientes de menores ingresos han sentido el impacto de la inflación y han reducido el gasto discrecional.

«La inflación en alimentos, combustibles, servicios y otras necesidades crea presión financiera en nuestra base de clientes de menores ingresos», dijo John Swygert, CEO de Ollie’s Bargain Outlet, en una llamada con analistas este mes. «Estamos [viendo] que esos clientes compran con menos frecuencia por el mero hecho de que tienen menos ingresos disponibles».

Walmart destacó que trata activamente de mantener bajos los precios de la gasolina para atraer a los clientes preocupados por cuánto están pagando en el surtidor, especialmente a medida que disminuyen los beneficios del estímulo federal.

«Los precios de la gasolina son una preocupación… Han subido drásticamente en comparación con hace un año», dijo el CEO de Walmart, Doug McMillon, en una llamada con analistas el mes pasado. «Los clientes tenían dinero [entonces]. Y en algún momento, eso llegará a su fin».

Subida de precios de Dollar Tree podría ser mala decisión 1:01

Para Erin Leonards, que vive en el suroeste de Louisiana, «los precios de la gasolina son lo que me mata». Ahora gasta US$ 50 para llenar su tanque en estos días. «Solía ​​costar US$ 30 como máximo», agregó.

El aumento de los precios de la gasolinapresiona a Leonards, quien tiene tres hijos pequeños, de dos, cuatro y seis años. Ella está en la escuela de belleza y trabaja medio tiempo en un restaurante de pollo frito, ganando menos de US$ 50.000 al año.

Leonards dijo que compró de 18 a 20 regalos la Navidad pasada para cada uno de sus hijos y también compró regalos para sus tres ahijados, así como para sus sobrinos.

Estos árboles de Navidad pueden mejorar tu salud

Esta Navidad, ella compró sólo cuatro regalos para cada uno de sus tres hijos, diciéndoles que elijan «algo que quieran, algo que necesiten, algo que se pongan y algo que lean».

Leonards afirmó que sus hijos entendieron cuando ella explicó que «Santa quería probar algo nuevo este año» con regalos. Pero todavía se sentía culpable de no poderles dar tanto como el año pasado.

El aumento de la inflación en lo esencial, combinado con un retroceso en el estímulo federal, también dificultará que los consumidores con poco presupuesto compren bienes discrecionales en 2022, dijeron analistas minoristas de Goldman Sachs en un reporte de investigación esta semana.

Esto puede afectar tanto a los minoristas que se adaptan a los compradores de bajos ingresos como a la economía estadounidense en general.

El próximo año, «el enfoque del consumidor probablemente cambiará hacia [encontrar] valor en elementos esenciales clave mientras que el gasto discrecional disminuirá», dijeron los analistas. Es probable que los compradores de menores ingresos «sigan bajo una presión significativa».

Julia Horowitz, de CNN Business, contribuyó a este artículo.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver