¿Qué puede pasar con la pandemia de coronavirus en 2022? Lo que podemos esperar de la variante ómicron y las vacunas

(CNN Español) – El mundo inicia el tercer año de la pandemia de coronavirus con otra ola mundial de contagios debido a la variante ómicron. Aunque es imposible predecir cuál será la ruta que tomará el covid-19 en este 2022, el doctor Elmer Huerta analiza, con datos científicos, lo que podríamos esperar de la pandemia este año.

¿Lograremos entrar a una fase endémica? Es la gran pregunta que la sociedad y científicos buscan resolver.

Puedes escuchar este episodio en Spotify o en tu plataforma de podcast predilecta, o leer la transcripción a continuación.

Hola, soy el Dr. Elmer Huerta y esta es su dosis diaria de información sobre el nuevo coronavirus. Información que esperamos que sea de utilidad para cuidar de su salud y la de su familia.

Hoy veremos cuál es el estado actual de la infección. Sobre todo tratar de describir lo que podemos esperar, basados en los datos disponibles, durante las primeras semanas del nuevo año.

Las vacunas como elemento para contener al coronavirus

Como lo escuchamos en el episodio del 27 de diciembre, el principal elemento humano de contención biológica de la pandemia durante 2021 fue el desarrollo de vacunas contra el nuevo coronavirus.

publicidad

Por su parte, ante la presión evolutiva a la que fue sometido en su circulación por el planeta, el nuevo coronavirus respondió cambiando su genoma y formando nuevas variantes, siendo la última, la ómicron, la que de una manera extraordinariamente rápida se está convirtiendo en la predominante en muchos países.

Al respecto, con la aparición de cada variante, son tres las características que definen su impacto en la salud pública:

su capacidad de transmisión o infectividad,
su virulencia o gravedad de la enfermedad que causa,
y su capacidad de burlar los anticuerpos neutralizantes formados por la enfermedad natural o las vacunas.

Las variante ómicron, una piedra en el zapato en la pandemia

Como lo escuchamos en los episodios del 13 y 20 de diciembre, ya se tenían evidencias tempranas de que la variante ómicron era mucho más infecciosa que las variantes previas, especialmente la delta, que había sido la más infecciosa hasta el momento.

En ese sentido, sabiendo que el virus original SARS-CoV-2 tenía un número básico de reproducción (R0) de 2,5, es decir que una persona infectada podía contagiar a entre dos y tres personas, se calculó que la variante delta tenía un R0 de poco menos de 7.

Y mientras, Martin Hibberd, profesor de enfermedades infecciosas emergentes en la London School of Hygiene & Tropical Medicine en el Reino Unido, considera que el R0 de ómicron podría ser tan alto como 10, es decir que una persona infectada podría contagiar hasta a 10 personas a su alrededor.

También ha quedado comprobado que ómicron es capaz de burlar a los anticuerpos neutralizantes, infectando tanto a personas que ya pasaron la infección como a las personas vacunadas, incluso con dosis de refuerzo. Al respecto, de acuerdo con el Imperial College of London, ómicron es 5,4 veces más capaz de causar una reinfección que la variante delta.

¿Cuán grave es el covid-19 que genera ómicron?

El último elemento del rompecabezas —la virulencia de ómicron— se está aclarando. Estudios de Sudáfrica, el Reino Unido, Dinamarca y Estados Unidos indican que la variante ómicron causa una enfermedad relativamente menos grave.

Al respecto, una prepublicación estadounidense del Instituto de Investigación Metodista de Houston analiza los datos de 862 pacientes con covid-19 causado por la variante ómicron, y reporta que los pacientes tuvieron tendencia a ser más jóvenes, haber sufrido ya previamente la infección y tuvieron menor probabilidad de ser hospitalizados.

Reportan también que los pacientes con ómicron requirieron menor apoyo respiratorio intenso y tuvieron una estancia hospitalaria más corta, lo que sugiere una menor gravedad de la enfermedad.

Habiéndose aclarado entonces que la variante ómicron, a pesar de ser mucho más infecciosa y ser capaz de contagiar a personas que ya pasaron la enfermedad y se han vacunado, causa una enfermedad menos grave, queda entonces preguntarse si durante 2022 se tendrá la transición de la pandemia a la fase endémica de la enfermedad.

Los no vacunados, ¿clave para el futuro de la pandemia?

Recordemos que se denomina endemia a la enfermedad infecciosa que está constantemente circulando en la comunidad, pudiendo causar brotes limitados relacionados con el clima u otras situaciones en la sociedad.

Pensamos que enero será fundamental para saber realmente qué pasará con la pandemia. Eso porque, al ser ya la variante dominante en Estados Unidos, la extraordinariamente contagiosa infección se extenderá por el 15% de la población de adultos no vacunada y probablemente con bajas tasas de infección natural previa, es decir de personas realmente vírgenes de infección, realmente vulnerables.

Haciendo un paréntesis, una encuesta experimental de diciembre del Buró del Censo de Estados Unidos reveló que aproximadamente la mitad de los adultos no vacunados no se vacunó porque estaba preocupada por los posibles efectos secundarios de la vacuna, el 42% por «no confiar en la vacuna», menos del 10% porque su médico no se la había recomendado y aproximadamente el 2% por tener dificultades para obtenerla.

Las incógnitas de los científicos

Entonces, ¿qué pasará si esos millones de personas no vacunadas se infectan? ¿Sufrirán de la enfermedad leve que se está documentando en personas previamente vacunadas o que ya pasaron la enfermedad, o desarrollarán la conocida distribución en la que el 5% sufre de grave enfermedad con alta posibilidad de muerte? Esa es la incógnita que pensamos que ayudará a determinar el futuro de la pandemia.

De sufrir una enfermedad leve —aparte de la enorme saturación de los servicios de salud y la enorme disrupción de los servicios básicos de la sociedad por el aislamiento que tendrán que cumplir millones de personas infectadas— es posible que se inicie la fase endémica de covid-19.

De demostrarse una enfermedad grave, aparte de comprobarse la efectividad de la vacunación, se demostrará que el SARS-CoV-2 sigue siendo un enemigo formidable.

Lo peor que podría pasar este año es que en algún lugar del mundo se forme una nueva variante de características completamente diferentes a ómicron, y que vuelva a poner en jaque a la humanidad.

¿Tienes preguntas sobre el covid-19?

Envíeme sus preguntas por Twitter, intentaremos responderlas en nuestros próximos episodios. Pueden encontrarme en @Drhuerta.

Si cree que este podcast es útil, asegúrese de suscribirse para obtener el último episodio en su cuenta. Ayude a otros a encontrarlo calificándolo y revisándolo en su aplicación de podcast favorita.

Y para obtener la información más actualizada, siempre puede dirigirse a CNNEspanol.com. Gracias por su atención.

coronavirus Covid-19 ómicron vacuna contra el covid-19

(CNN Español) – El mundo inicia el tercer año de la pandemia de coronavirus con otra ola mundial de contagios debido a la variante ómicron. Aunque es imposible predecir cuál será la ruta que tomará el covid-19 en este 2022, el doctor Elmer Huerta analiza, con datos científicos, lo que podríamos esperar de la pandemia este año.

¿Lograremos entrar a una fase endémica? Es la gran pregunta que la sociedad y científicos buscan resolver.

Puedes escuchar este episodio en Spotify o en tu plataforma de podcast predilecta, o leer la transcripción a continuación.

Hola, soy el Dr. Elmer Huerta y esta es su dosis diaria de información sobre el nuevo coronavirus. Información que esperamos que sea de utilidad para cuidar de su salud y la de su familia.

Hoy veremos cuál es el estado actual de la infección. Sobre todo tratar de describir lo que podemos esperar, basados en los datos disponibles, durante las primeras semanas del nuevo año.

Las vacunas como elemento para contener al coronavirus

Como lo escuchamos en el episodio del 27 de diciembre, el principal elemento humano de contención biológica de la pandemia durante 2021 fue el desarrollo de vacunas contra el nuevo coronavirus.

Por su parte, ante la presión evolutiva a la que fue sometido en su circulación por el planeta, el nuevo coronavirus respondió cambiando su genoma y formando nuevas variantes, siendo la última, la ómicron, la que de una manera extraordinariamente rápida se está convirtiendo en la predominante en muchos países.

Al respecto, con la aparición de cada variante, son tres las características que definen su impacto en la salud pública:

su capacidad de transmisión o infectividad, su virulencia o gravedad de la enfermedad que causa, y su capacidad de burlar los anticuerpos neutralizantes formados por la enfermedad natural o las vacunas. Las variante ómicron, una piedra en el zapato en la pandemia

Como lo escuchamos en los episodios del 13 y 20 de diciembre, ya se tenían evidencias tempranas de que la variante ómicron era mucho más infecciosa que las variantes previas, especialmente la delta, que había sido la más infecciosa hasta el momento.

En ese sentido, sabiendo que el virus original SARS-CoV-2 tenía un número básico de reproducción (R0) de 2,5, es decir que una persona infectada podía contagiar a entre dos y tres personas, se calculó que la variante delta tenía un R0 de poco menos de 7.

Y mientras, Martin Hibberd, profesor de enfermedades infecciosas emergentes en la London School of Hygiene & Tropical Medicine en el Reino Unido, considera que el R0 de ómicron podría ser tan alto como 10, es decir que una persona infectada podría contagiar hasta a 10 personas a su alrededor.

También ha quedado comprobado que ómicron es capaz de burlar a los anticuerpos neutralizantes, infectando tanto a personas que ya pasaron la infección como a las personas vacunadas, incluso con dosis de refuerzo. Al respecto, de acuerdo con el Imperial College of London, ómicron es 5,4 veces más capaz de causar una reinfección que la variante delta.

¿Cuán grave es el covid-19 que genera ómicron?

El último elemento del rompecabezas —la virulencia de ómicron— se está aclarando. Estudios de Sudáfrica, el Reino Unido, Dinamarca y Estados Unidos indican que la variante ómicron causa una enfermedad relativamente menos grave.

Al respecto, una prepublicación estadounidense del Instituto de Investigación Metodista de Houston analiza los datos de 862 pacientes con covid-19 causado por la variante ómicron, y reporta que los pacientes tuvieron tendencia a ser más jóvenes, haber sufrido ya previamente la infección y tuvieron menor probabilidad de ser hospitalizados.

Reportan también que los pacientes con ómicron requirieron menor apoyo respiratorio intenso y tuvieron una estancia hospitalaria más corta, lo que sugiere una menor gravedad de la enfermedad.

Habiéndose aclarado entonces que la variante ómicron, a pesar de ser mucho más infecciosa y ser capaz de contagiar a personas que ya pasaron la enfermedad y se han vacunado, causa una enfermedad menos grave, queda entonces preguntarse si durante 2022 se tendrá la transición de la pandemia a la fase endémica de la enfermedad.

Los no vacunados, ¿clave para el futuro de la pandemia?

Recordemos que se denomina endemia a la enfermedad infecciosa que está constantemente circulando en la comunidad, pudiendo causar brotes limitados relacionados con el clima u otras situaciones en la sociedad.

Pensamos que enero será fundamental para saber realmente qué pasará con la pandemia. Eso porque, al ser ya la variante dominante en Estados Unidos, la extraordinariamente contagiosa infección se extenderá por el 15% de la población de adultos no vacunada y probablemente con bajas tasas de infección natural previa, es decir de personas realmente vírgenes de infección, realmente vulnerables.

Haciendo un paréntesis, una encuesta experimental de diciembre del Buró del Censo de Estados Unidos reveló que aproximadamente la mitad de los adultos no vacunados no se vacunó porque estaba preocupada por los posibles efectos secundarios de la vacuna, el 42% por «no confiar en la vacuna», menos del 10% porque su médico no se la había recomendado y aproximadamente el 2% por tener dificultades para obtenerla.

Las incógnitas de los científicos

Entonces, ¿qué pasará si esos millones de personas no vacunadas se infectan? ¿Sufrirán de la enfermedad leve que se está documentando en personas previamente vacunadas o que ya pasaron la enfermedad, o desarrollarán la conocida distribución en la que el 5% sufre de grave enfermedad con alta posibilidad de muerte? Esa es la incógnita que pensamos que ayudará a determinar el futuro de la pandemia.

De sufrir una enfermedad leve —aparte de la enorme saturación de los servicios de salud y la enorme disrupción de los servicios básicos de la sociedad por el aislamiento que tendrán que cumplir millones de personas infectadas— es posible que se inicie la fase endémica de covid-19.

De demostrarse una enfermedad grave, aparte de comprobarse la efectividad de la vacunación, se demostrará que el SARS-CoV-2 sigue siendo un enemigo formidable.

Lo peor que podría pasar este año es que en algún lugar del mundo se forme una nueva variante de características completamente diferentes a ómicron, y que vuelva a poner en jaque a la humanidad.

¿Tienes preguntas sobre el covid-19?

Envíeme sus preguntas por Twitter, intentaremos responderlas en nuestros próximos episodios. Pueden encontrarme en @Drhuerta.

Si cree que este podcast es útil, asegúrese de suscribirse para obtener el último episodio en su cuenta. Ayude a otros a encontrarlo calificándolo y revisándolo en su aplicación de podcast favorita.

Y para obtener la información más actualizada, siempre puede dirigirse a CNNEspanol.com. Gracias por su atención.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver