ANÁLISIS | Ómicron podría ser menos peligrosa, pero tiene hecho nudos a Estados Unidos

(CNN) — Todos los estadounidenses se han visto obligados a considerar cuánto riesgo es aceptable para que la nación vuelva a ponerse de pie mientras la variante ómicron del nuevo coronavirus se sale de control.

El país está siendo sepultado por una avalancha de nuevas infecciones, pero después de dos años agotadores y desmoralizadores, el ímpetu de millones de personas para tratar de encontrar una manera de vivir más normalmente con la enfermedad nunca ha sido tan fuerte. Lograr el equilibrio adecuado es complicado, ya que la pandemia ha alcanzado su fase más paradójica hasta ahora.

Las señales de una crisis invernal que va empeorando están apareciendo en todas partes, incluso cuando hay una nueva esperanza de que un virus que ha arruinado los últimos dos años no es, quizás, tan aterrador en su última forma. También es discordante que las curvas de infección se disparen hacia arriba en líneas verticales a medida que los hospitales se desbordan, pero muchos estadounidenses que contraen el covid-19 por primera vez lo ignoran como si fuera un resfriado leve.

La situación ha llevado a un debate en Washington —donde el presidente Joe Biden abordará la rápida propagación de ómicron el martes–, a las mansiones de los gobernadores, salas de juntas corporativas, escuelas y salas de estar de costa a costa.

Existe una confusión particular en la educación, que está distrayendo a los padres por enésima ocasión durante la pandemia y nuevamente amenaza con causar importantes consecuencias económicas si los trabajadores clave no tienen acceso al cuidado infantil. Las escuelas en Detroit, Los Ángeles, Atlanta, Cleveland y Washington están inundadas por el virus y han regresado al aprendizaje virtual o retrasado las clases al menos unos días después de las vacaciones. Y el Dr. James Versalovic, patólogo jefe del Hospital Infantil de Texas, advirtió el lunes sobre el número «asombroso» de niños en sus salas que luchan contra ómicron.

publicidad

Pero el mismo día, el nuevo alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, se jactó de su «fanfarronería» y le dijo a la Gran Manzana, donde las infecciones se están disparando, que no «se revuelquen en el covid», mientras despreciaba a los maestros que pedían un tratamiento similar al de sus colegas en otros lugares que han vuelto a clases a distancia. Para profundizar las contradicciones, la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, una compañera demócrata de Adams, advirtió que «no estamos en un buen lugar» a medida que avanza la ola invernal. También es desconcertante cómo los estadios de la NFL están abarrotados a medida que se avecinan los playoffs en una señal de normalidad, pero miles de vuelos de aerolíneas están siendo cancelados debido a que las tripulaciones se reportan enfermas.

Una combinación ruin

Si bien las señales parecen contradictorias, pueden racionalizarse, aunque combinarlas en una respuesta nacional coherente a una pandemia que ha superado incesantemente a los líderes políticos y profundizado las divisiones nacionales es otra cosa.

La clave más importante para comprender las realidades paralelas del covid es que la variante ómicron es mucho más infecciosa que la variante delta a la que está superando pero, según la creciente evidencia, generalmente causa una enfermedad menos grave.

Esta ruin combinación de mayor transmisibilidad pero con una enfermedad aparentemente más moderada desafía el tenue equilibrio entre la mitigación y la preservación de una apariencia de vida normal forjada en olas anteriores de infección. También significa que los líderes políticos y corporativos luchan con la cuestión de si un virus que se manifiesta en una enfermedad leve e incluso sin síntomas para muchas personas debería continuar amenazando la infraestructura crítica y los servicios básicos que sustentan la vida estadounidense.

Algunos funcionarios electos se equivocan por el lado de la precaución, incluidos los que están cerrando escuelas, al menos por un tiempo. Tiene sentido, porque es difícil entender cómo mantener el aprendizaje en persona en funcionamiento si los maestros dan positivo y tienen que entrar en aislamiento. Pero otros líderes, como Adams, dan la impresión de que el país está librando la última guerra contra el patógeno cuando acaba de comenzar una nueva. Su optimismo es el lujo de un alcalde con un nuevo mandato.

Pero puede ponerlo en riesgo de caer en la trampa de muchos líderes que antes que él ya subestimaron el covid-19. Tres días después de su mandato, Adams parecía admitir implícitamente que algunos republicanos que han argumentado durante mucho tiempo que la mitigación epidemiológica ha ido demasiado lejos pueden haber estado en lo cierto. Sorprendentemente, estaba en la misma página el lunes que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, un republicano opositor a los mandatos de uso de máscaras que prometió que ómicron no cerraría las escuelas en el estado dorado, con su estilo habitual para ganar los titulares políticos.

Pero la idea de que ómicron es un enemigo dócil desplaza demasiado la ecuación de riesgo hacia la subestimación del virus y podría conducir a atajos peligrosos.

«Esta narración de que es solo un virus leve no es precisa», dijo el lunes a Jake Tapper de CNN el Dr. Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical y profesor de pediatría en el Baylor College of Medicine.

«Acabamos de hacer un trabajo terrible al vacunar a nuestros niños en todo el país … Entonces, aunque se habla mucho sobre la variante ómicron, una enfermedad menos grave, cuando se suman todos los factores … Nos enfrentamos a una situación muy grave en este país, especialmente para los niños». Apuntando a esa crisis, la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA) anunció el lunes una autorización de uso de emergencia para la vacuna de refuerzo de Pfizer / BioNTech contra el covid-19 para adolescentes de 12 a 15 años. Para todos los demás que ya son elegibles, redujo el tiempo entre completar una serie inicial de vacunas y un refuerzo recomendado de seis a cinco meses, y permitió una tercera dosis de la serie primaria para algunos niños inmunodeprimidos de 5 a 11 años.

A medida que más estadounidenses se cansan de la lucha, los críticos conservadores de los funcionarios de salud pública podrían querer evitar la tentación de regodearse. Incluso ahora, la mayoría de los estadounidenses hospitalizados y que mueren por la oleada de ómicron (y la ola de delta aún desatada en algunos distritos) son los que rechazaron las vacunas gratuitas y efectivas, en medio de un torrente de información errónea alimentado por muchos políticos republicanos y presentadores de medios conservadores.

La mejor manera de mantenerse protegido contra la enfermedad grave, la hospitalización o la muerte es vacunarse y recibir un refuerzo, independientemente de que la variante ómicron sea menos potente o no. Muchos de los 820.000 estadounidenses muertos por la enfermedad podrían estar vivos si algunos republicanos, incluido el expresidente Donald Trump, no hubieran hecho de la salud pública una víctima de sus ambiciones políticas, hubieran ignorado la ciencia y hubieran presionado por aperturas económicas prematuras en 2020.

Los hospitales son golpeados de nuevo

Y vivir con el virus es más fácil de decir que de hacer.

Una de las peculiaridades más crueles de ómicron es que, si bien para la mayoría de las personas parece más fácil deshacerse de él, su mayor transmisibilidad significa que incluso un porcentaje más pequeño de pacientes que se enferman gravemente en esta ola que en otros podrían debilitar los sistemas de atención médica y presionar aún más a los médicos y enfermeras héroes que han sido exprimidos por la pandemia. Por ejemplo, las hospitalizaciones a nivel nacional llegaron a 100.000 el lunes por primera vez en cuatro meses y la mayoría de los expertos esperan que esta cifra aumente. La sobrecarga del sistema también podría disminuir gravemente la calidad de la atención para las personas con otras dolencias, especialmente afecciones crónicas como ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Pero la naturaleza de esta pandemia es que plantea preguntas que, en su mayoría, son imposibles de responder satisfactoriamente, especialmente aquellas que cruzan al ámbito político fracturado. El senador Marco Rubio, por ejemplo, dio la bienvenida a la imagen de los estadios de fútbol llenos durante el fin de semana y advirtió en un tuit contra la «histeria irracional» provocada por ómicron. Pero el republicano de Florida se ganó una reprimenda del principal asesor médico del presidente, el Dr. Anthony Fauci, quien señaló en el programa «State of the Union» de CNN el domingo que 1.200 muertes diarias en promedio por covid-19 «no es una situación trivial».

Pero incluso Fauci ha argumentado en los últimos días que el país está en proceso de recalibrar su tolerancia al riesgo y dijo la semana pasada que ninguna actividad en una pandemia era totalmente segura.

Las autoridades de salud pública, por ejemplo, han comenzado a adaptar su enfoque, dado que las propiedades infecciosas de ómicron amenazan con agotar rápidamente la fuerza laboral y afectar la capacidad de los hospitales, la policía y los servicios de emergencia. La semana pasada, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) redujeron a la mitad, a cinco días, el período de aislamiento recomendado para quienes dan positivo en la prueba y son asintomáticos o cuyos síntomas disminuyen, siempre que usen una mascarilla durante otros cinco días. Sin embargo, aquí también hay confusión, y Fauci le dijo a CNN el domingo que llegará una guía más clara, que tal vez involucre la realización de una prueba. Pero incluso si las nuevas pautas de los CDC aclaran el problema, a muchos estadounidenses les resulta imposible hacerse las pruebas en medio de una escasez en todo el país, por lo que es posible que no puedan cumplir.

Esa es solo otra razón para la sensación molesta en el país de que todo el mundo está buscando a tientas no solo la salida de la pandemia y sus privaciones, lo que parece poco realista, sino una forma de vida modificada que sea sostenible. Pero a pesar de las esperanzas de un rápido pico de ómicron, nadie puede decir con certeza cuánto tiempo regirá, o si será seguida por otra variante irritante y caótica.

Covid-19

(CNN) — Todos los estadounidenses se han visto obligados a considerar cuánto riesgo es aceptable para que la nación vuelva a ponerse de pie mientras la variante ómicron del nuevo coronavirus se sale de control.

El país está siendo sepultado por una avalancha de nuevas infecciones, pero después de dos años agotadores y desmoralizadores, el ímpetu de millones de personas para tratar de encontrar una manera de vivir más normalmente con la enfermedad nunca ha sido tan fuerte. Lograr el equilibrio adecuado es complicado, ya que la pandemia ha alcanzado su fase más paradójica hasta ahora.

Las señales de una crisis invernal que va empeorando están apareciendo en todas partes, incluso cuando hay una nueva esperanza de que un virus que ha arruinado los últimos dos años no es, quizás, tan aterrador en su última forma. También es discordante que las curvas de infección se disparen hacia arriba en líneas verticales a medida que los hospitales se desbordan, pero muchos estadounidenses que contraen el covid-19 por primera vez lo ignoran como si fuera un resfriado leve.

La situación ha llevado a un debate en Washington —donde el presidente Joe Biden abordará la rápida propagación de ómicron el martes–, a las mansiones de los gobernadores, salas de juntas corporativas, escuelas y salas de estar de costa a costa.

Existe una confusión particular en la educación, que está distrayendo a los padres por enésima ocasión durante la pandemia y nuevamente amenaza con causar importantes consecuencias económicas si los trabajadores clave no tienen acceso al cuidado infantil. Las escuelas en Detroit, Los Ángeles, Atlanta, Cleveland y Washington están inundadas por el virus y han regresado al aprendizaje virtual o retrasado las clases al menos unos días después de las vacaciones. Y el Dr. James Versalovic, patólogo jefe del Hospital Infantil de Texas, advirtió el lunes sobre el número «asombroso» de niños en sus salas que luchan contra ómicron.

¿Qué puede pasar con la pandemia de coronavirus en 2022? Lo que podemos esperar de la variante ómicron y las vacunas

Pero el mismo día, el nuevo alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, se jactó de su «fanfarronería» y le dijo a la Gran Manzana, donde las infecciones se están disparando, que no «se revuelquen en el covid», mientras despreciaba a los maestros que pedían un tratamiento similar al de sus colegas en otros lugares que han vuelto a clases a distancia. Para profundizar las contradicciones, la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, una compañera demócrata de Adams, advirtió que «no estamos en un buen lugar» a medida que avanza la ola invernal. También es desconcertante cómo los estadios de la NFL están abarrotados a medida que se avecinan los playoffs en una señal de normalidad, pero miles de vuelos de aerolíneas están siendo cancelados debido a que las tripulaciones se reportan enfermas.

Una combinación ruin

Si bien las señales parecen contradictorias, pueden racionalizarse, aunque combinarlas en una respuesta nacional coherente a una pandemia que ha superado incesantemente a los líderes políticos y profundizado las divisiones nacionales es otra cosa.

La clave más importante para comprender las realidades paralelas del covid es que la variante ómicron es mucho más infecciosa que la variante delta a la que está superando pero, según la creciente evidencia, generalmente causa una enfermedad menos grave.

Esta ruin combinación de mayor transmisibilidad pero con una enfermedad aparentemente más moderada desafía el tenue equilibrio entre la mitigación y la preservación de una apariencia de vida normal forjada en olas anteriores de infección. También significa que los líderes políticos y corporativos luchan con la cuestión de si un virus que se manifiesta en una enfermedad leve e incluso sin síntomas para muchas personas debería continuar amenazando la infraestructura crítica y los servicios básicos que sustentan la vida estadounidense.

Algunos funcionarios electos se equivocan por el lado de la precaución, incluidos los que están cerrando escuelas, al menos por un tiempo. Tiene sentido, porque es difícil entender cómo mantener el aprendizaje en persona en funcionamiento si los maestros dan positivo y tienen que entrar en aislamiento. Pero otros líderes, como Adams, dan la impresión de que el país está librando la última guerra contra el patógeno cuando acaba de comenzar una nueva. Su optimismo es el lujo de un alcalde con un nuevo mandato.

Pero puede ponerlo en riesgo de caer en la trampa de muchos líderes que antes que él ya subestimaron el covid-19. Tres días después de su mandato, Adams parecía admitir implícitamente que algunos republicanos que han argumentado durante mucho tiempo que la mitigación epidemiológica ha ido demasiado lejos pueden haber estado en lo cierto. Sorprendentemente, estaba en la misma página el lunes que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, un republicano opositor a los mandatos de uso de máscaras que prometió que ómicron no cerraría las escuelas en el estado dorado, con su estilo habitual para ganar los titulares políticos.

Pero la idea de que ómicron es un enemigo dócil desplaza demasiado la ecuación de riesgo hacia la subestimación del virus y podría conducir a atajos peligrosos.

«Esta narración de que es solo un virus leve no es precisa», dijo el lunes a Jake Tapper de CNN el Dr. Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical y profesor de pediatría en el Baylor College of Medicine.

«Acabamos de hacer un trabajo terrible al vacunar a nuestros niños en todo el país … Entonces, aunque se habla mucho sobre la variante ómicron, una enfermedad menos grave, cuando se suman todos los factores … Nos enfrentamos a una situación muy grave en este país, especialmente para los niños». Apuntando a esa crisis, la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA) anunció el lunes una autorización de uso de emergencia para la vacuna de refuerzo de Pfizer / BioNTech contra el covid-19 para adolescentes de 12 a 15 años. Para todos los demás que ya son elegibles, redujo el tiempo entre completar una serie inicial de vacunas y un refuerzo recomendado de seis a cinco meses, y permitió una tercera dosis de la serie primaria para algunos niños inmunodeprimidos de 5 a 11 años.

A medida que más estadounidenses se cansan de la lucha, los críticos conservadores de los funcionarios de salud pública podrían querer evitar la tentación de regodearse. Incluso ahora, la mayoría de los estadounidenses hospitalizados y que mueren por la oleada de ómicron (y la ola de delta aún desatada en algunos distritos) son los que rechazaron las vacunas gratuitas y efectivas, en medio de un torrente de información errónea alimentado por muchos políticos republicanos y presentadores de medios conservadores.

La mejor manera de mantenerse protegido contra la enfermedad grave, la hospitalización o la muerte es vacunarse y recibir un refuerzo, independientemente de que la variante ómicron sea menos potente o no. Muchos de los 820.000 estadounidenses muertos por la enfermedad podrían estar vivos si algunos republicanos, incluido el expresidente Donald Trump, no hubieran hecho de la salud pública una víctima de sus ambiciones políticas, hubieran ignorado la ciencia y hubieran presionado por aperturas económicas prematuras en 2020.

Los hospitales son golpeados de nuevo

Y vivir con el virus es más fácil de decir que de hacer.

Una de las peculiaridades más crueles de ómicron es que, si bien para la mayoría de las personas parece más fácil deshacerse de él, su mayor transmisibilidad significa que incluso un porcentaje más pequeño de pacientes que se enferman gravemente en esta ola que en otros podrían debilitar los sistemas de atención médica y presionar aún más a los médicos y enfermeras héroes que han sido exprimidos por la pandemia. Por ejemplo, las hospitalizaciones a nivel nacional llegaron a 100.000 el lunes por primera vez en cuatro meses y la mayoría de los expertos esperan que esta cifra aumente. La sobrecarga del sistema también podría disminuir gravemente la calidad de la atención para las personas con otras dolencias, especialmente afecciones crónicas como ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Pero la naturaleza de esta pandemia es que plantea preguntas que, en su mayoría, son imposibles de responder satisfactoriamente, especialmente aquellas que cruzan al ámbito político fracturado. El senador Marco Rubio, por ejemplo, dio la bienvenida a la imagen de los estadios de fútbol llenos durante el fin de semana y advirtió en un tuit contra la «histeria irracional» provocada por ómicron. Pero el republicano de Florida se ganó una reprimenda del principal asesor médico del presidente, el Dr. Anthony Fauci, quien señaló en el programa «State of the Union» de CNN el domingo que 1.200 muertes diarias en promedio por covid-19 «no es una situación trivial».

Pero incluso Fauci ha argumentado en los últimos días que el país está en proceso de recalibrar su tolerancia al riesgo y dijo la semana pasada que ninguna actividad en una pandemia era totalmente segura.

Las autoridades de salud pública, por ejemplo, han comenzado a adaptar su enfoque, dado que las propiedades infecciosas de ómicron amenazan con agotar rápidamente la fuerza laboral y afectar la capacidad de los hospitales, la policía y los servicios de emergencia. La semana pasada, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) redujeron a la mitad, a cinco días, el período de aislamiento recomendado para quienes dan positivo en la prueba y son asintomáticos o cuyos síntomas disminuyen, siempre que usen una mascarilla durante otros cinco días. Sin embargo, aquí también hay confusión, y Fauci le dijo a CNN el domingo que llegará una guía más clara, que tal vez involucre la realización de una prueba. Pero incluso si las nuevas pautas de los CDC aclaran el problema, a muchos estadounidenses les resulta imposible hacerse las pruebas en medio de una escasez en todo el país, por lo que es posible que no puedan cumplir.

Esa es solo otra razón para la sensación molesta en el país de que todo el mundo está buscando a tientas no solo la salida de la pandemia y sus privaciones, lo que parece poco realista, sino una forma de vida modificada que sea sostenible. Pero a pesar de las esperanzas de un rápido pico de ómicron, nadie puede decir con certeza cuánto tiempo regirá, o si será seguida por otra variante irritante y caótica.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver