Las drogas, la violencia y el racismo crean un «cóctel de negligencia» en Marsella

(CNN) — La ciudad portuaria de Marsella, en el sur de Francia, ha sido noticia en los últimos meses por la muerte de varios jóvenes en tiroteos relacionados con las drogas, en lo que se suele denominar «ajuste de cuentas».

Una oleada de asesinatos este verano, incluido el de un chico de 14 años llamado Rayanne a mediados de agosto, provocó dos visitas del presidente Emmanuel Macron en septiembre y octubre y una promesa de miles de millones de euros para atajar el problema.

De cara a las elecciones presidenciales en Francia de principios del año que viene, Marsella parece que se convertirá en un campo de batalla para que los candidatos muestren su compromiso para abordar los problemas socioeconómicos, con varias promesas hechas por varios partidos en medio de mucha fanfarria.

La pobreza, el racismo y el aislamiento están muy arraigados en las zonas más pobres de Marsella, donde los residentes afirman que la falta de oportunidades y la negligencia del Estado hacen que algunos jóvenes se dediquen al tráfico de drogas como el cannabis, la cocaína y el éxtasis.

Fátima es una de las muchas personas cuya familia se ha visto desgarrada por la epidemia de drogas y violencia, ya que su marido y su hijo fueron asesinados en rápida sucesión en 2009 y 2010.

No quería que se conociera su verdadero nombre, por miedo a convertirse en objetivo de los narcotraficantes, que están dispuestos a reprimir a las personas que hablan, y también para proteger a sus hijos pequeños.

publicidad

Fátima está desesperada por conseguir justicia para sus seres queridos y por salir de Marsella. Doce años después, sin embargo, sigue allí y poco ha cambiado, y no sabe si alguna vez lo hará.

Lo encontraron en mi auto

El hijo de Fátima tenía apenas 22 años cuando lo mataron a tiros. Dice que había estado involucrado en el tráfico de drogas, y que había cumplido condena en la cárcel después de que lo atraparan vendiendo drogas.

«Mi hijo se peleaba mucho. Muchas peleas», dijo Fátima a CNN. «La gente le tenía miedo. Cuando lo veían, todos huían… ni siquiera necesitaba un cuchillo para asustarlos».

En junio de 2009, el hijo de Fátima fue asesinado. La muerte de su hijo afectó mucho a su marido, dice, y se empeñó en averiguar quién estaba detrás.

Menos de un año después, en mayo de 2010, Fátima dice que su marido acababa de traer del colegio a los cuatro hijos que le quedaban a la pareja cuando recibió una llamada telefónica y salió de casa.

Un automóvil quemado en un estacionamiento del barrio de Les Rosiers, en Marsella (sur de Francia).

«Lo encontraron en mi auto. Solo quedaba su cabeza, todo lo demás había desaparecido. Sus hombros, sus costados y su estómago estaban completamente destrozados», cuenta Fátima.

Los dos asesinatos, con menos de un año de diferencia, hicieron que Fátima tuviera que criar sola a los hijos que le quedaban, y los asesinos de sus seres queridos no se han enfrentado a la justicia.

La larga espera de la justicia le ha pasado factura.

«Me he hecho vieja. No lo demuestro, pero aunque esté bromeando o trabajando sigue siendo difícil para mí», dice. «Dedico mi vida a los hijos que aún tengo y temo especialmente por los chicos».

“Los jóvenes narcotraficantes no son delincuentes”

Fátima no es la única que se siente así en Marsella, donde los barrios del norte están marcados por el tráfico de drogas, los tiroteos y los altos niveles de delincuencia, lo que significa que los residentes a menudo temen por sus vidas.

Aunque los niveles de delincuencia en Marsella son inferiores a los de hace cinco años, según las cifras de la policía, las víctimas de los tiroteos son cada vez más jóvenes, y muchos de los problemas estructurales, como la pobreza y el aislamiento, apenas han mejorado.

Por eso, algunos familiares de las víctimas apuntan a las causas profundas del problema, diciendo que el tráfico de drogas es apenas la punta del iceberg.

Amine Kessaci, de 17 años, cree que los jóvenes de clase trabajadora de Marsella recurren al tráfico de drogas porque les proporciona un respiro de los problemas más profundos a los que se enfrentan los barrios del norte.

«Los jóvenes narcotraficantes no son delincuentes», dijo Kessaci a CNN. «Son víctimas. Víctimas del sistema que los ha dejado olvidados y sin trabajo en estos barrios. Víctimas de la pobreza, víctimas de las cucarachas, la suciedad y las ratas del barrio. Víctimas de casas donde no hay internet, ni calefacción, ni ascensor ni siquiera en la planta 21».

Una mujer pasa junto a un grafiti en una pared en el que se lee «El Estado nos defrauda» en una calle del barrio de Les Marronniers, en Marsella, en agosto de 2021.

El hermano de Kessaci, Brahim, también tenía 22 años cuando fue asesinado, al igual que el hijo de Fátima. En diciembre de 2020, su cuerpo fue encontrado quemado. Kessaci dice que las autoridades le han dicho que cuatro personas han sido acusadas en relación con el asesinato, pero la familia sigue esperando un juicio.

Aunque Kessaci dice que su familia sabía que su hermano estaba involucrado en el tráfico de drogas, Brahim nunca habló de ello por «respeto» a su familia.

Kessaci cree que muchos de los problemas se derivan del hecho de que los barrios del norte suelen estar abandonados por el Estado, lo que crea un terreno fértil para el tráfico de drogas.

Philippe Pujol, periodista y escritor marsellés especializado en los barrios del norte, está de acuerdo y afirma que sus reportajes muestran que la mayoría de las víctimas proceden de comunidades norteafricanas y comorenses de clase trabajadora.

«La gente que consume drogas no lo hace por placer», explica a CNN. «Lo hacen para escapar de sus vidas difíciles: es un consumo de desgracias. Y eso está ligado al hecho de que no hay trabajo».

Un “cóctel de negligencia”

Pujol afirma que el racismo y la discriminación hacia los miembros de la comunidad norteafricana están muy presentes en Marsella.

«Es mucho más difícil encontrar un trabajo cuando eres magrebí y vives en el gueto», dice Pujol. «Cuando dices tu nombre y tu dirección, ya empiezas mal».

No es el único que expresa esta opinión. Nasser Rebouh, un joven de 22 años que vive en el barrio de Bassens, visitado por Macron el mes pasado, dice que no ha podido encontrar un trabajo fijo a pesar de llevar años buscándolo, y cree que se debe al racismo.

«Nos meten en el gueto y nos dejan allí, sin comprobar si estamos bien y si tenemos algo que comer», dice del gobierno. «No, nos dejan aquí y ya está».

El presidente Emmanuel Macron saluda a los vecinos del barrio de Bassens junto al alcalde de Marsella, Benoit Payan (centro), durante una visita a la ciudad portuaria del sur, el 1 de septiembre de 2021.

Otros jóvenes están de acuerdo. Hassen Hammou, que creó el colectivo «Demasiado joven para morir» después de que uno de sus amigos muriera en un tiroteo, dice que las condiciones en Marsella son el resultado de un «cóctel de negligencia» resultante de la pobreza, la mala educación en las escuelas locales y la falta de servicios públicos y presencia policial.

«Todas estas decisiones han puesto en riesgo nuestro barrio», dijo a CNN. «Y cuando se decide no dotar de suficiente personal a la policía local, se crea eso. Creas esta otra Francia, esta otra Marsella que conocemos».

Hammou sigue siendo escéptico sobre las intenciones de Macron al visitar Marsella y sobre si su plan logrará algo, destacando el hecho de que el barrio de Bassens fue limpiado apenas horas antes de la visita del presidente.

Al igual que Hammou, Rebouh también tiene la experiencia reciente de haber perdido a un amigo cercano a manos de las bandas de narcotraficantes, hace apenas un mes. Según Rebouh, su amigo no estaba involucrado en el tráfico de drogas, sino que era un «daño colateral», simplemente estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado.

«Puedo salir a comprar una barra de pan y encontrarme con una bala en la cabeza», dice Rebouh sobre la violencia en su barrio. «Esa es nuestra realidad diaria… Estamos obligados a vivir así, no tenemos elección».

Rebouh también alega que hay racismo incluso en la gestión policial del tráfico de drogas, y afirma que él y sus amigos han sido detenidos antes simplemente porque la policía no consiguió atrapar a los verdaderos sospechosos. Como jóvenes de origen magrebí en el lugar de los hechos, dice que la policía los detuvo a pesar de que no había pruebas, aunque luego fueron puestos en libertad.

Sin embargo, Frédérique Camilleri, comisario de policía del departamento de Bouches-du-Rhône, al que pertenece Marsella, responde a CNN que existen sistemas para que los ciudadanos señalen cualquier acto sospechoso de racismo por parte de los agentes.

La entrada del barrio de Les Marroniniers en Marsella, sur de Francia.

«No hay racismo sistémico en la policía francesa», afirma. «Sinceramente, la policía de Marsella es un reflejo de la sociedad en general y no hacemos ese tipo de distinciones. El trabajo de la policía es detener al delincuente, sea quien sea».

Aunque Camilleri reconoce que «la pobreza, el aislamiento y la falta de perspectivas son un terreno ideal para la delincuencia» en Marsella, se centra en resolver la crisis de las drogas, y se muestra firme en que «nadie ha abandonado los barrios del norte».

Los más jóvenes se matan entre sí

La muerte de Rayanne de 14 años en agosto, supuso un punto de inflexión en la actitud de la opinión pública respecto a la violencia relacionada con las drogas en Marsella, y le siguieron otros dos tiroteos en rápida sucesión. La primera visita de Macron se produjo pocas semanas después.

Se cree que Rayanne es la víctima francesa más joven de la violencia relacionada con las drogas hasta la fecha, y en el discurso de Macron en septiembre dijo que el asesinato había «conmocionado» a la nación.

En declaraciones a la cadena BFMTV, afiliada a CNN, su familia insistió en que no estaba involucrado en el tráfico de drogas, sino que simplemente estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado. Se está investigando el «asesinato por parte de una banda organizada», según BFMTV.

Camilleri afirma que las víctimas de la violencia son cada vez más jóvenes, porque es más fácil para los despiadados traficantes reclutar a los más jóvenes para el tráfico de drogas.

«En general, encontramos gente más joven en los puntos de tráfico de drogas, porque los traficantes que viven en el extranjero y mueven todos estos hilos emplean a personas más vulnerables y les pagan menos por hacer este trabajo agotador y peligroso que no deberían hacer», afirma.

Sin embargo, insiste en que la situación está mejorando, ya que las cifras de la policía en Marsella muestran 16 incidentes de «ajuste de cuentas» en lo que va de año, frente a los 26 de 2016. Camilleri afirma que este año se ha detenido a más de 800 traficantes de drogas en Marsella, lo que supone un aumento del 50% respecto al año pasado.

Habitantes de la zona y agentes de policía frente a un muro en Marsella que muestra los precios de las drogas durante una visita del presidente Macron el 1 de septiembre de 2021.

Involucrar a los más jóvenes es ventajoso para los que están en la cima de la cadena de la droga, dice el periodista Pujol, ya que son más fáciles de explotar y tienen más probabilidades de evitar las consecuencias legales. En Francia, la ley dicta que a los menores de 16 años no se les puede imponer más de la mitad de una condena para adultos, y se benefician de la «excusa por minoría de edad».

«La estrategia del traficante es endeudarlos», dice Pujol. «Y cuando tienen muchas deudas, intentan negociar por su cuenta, y eso crea mucha competencia… Los más jóvenes se matan entre sí, y es el más violento el que sobrevive».

Según la policía, la clave está en dirigirse a los consumidores. Dicen que la mayoría de los cargos son por cannabis, mientras que algunos son por drogas más duras como la cocaína y el éxtasis. Una nueva medida que permite imponer multas in situ a los consumidores ha resultado en 1.000 multas en Marsella en el último año.

El control de la venta de armas es más difícil, ya que implica descubrir redes internacionales y las propias armas no son caras, afirma Camilleri, quien añade que la policía de Marsella incauta unas 200 armas cortas y 200 largas cada año.

En agosto, el alcalde de Marsella Benoît Payan declaró a FranceInfo que comprar un rifle kalashnikov (AK-47) era «tan fácil como comprar un pain au chocolat», y pidió que el Estado hiciera del control de armas una prioridad nacional. CNN buscó el comentario del alcalde en múltiples ocasiones, pero éste se rehusó.

Nunca es demasiado tarde

En su discurso de septiembre, Macron dijo a los dirigentes de Marsella que exigía la participación pública de los habitantes y la innovación de la ciudad, y que volvería para comprobarlo en octubre y de nuevo en febrero de 2022. Hasta ahora ha cumplido su palabra, y volvió a la ciudad para otra visita a mediados de octubre.

En su discurso, el presidente elogió la labor de Camilleri en la reducción de los índices de delincuencia: «Las cifras son buenas y están mejorando. Pero hay una forma de delincuencia cada vez más violenta, vinculada en gran medida al tráfico de drogas».

Aunque prometió que «nunca es tarde» y prometió «entre 3.000 y 4.000 millones de euros» (entre US$ 3.400 y US$ 4.500 millones) de ayuda para la ciudad, de los cuales más de US$ 9 millones (8 millones de euros) se destinarán a complementar la fuerza policial, muchos ciudadanos siguen siendo escépticos.

El comisario de policía Camilleri afirma que está previsto que lleguen a Marsella varios centenares de policías más por orden del ministro del Interior, y habló de un «sentimiento de cercanía» entre la policía y los ciudadanos, unidos en su lucha contra el tráfico de drogas.

Sin embargo, esto no refleja necesariamente lo que sienten los ciudadanos locales, sobre todo teniendo en cuenta el papel histórico de Marsella como campo de batalla electoral para los posibles líderes del país.

«No estoy seguro de que haya voluntad política», dice Pujol. «Porque en cuanto hay elecciones, se aprovechan de los barrios populares para hablar de la violencia, la inmigración, el empleo y la gente que supuestamente no quiere trabajar».

Marsella ya ha sido utilizada como tema de conversación por la candidata de extrema derecha Marine Le Pen, que busca derrotar a Macron en las próximas elecciones, después de perder ante él en una segunda vuelta en 2017.

Le Pen dijo en Twitter en agosto que había «una sola solución» para el «salvajismo y el tráfico de drogas» de Marsella, pidiendo controles fronterizos más estrictos para restringir la inmigración.

El problema no parece que vaya a desaparecer a corto plazo, ya que desde la primera visita de Macron se han producido una media docena de incidentes de asesinato, aunque la policía solo ha calificado uno de ellos como «ajuste de cuentas».

Kessaci, el activista juvenil, señala que Macron no es, ni mucho menos, el primer jefe de Estado de Francia que intenta hacer frente a Marsella. Está frustrado por la falta de consulta con los residentes en el plan de Macron, y dice que por eso es escéptico sobre el cambio.

«Estamos en medio de esta guerra entre la izquierda y la derecha, y nos quedamos viendo, nos matan», dice. «En medio de todos estos políticos, hay vidas humanas en juego. Mientras la gente que nunca lo ha vivido tome las decisiones, nunca lo entenderán».

(CNN) — La ciudad portuaria de Marsella, en el sur de Francia, ha sido noticia en los últimos meses por la muerte de varios jóvenes en tiroteos relacionados con las drogas, en lo que se suele denominar «ajuste de cuentas».

Una oleada de asesinatos este verano, incluido el de un chico de 14 años llamado Rayanne a mediados de agosto, provocó dos visitas del presidente Emmanuel Macron en septiembre y octubre y una promesa de miles de millones de euros para atajar el problema.

De cara a las elecciones presidenciales en Francia de principios del año que viene, Marsella parece que se convertirá en un campo de batalla para que los candidatos muestren su compromiso para abordar los problemas socioeconómicos, con varias promesas hechas por varios partidos en medio de mucha fanfarria.

La pobreza, el racismo y el aislamiento están muy arraigados en las zonas más pobres de Marsella, donde los residentes afirman que la falta de oportunidades y la negligencia del Estado hacen que algunos jóvenes se dediquen al tráfico de drogas como el cannabis, la cocaína y el éxtasis.

Fátima es una de las muchas personas cuya familia se ha visto desgarrada por la epidemia de drogas y violencia, ya que su marido y su hijo fueron asesinados en rápida sucesión en 2009 y 2010.

No quería que se conociera su verdadero nombre, por miedo a convertirse en objetivo de los narcotraficantes, que están dispuestos a reprimir a las personas que hablan, y también para proteger a sus hijos pequeños.

Fátima está desesperada por conseguir justicia para sus seres queridos y por salir de Marsella. Doce años después, sin embargo, sigue allí y poco ha cambiado, y no sabe si alguna vez lo hará.

Lo encontraron en mi auto

El hijo de Fátima tenía apenas 22 años cuando lo mataron a tiros. Dice que había estado involucrado en el tráfico de drogas, y que había cumplido condena en la cárcel después de que lo atraparan vendiendo drogas.

«Mi hijo se peleaba mucho. Muchas peleas», dijo Fátima a CNN. «La gente le tenía miedo. Cuando lo veían, todos huían… ni siquiera necesitaba un cuchillo para asustarlos».

En junio de 2009, el hijo de Fátima fue asesinado. La muerte de su hijo afectó mucho a su marido, dice, y se empeñó en averiguar quién estaba detrás.

Menos de un año después, en mayo de 2010, Fátima dice que su marido acababa de traer del colegio a los cuatro hijos que le quedaban a la pareja cuando recibió una llamada telefónica y salió de casa.

Un automóvil quemado en un estacionamiento del barrio de Les Rosiers, en Marsella (sur de Francia).

«Lo encontraron en mi auto. Solo quedaba su cabeza, todo lo demás había desaparecido. Sus hombros, sus costados y su estómago estaban completamente destrozados», cuenta Fátima.

Los dos asesinatos, con menos de un año de diferencia, hicieron que Fátima tuviera que criar sola a los hijos que le quedaban, y los asesinos de sus seres queridos no se han enfrentado a la justicia.

La larga espera de la justicia le ha pasado factura.

«Me he hecho vieja. No lo demuestro, pero aunque esté bromeando o trabajando sigue siendo difícil para mí», dice. «Dedico mi vida a los hijos que aún tengo y temo especialmente por los chicos».

“Los jóvenes narcotraficantes no son delincuentes”

Fátima no es la única que se siente así en Marsella, donde los barrios del norte están marcados por el tráfico de drogas, los tiroteos y los altos niveles de delincuencia, lo que significa que los residentes a menudo temen por sus vidas.

Aunque los niveles de delincuencia en Marsella son inferiores a los de hace cinco años, según las cifras de la policía, las víctimas de los tiroteos son cada vez más jóvenes, y muchos de los problemas estructurales, como la pobreza y el aislamiento, apenas han mejorado.

Por eso, algunos familiares de las víctimas apuntan a las causas profundas del problema, diciendo que el tráfico de drogas es apenas la punta del iceberg.

Amine Kessaci, de 17 años, cree que los jóvenes de clase trabajadora de Marsella recurren al tráfico de drogas porque les proporciona un respiro de los problemas más profundos a los que se enfrentan los barrios del norte.

«Los jóvenes narcotraficantes no son delincuentes», dijo Kessaci a CNN. «Son víctimas. Víctimas del sistema que los ha dejado olvidados y sin trabajo en estos barrios. Víctimas de la pobreza, víctimas de las cucarachas, la suciedad y las ratas del barrio. Víctimas de casas donde no hay internet, ni calefacción, ni ascensor ni siquiera en la planta 21».

Una mujer pasa junto a un grafiti en una pared en el que se lee «El Estado nos defrauda» en una calle del barrio de Les Marronniers, en Marsella, en agosto de 2021.

El hermano de Kessaci, Brahim, también tenía 22 años cuando fue asesinado, al igual que el hijo de Fátima. En diciembre de 2020, su cuerpo fue encontrado quemado. Kessaci dice que las autoridades le han dicho que cuatro personas han sido acusadas en relación con el asesinato, pero la familia sigue esperando un juicio.

Aunque Kessaci dice que su familia sabía que su hermano estaba involucrado en el tráfico de drogas, Brahim nunca habló de ello por «respeto» a su familia.

Kessaci cree que muchos de los problemas se derivan del hecho de que los barrios del norte suelen estar abandonados por el Estado, lo que crea un terreno fértil para el tráfico de drogas.

Philippe Pujol, periodista y escritor marsellés especializado en los barrios del norte, está de acuerdo y afirma que sus reportajes muestran que la mayoría de las víctimas proceden de comunidades norteafricanas y comorenses de clase trabajadora.

«La gente que consume drogas no lo hace por placer», explica a CNN. «Lo hacen para escapar de sus vidas difíciles: es un consumo de desgracias. Y eso está ligado al hecho de que no hay trabajo».

Un “cóctel de negligencia”

Pujol afirma que el racismo y la discriminación hacia los miembros de la comunidad norteafricana están muy presentes en Marsella.

«Es mucho más difícil encontrar un trabajo cuando eres magrebí y vives en el gueto», dice Pujol. «Cuando dices tu nombre y tu dirección, ya empiezas mal».

No es el único que expresa esta opinión. Nasser Rebouh, un joven de 22 años que vive en el barrio de Bassens, visitado por Macron el mes pasado, dice que no ha podido encontrar un trabajo fijo a pesar de llevar años buscándolo, y cree que se debe al racismo.

«Nos meten en el gueto y nos dejan allí, sin comprobar si estamos bien y si tenemos algo que comer», dice del gobierno. «No, nos dejan aquí y ya está».

El presidente Emmanuel Macron saluda a los vecinos del barrio de Bassens junto al alcalde de Marsella, Benoit Payan (centro), durante una visita a la ciudad portuaria del sur, el 1 de septiembre de 2021.

Otros jóvenes están de acuerdo. Hassen Hammou, que creó el colectivo «Demasiado joven para morir» después de que uno de sus amigos muriera en un tiroteo, dice que las condiciones en Marsella son el resultado de un «cóctel de negligencia» resultante de la pobreza, la mala educación en las escuelas locales y la falta de servicios públicos y presencia policial.

«Todas estas decisiones han puesto en riesgo nuestro barrio», dijo a CNN. «Y cuando se decide no dotar de suficiente personal a la policía local, se crea eso. Creas esta otra Francia, esta otra Marsella que conocemos».

Hammou sigue siendo escéptico sobre las intenciones de Macron al visitar Marsella y sobre si su plan logrará algo, destacando el hecho de que el barrio de Bassens fue limpiado apenas horas antes de la visita del presidente.

Al igual que Hammou, Rebouh también tiene la experiencia reciente de haber perdido a un amigo cercano a manos de las bandas de narcotraficantes, hace apenas un mes. Según Rebouh, su amigo no estaba involucrado en el tráfico de drogas, sino que era un «daño colateral», simplemente estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado.

«Puedo salir a comprar una barra de pan y encontrarme con una bala en la cabeza», dice Rebouh sobre la violencia en su barrio. «Esa es nuestra realidad diaria… Estamos obligados a vivir así, no tenemos elección».

Rebouh también alega que hay racismo incluso en la gestión policial del tráfico de drogas, y afirma que él y sus amigos han sido detenidos antes simplemente porque la policía no consiguió atrapar a los verdaderos sospechosos. Como jóvenes de origen magrebí en el lugar de los hechos, dice que la policía los detuvo a pesar de que no había pruebas, aunque luego fueron puestos en libertad.

Sin embargo, Frédérique Camilleri, comisario de policía del departamento de Bouches-du-Rhône, al que pertenece Marsella, responde a CNN que existen sistemas para que los ciudadanos señalen cualquier acto sospechoso de racismo por parte de los agentes.

La entrada del barrio de Les Marroniniers en Marsella, sur de Francia.

«No hay racismo sistémico en la policía francesa», afirma. «Sinceramente, la policía de Marsella es un reflejo de la sociedad en general y no hacemos ese tipo de distinciones. El trabajo de la policía es detener al delincuente, sea quien sea».

Aunque Camilleri reconoce que «la pobreza, el aislamiento y la falta de perspectivas son un terreno ideal para la delincuencia» en Marsella, se centra en resolver la crisis de las drogas, y se muestra firme en que «nadie ha abandonado los barrios del norte».

10 hallazgos estremecedores sobre la autonomía corporal de las mujeres en informe de población de Naciones Unidas Los más jóvenes se matan entre sí

La muerte de Rayanne de 14 años en agosto, supuso un punto de inflexión en la actitud de la opinión pública respecto a la violencia relacionada con las drogas en Marsella, y le siguieron otros dos tiroteos en rápida sucesión. La primera visita de Macron se produjo pocas semanas después.

Se cree que Rayanne es la víctima francesa más joven de la violencia relacionada con las drogas hasta la fecha, y en el discurso de Macron en septiembre dijo que el asesinato había «conmocionado» a la nación.

En declaraciones a la cadena BFMTV, afiliada a CNN, su familia insistió en que no estaba involucrado en el tráfico de drogas, sino que simplemente estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado. Se está investigando el «asesinato por parte de una banda organizada», según BFMTV.

Camilleri afirma que las víctimas de la violencia son cada vez más jóvenes, porque es más fácil para los despiadados traficantes reclutar a los más jóvenes para el tráfico de drogas.

«En general, encontramos gente más joven en los puntos de tráfico de drogas, porque los traficantes que viven en el extranjero y mueven todos estos hilos emplean a personas más vulnerables y les pagan menos por hacer este trabajo agotador y peligroso que no deberían hacer», afirma.

Sin embargo, insiste en que la situación está mejorando, ya que las cifras de la policía en Marsella muestran 16 incidentes de «ajuste de cuentas» en lo que va de año, frente a los 26 de 2016. Camilleri afirma que este año se ha detenido a más de 800 traficantes de drogas en Marsella, lo que supone un aumento del 50% respecto al año pasado.

Habitantes de la zona y agentes de policía frente a un muro en Marsella que muestra los precios de las drogas durante una visita del presidente Macron el 1 de septiembre de 2021.

Involucrar a los más jóvenes es ventajoso para los que están en la cima de la cadena de la droga, dice el periodista Pujol, ya que son más fáciles de explotar y tienen más probabilidades de evitar las consecuencias legales. En Francia, la ley dicta que a los menores de 16 años no se les puede imponer más de la mitad de una condena para adultos, y se benefician de la «excusa por minoría de edad».

«La estrategia del traficante es endeudarlos», dice Pujol. «Y cuando tienen muchas deudas, intentan negociar por su cuenta, y eso crea mucha competencia… Los más jóvenes se matan entre sí, y es el más violento el que sobrevive».

Según la policía, la clave está en dirigirse a los consumidores. Dicen que la mayoría de los cargos son por cannabis, mientras que algunos son por drogas más duras como la cocaína y el éxtasis. Una nueva medida que permite imponer multas in situ a los consumidores ha resultado en 1.000 multas en Marsella en el último año.

El control de la venta de armas es más difícil, ya que implica descubrir redes internacionales y las propias armas no son caras, afirma Camilleri, quien añade que la policía de Marsella incauta unas 200 armas cortas y 200 largas cada año.

En agosto, el alcalde de Marsella Benoît Payan declaró a FranceInfo que comprar un rifle kalashnikov (AK-47) era «tan fácil como comprar un pain au chocolat», y pidió que el Estado hiciera del control de armas una prioridad nacional. CNN buscó el comentario del alcalde en múltiples ocasiones, pero éste se rehusó.

Arrestan a presuntos integrantes de red de trata acusada de explotar sexualmente a mujeres paraguayas en Francia Nunca es demasiado tarde

En su discurso de septiembre, Macron dijo a los dirigentes de Marsella que exigía la participación pública de los habitantes y la innovación de la ciudad, y que volvería para comprobarlo en octubre y de nuevo en febrero de 2022. Hasta ahora ha cumplido su palabra, y volvió a la ciudad para otra visita a mediados de octubre.

En su discurso, el presidente elogió la labor de Camilleri en la reducción de los índices de delincuencia: «Las cifras son buenas y están mejorando. Pero hay una forma de delincuencia cada vez más violenta, vinculada en gran medida al tráfico de drogas».

Aunque prometió que «nunca es tarde» y prometió «entre 3.000 y 4.000 millones de euros» (entre US$ 3.400 y US$ 4.500 millones) de ayuda para la ciudad, de los cuales más de US$ 9 millones (8 millones de euros) se destinarán a complementar la fuerza policial, muchos ciudadanos siguen siendo escépticos.

El comisario de policía Camilleri afirma que está previsto que lleguen a Marsella varios centenares de policías más por orden del ministro del Interior, y habló de un «sentimiento de cercanía» entre la policía y los ciudadanos, unidos en su lucha contra el tráfico de drogas.

Sin embargo, esto no refleja necesariamente lo que sienten los ciudadanos locales, sobre todo teniendo en cuenta el papel histórico de Marsella como campo de batalla electoral para los posibles líderes del país.

«No estoy seguro de que haya voluntad política», dice Pujol. «Porque en cuanto hay elecciones, se aprovechan de los barrios populares para hablar de la violencia, la inmigración, el empleo y la gente que supuestamente no quiere trabajar».

Marsella ya ha sido utilizada como tema de conversación por la candidata de extrema derecha Marine Le Pen, que busca derrotar a Macron en las próximas elecciones, después de perder ante él en una segunda vuelta en 2017.

¿Quién es Marine Le Pen?

Le Pen dijo en Twitter en agosto que había «una sola solución» para el «salvajismo y el tráfico de drogas» de Marsella, pidiendo controles fronterizos más estrictos para restringir la inmigración.

El problema no parece que vaya a desaparecer a corto plazo, ya que desde la primera visita de Macron se han producido una media docena de incidentes de asesinato, aunque la policía solo ha calificado uno de ellos como «ajuste de cuentas».

Kessaci, el activista juvenil, señala que Macron no es, ni mucho menos, el primer jefe de Estado de Francia que intenta hacer frente a Marsella. Está frustrado por la falta de consulta con los residentes en el plan de Macron, y dice que por eso es escéptico sobre el cambio.

«Estamos en medio de esta guerra entre la izquierda y la derecha, y nos quedamos viendo, nos matan», dice. «En medio de todos estos políticos, hay vidas humanas en juego. Mientras la gente que nunca lo ha vivido tome las decisiones, nunca lo entenderán».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver