Desde inundaciones e incendios forestales hasta inacción y urgencia: estas son las principales historias climáticas y meteorológicas de 2021

(CNN) — La crisis climática tuvo un coste catastrófico en todo el mundo en 2021. Desde el Ártico hasta Louisiana y la provincia china de Henan, las señales de que el cambio climático ya está alterando nuestro clima estuvieron por todas partes.

En Estados Unidos, inundaciones históricas atraparon y mataron a residentes en sótanos sumergidos. En Canadá, una ciudad entera fue arrasada por un incendio forestal alimentado por el calor extremo. Llovió por primera vez en la cumbre de Groenlandia.

Llueve por primera vez en la cumbre de Groenlandia 0:48

A medida que aumentaban los desastres climáticos, el mundo se alineaba para combatir la crisis: los científicos publicaron un informe histórico que concluía que los seres humanos son inequívocamente culpables; el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, retomó el Acuerdo de París en los primeros días de su gobierno; los líderes mundiales se reunieron en la cumbre del clima de la ONU en Glasgow, Escocia, para negociar soluciones.

Pero las promesas no se tradujeron en acciones en 2021, y los seres humanos están inyectando en la atmósfera como nunca antes emisiones que calientan el planeta. Los expertos advierten ahora que la Tierra va camino de un calentamiento de 2,4 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, muy por encima del umbral crítico de 1,5 grados que, según los científicos, deberíamos mantener por debajo.

Las catástrofes de este año son la prueba de que la crisis climática se está intensificando y de que se está cerrando rápidamente la ventana para reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles y evitar cambios que transformarían la vida tal y como la conocemos.

publicidad

«Lo que pensamos que es el cambio climático se está convirtiendo en algo muy personal», dijo anteriormente Jennifer Marlon, científica climática de la Escuela de Medio Ambiente de Yale, a CNN. «Ya no está lejos. Ahora está en nuestro patio delantero, está en nuestros patios traseros, está en nuestros sótanos, está incluso en nuestros pulmones ya que (estamos) respirando el humo de estos incendios forestales».

10. Lluvia histórica en la cumbre de Groenlandia

Gotas de lluvia en una ventana desde un puesto científico en la cumbre de Groenlandia, en agosto. (Crédito: Alicia Bradley/National Science Foundation)

En agosto, las precipitaciones en la típica cumbre nevada de Groenlandia cayeron en forma de lluvia por primera vez.

Las temperaturas en la cumbre de Groenlandia, a unos tres kilómetros sobre el nivel del mar, subieron por encima del punto de congelación por tercera vez en menos de una década alrededor del 15 de agosto. Las precipitaciones cayeron en forma de lluvia y arrojaron 7.000 millones de toneladas de agua sobre la capa de hielo, suficiente para llenar casi 250.000 veces el estanque reflectante de la Explanada Nacional de Washington.

Según el Centro Nacional de Datos sobre la Nieve y el Hielo, se trata de la mayor lluvia sobre la capa de hielo desde que se iniciaron los registros en 1950. Y los científicos dicen que ocurrirá más a menudo: según un estudio reciente, se espera que la región del Ártico experimente más lluvia que nieve en algún momento entre 2060 y 2070, marcando una importante transición en sus patrones de precipitación a medida que el planeta se calienta.

«Las cosas que ocurren en el Ártico no se quedan específicamente en el Ártico», dijo anteriormente a CNN Michelle McCrystall, investigadora climática de la Universidad de Manitoba en Winnipeg. «El hecho de que pueda haber un aumento de las emisiones por el deshielo del permafrost o un aumento del nivel global del mar es un problema global, y necesita una respuesta global».

9. Helada profunda en Texas

Camilla Swindle, de 19 años, se sienta en un carrito de compras mientras ella y su novio esperan en una larga fila para abastecerse en una tienda de comestibles en Austin, Texas, el 16 de febrero de 2021.

El mes de febrero trajo una helada histórica a Texas, que también se sintió en gran parte de las llanuras centrales y en el sureste, y mostró cómo la crisis climática puede producir tanto calor como frío extremos.

En la semana del 15 de febrero, una devastadora tormenta invernal azotó el centro de Estados Unidos y se adentró en Texas, un estado mal preparado para soportar una helada de varios días. La generación de electricidad se detuvo y unos 4 millones de personas se quedaron sin electricidad.

Clima extremo y apagones podrían ser la nueva normalidad 1:54

En ese momento, el gobernador Greg Abbott culpó de los cortes de energía a las turbinas eólicas y los paneles solares congelados, aunque el sector energético de los combustibles fósiles del estado fue en última instancia el culpable de la crisis energética.

El Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas informó que el clima invernal extremo causó la muerte de más de 200 personas. Sin embargo, un análisis independiente de Buzzfeed situó el número de muertes entre 500 y 1.000.

El coste económico también resultó catastrófico. La Oficina del Contralor de Texas informó que la tormenta puede haber costado al estado hasta US$ 130.000 millones, e instó a la climatización de su infraestructura eléctrica.

8. Inundaciones mortales en tres continentes

Autos en medio de las aguas tras las fuertes lluvias en Zhengzhou, en la provincia central china de Henan, el 22 de julio de 2021.

En el lapso de unas pocas semanas, destructivas y mortales inundaciones repentinas asolaron partes de Europa Occidental, la provincia china de Henan y el estado de Tennessee.

A mediados de julio, las graves inundaciones mataron a más de 200 personas en Alemania y Bélgica. En amplias franjas de la región se registraron lluvias de 24 horas con un total de entre 10 y 15 centímetros, lo que supone más que el promedio de un mes de precipitaciones en la zona.

World Weather Attribution, un grupo de científicos que establece la relación entre el cambio climático y el clima, encontró que las lluvias récord eran hasta nueve veces más probables debido al cambio climático provocado por la humanidad.

En China, las inundaciones que afectaron a la provincia de Henan causaron la muerte de más de 300 personas. Zhengzhou, la capital provincial de 12 millones de habitantes, fue una de las zonas más afectadas. Barrios enteros quedaron sumergidos, mientras que pasajeros quedaron atrapados en vagones de metro inundados, aferrándose a las manijas del techo para mantenerse por encima del agua.

De vuelta a Estados Unidos, una cantidad impresionante de lluvia generó inundaciones repentinas en Tennessee, las cuales destruyeron más de 270 casas y mataron a más de dos docenas de personas, entre ellas unos gemelos de 7 meses. Las autoridades estatales de gestión de emergencias no estaban preparadas para la magnitud del suceso. Las líneas telefónicas caídas, junto con las carreteras arrasadas, les dificultaron el acceso a la zona inundada.

7. Estados Unidos se reincorpora al Acuerdo de París

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firma sus primeros decretos en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el 20 de enero de 2021, en Washington.

A las pocas horas de jurar su cargo, Biden firmó en enero un decreto para reincorporarse al pacto climático mundial conocido como Acuerdo de París, del que el expresidente Donald Trump sacó a Estados Unidos mientras estaba en el Gobierno.

En abril, Biden se comprometió a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos a la mitad para 2030, en parte para cumplir con la reincorporación del país al acuerdo.

ONU: El mundo planea producir más combustible fósiles 1:06

En virtud del Acuerdo de París, los países deben hacer un seguimiento y mejorar sus compromisos para reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero cada cinco años. El objetivo principal de los acuerdos climáticos es limitar el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados respecto a los niveles preindustriales, con un límite preferente de 1,5 grados.

Sin embargo, la Organización de las Naciones Unidas afirma que todavía hay una gran diferencia entre lo prometido y lo que los científicos dicen que es necesario para frenar las emisiones.

6. Informe de la ONU: Un ‘código rojo’

El vapor sale de la central eléctrica de carbón Miller en Adamsville, Alabama.

Cada seis o siete años, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU publica un informe que resume el estado de la investigación climática. El último informe del grupo se publicó en agosto, y sus autores concluyeron que es «inequívoco» que la humanidad ha causado la crisis climática y que ya se han producido «cambios generalizados y rápidos», algunos de ellos irreversibles.

El secretario general de la ONU, António Guterres, calificó el informe de «código rojo para la humanidad«.

5 claves de la crisis climática en el informe de la ONU 1:40

Los científicos afirmaron que el planeta se ha calentado rápidamente en más de 1 grado centígrado respecto a los niveles preindustriales, y ahora se está acercando a 1,5 grados, un umbral crítico que los líderes mundiales acordaron que el calentamiento debe permanecer por debajo de ese nivel para evitar el empeoramiento de los impactos.

Para frenar esta tendencia precipitada, los científicos afirman que los países deben reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero y, al mismo tiempo, eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera.

5. Una cumbre crítica en Glasgow

Greta Thunberg dice que el cambió no vendrá de la COP26 1:00

Los líderes mundiales se reunieron en Glasgow, en noviembre, para la cumbre sobre el cambio climático organizada por la ONU y conocida como COP26.

Y tras casi dos semanas de negociaciones sobre cómo limitar el calentamiento global, casi 200 países firmaron el Pacto Climático de Glasgow, que incluía el primer reconocimiento del papel que la quema de combustibles fósiles ha desempeñado en la perpetuación de la crisis climática.

Aunque el pacto final mostraba algunos avances, el texto no reflejaba la urgencia que pedían los científicos. Los países acordaron «reducir progresivamente» el uso del carbón no utilizado para la generación de energía, en lugar de eliminarlo por completo. Los países en vías de desarrollo también salieron decepcionados tras el fracaso de las negociaciones sobre la financiación del clima, es decir, la financiación de los países ricos para ayudar a los países de bajos ingresos a hacer frente a la crisis.

4. Huracán Ida

Un video muestra la fuerza de Ida al tocar tierra 1:07

A finales de agosto, el huracán Ida, de categoría 4, destruyó casas, arrancó árboles y cortó el suministro eléctrico a más de un millón de usuarios en Mississippi y en el ya devastado estado de Louisiana.

Ida cumplió todas las características de cómo, según los científicos, el cambio climático hace más peligrosos a los huracanes: están produciendo más lluvias, se mueven más lentamente una vez que tocan tierra y generan mayores mareas de tempestad.

Michael Wilson se encuentra en la puerta de su casa dañada por las inundaciones después de que el huracán Ida tocara tierra como categoría 4.

Pero el impacto no terminó en la costa del Golfo. A medida que la tormenta se abría paso hacia el interior, los remanentes de Ida causaron emergencias por inundaciones repentinas en el noreste. El ciclón batió el récord de lluvia en una hora en Central Park y dio a Newark, Nueva Jersey, el día más lluvioso de su historia.

Las inundaciones mataron a decenas de personas en el noreste, y muchas de ellas se ahogaron en los sótanos de la ciudad de Nueva York. Algunos supervivientes de Ida en la ciudad siguen desplazados, y la tormenta puso de manifiesto la imperiosa necesidad de reforzar las infraestructuras de la ciudad frente al agravamiento de la crisis climática.

Los daños del huracán Ida costaron al menos US$ 60.000 millones, según estimaciones de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, y superaron el coste combinado de los siete ciclones tropicales más dañinos de 2020.

3. Brote de tornados en diciembre

Kentucky: la devastación del tornado capturada por un increíble video de dron 1:39

En la recta final de un año repleto de fenómenos meteorológicos extremos, una serie de tornados arrasó el medio oeste y el sureste de Estados Unidos los días 12 y 13 de diciembre. El último mes del año suele ser el más tranquilo para los tornados, pero las cálidas temperaturas dieron un giro histórico.

En Kentucky, los tornados arrancaron árboles, arrasaron casas y mataron a docenas de personas. El gobernador Andy Beshear dijo en una conferencia de prensa que el evento de los tornados alcanzó un «nivel de devastación como nunca he visto».

Aunque no está del todo claro qué papel desempeñó el cambio climático en el brote de diciembre, los científicos afirman que las huellas del calentamiento global pueden encontrarse en todos los fenómenos meteorológicos extremos. Victor Gensini, profesor de la Universidad del Norte de Illinois y uno de los principales expertos en tornados, dijo que el brote es uno de los eventos de tornados más notables en la historia de Estados Unidos.

«Cuando se empiezan a juntar muchos de estos sucesos y se empiezan a observar en sentido agregado, las estadísticas son bastante claras de que no solo ha habido una especie de cambio –un desplazamiento, si se quiere– de dónde se está produciendo la mayor frecuencia de tornados», le dijo Gensini a CNN, «sino que estos sucesos se están volviendo quizás más fuertes, más frecuentes y también más variables».

2. Ola de calor en el noroeste del Pacífico

Incendio forestal destruye pueblo en Canadá 1:07

Una ola de calor sin precedentes, a finales de junio, causó la muerte de cientos de personas en el noroeste del Pacífico y la Columbia Británica. En toda la región se registraron temperaturas récord, y los científicos afirman que la ola de calor habría sido «prácticamente imposible» sin el cambio climático provocado por el hombre.

Expertos le dijeron a CNN que la región, normalmente templada, no está preparada para eventos de calor extremo, ya que muchos residentes no tienen unidades de aire acondicionado. Como resultado, cientos de personas murieron por enfermedades relacionadas con el calor. Las autoridades calificaron posteriormente la ola de calor como un evento de víctimas a gran escala.

En la Columbia Británica, la misma ola de calor fue la causa de un incendio forestal que arrasó la ciudad de Lytton, justo un día después de que la temperatura alcanzara los 49,5 grados centígrados y batiera el récord histórico de temperatura en Canadá.

1. Sequía, incendios forestales y escasez de agua

Una casa se ve envuelta en llamas mientras el incendio Beckwourth arrasa Doyle, California, el 10 de julio de 2021.

En medio de las graves catástrofes, el oeste de Estados Unidos ha sufrido una sequía histórica de varios años que, según los científicos, es una clara señal de cómo la crisis climática está afectando no solo al clima, sino al suministro de agua, la producción de alimentos y la generación de electricidad.

En California, la sequía de este verano fue la más extrema en los 126 años de registro del estado, siendo julio de 2021 el mes más seco desde que se empezaron a recopilar datos en 1895. En agosto, más del 95% del oeste del país estaba en condiciones de sequía.

Los lagos Mead y Powell, dos de los mayores embalses del país, se vaciaron a un ritmo alarmante tras un invierno seco y una sequía extrema este verano. En agosto, el Gobierno federal declaró por primera vez la escasez de agua en el río Colorado, lo que desencadenó recortes obligatorios en el consumo de agua para los estados del suroeste a partir de 2022.

Estudio: muertes por calor extremo crecieron un 74% 0:49

La megasequía también preparó el terreno para peligrosos incendios forestales. Los tres mayores incendios de 2021 – Bootleg, Dixie y Caldor– han quemado aproximadamente 1,6 millones de acres, una superficie equivalente a la mitad de Connecticut. Los vientos de gran intensidad han hecho circular el humo de algunos de estos incendios por todo el país, extendiéndose desde la costa oeste hasta la ciudad de Nueva York.

Los científicos dicen que este verano es solo un adelanto de lo que está por venir: el informe de agosto de la ONU concluye que las sequías, que antes ocurrían únicamente una vez cada década, ahora son un 70% más frecuentes.

Judson Jones, Haley Brink y Taylor Ward, de CNN, contribuyeron a este informe.

Cambio climático clima meteorología

(CNN) — La crisis climática tuvo un coste catastrófico en todo el mundo en 2021. Desde el Ártico hasta Louisiana y la provincia china de Henan, las señales de que el cambio climático ya está alterando nuestro clima estuvieron por todas partes.

En Estados Unidos, inundaciones históricas atraparon y mataron a residentes en sótanos sumergidos. En Canadá, una ciudad entera fue arrasada por un incendio forestal alimentado por el calor extremo. Llovió por primera vez en la cumbre de Groenlandia.

A medida que aumentaban los desastres climáticos, el mundo se alineaba para combatir la crisis: los científicos publicaron un informe histórico que concluía que los seres humanos son inequívocamente culpables; el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, retomó el Acuerdo de París en los primeros días de su gobierno; los líderes mundiales se reunieron en la cumbre del clima de la ONU en Glasgow, Escocia, para negociar soluciones.

Pero las promesas no se tradujeron en acciones en 2021, y los seres humanos están inyectando en la atmósfera como nunca antes emisiones que calientan el planeta. Los expertos advierten ahora que la Tierra va camino de un calentamiento de 2,4 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, muy por encima del umbral crítico de 1,5 grados que, según los científicos, deberíamos mantener por debajo.

Las catástrofes de este año son la prueba de que la crisis climática se está intensificando y de que se está cerrando rápidamente la ventana para reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles y evitar cambios que transformarían la vida tal y como la conocemos.

«Lo que pensamos que es el cambio climático se está convirtiendo en algo muy personal», dijo anteriormente Jennifer Marlon, científica climática de la Escuela de Medio Ambiente de Yale, a CNN. «Ya no está lejos. Ahora está en nuestro patio delantero, está en nuestros patios traseros, está en nuestros sótanos, está incluso en nuestros pulmones ya que (estamos) respirando el humo de estos incendios forestales».

Estas son las 10 principales historias de la crisis climática en 2021

10. Lluvia histórica en la cumbre de Groenlandia

Gotas de lluvia en una ventana desde un puesto científico en la cumbre de Groenlandia, en agosto. (Crédito: Alicia Bradley/National Science Foundation)

En agosto, las precipitaciones en la típica cumbre nevada de Groenlandia cayeron en forma de lluvia por primera vez.

Las temperaturas en la cumbre de Groenlandia, a unos tres kilómetros sobre el nivel del mar, subieron por encima del punto de congelación por tercera vez en menos de una década alrededor del 15 de agosto. Las precipitaciones cayeron en forma de lluvia y arrojaron 7.000 millones de toneladas de agua sobre la capa de hielo, suficiente para llenar casi 250.000 veces el estanque reflectante de la Explanada Nacional de Washington.

Según el Centro Nacional de Datos sobre la Nieve y el Hielo, se trata de la mayor lluvia sobre la capa de hielo desde que se iniciaron los registros en 1950. Y los científicos dicen que ocurrirá más a menudo: según un estudio reciente, se espera que la región del Ártico experimente más lluvia que nieve en algún momento entre 2060 y 2070, marcando una importante transición en sus patrones de precipitación a medida que el planeta se calienta.

Este año llovió por primera vez en la cumbre de Groenlandia. Y esto va a ocurrir más a menudo, según un estudio

«Las cosas que ocurren en el Ártico no se quedan específicamente en el Ártico», dijo anteriormente a CNN Michelle McCrystall, investigadora climática de la Universidad de Manitoba en Winnipeg. «El hecho de que pueda haber un aumento de las emisiones por el deshielo del permafrost o un aumento del nivel global del mar es un problema global, y necesita una respuesta global».

9. Helada profunda en Texas

Camilla Swindle, de 19 años, se sienta en un carrito de compras mientras ella y su novio esperan en una larga fila para abastecerse en una tienda de comestibles en Austin, Texas, el 16 de febrero de 2021.

El mes de febrero trajo una helada histórica a Texas, que también se sintió en gran parte de las llanuras centrales y en el sureste, y mostró cómo la crisis climática puede producir tanto calor como frío extremos.

En la semana del 15 de febrero, una devastadora tormenta invernal azotó el centro de Estados Unidos y se adentró en Texas, un estado mal preparado para soportar una helada de varios días. La generación de electricidad se detuvo y unos 4 millones de personas se quedaron sin electricidad.

Clima extremo y apagones podrían ser la nueva normalidad 1:54

En ese momento, el gobernador Greg Abbott culpó de los cortes de energía a las turbinas eólicas y los paneles solares congelados, aunque el sector energético de los combustibles fósiles del estado fue en última instancia el culpable de la crisis energética.

El Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas informó que el clima invernal extremo causó la muerte de más de 200 personas. Sin embargo, un análisis independiente de Buzzfeed situó el número de muertes entre 500 y 1.000.

El coste económico también resultó catastrófico. La Oficina del Contralor de Texas informó que la tormenta puede haber costado al estado hasta US$ 130.000 millones, e instó a la climatización de su infraestructura eléctrica.

8. Inundaciones mortales en tres continentes

Autos en medio de las aguas tras las fuertes lluvias en Zhengzhou, en la provincia central china de Henan, el 22 de julio de 2021.

En el lapso de unas pocas semanas, destructivas y mortales inundaciones repentinas asolaron partes de Europa Occidental, la provincia china de Henan y el estado de Tennessee.

A mediados de julio, las graves inundaciones mataron a más de 200 personas en Alemania y Bélgica. En amplias franjas de la región se registraron lluvias de 24 horas con un total de entre 10 y 15 centímetros, lo que supone más que el promedio de un mes de precipitaciones en la zona.

World Weather Attribution, un grupo de científicos que establece la relación entre el cambio climático y el clima, encontró que las lluvias récord eran hasta nueve veces más probables debido al cambio climático provocado por la humanidad.

En China, las inundaciones que afectaron a la provincia de Henan causaron la muerte de más de 300 personas. Zhengzhou, la capital provincial de 12 millones de habitantes, fue una de las zonas más afectadas. Barrios enteros quedaron sumergidos, mientras que pasajeros quedaron atrapados en vagones de metro inundados, aferrándose a las manijas del techo para mantenerse por encima del agua.

De vuelta a Estados Unidos, una cantidad impresionante de lluvia generó inundaciones repentinas en Tennessee, las cuales destruyeron más de 270 casas y mataron a más de dos docenas de personas, entre ellas unos gemelos de 7 meses. Las autoridades estatales de gestión de emergencias no estaban preparadas para la magnitud del suceso. Las líneas telefónicas caídas, junto con las carreteras arrasadas, les dificultaron el acceso a la zona inundada.

7. Estados Unidos se reincorpora al Acuerdo de París

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firma sus primeros decretos en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el 20 de enero de 2021, en Washington.

A las pocas horas de jurar su cargo, Biden firmó en enero un decreto para reincorporarse al pacto climático mundial conocido como Acuerdo de París, del que el expresidente Donald Trump sacó a Estados Unidos mientras estaba en el Gobierno.

En abril, Biden se comprometió a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos a la mitad para 2030, en parte para cumplir con la reincorporación del país al acuerdo.

ONU: El mundo planea producir más combustible fósiles 1:06

En virtud del Acuerdo de París, los países deben hacer un seguimiento y mejorar sus compromisos para reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero cada cinco años. El objetivo principal de los acuerdos climáticos es limitar el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados respecto a los niveles preindustriales, con un límite preferente de 1,5 grados.

Sin embargo, la Organización de las Naciones Unidas afirma que todavía hay una gran diferencia entre lo prometido y lo que los científicos dicen que es necesario para frenar las emisiones.

6. Informe de la ONU: Un ‘código rojo’

El vapor sale de la central eléctrica de carbón Miller en Adamsville, Alabama.

Cada seis o siete años, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU publica un informe que resume el estado de la investigación climática. El último informe del grupo se publicó en agosto, y sus autores concluyeron que es «inequívoco» que la humanidad ha causado la crisis climática y que ya se han producido «cambios generalizados y rápidos», algunos de ellos irreversibles.

El secretario general de la ONU, António Guterres, calificó el informe de «código rojo para la humanidad«.

5 claves de la crisis climática en el informe de la ONU 1:40

Los científicos afirmaron que el planeta se ha calentado rápidamente en más de 1 grado centígrado respecto a los niveles preindustriales, y ahora se está acercando a 1,5 grados, un umbral crítico que los líderes mundiales acordaron que el calentamiento debe permanecer por debajo de ese nivel para evitar el empeoramiento de los impactos.

Para frenar esta tendencia precipitada, los científicos afirman que los países deben reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero y, al mismo tiempo, eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera.

5. Una cumbre crítica en Glasgow

Greta Thunberg dice que el cambió no vendrá de la COP26 1:00

Los líderes mundiales se reunieron en Glasgow, en noviembre, para la cumbre sobre el cambio climático organizada por la ONU y conocida como COP26.

Y tras casi dos semanas de negociaciones sobre cómo limitar el calentamiento global, casi 200 países firmaron el Pacto Climático de Glasgow, que incluía el primer reconocimiento del papel que la quema de combustibles fósiles ha desempeñado en la perpetuación de la crisis climática.

ANÁLISIS | La COP26 concluyó con un acuerdo climático. En esto tuvo éxito y en esto fracasó la cumbre

Aunque el pacto final mostraba algunos avances, el texto no reflejaba la urgencia que pedían los científicos. Los países acordaron «reducir progresivamente» el uso del carbón no utilizado para la generación de energía, en lugar de eliminarlo por completo. Los países en vías de desarrollo también salieron decepcionados tras el fracaso de las negociaciones sobre la financiación del clima, es decir, la financiación de los países ricos para ayudar a los países de bajos ingresos a hacer frente a la crisis.

4. Huracán Ida

Un video muestra la fuerza de Ida al tocar tierra 1:07

A finales de agosto, el huracán Ida, de categoría 4, destruyó casas, arrancó árboles y cortó el suministro eléctrico a más de un millón de usuarios en Mississippi y en el ya devastado estado de Louisiana.

Ida cumplió todas las características de cómo, según los científicos, el cambio climático hace más peligrosos a los huracanes: están produciendo más lluvias, se mueven más lentamente una vez que tocan tierra y generan mayores mareas de tempestad.

Michael Wilson se encuentra en la puerta de su casa dañada por las inundaciones después de que el huracán Ida tocara tierra como categoría 4.

Pero el impacto no terminó en la costa del Golfo. A medida que la tormenta se abría paso hacia el interior, los remanentes de Ida causaron emergencias por inundaciones repentinas en el noreste. El ciclón batió el récord de lluvia en una hora en Central Park y dio a Newark, Nueva Jersey, el día más lluvioso de su historia.

Las inundaciones mataron a decenas de personas en el noreste, y muchas de ellas se ahogaron en los sótanos de la ciudad de Nueva York. Algunos supervivientes de Ida en la ciudad siguen desplazados, y la tormenta puso de manifiesto la imperiosa necesidad de reforzar las infraestructuras de la ciudad frente al agravamiento de la crisis climática.

Los daños del huracán Ida costaron al menos US$ 60.000 millones, según estimaciones de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, y superaron el coste combinado de los siete ciclones tropicales más dañinos de 2020.

3. Brote de tornados en diciembre

Kentucky: la devastación del tornado capturada por un increíble video de dron 1:39

En la recta final de un año repleto de fenómenos meteorológicos extremos, una serie de tornados arrasó el medio oeste y el sureste de Estados Unidos los días 12 y 13 de diciembre. El último mes del año suele ser el más tranquilo para los tornados, pero las cálidas temperaturas dieron un giro histórico.

En Kentucky, los tornados arrancaron árboles, arrasaron casas y mataron a docenas de personas. El gobernador Andy Beshear dijo en una conferencia de prensa que el evento de los tornados alcanzó un «nivel de devastación como nunca he visto».

Aunque no está del todo claro qué papel desempeñó el cambio climático en el brote de diciembre, los científicos afirman que las huellas del calentamiento global pueden encontrarse en todos los fenómenos meteorológicos extremos. Victor Gensini, profesor de la Universidad del Norte de Illinois y uno de los principales expertos en tornados, dijo que el brote es uno de los eventos de tornados más notables en la historia de Estados Unidos.

«Cuando se empiezan a juntar muchos de estos sucesos y se empiezan a observar en sentido agregado, las estadísticas son bastante claras de que no solo ha habido una especie de cambio –un desplazamiento, si se quiere– de dónde se está produciendo la mayor frecuencia de tornados», le dijo Gensini a CNN, «sino que estos sucesos se están volviendo quizás más fuertes, más frecuentes y también más variables».

2. Ola de calor en el noroeste del Pacífico

Incendio forestal destruye pueblo en Canadá 1:07

Una ola de calor sin precedentes, a finales de junio, causó la muerte de cientos de personas en el noroeste del Pacífico y la Columbia Británica. En toda la región se registraron temperaturas récord, y los científicos afirman que la ola de calor habría sido «prácticamente imposible» sin el cambio climático provocado por el hombre.

Expertos le dijeron a CNN que la región, normalmente templada, no está preparada para eventos de calor extremo, ya que muchos residentes no tienen unidades de aire acondicionado. Como resultado, cientos de personas murieron por enfermedades relacionadas con el calor. Las autoridades calificaron posteriormente la ola de calor como un evento de víctimas a gran escala.

En la Columbia Británica, la misma ola de calor fue la causa de un incendio forestal que arrasó la ciudad de Lytton, justo un día después de que la temperatura alcanzara los 49,5 grados centígrados y batiera el récord histórico de temperatura en Canadá.

Los incendios forestales han hecho estragos en todo el mundo, calcinando lugares que no solían incendiarse

1. Sequía, incendios forestales y escasez de agua

Una casa se ve envuelta en llamas mientras el incendio Beckwourth arrasa Doyle, California, el 10 de julio de 2021.

En medio de las graves catástrofes, el oeste de Estados Unidos ha sufrido una sequía histórica de varios años que, según los científicos, es una clara señal de cómo la crisis climática está afectando no solo al clima, sino al suministro de agua, la producción de alimentos y la generación de electricidad.

En California, la sequía de este verano fue la más extrema en los 126 años de registro del estado, siendo julio de 2021 el mes más seco desde que se empezaron a recopilar datos en 1895. En agosto, más del 95% del oeste del país estaba en condiciones de sequía.

1 de 17 | Una imagen del Lago Phoenix, que sufre las consecuencias de la sequía extrema. Mira en esta galería las imágenes más impactantes que deja la falta de agua en California. (Foto: David Paul Morris/Bloomberg) 2 de 17 | A la falta de agua se le suman los graves incendios que sufre California desde hace meses. (Foto: David McNew/Getty Images) 3 de 17 | Un bombero utiliza una radio en el incendio de Alisal, en California. Varias zonas del estado han sufrido graves incendios en lo que va del año. (Foto: David McNew/Getty Images) 4 de 17 | Después de que California viviera su año más seco en el registro en casi 100 años, todo el estado está ahora bajo una emergencia de sequía. (Foto: ROBYN BECK/AFP via Getty Images) 5 de 17 | Un helicóptero de bomberos lanza agua mientras el incendio Alisal, California. El año hídrico 2021 (que se extendió desde el 1 de octubre de 2020 hasta el 30 de septiembre de 2021) fue el segundo más seco de California. (Foto: David McNew/Getty Images) 6 de 17 | Un avión de bomberos lanza retardante de incendios en el incendio de Alisal, en California. La cuenca del río Colorado, un importante suministro para el sur de California, continuó seca en el año hídrico 2021. (Foto: David McNew/Getty Images) 7 de 17 | Una imagen apocalíptica que deja uno de los 8.000 incendios que sufrió el estado de California en 2021. (Foto: David McNew/Getty Images) 8 de 17 | 2021 ha sido el noveno año más seco de los últimos 127 años que se han registrado, según el Sistema Nacional Integrado de Información sobre la Sequía (NIDIS). (Foto: FREDERIC J. BROWN/AFP via Getty Images) 9 de 17 | Los incendios también dañaron partes del Cañón de las Secuoyas, que alberga uno de los mayores bosques de secuoyas, así como árboles de esa especie de edad avanzada. (Foto: David McNew/Getty Images) 10 de 17 | El ingreso al Complejo KNP envuelto en papel de aluminio para resguardarlo de las llamas. (Foto: PATRICK T. FALLON/AFP via Getty Images) 11 de 17 | El uso del agua en el sur de California ha aumentado desde julio, cuando el gobernador Gavin Newsom pidió a las ciudades que redujeran su uso al menos un 15% debido al empeoramiento de la sequía. (Foto de Frederic J. BROWN / AFP) (Foto de FREDERIC J. BROWN/AFP vía Getty Images) 12 de 17 | Un bote abandonado en una parte seca del lecho del lago Oroville en Oroville, California, en una imagen de septiembre. (Foto: EDELSON/AFP via Getty Images) 13 de 17 | El suelo seco y agrietado en una zanja de riego junto a un campo de maíz en una granja en Fresno, California. Los agricultores del Valle Central, desesperados por conseguir agua para regar los cultivos en medio de una grave sequía. (Foto: ROBYN BECK/AFP via Getty Images) 14 de 17 | El Bosque Nacional de Secuoyas acechado por las llamas durante un incendio ocurrido en septiembre. En lo que va de 2021 se quemaron más de un millón de hectáreas en California. (Foto: David McNew/Getty Images) 15 de 17 | El lago Oroville, en California, está actualmente al 23% de su capacidad y sufre niveles extremos de sequía. (Foto: JOSH EDELSON/AFP via Getty Images) 16 de 17 | Varios lagos en California, como el Oroville, perdieron buena parte de su capacidad por la falta de lluvias. (Foto: JOSH EDELSON/AFP via Getty Images) 17 de 17 | Tanques de agua, camiones de bomberos y helicópteros: Los viticultores del Valle de Napa en California están comprando su propio equipo para proteger sus propiedades y sus costosas cosechas por la sequía y los incendios. (Foto: NICK OTTO/AFP via Getty Images)

Los lagos Mead y Powell, dos de los mayores embalses del país, se vaciaron a un ritmo alarmante tras un invierno seco y una sequía extrema este verano. En agosto, el Gobierno federal declaró por primera vez la escasez de agua en el río Colorado, lo que desencadenó recortes obligatorios en el consumo de agua para los estados del suroeste a partir de 2022.

Estudio: muertes por calor extremo crecieron un 74% 0:49

La megasequía también preparó el terreno para peligrosos incendios forestales. Los tres mayores incendios de 2021 – Bootleg, Dixie y Caldor– han quemado aproximadamente 1,6 millones de acres, una superficie equivalente a la mitad de Connecticut. Los vientos de gran intensidad han hecho circular el humo de algunos de estos incendios por todo el país, extendiéndose desde la costa oeste hasta la ciudad de Nueva York.

Los científicos dicen que este verano es solo un adelanto de lo que está por venir: el informe de agosto de la ONU concluye que las sequías, que antes ocurrían únicamente una vez cada década, ahora son un 70% más frecuentes.

Judson Jones, Haley Brink y Taylor Ward, de CNN, contribuyeron a este informe.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver