1.450 niños afganos fueron evacuados a Estados Unidos sin sus padres. Algunos «nunca se reunirán con su familia»

(CNN) — Una niña afgana de 8 años, que forma parte de un grupo de menores evacuados a Estados Unidos, solloza todas las noches después de que su tía la acuesta. Otro joven afgano de 17 años se despierta agarrándose la almohada y gritando el nombre de su hermano pequeño.

Cientos de niños afganos que permanecen bajo la custodia del gobierno de Estados Unidos siguen haciendo preguntas que nadie sabe cómo responder.

Se encuentran entre los aproximadamente 1.450 niños afganos que fueron evacuados en agosto de Afganistán a Estados Unidos sin sus padres.

Meses después de su llegada, no está claro cuándo, cómo, o incluso si, algunas de sus familias podrán reunirse.

El gran número, informado por primera vez por Reuters y actualizado con cifras recientes que CNN obtuvo de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, revela una realidad devastadora de las evacuaciones y sus consecuencias.

publicidad

Piloto narra cómo su avión fue derribado por el talibán 3:17

«Es impactante … la idea de que hay más de 1.000 niños sin su familia en este momento, y que potencialmente se sienten solos y asustados», dice la Dra. Sabrina Perrino, una pediatra afgana estadounidense en California que espera convertirse en un madre adoptivo para ayudar.

Muchos de los niños intentaron huir de Afganistán con sus familias, pero se separaron en el caos, dicen los defensores. Algunos perdieron el contacto con sus padres durante el atentado con bomba en el aeropuerto internacional Hamid Karzai de Kabul. Y algunos de sus padres no sobrevivieron al ataque terrorista.

Las autoridades dicen que la gran mayoría de los 1.450 niños que fueron traídos a Estados Unidos sin sus padres fueron rápidamente liberados para vivir con padres adoptivos, incluidos otros miembros de la familia con los que huyeron o parientes que ya vivían en Estados Unidos. Algunos se reunieron con su familia a través de un proceso de selección acelerado que la administración de Biden creó para los niños afganos.

Pero alrededor de 250 de los niños permanecen bajo la custodia del gobierno de EE.UU., según las estadísticas que la Oficina de Reasentamiento de Refugiados proporcionó recientemente a CNN. Y la mayoría de esos niños, dicen los defensores, no tienen familiares con quienes reunirse en Estados Unidos.

Las familias y los defensores que hablaron con CNN dijeron que los niños, ya traumatizados por lo que pasaron en Afganistán, ahora viven en el limbo y están desesperados por obtener respuestas sobre lo que sigue.

Las videollamadas de jóvenes afganos con sus padres son un salvavidas

Dos adolescentes se sientan en un sofá en una sala de estar en el norte de Virginia, con la mirada perdida.

Se suponía que Ramin, de 17 años, y Emal, de 16, no irían a Estados Unidos sin sus padres.

Los amigos cercanos, a quienes CNN solo identifican por su nombre de pila para proteger la seguridad de sus familias, eran vecinos en Kabul. Juntos, intentaron huir del país con sus familias en agosto. Pero se separaron en el ataque al aeropuerto. Solo los chicos y un tío lograron salir. Sus padres y hermanos se quedaron atrás.

Cuando Ramin llegó a Estados Unidos en septiembre, estaba desesperado, dice Wida Amir, miembro de la junta de la Fundación afgano-estadounidense que lo conoció cuando ella estaba ayudando a traducir para los evacuados que habían llegado recientemente.

«Él estaba como, ‘Llévame de vuelta, envíame de vuelta'», recuerda Amir.

El temor por la seguridad de sus padres y hermanos abrumaba a Ramin. De vuelta en Kabul, había estado tan unido a su hermano pequeño de 18 meses (habían pasado casi 24 horas al día juntos) que no podía imaginarse viviendo separados.

Una noche, en el refugio de Virginia donde él y Emal fueron llevados después de su llegada, Ramin se despertó agarrando su almohada como un bebé y llamando a su hermano.

Emal, de 16 años, dice que desea todos los días tener la oportunidad de reunirse con sus padres.

Después de pasar más de un mes en el refugio, los niños ahora viven con el tío de Emal y su familia, quienes llegaron a Estados Unidos hace casi cinco años con una visa especial de inmigrante después de trabajar con USAID en Afganistán.

Los adolescentes han comenzado a asistir a la escuela secundaria y dicen que están tratando de concentrarse en construir una nueva vida en Estados Unidos. Están agradecidos por la oportunidad de vivir con seguridad. Pero adaptarse ha sido difícil, sabiendo que sus familias en Afganistán todavía están en peligro.

Hablan con sus padres casi todos los días. Pero las primeras videollamadas fueron difíciles.

«Todos lloraban. Simplemente nos miramos. Fue difícil tener una conversación», dice Emal a través de un intérprete. Ahora, dice, esas llamadas lo mantienen activo.

«Si no les hablo ni les veo la cara», dice, «no puedo dormir».

Los adolescentes dicen que quieren reunirse con sus padres y hermanos en Estados Unidos. Pero su familia no está segura de a dónde acudir para que eso suceda.

«Es algo que siempre espero y deseo», dice Emal.

Mayoría de intérpretes, sin pasaporte para irse de Afganistán 1:28

Hay una «gran pregunta» que no ha sido respondida sobre los niños afganos

Los defensores que hablaron con CNN dicen que los procedimientos para la reunificación con padres que permanecen en Afganistán u otros países siguen sin tener claridad.

«¿De quién es el trabajo de reunir a los padres y a los niños, y luego, dónde lo hacen? … Esa es una gran pregunta con la que estamos lidiando», dice Jennifer Podkul, vicepresidenta de políticas de Kids in Need of Defense, una organización que ayuda a niños inmigrantes y refugiados no acompañados.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos dice que el gobierno está haciendo todo lo posible para ayudar a reunir a los menores afganos no acompañados con sus cuidadores, incluidos los padres y la familia inmediata, que permanecen en Afganistán. Pero salir del país sigue siendo un desafío importante, dijo la agencia, que describió el proceso de reunificación como difícil y señaló que podría llevar un tiempo considerable.

El Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado no han respondido a las preguntas de CNN sobre el proceso de estas reunificaciones familiares.

El secretario de Estado Anthony Blinken se reunió con un grupo de niños afganos no acompañados en septiembre cuando recorrió la base aérea de Ramstein en Alemania. Según NPR, le dijo al grupo que los estadounidenses estaban ansiosos por darles la bienvenida y que Estados Unidos trataría de ayudar a sus familias y amigos que permanecieron en Afganistán.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos no especificó cuántos de los 1.450 niños traídos a Estados Unidos como menores no acompañados se han reunido con sus padres o cuántos tienen padres que permanecen en Afganistán, dos cifras que solicitó CNN.

Los funcionarios han señalado que el número de niños afganos que permanecen bajo custodia es una pequeña fracción del número total de afganos que fueron evacuados a Estados Unidos.

Pero lo que les suceda a esos niños debería ser una preocupación principal, dice Ashley Huebner, directora asociada de servicios legales del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes.

«Ha sido muy difícil», dice. «Hay mucha frustración … con la falta de información, la falta de movimiento, la falta real de urgencia que sentimos desde la Oficina de Reasentamiento de Refugiados y otros sobre lo que les va a pasar a estos niños, y por qué las cosas están tardando tanto».

Algunos niños afganos tienen problemas para comer, sabiendo que sus familias tienen hambre

Un portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos dijo que su Oficina de Reasentamiento de Refugiados toma la seguridad y el bienestar de los niños bajo su cuidado «muy en serio».

«La misión de ORR es garantizar que los niños bajo el cuidado de ORR estén seguros, sanos y unidos con los miembros de la familia u otros patrocinadores adecuados de la manera más rápida y segura posible», dijo el portavoz.

Los defensores que han hablado con los niños que permanecen bajo la custodia del gobierno dicen que muchos de ellos están luchando para lidiar con la separación de sus padres y luchando por sobrellevar el trauma que sufrieron antes de huir de Afganistán.

Cada vez que Sima Quraishi visita un refugio que aloja a niños afganos en Chicago, los niños le dicen cuánto extrañan a sus familias.

«Ellos dicen, ‘Te pareces a mamá’. Me abrazan. Y hablan de sus padres», dice Quraishi, directora del Centro de Recursos para Mujeres Musulmanas.

Cuando mira a los niños, Quraishi dice que se ve a sí misma. Nació en Afganistán y llegó a Estados Unidos como huérfana hace más de 30 años. Y está tratando de animar a los niños y darles esperanza. Pero es difícil, dice ella.

«Hay mucho apoyo del gobierno en que quieren asegurarse de encontrar a sus familias. ¿Pero cuánto tiempo llevará? Ninguno de nosotros lo sabe», dice Quraishi. «Ni siquiera sabemos qué va a pasar con estos niños».

Los pasajeros afganos abordan un C-17 Globemaster III de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos durante la evacuación de Afganistán en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai en Kabul en agosto.

En el sitio de admisión de emergencia de Starr Commonwealth en Albion, Michigan, los niños afganos les han dicho a los abogados lo preocupados que están durante meses, dice Jennifer Vanegas del Centro de Derechos de Inmigrantes de Michigan, cuyo equipo ha hablado con niños detenidos en el refugio.

«Es desgarrador. Muchas de sus familias están escondidas, no tienen suficiente comida, no tienen forma de salir … Hemos tenido niños que nos dicen que tienen problemas para comer porque saben las familias tienen hambre», dice.

Las aproximadamente dos docenas de menores afganos en las instalaciones de Bethany Christian Services en Michigan y Pensilvania preguntan constantemente qué se puede hacer para ayudar a sus familias, dice Nathan Bult, vicepresidente senior de asuntos públicos y gubernamentales de la organización.

«Algunos de estos niños saben que sus padres han muerto. Creo que un número mayor realmente no lo sabe. Y nosotros no lo sabemos. Y no creo que el gobierno de EE.UU. lo sepa. Y eso es lo más difícil de decirle a un niño a veces, la verdad honesta, no lo sabemos».

Otros niños han logrado conectarse con amigos o familiares en WhatsApp, pero eso no facilita la situación.

«Saben dónde están sus padres, y sus padres dicen: ‘No estamos seguros’, y están tratando de escapar de los talibanes. Entre el miedo a lo desconocido y el miedo a lo que saben y pueden no hacer nada al respecto, es como una experiencia infantil adversa constante«, dice Bult, utilizando el término que utilizan los expertos para describir las circunstancias traumáticas que afectan a los niños.

«Mi esperanza y oración es que todos estos niños puedan reunirse con su familia extendida o su familia inmediata, pero sabiendo lo que sabemos sobre sus historias, hay algunos niños que nunca se van a reunir con su familia», dice Bult.

Y cada momento en que los niños permanecen bajo la custodia del gobierno podría agravar el trauma con el que tienen que lidiar, dice Perrino, un pediatra de San Diego y miembro de la junta de la Organización Comunitaria Nacional afgano-estadounidense.

Esa es una de las razones por las que tantos afganos quieren convertirse en padres adoptivos, dice. Perrino es uno de ellos.

Pero el proceso para convertirse en padre de crianza es extenso y prolongado, y hasta ahora, la mayoría de las familias afganas que se inscribieron aún no han calificado, dice Perrino.

Mientras trabaja en la preparación del papeleo, Perrino les ha estado contando a sus dos hijos sobre la situación.

«Hemos hablado de que hay niños que no tienen familia y que queremos que vengan a nuestra casa», dice. «Trato de explicarles que hasta que estos niños encuentren a sus familias, todavía podemos ayudarlos a sentirse como niños, y simplemente jugar y divertirse».

Una tía dice que el apoyo que ella brinda nunca será suficiente

Incluso los niños que viven con miembros de la familia están pasando por momentos difíciles.

Ferishta ve el dolor en los rostros de su sobrina y sobrino todos los días. Ahora viven con ella en Virginia, pero sus mentes están a miles de kilómetros de distancia.

Mina, de 8 años, y Ahmad Faisal, de 13, intentaron huir de Afganistán con sus padres y su hermano mayor. Pero el bombardeo del aeropuerto destrozó a su familia.

Los niños llegaron a Estados Unidos en septiembre, ayudados por un vecino que los llevó a un lugar seguro. Pero su madre murió en la explosión y el resto de su familia se quedó atrás, dice Ferishta.

Ahmad Faisal y Mina, que resultaron heridos en el ataque de ISIS-K en el aeropuerto de Kabul, se reúnen con su tía en Estados Unidos. CNN ha borroso partes de esta imagen.

Los niños resultaron heridos en el ataque, que mató a más de 170 personas e hirió al menos a otras 200. Durante meses, los miembros de la familia habían tenido miedo de contarles sobre la muerte de su madre. Los niños lo supieron recientemente, dice Ferishta, y su devastación se profundizó. Mina sigue haciendo preguntas que su tía no sabe cómo responder.

¿Por qué ella y su hermano volaron a Alemania después del ataque y fueron tratados allí? ¿Por qué no pudo venir su mamá también? ¿Cuándo llegará su papá?

«Todas las noches empieza a llorar hasta que se duerme», dice Ferishta, «y a veces le cuesta tanto parar».

Ferishta hace todo lo posible por consolarla. Pero ahora más que nunca, dice Ferishta, los niños necesitan a su padre a su lado. Ya han pasado por muchas cosas. Recibieron tratamiento por sus heridas en el hospital Landstuhl en Alemania y en el Centro Médico del Ejército Walter Reed en las afueras de Washington. Luego pasaron 20 días en un refugio de Virginia para menores no acompañados mientras Ferishta trataba frenéticamente de sacarlos. Y ahora, están sufriendo la muerte de su madre mientras intentan adaptarse a su nueva vida en Estados Unidos.

Ferishta dice de muchas maneras, ellos son los afortunados. Si el vecino que los ayudó no se hubiera puesto en contacto con los padres de Mina y Faisal, su familia probablemente todavía los estaría buscando.

Los nombres y las fechas de nacimiento de los niños son incorrectos en todos los documentos oficiales emitidos durante su viaje; un problema que ella imagina es común para muchos de los niños afganos que fueron evacuados sin sus padres. Eso, teme, significa que las familias que buscan a sus seres queridos quizás no puedan encontrarse.

Ferishta sabe que la historia de su familia es solo una de muchas. Reunir a las familias afganas separadas debería ser la primera prioridad del gobierno, dice.

«Todos esos niños que llegaron aquí sin sus padres», dice, «puedo sentir, cada día que estoy viviendo con mi sobrina y mi sobrino, cuánto están sufriendo».

Jennifer Hansler de CNN contribuyó a este informe.

Movimiento Talibán

(CNN) — Una niña afgana de 8 años, que forma parte de un grupo de menores evacuados a Estados Unidos, solloza todas las noches después de que su tía la acuesta. Otro joven afgano de 17 años se despierta agarrándose la almohada y gritando el nombre de su hermano pequeño.

Cientos de niños afganos que permanecen bajo la custodia del gobierno de Estados Unidos siguen haciendo preguntas que nadie sabe cómo responder.

Afganistán llegó este año al final de una era, ¿pero qué sigue ahora?

Se encuentran entre los aproximadamente 1.450 niños afganos que fueron evacuados en agosto de Afganistán a Estados Unidos sin sus padres.

Meses después de su llegada, no está claro cuándo, cómo, o incluso si, algunas de sus familias podrán reunirse.

El gran número, informado por primera vez por Reuters y actualizado con cifras recientes que CNN obtuvo de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, revela una realidad devastadora de las evacuaciones y sus consecuencias.

Piloto narra cómo su avión fue derribado por el talibán 3:17

«Es impactante … la idea de que hay más de 1.000 niños sin su familia en este momento, y que potencialmente se sienten solos y asustados», dice la Dra. Sabrina Perrino, una pediatra afgana estadounidense en California que espera convertirse en un madre adoptivo para ayudar.

Muchos de los niños intentaron huir de Afganistán con sus familias, pero se separaron en el caos, dicen los defensores. Algunos perdieron el contacto con sus padres durante el atentado con bomba en el aeropuerto internacional Hamid Karzai de Kabul. Y algunos de sus padres no sobrevivieron al ataque terrorista.

La reconquista de Afganistán por los talibanes ha provocado temores de un resurgimiento de al Qaeda e ISIS

Las autoridades dicen que la gran mayoría de los 1.450 niños que fueron traídos a Estados Unidos sin sus padres fueron rápidamente liberados para vivir con padres adoptivos, incluidos otros miembros de la familia con los que huyeron o parientes que ya vivían en Estados Unidos. Algunos se reunieron con su familia a través de un proceso de selección acelerado que la administración de Biden creó para los niños afganos.

Pero alrededor de 250 de los niños permanecen bajo la custodia del gobierno de EE.UU., según las estadísticas que la Oficina de Reasentamiento de Refugiados proporcionó recientemente a CNN. Y la mayoría de esos niños, dicen los defensores, no tienen familiares con quienes reunirse en Estados Unidos.

Las familias y los defensores que hablaron con CNN dijeron que los niños, ya traumatizados por lo que pasaron en Afganistán, ahora viven en el limbo y están desesperados por obtener respuestas sobre lo que sigue.

Las videollamadas de jóvenes afganos con sus padres son un salvavidas

Dos adolescentes se sientan en un sofá en una sala de estar en el norte de Virginia, con la mirada perdida.

Se suponía que Ramin, de 17 años, y Emal, de 16, no irían a Estados Unidos sin sus padres.

Los amigos cercanos, a quienes CNN solo identifican por su nombre de pila para proteger la seguridad de sus familias, eran vecinos en Kabul. Juntos, intentaron huir del país con sus familias en agosto. Pero se separaron en el ataque al aeropuerto. Solo los chicos y un tío lograron salir. Sus padres y hermanos se quedaron atrás.

Cuando Ramin llegó a Estados Unidos en septiembre, estaba desesperado, dice Wida Amir, miembro de la junta de la Fundación afgano-estadounidense que lo conoció cuando ella estaba ayudando a traducir para los evacuados que habían llegado recientemente.

«Él estaba como, ‘Llévame de vuelta, envíame de vuelta'», recuerda Amir.

El temor por la seguridad de sus padres y hermanos abrumaba a Ramin. De vuelta en Kabul, había estado tan unido a su hermano pequeño de 18 meses (habían pasado casi 24 horas al día juntos) que no podía imaginarse viviendo separados.

Una noche, en el refugio de Virginia donde él y Emal fueron llevados después de su llegada, Ramin se despertó agarrando su almohada como un bebé y llamando a su hermano.

Emal, de 16 años, dice que desea todos los días tener la oportunidad de reunirse con sus padres.

Después de pasar más de un mes en el refugio, los niños ahora viven con el tío de Emal y su familia, quienes llegaron a Estados Unidos hace casi cinco años con una visa especial de inmigrante después de trabajar con USAID en Afganistán.

Los adolescentes han comenzado a asistir a la escuela secundaria y dicen que están tratando de concentrarse en construir una nueva vida en Estados Unidos. Están agradecidos por la oportunidad de vivir con seguridad. Pero adaptarse ha sido difícil, sabiendo que sus familias en Afganistán todavía están en peligro.

Hablan con sus padres casi todos los días. Pero las primeras videollamadas fueron difíciles.

«Todos lloraban. Simplemente nos miramos. Fue difícil tener una conversación», dice Emal a través de un intérprete. Ahora, dice, esas llamadas lo mantienen activo.

«Si no les hablo ni les veo la cara», dice, «no puedo dormir».

Los adolescentes dicen que quieren reunirse con sus padres y hermanos en Estados Unidos. Pero su familia no está segura de a dónde acudir para que eso suceda.

«Es algo que siempre espero y deseo», dice Emal.

Afganistán llegó este año al final de una era, ¿pero qué sigue ahora? Mayoría de intérpretes, sin pasaporte para irse de Afganistán 1:28Hay una «gran pregunta» que no ha sido respondida sobre los niños afganos

Los defensores que hablaron con CNN dicen que los procedimientos para la reunificación con padres que permanecen en Afganistán u otros países siguen sin tener claridad.

«¿De quién es el trabajo de reunir a los padres y a los niños, y luego, dónde lo hacen? … Esa es una gran pregunta con la que estamos lidiando», dice Jennifer Podkul, vicepresidenta de políticas de Kids in Need of Defense, una organización que ayuda a niños inmigrantes y refugiados no acompañados.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos dice que el gobierno está haciendo todo lo posible para ayudar a reunir a los menores afganos no acompañados con sus cuidadores, incluidos los padres y la familia inmediata, que permanecen en Afganistán. Pero salir del país sigue siendo un desafío importante, dijo la agencia, que describió el proceso de reunificación como difícil y señaló que podría llevar un tiempo considerable.

El Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado no han respondido a las preguntas de CNN sobre el proceso de estas reunificaciones familiares.

El secretario de Estado Anthony Blinken se reunió con un grupo de niños afganos no acompañados en septiembre cuando recorrió la base aérea de Ramstein en Alemania. Según NPR, le dijo al grupo que los estadounidenses estaban ansiosos por darles la bienvenida y que Estados Unidos trataría de ayudar a sus familias y amigos que permanecieron en Afganistán.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos no especificó cuántos de los 1.450 niños traídos a Estados Unidos como menores no acompañados se han reunido con sus padres o cuántos tienen padres que permanecen en Afganistán, dos cifras que solicitó CNN.

Los funcionarios han señalado que el número de niños afganos que permanecen bajo custodia es una pequeña fracción del número total de afganos que fueron evacuados a Estados Unidos.

Pero lo que les suceda a esos niños debería ser una preocupación principal, dice Ashley Huebner, directora asociada de servicios legales del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes.

«Ha sido muy difícil», dice. «Hay mucha frustración … con la falta de información, la falta de movimiento, la falta real de urgencia que sentimos desde la Oficina de Reasentamiento de Refugiados y otros sobre lo que les va a pasar a estos niños, y por qué las cosas están tardando tanto».

Algunos niños afganos tienen problemas para comer, sabiendo que sus familias tienen hambre

Un portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos dijo que su Oficina de Reasentamiento de Refugiados toma la seguridad y el bienestar de los niños bajo su cuidado «muy en serio».

«La misión de ORR es garantizar que los niños bajo el cuidado de ORR estén seguros, sanos y unidos con los miembros de la familia u otros patrocinadores adecuados de la manera más rápida y segura posible», dijo el portavoz.

Los defensores que han hablado con los niños que permanecen bajo la custodia del gobierno dicen que muchos de ellos están luchando para lidiar con la separación de sus padres y luchando por sobrellevar el trauma que sufrieron antes de huir de Afganistán.

Cada vez que Sima Quraishi visita un refugio que aloja a niños afganos en Chicago, los niños le dicen cuánto extrañan a sus familias.

«Ellos dicen, ‘Te pareces a mamá’. Me abrazan. Y hablan de sus padres», dice Quraishi, directora del Centro de Recursos para Mujeres Musulmanas.

Cuando mira a los niños, Quraishi dice que se ve a sí misma. Nació en Afganistán y llegó a Estados Unidos como huérfana hace más de 30 años. Y está tratando de animar a los niños y darles esperanza. Pero es difícil, dice ella.

«Hay mucho apoyo del gobierno en que quieren asegurarse de encontrar a sus familias. ¿Pero cuánto tiempo llevará? Ninguno de nosotros lo sabe», dice Quraishi. «Ni siquiera sabemos qué va a pasar con estos niños».

Los pasajeros afganos abordan un C-17 Globemaster III de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos durante la evacuación de Afganistán en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai en Kabul en agosto.

En el sitio de admisión de emergencia de Starr Commonwealth en Albion, Michigan, los niños afganos les han dicho a los abogados lo preocupados que están durante meses, dice Jennifer Vanegas del Centro de Derechos de Inmigrantes de Michigan, cuyo equipo ha hablado con niños detenidos en el refugio.

«Es desgarrador. Muchas de sus familias están escondidas, no tienen suficiente comida, no tienen forma de salir … Hemos tenido niños que nos dicen que tienen problemas para comer porque saben las familias tienen hambre», dice.

Las aproximadamente dos docenas de menores afganos en las instalaciones de Bethany Christian Services en Michigan y Pensilvania preguntan constantemente qué se puede hacer para ayudar a sus familias, dice Nathan Bult, vicepresidente senior de asuntos públicos y gubernamentales de la organización.

«Algunos de estos niños saben que sus padres han muerto. Creo que un número mayor realmente no lo sabe. Y nosotros no lo sabemos. Y no creo que el gobierno de EE.UU. lo sepa. Y eso es lo más difícil de decirle a un niño a veces, la verdad honesta, no lo sabemos».

Otros niños han logrado conectarse con amigos o familiares en WhatsApp, pero eso no facilita la situación.

«Saben dónde están sus padres, y sus padres dicen: ‘No estamos seguros’, y están tratando de escapar de los talibanes. Entre el miedo a lo desconocido y el miedo a lo que saben y pueden no hacer nada al respecto, es como una experiencia infantil adversa constante«, dice Bult, utilizando el término que utilizan los expertos para describir las circunstancias traumáticas que afectan a los niños.

«Mi esperanza y oración es que todos estos niños puedan reunirse con su familia extendida o su familia inmediata, pero sabiendo lo que sabemos sobre sus historias, hay algunos niños que nunca se van a reunir con su familia», dice Bult.

Y cada momento en que los niños permanecen bajo la custodia del gobierno podría agravar el trauma con el que tienen que lidiar, dice Perrino, un pediatra de San Diego y miembro de la junta de la Organización Comunitaria Nacional afgano-estadounidense.

Esa es una de las razones por las que tantos afganos quieren convertirse en padres adoptivos, dice. Perrino es uno de ellos.

Pero el proceso para convertirse en padre de crianza es extenso y prolongado, y hasta ahora, la mayoría de las familias afganas que se inscribieron aún no han calificado, dice Perrino.

Mientras trabaja en la preparación del papeleo, Perrino les ha estado contando a sus dos hijos sobre la situación.

«Hemos hablado de que hay niños que no tienen familia y que queremos que vengan a nuestra casa», dice. «Trato de explicarles que hasta que estos niños encuentren a sus familias, todavía podemos ayudarlos a sentirse como niños, y simplemente jugar y divertirse».

Una tía dice que el apoyo que ella brinda nunca será suficiente

Incluso los niños que viven con miembros de la familia están pasando por momentos difíciles.

Ferishta ve el dolor en los rostros de su sobrina y sobrino todos los días. Ahora viven con ella en Virginia, pero sus mentes están a miles de kilómetros de distancia.

Mina, de 8 años, y Ahmad Faisal, de 13, intentaron huir de Afganistán con sus padres y su hermano mayor. Pero el bombardeo del aeropuerto destrozó a su familia.

Los niños llegaron a Estados Unidos en septiembre, ayudados por un vecino que los llevó a un lugar seguro. Pero su madre murió en la explosión y el resto de su familia se quedó atrás, dice Ferishta.

Ahmad Faisal y Mina, que resultaron heridos en el ataque de ISIS-K en el aeropuerto de Kabul, se reúnen con su tía en Estados Unidos. CNN ha borroso partes de esta imagen.

Los niños resultaron heridos en el ataque, que mató a más de 170 personas e hirió al menos a otras 200. Durante meses, los miembros de la familia habían tenido miedo de contarles sobre la muerte de su madre. Los niños lo supieron recientemente, dice Ferishta, y su devastación se profundizó. Mina sigue haciendo preguntas que su tía no sabe cómo responder.

¿Por qué ella y su hermano volaron a Alemania después del ataque y fueron tratados allí? ¿Por qué no pudo venir su mamá también? ¿Cuándo llegará su papá?

«Todas las noches empieza a llorar hasta que se duerme», dice Ferishta, «y a veces le cuesta tanto parar».

Ferishta hace todo lo posible por consolarla. Pero ahora más que nunca, dice Ferishta, los niños necesitan a su padre a su lado. Ya han pasado por muchas cosas. Recibieron tratamiento por sus heridas en el hospital Landstuhl en Alemania y en el Centro Médico del Ejército Walter Reed en las afueras de Washington. Luego pasaron 20 días en un refugio de Virginia para menores no acompañados mientras Ferishta trataba frenéticamente de sacarlos. Y ahora, están sufriendo la muerte de su madre mientras intentan adaptarse a su nueva vida en Estados Unidos.

Ferishta dice de muchas maneras, ellos son los afortunados. Si el vecino que los ayudó no se hubiera puesto en contacto con los padres de Mina y Faisal, su familia probablemente todavía los estaría buscando.

Los nombres y las fechas de nacimiento de los niños son incorrectos en todos los documentos oficiales emitidos durante su viaje; un problema que ella imagina es común para muchos de los niños afganos que fueron evacuados sin sus padres. Eso, teme, significa que las familias que buscan a sus seres queridos quizás no puedan encontrarse.

Ferishta sabe que la historia de su familia es solo una de muchas. Reunir a las familias afganas separadas debería ser la primera prioridad del gobierno, dice.

«Todos esos niños que llegaron aquí sin sus padres», dice, «puedo sentir, cada día que estoy viviendo con mi sobrina y mi sobrino, cuánto están sufriendo».

Jennifer Hansler de CNN contribuyó a este informe.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver