Después de que Billie Eilish hablara del porno, expertos instan a padres e hijos a hablar con claridad sobre sexo

(CNN) — Atrás quedaron los días en los que solo se podía acceder al porno en las tiendas de revistas y videos locales. Hoy, los servicios de internet y televisión por cable ponen los contenidos pornográficos al alcance de casi todo el mundo.

Gran parte de la pornografía en internet está disponible de forma gratuita, y algunas novelas gráficas y animes japoneses han incorporado imágenes y argumentos pornográficos o casi pornográficos.

En la era cibernética, los adolescentes pueden acceder fácilmente a la pornografía en línea. De hecho, actualmente se accede a la mayor parte del porno a través de internet, según un metaanálisis de 2016 publicado en The Journal of Sex Research.

Los adolescentes que veían pornografía violenta y gráfica tenían seis veces más probabilidades de ser sexualmente agresivos que los que no estaban expuestos, según un estudio de 2011 citado por un análisis de investigación de 2012. Los niños no solamente ven porno a edades más tempranas hoy en día, sino que ven más porno y más gráfico que sus padres. Sin embargo, la pornografía no sustituye a la educación sexual abierta y honesta.

Ese fue el consenso entre algunos psicólogos y educadores, la semana pasada, tras los comentarios brutalmente honestos -y desgarradores- de la cantante Billie Eilish sobre su exposición al porno a una edad temprana.

publicidad

En una aparición en el programa The Howard Stern Show, de SiriusXM Radio, Eilish dijo que empezó a ver porno alrededor de los 11 años. «Me destruyó el cerebro», dijo, y añadió que las imágenes gráficas violentas le provocaban pesadillas y parálisis del sueño.

«Las primeras veces que tuve sexo no decía que no a cosas que no eran buenas; era porque pensaba que eso era lo que se suponía que me atraía», dijo Eilish, quien cumplió 20 años el 18 de diciembre. Eilish continuó diciendo que «no entendía por qué era algo malo» y que «pensaba que así se aprendía a tener sexo». Cuando se lo contó a su madre, la ganadora del Premio Grammy dijo que ella estaba horrorizada por la idea de que su hija estuviera aprendiendo sobre el sexo de esta manera.

Comentarios de Billie Eilish sobre el porno, un doloroso recordatorio

Sus comentarios sobre estar «traumatizada» fueron un doloroso recordatorio de cómo la pornografía y otros medios de comunicación sexualizados pueden afectar a los jóvenes adultos en el mundo actual, le dijeron educadores sexuales a CNN.

Emily Rothman, directora del Departamento de Terapia Ocupacional de la Universidad de Boston, que también es profesora de Pediatría y Medicina, dijo que los comentarios de Eilish sirven como una llamada de atención para que los padres y otros adultos de confianza desempeñen un papel más activo en la vida de los niños.

«Mantener una conversación con los jóvenes sobre lo que han visto, cuándo, dónde y cuántas veces, puede ser realmente útil para tratar de prevenir futuros incidentes y responder a sus preguntas», dijo Rothman, que enseña e investiga sobre sexo, sexualidad y género, y ha proporcionado asesoramiento relacionado con la violencia a los Departamentos Estatales de Salud Pública y a las coaliciones de programas de violencia doméstica.

«Tenemos que hacer más para evitar que los jóvenes vean medios de comunicación sexualmente explícitos. Y porque, hagamos lo que hagamos, algunos de ellos lo verán de todos modos, también tenemos que proporcionar información y educación a todos los jóvenes sobre el hecho de que la pornografía no es un manual de instrucciones sobre cómo tener sexo».

El porno gráfico es fácilmente accesible para preadolescentes y adolescentes

Eilish describió lo que estaba viendo como «porno abusivo», que muestra la violencia contra las mujeres «sin consentimiento». Es más, las experiencias de la artista podrían ser más comunes de lo que la mayoría de los adultos deciden admitir.

El porno «está disponible todo el tiempo en internet, y, aunque los padres pongan bloqueadores, los niños encuentran formas de acceder a ello», dijo Michael Robb, director sénior de Investigación de Common Sense Media, una organización sin fines de lucro, con sede en San Francisco, que publica recomendaciones de entretenimiento y tecnología para las familias. «Tanto si lo buscan ellos mismos como si acceden sin querer a través de amigos o hermanos mayores, está ahí».

Según Robb, no hay muchas investigaciones recientes y fiables sobre la intersección entre los preadolescentes y el porno. Es un área que los investigadores han tenido dificultades para estudiar debido a cuestiones éticas y a la falta de participación. Además, Robb analiza los estudios sobre el tema de los niños y el porno, y dice que muchos de estos esfuerzos han tenido metodologías cuestionables.

Los datos más fiables que existen sugieren que las experiencias de Eilish son habituales, dijo Robb. Uno que cita a menudo:

Una encuesta realizada en 2017 a 1.001 jóvenes y niños en el Reino Unido, que indicó que el 28% de esos jóvenes de 11 a 12 años informó haber visto porno, mientras que el 65% de los jóvenes de 15 a 16 años dijo haberlo visto. Robb señaló que es probable que estas cifras sean más altas ahora debido al aumento del uso de las pantallas durante la pandemia de covid-19.

Una cuestión de educación

Por supuesto, como sugirió Rothman, el verdadero problema que subyace en la mayoría de las conversaciones sobre el porno es la educación.

Según David Ley, psicólogo clínico y terapeuta sexual de Albuquerque, Nuevo México, los preadolescentes y los adolescentes ven el material como lo hizo Eilish y creen que es la vida real, lo que sienta las bases para una realidad distorsionada y los problemas asociados a ella en el futuro.

Ley añadió que la verdadera desconexión viene con lo que el porno no muestra.

«Las interacciones sexuales saludables requieren negociación, consentimiento, honestidad, autocontrol y respeto», dijo. «La mayor parte del porno se salta todo esto, y sin el contexto adecuado los niños que tienen curiosidad y lo ven no van a entender lo importante que son todas estas cuestiones para unas relaciones sexuales sanas».

Parte del reto consiste en educar a los niños sobre las interacciones sexuales saludables, indicó Ley.

Mientras que la mayoría de la educación sexual formal en Estados Unidos no comienza hasta la escuela secundaria, muchos otros países empiezan a enseñar a los niños sobre este tema a una edad más temprana. Ley afirma que los efectos de esta exposición temprana son indiscutibles: en los Países Bajos, donde los fundamentos de la educación sexual comienzan entre los 4 y los 6 años, hay menos tasas de embarazo adolescente, enfermedades de transmisión sexual y agresiones sexuales.

«Tenemos la idea y la creencia de que si no se habla de algo no ocurrirá», dijo. «La realidad es que no hablar de ello prepara a los niños para lecciones desafortunadas».

Estos comentarios resonaron en la autora Peggy Orenstein.

En los últimos 15 años, Orenstein ha escrito seis libros sobre los jóvenes, la sexualidad y el sexo, y ha entrevistado a cientos de preadolescentes y adolescentes en el camino. Al hablar con estos chicos, dice que ha aprendido que reciben mensajes erróneos de una variedad de medios de comunicación.

«Es imperativo hablar a los jóvenes sobre la sexualidad que es legal y ética y buena», dijo Orenstein. «Los valores del derecho sexual masculino, la sumisión y la disponibilidad de la mujer, y la actuación femenina para el placer masculino prevalecen en el mundo actual. No es solo en el porno [donde los niños ven estos valores]. Es fácil alarmarse por muchas de las cosas que ven los jóvenes».

El sexo como conexión humana significativa

Muchos expertos afirman que la mejor manera de que los padres entablen una conversación con sus hijos sobre la sexualidad humana es hablar de ella como una celebración de la condición humana y de cómo las personas pueden conectarse a niveles más profundos y significativos.

Esto también hace que sea muy importante reconocer las diferentes identidades sexuales.

Aredvi Azad, codirectora ejecutiva de The Heal Project, una organización sin fines de lucro que enseña a los niños a llevar una vida sana, señaló que cualquier conversación moderna sobre el sexo, la sexualidad y el género debe ir más allá de las relaciones heteronormativas y cisgénero representadas en la mayoría de la pornografía convencional.

«Si no hablamos del sexo de forma más amplia, estamos creando involuntariamente una situación en la que los niños que no tienen intereses dentro de lo que se considera normal pueden caer fácilmente en una espiral de vergüenza», dijo Azad.

«Tenemos que ayudar a los niños a entender todos los aspectos de la identidad sexual y de género, y que la asexualidad también existe», dijo Azad, quien se identifica como género fluido y utiliza los pronombres ellos y les.

5 series que exploran la sexualidad sin tapujos 0:36

Solo para adultos

También es importante señalar que la pornografía no siempre se considera mala.

Un reciente artículo de opinión de la conocida educadora sexual Cindy Gallop señalaba que la pornografía puede ser innovadora, creativa e incluso francamente feminista si se hace centrándose en la comodidad y los deseos de la mujer.

Chelsea Kurnick, defensora del colectivo LGBTQ y formadora de comunidades en el condado de Sonoma, California, está de acuerdo con ella. Kurnick dijo que hay una gran cantidad de porno fuera de la corriente principal que es «hermoso e instructivo y puede ser empoderador para los adultos que lo ven».

En muchos casos, «las personas queer y trans, las personas gordas [y] las personas con discapacidad» pueden obtener conocimientos útiles y provechosos del porno que está hecho por y para ellas, dijo Kurnick. Añadió que este material es estrictamente para adultos.

«Es totalmente cierto que a menudo hay expectativas irreales establecidas por el porno y que se puede encontrar material violento o perturbador en línea», dijo. «También es importante recordar que el porno no está hecho para niños de 11 años, puede ser saludable para que lo vean los adultos, y es algo que la gente real hace para ganarse la vida».

¿Qué pueden hacer los padres?

La mejor manera en que los padres pueden responder a la curiosidad natural de los niños sobre la pornografía es ser proactivos y apoyar el proceso de discusión con los niños.

Como escribió Gallop en su reciente ensayo, esto significa que los padres deben comprometerse a hablar con los niños sobre el sexo de forma franca y directa.

Para Orenstein, esto significa que las conversaciones deben centrarse en la noción de que todas las personas merecen dignidad y respeto.

Para lograr estos objetivos, los padres deben esforzarse por crear desde el principio una atmósfera en la que los niños no sientan ni experimenten vergüenza por expresar sus curiosidades a medida que se desarrollan, según Jennifer Kelman, terapeuta y trabajadora social clínica de Boca Raton, Florida.

Los padres también deben comprometerse a criar a sus hijos con positivismo, respondiendo a todas las preguntas que estos les hagan, dice Kelman, incluso si las respuestas se limitan a decir que los niños aún no son lo suficientemente mayores como para obtener más información que satisfaga su petición.

«Los padres deben ser abiertos en cuanto a la posibilidad de que los niños estén expuestos a la pornografía y validar su curiosidad natural al respecto, permitiéndoles al mismo tiempo expresar sus pensamientos y sentimientos en torno a la intimidad sexual», dijo Kelman. «No hay que avergonzarse del crecimiento natural y la curiosidad, así que (los padres deben) hablar con los niños sobre el amor real y los daños que puede causar la pornografía».

Matt Villano es un escritor y editor que vive en el norte de California.

Famila Niños Sexualidad

(CNN) — Atrás quedaron los días en los que solo se podía acceder al porno en las tiendas de revistas y videos locales. Hoy, los servicios de internet y televisión por cable ponen los contenidos pornográficos al alcance de casi todo el mundo.

Gran parte de la pornografía en internet está disponible de forma gratuita, y algunas novelas gráficas y animes japoneses han incorporado imágenes y argumentos pornográficos o casi pornográficos.

En la era cibernética, los adolescentes pueden acceder fácilmente a la pornografía en línea. De hecho, actualmente se accede a la mayor parte del porno a través de internet, según un metaanálisis de 2016 publicado en The Journal of Sex Research.

Los adolescentes que veían pornografía violenta y gráfica tenían seis veces más probabilidades de ser sexualmente agresivos que los que no estaban expuestos, según un estudio de 2011 citado por un análisis de investigación de 2012. Los niños no solamente ven porno a edades más tempranas hoy en día, sino que ven más porno y más gráfico que sus padres. Sin embargo, la pornografía no sustituye a la educación sexual abierta y honesta.

Ese fue el consenso entre algunos psicólogos y educadores, la semana pasada, tras los comentarios brutalmente honestos -y desgarradores- de la cantante Billie Eilish sobre su exposición al porno a una edad temprana.

Billie Eilish dice que haber visto pornografía desde los 11 años «realmente destruyó mi cerebro»

En una aparición en el programa The Howard Stern Show, de SiriusXM Radio, Eilish dijo que empezó a ver porno alrededor de los 11 años. «Me destruyó el cerebro», dijo, y añadió que las imágenes gráficas violentas le provocaban pesadillas y parálisis del sueño.

«Las primeras veces que tuve sexo no decía que no a cosas que no eran buenas; era porque pensaba que eso era lo que se suponía que me atraía», dijo Eilish, quien cumplió 20 años el 18 de diciembre. Eilish continuó diciendo que «no entendía por qué era algo malo» y que «pensaba que así se aprendía a tener sexo». Cuando se lo contó a su madre, la ganadora del Premio Grammy dijo que ella estaba horrorizada por la idea de que su hija estuviera aprendiendo sobre el sexo de esta manera.

Comentarios de Billie Eilish sobre el porno, un doloroso recordatorio

Sus comentarios sobre estar «traumatizada» fueron un doloroso recordatorio de cómo la pornografía y otros medios de comunicación sexualizados pueden afectar a los jóvenes adultos en el mundo actual, le dijeron educadores sexuales a CNN.

Emily Rothman, directora del Departamento de Terapia Ocupacional de la Universidad de Boston, que también es profesora de Pediatría y Medicina, dijo que los comentarios de Eilish sirven como una llamada de atención para que los padres y otros adultos de confianza desempeñen un papel más activo en la vida de los niños.

«Mantener una conversación con los jóvenes sobre lo que han visto, cuándo, dónde y cuántas veces, puede ser realmente útil para tratar de prevenir futuros incidentes y responder a sus preguntas», dijo Rothman, que enseña e investiga sobre sexo, sexualidad y género, y ha proporcionado asesoramiento relacionado con la violencia a los Departamentos Estatales de Salud Pública y a las coaliciones de programas de violencia doméstica.

Identidad de género: la diferencia entre género, sexo y otras cosas que necesitas saber

«Tenemos que hacer más para evitar que los jóvenes vean medios de comunicación sexualmente explícitos. Y porque, hagamos lo que hagamos, algunos de ellos lo verán de todos modos, también tenemos que proporcionar información y educación a todos los jóvenes sobre el hecho de que la pornografía no es un manual de instrucciones sobre cómo tener sexo».

El porno gráfico es fácilmente accesible para preadolescentes y adolescentes

Eilish describió lo que estaba viendo como «porno abusivo», que muestra la violencia contra las mujeres «sin consentimiento». Es más, las experiencias de la artista podrían ser más comunes de lo que la mayoría de los adultos deciden admitir.

El porno «está disponible todo el tiempo en internet, y, aunque los padres pongan bloqueadores, los niños encuentran formas de acceder a ello», dijo Michael Robb, director sénior de Investigación de Common Sense Media, una organización sin fines de lucro, con sede en San Francisco, que publica recomendaciones de entretenimiento y tecnología para las familias. «Tanto si lo buscan ellos mismos como si acceden sin querer a través de amigos o hermanos mayores, está ahí».

Los peligros de la exposición de niños a la pornografía, según expertos

Según Robb, no hay muchas investigaciones recientes y fiables sobre la intersección entre los preadolescentes y el porno. Es un área que los investigadores han tenido dificultades para estudiar debido a cuestiones éticas y a la falta de participación. Además, Robb analiza los estudios sobre el tema de los niños y el porno, y dice que muchos de estos esfuerzos han tenido metodologías cuestionables.

Los datos más fiables que existen sugieren que las experiencias de Eilish son habituales, dijo Robb. Uno que cita a menudo:

Una encuesta realizada en 2017 a 1.001 jóvenes y niños en el Reino Unido, que indicó que el 28% de esos jóvenes de 11 a 12 años informó haber visto porno, mientras que el 65% de los jóvenes de 15 a 16 años dijo haberlo visto. Robb señaló que es probable que estas cifras sean más altas ahora debido al aumento del uso de las pantallas durante la pandemia de covid-19.

Una cuestión de educación

Por supuesto, como sugirió Rothman, el verdadero problema que subyace en la mayoría de las conversaciones sobre el porno es la educación.

Según David Ley, psicólogo clínico y terapeuta sexual de Albuquerque, Nuevo México, los preadolescentes y los adolescentes ven el material como lo hizo Eilish y creen que es la vida real, lo que sienta las bases para una realidad distorsionada y los problemas asociados a ella en el futuro.

Ley añadió que la verdadera desconexión viene con lo que el porno no muestra.

«Las interacciones sexuales saludables requieren negociación, consentimiento, honestidad, autocontrol y respeto», dijo. «La mayor parte del porno se salta todo esto, y sin el contexto adecuado los niños que tienen curiosidad y lo ven no van a entender lo importante que son todas estas cuestiones para unas relaciones sexuales sanas».

Por qué los regalos navideños de género neutro son importantes para tus hijos

Parte del reto consiste en educar a los niños sobre las interacciones sexuales saludables, indicó Ley.

Mientras que la mayoría de la educación sexual formal en Estados Unidos no comienza hasta la escuela secundaria, muchos otros países empiezan a enseñar a los niños sobre este tema a una edad más temprana. Ley afirma que los efectos de esta exposición temprana son indiscutibles: en los Países Bajos, donde los fundamentos de la educación sexual comienzan entre los 4 y los 6 años, hay menos tasas de embarazo adolescente, enfermedades de transmisión sexual y agresiones sexuales.

«Tenemos la idea y la creencia de que si no se habla de algo no ocurrirá», dijo. «La realidad es que no hablar de ello prepara a los niños para lecciones desafortunadas».

Estos comentarios resonaron en la autora Peggy Orenstein.

En los últimos 15 años, Orenstein ha escrito seis libros sobre los jóvenes, la sexualidad y el sexo, y ha entrevistado a cientos de preadolescentes y adolescentes en el camino. Al hablar con estos chicos, dice que ha aprendido que reciben mensajes erróneos de una variedad de medios de comunicación.

«Es imperativo hablar a los jóvenes sobre la sexualidad que es legal y ética y buena», dijo Orenstein. «Los valores del derecho sexual masculino, la sumisión y la disponibilidad de la mujer, y la actuación femenina para el placer masculino prevalecen en el mundo actual. No es solo en el porno [donde los niños ven estos valores]. Es fácil alarmarse por muchas de las cosas que ven los jóvenes».

El sexo como conexión humana significativa

Muchos expertos afirman que la mejor manera de que los padres entablen una conversación con sus hijos sobre la sexualidad humana es hablar de ella como una celebración de la condición humana y de cómo las personas pueden conectarse a niveles más profundos y significativos.

Esto también hace que sea muy importante reconocer las diferentes identidades sexuales.

Aredvi Azad, codirectora ejecutiva de The Heal Project, una organización sin fines de lucro que enseña a los niños a llevar una vida sana, señaló que cualquier conversación moderna sobre el sexo, la sexualidad y el género debe ir más allá de las relaciones heteronormativas y cisgénero representadas en la mayoría de la pornografía convencional.

«Si no hablamos del sexo de forma más amplia, estamos creando involuntariamente una situación en la que los niños que no tienen intereses dentro de lo que se considera normal pueden caer fácilmente en una espiral de vergüenza», dijo Azad.

«Tenemos que ayudar a los niños a entender todos los aspectos de la identidad sexual y de género, y que la asexualidad también existe», dijo Azad, quien se identifica como género fluido y utiliza los pronombres ellos y les.

Solo para adultos

También es importante señalar que la pornografía no siempre se considera mala.

Un reciente artículo de opinión de la conocida educadora sexual Cindy Gallop señalaba que la pornografía puede ser innovadora, creativa e incluso francamente feminista si se hace centrándose en la comodidad y los deseos de la mujer.

Chelsea Kurnick, defensora del colectivo LGBTQ y formadora de comunidades en el condado de Sonoma, California, está de acuerdo con ella. Kurnick dijo que hay una gran cantidad de porno fuera de la corriente principal que es «hermoso e instructivo y puede ser empoderador para los adultos que lo ven».

En muchos casos, «las personas queer y trans, las personas gordas [y] las personas con discapacidad» pueden obtener conocimientos útiles y provechosos del porno que está hecho por y para ellas, dijo Kurnick. Añadió que este material es estrictamente para adultos.

«Es totalmente cierto que a menudo hay expectativas irreales establecidas por el porno y que se puede encontrar material violento o perturbador en línea», dijo. «También es importante recordar que el porno no está hecho para niños de 11 años, puede ser saludable para que lo vean los adultos, y es algo que la gente real hace para ganarse la vida».

¿Qué pueden hacer los padres?

La mejor manera en que los padres pueden responder a la curiosidad natural de los niños sobre la pornografía es ser proactivos y apoyar el proceso de discusión con los niños.

Como escribió Gallop en su reciente ensayo, esto significa que los padres deben comprometerse a hablar con los niños sobre el sexo de forma franca y directa.

Para Orenstein, esto significa que las conversaciones deben centrarse en la noción de que todas las personas merecen dignidad y respeto.

Para lograr estos objetivos, los padres deben esforzarse por crear desde el principio una atmósfera en la que los niños no sientan ni experimenten vergüenza por expresar sus curiosidades a medida que se desarrollan, según Jennifer Kelman, terapeuta y trabajadora social clínica de Boca Raton, Florida.

¿Sabes la diferencia entre identidad de género y orientación sexual?

Los padres también deben comprometerse a criar a sus hijos con positivismo, respondiendo a todas las preguntas que estos les hagan, dice Kelman, incluso si las respuestas se limitan a decir que los niños aún no son lo suficientemente mayores como para obtener más información que satisfaga su petición.

«Los padres deben ser abiertos en cuanto a la posibilidad de que los niños estén expuestos a la pornografía y validar su curiosidad natural al respecto, permitiéndoles al mismo tiempo expresar sus pensamientos y sentimientos en torno a la intimidad sexual», dijo Kelman. «No hay que avergonzarse del crecimiento natural y la curiosidad, así que (los padres deben) hablar con los niños sobre el amor real y los daños que puede causar la pornografía».

Matt Villano es un escritor y editor que vive en el norte de California.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver