ANÁLISIS | La comisión selecta que investiga el asalto al Capitolio muestra su ambición al pedir la cooperación de Pence

(CNN) — La comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga la insurrección del Capitolio aumenta el ritmo antes del primer aniversario del ataque de la turba de simpatizantes de Trump que se cumplirá el jueves, poniendo ahora la mira en el exvicepresidente Mike Pence y el principal promotor de Trump en Fox News, Sean Hannity.

El presidente de la comisión, Bennie Thompson, pidió el martes a Pence que hablara voluntariamente ante el panel sobre lo que sabía del intento del entonces presidente y sus asesores de convencerle de que se retractara de su deber constitucional de certificar la victoria electoral del presidente Joe Biden. El demócrata de Mississippi también quiere que Pence se pronuncie sobre los momentos de tensión cuando estaba en el Capitolio y una turba a favor de Trump coreaba que lo colgaran durante el caos que se desató hace un año.

«Esperaría que hiciera lo correcto y se presentara y hablara voluntariamente con la comisión», dijo Thompson a CNN.

Comisión que investiga asalto al Capitolio pide cooperación de Pence

La petición vuelve a poner a Pence en la políticamente peligrosa cuerda floja entre incurrir en la ira de Trump y sus partidarios y mantener el estado de derecho. Sin embargo, la idea de que el exvicepresidente vuelva a lanzarse voluntariamente a la polémica testificando parece descabellada. Se ha pasado el último año poniendo espacio entre él y la infamia del 6 de enero mientras lucha por mantenerse viable para una posible futura campaña presidencial republicana. Aun así, varios ayudantes de Pence han empezado a colaborar con la comisión, incluido su antiguo jefe de gabinete Marc Short, que está cooperando según informó CNN el mes pasado.

Nuevas imágenes muestran gravedad de asalto al Capitolio 2:50

Thompson habló con CNN momentos después de que la comisión lanzara otra solicitud de cooperación, llamando a Hannity, un columnista estrella de opinión en Fox News, para hablar de docenas de mensajes de texto que dice que envió a Trump y al equipo del presidente en los días cercanos al 6 de enero. Los mensajes vuelven a dejar al descubierto la sinergia propagandística entre la cadena conservadora y la Casa Blanca de Trump. También sugiere que el panel está dispuesto a ir a por los testigos más destacados y a enfrentarse a una importante controversia política en su intento de contar la historia del 6 de enero.

publicidad

Estos desarrollos son solo la última señal de impulso que ha dado la comisión. Según una nueva presentación judicial el martes, el panel obtuvo los registros financieros del portavoz de Trump, Taylor Budowich, a finales de diciembre. Los documentos parecen encajar en los intentos de la comisión de rastrear la fuente de financiación del mitin en la Elipse de Washington el 6 de enero, donde Trump pidió a la multitud que «luchara como un demonio» para mantenerlo en el poder, lo que más tarde evolucionó en el asalto violento del Capitolio.

A principios de esta semana, los principales miembros del panel indicaron que habían recibido testimonios desde el interior de la Casa Blanca de Trump el día de la insurrección, centrándose en que el entonces presidente no hizo mucho para detener el ataque de sus partidarios. La vicepresidenta de la comisión, Liz Cheney, republicana de Wyoming, reveló que había testimonios «de primera mano» de que la hija de Trump, Ivanka, entonces funcionaria de la Casa Blanca, pidió en dos ocasiones a su padre que llamara a los agitadores a detenerse. La revelación arrojó nueva luz sobre la toma de decisiones y el abandono de funciones de Trump al no defender el Capitolio y el proceso constitucional de ratificación de las elecciones.

Una noche de vigilia en el aniversario del asalto al Capitolio

Los rápidos acontecimientos de la comisión añaden una nueva dimensión a una serie de vigilias que se celebrarán el jueves en el Capitolio para conmemorar un año desde el peor ataque a la democracia estadounidense en la historia moderna.

Mark Meadows ya no quiere comparecer contra Trump 1:22

Biden pronunciará un discurso que, según la Casa Blanca, «hablará de la verdad» de lo que ocurrió cuando los partidarios de Trump que buscaban robarle la presidencia asaltaron el Capitolio, haciendo que los legisladores huyeran por sus vidas. El presidente legítimamente elegido destacará el peligro que supone para el estado de derecho y el sistema de gobierno democrático de Estados Unidos, peligro que no ha hecho más que aumentar durante la implacable campaña de mentiras de Trump en el último año.

El derrotado expresidente había planeado lo que probablemente sería una jornada de recuerdo de los hechos llena de falsedades. Pero el martes anunció repentinamente que cancelaba una conferencia de prensa el jueves en su residencia de Mar-a-Lago, en Florida, que probablemente habría arrojado una luz aún más oscura sobre su conducta y el daño constitucional que provocó.

Los avances señalados por la comisión selecta en los últimos días parecen aumentar la posibilidad de que ésta logre crear una narrativa más autorizada de los acontecimientos que condujeron a la insurrección y sobre quiénes fueron los responsables. Pero sigue poco posible que esto cambie la dinámica política que rodea el ataque, tras un año en el que Trump y sus republicanos han intentado limpiar su participación en el asalto.

El Partido Republicano sigue intentando culpar a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de los fallos de seguridad el día del ataque, a pesar de que ella no controla la policía del Capitolio de Estados Unidos. Y el senador republicano John Thune, de Dakota del Sur, trató el martes de pintar los actos conmemorativos programados en el Capitolio como un ejercicio partidista.

«Creo que tratarán de politizar el evento, ya sabes, lo han estado haciendo toda la semana», dijo.

La vida de Pence «estaba en peligro»

Thompson dijo a CNN en una entrevista que no había habido ninguna solicitud formal para que Pence discutiera los eventos del 6 de enero con la comisión, que se creó después de que los republicanos se echaran atrás en un plan para celebrar una comisión independiente sobre la insurrección.

«Pero si se ofreciera, aceptaríamos con gusto. Todo está en consideración», indicó Thompson, que encabeza una comisión que ha emitido citaciones a una larga lista de otros ayudantes de Trump que eran buscados para declarar.

Las justificaciones de Trump sobre las amenazas contra Pence 3:15

«Su vida estaba en riesgo», dijo el demócrata de Mississippi sobre Pence. «Había gente que tenía horcas erigidas en el césped del Capitolio aparentemente para colgar al vicepresidente. Había gente en ellas amenazando la vida del vicepresidente. Él no podía salir del Capitolio de Estados Unidos debido a los disturbios».

Thompson dijo que quería llegar a entender por qué Trump tardó tanto en actuar para sofocar la insurrección a pesar de que la vida de su vicepresidente parecía estar en riesgo.

«Nos gustaría saber qué le dijo su equipo de seguridad que estaba pasando», afirmó Thompson.

Dado lo que está en juego políticamente para Pence, parece poco probable que los miembros de la comisión crean que cooperaría. Si ese es el caso, este podría ser otro ejemplo de los mensajes políticos inteligentes que la comisión ha utilizado para centrar la atención en su trabajo, incluso cuando Trump hace todo lo posible para obstruirlo.

De hecho, el interés de la comisión por hablar con Pence se produce en medio de señales de que su círculo íntimo se ha mostrado más abierto a participar en la investigación. Además de Short, Jamie Gangel, de CNN, reveló el lunes que el exasesor de seguridad nacional de Pence, Keith Kellogg, que estaba con Trump en la Casa Blanca durante el asalto al Congreso, había prestado declaración. Y según fuentes familiarizadas con las discusiones, algunos ayudantes de Pence se han mostrado más dispuestos a colaborar con la comisión de lo que se había hecho público anteriormente.

Es probable que las revelaciones enfurezcan a Trump, que exige la lealtad absoluta de sus subordinados, incluso cuando les lleva a un territorio legal peligroso. También puede fracturar aún más la relación entre el expresidente y su exvicepresidente. Mientras prepara el terreno para un posible regreso político, Pence se ha esforzado por evitar hablar del 6 de enero, cuando rechazó las súplicas de Trump para subvertir el proceso constitucional que certificó la victoria electoral de Biden en 2020. Al dirigirse a los republicanos en el estado de New Hampshire, el primero en las primarias del país, el verano pasado, Pence trató de trazar una línea sobre su enfrentamiento con Trump el 6 de enero, pero también de reclamar una parte del crédito por los logros de su administración.

Aumenta lista de asesores de Trump citados a testificar 2:26

«No sé si llegaremos a coincidir (con Trump) sobre ese día. Pero siempre estaré orgulloso de lo que hemos logrado para el pueblo estadounidense durante los últimos cuatro años», dijo Pence.

Siempre fue una posibilidad remota que Pence pudiera imponerse en un partido que todavía está dominado por el expresidente y su casi mítico control sobre la base del Partido Republicano y los republicanos del Congreso. Esa tarea sería aún más improbable si cooperara con la comisión selecta del 6 de enero. Y los próximos días, al volver a centrar la atención pública en el caos y la violencia de hace un año, serán profundamente incómodos para Pence.

La estrella de Fox en el punto de mira

Hannity también se encuentra en una posición incómoda después de que la comisión le pidiera cooperación voluntaria. La solicitud se centra en parte en lo que el panel dice que son mensajes de texto de Hannity rechazando el plan elaborado por el equipo legal de Trump para desafiar la certificación de la victoria electoral de Biden el 6 de enero. Los textos parecen mostrar a Hannity poniendo en duda el plan e instando a Trump a prepararse para dejar el cargo.

La comisión dijo que parece que Hannity tiene «un conocimiento detallado sobre el estado de ánimo del presidente Trump», y que se comprometió con el entonces presidente en numerosas ocasiones. Al parecer, los mensajes se encuentran entre los enviados al ex secretario general de la Casa Blanca, Mark Meadows, que entregó a la comisión cuando cooperaba con la investigación. Desde entonces, Meadows se ha negado a testificar, alegando el privilegio ejecutivo, lo que le ha valido una citación por desacato al Congreso por parte de la Cámara de Representantes, liderada por los demócratas.

Las revelaciones son embarazosas para ambos hombres. Meadows parece haber ofrecido ahora a la comisión la oportunidad de profundizar en el círculo íntimo de Trump. Si bien las dudas de Hannity sobre la estrategia de Trump demuestran que al menos uno de los partidarios del presidente estaba entendiendo la realidad, también podrían socavar propia estrategia de actuar como principal promotor de Trump y potencialmente dañarlo a los ojos de los partidarios del expresidente. Los textos que muestran a Hannity elaborando una estrategia para la salida de Trump también exponen una vez más la relación extraordinariamente estrecha entre Fox y la Casa Blanca del expresidente, que claramente infringe la ética periodística pero que ha sido mutuamente beneficiosa.

El abogado de Hannity, Jay Sekulow, dijo a CNN que el campamento de la estrella de la Fox estaba «revisando la carta de la comisión y responderá como corresponde».

Con información de Ryan Nobles, Annie Grayer, Paula Reid, Angelica Grimaldi, Alex Rogers, Gloria Borger, Katelyn Polantz y Ted Barrett.

Asalto al Capitolio

(CNN) — La comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga la insurrección del Capitolio aumenta el ritmo antes del primer aniversario del ataque de la turba de simpatizantes de Trump que se cumplirá el jueves, poniendo ahora la mira en el exvicepresidente Mike Pence y el principal promotor de Trump en Fox News, Sean Hannity.

El presidente de la comisión, Bennie Thompson, pidió el martes a Pence que hablara voluntariamente ante el panel sobre lo que sabía del intento del entonces presidente y sus asesores de convencerle de que se retractara de su deber constitucional de certificar la victoria electoral del presidente Joe Biden. El demócrata de Mississippi también quiere que Pence se pronuncie sobre los momentos de tensión cuando estaba en el Capitolio y una turba a favor de Trump coreaba que lo colgaran durante el caos que se desató hace un año.

¿Cómo justifica Trump sus amenazas contra Mike Pence en el ataque al Capitolio?

«Esperaría que hiciera lo correcto y se presentara y hablara voluntariamente con la comisión», dijo Thompson a CNN.

Comisión que investiga asalto al Capitolio pide cooperación de Pence

La petición vuelve a poner a Pence en la políticamente peligrosa cuerda floja entre incurrir en la ira de Trump y sus partidarios y mantener el estado de derecho. Sin embargo, la idea de que el exvicepresidente vuelva a lanzarse voluntariamente a la polémica testificando parece descabellada. Se ha pasado el último año poniendo espacio entre él y la infamia del 6 de enero mientras lucha por mantenerse viable para una posible futura campaña presidencial republicana. Aun así, varios ayudantes de Pence han empezado a colaborar con la comisión, incluido su antiguo jefe de gabinete Marc Short, que está cooperando según informó CNN el mes pasado.

Thompson habló con CNN momentos después de que la comisión lanzara otra solicitud de cooperación, llamando a Hannity, un columnista estrella de opinión en Fox News, para hablar de docenas de mensajes de texto que dice que envió a Trump y al equipo del presidente en los días cercanos al 6 de enero. Los mensajes vuelven a dejar al descubierto la sinergia propagandística entre la cadena conservadora y la Casa Blanca de Trump. También sugiere que el panel está dispuesto a ir a por los testigos más destacados y a enfrentarse a una importante controversia política en su intento de contar la historia del 6 de enero.

Estos desarrollos son solo la última señal de impulso que ha dado la comisión. Según una nueva presentación judicial el martes, el panel obtuvo los registros financieros del portavoz de Trump, Taylor Budowich, a finales de diciembre. Los documentos parecen encajar en los intentos de la comisión de rastrear la fuente de financiación del mitin en la Elipse de Washington el 6 de enero, donde Trump pidió a la multitud que «luchara como un demonio» para mantenerlo en el poder, lo que más tarde evolucionó en el asalto violento del Capitolio.

A principios de esta semana, los principales miembros del panel indicaron que habían recibido testimonios desde el interior de la Casa Blanca de Trump el día de la insurrección, centrándose en que el entonces presidente no hizo mucho para detener el ataque de sus partidarios. La vicepresidenta de la comisión, Liz Cheney, republicana de Wyoming, reveló que había testimonios «de primera mano» de que la hija de Trump, Ivanka, entonces funcionaria de la Casa Blanca, pidió en dos ocasiones a su padre que llamara a los agitadores a detenerse. La revelación arrojó nueva luz sobre la toma de decisiones y el abandono de funciones de Trump al no defender el Capitolio y el proceso constitucional de ratificación de las elecciones.

Una noche de vigilia en el aniversario del asalto al Capitolio

Los rápidos acontecimientos de la comisión añaden una nueva dimensión a una serie de vigilias que se celebrarán el jueves en el Capitolio para conmemorar un año desde el peor ataque a la democracia estadounidense en la historia moderna.

Mark Meadows ya no quiere comparecer contra Trump 1:22

Biden pronunciará un discurso que, según la Casa Blanca, «hablará de la verdad» de lo que ocurrió cuando los partidarios de Trump que buscaban robarle la presidencia asaltaron el Capitolio, haciendo que los legisladores huyeran por sus vidas. El presidente legítimamente elegido destacará el peligro que supone para el estado de derecho y el sistema de gobierno democrático de Estados Unidos, peligro que no ha hecho más que aumentar durante la implacable campaña de mentiras de Trump en el último año.

El derrotado expresidente había planeado lo que probablemente sería una jornada de recuerdo de los hechos llena de falsedades. Pero el martes anunció repentinamente que cancelaba una conferencia de prensa el jueves en su residencia de Mar-a-Lago, en Florida, que probablemente habría arrojado una luz aún más oscura sobre su conducta y el daño constitucional que provocó.

Los avances señalados por la comisión selecta en los últimos días parecen aumentar la posibilidad de que ésta logre crear una narrativa más autorizada de los acontecimientos que condujeron a la insurrección y sobre quiénes fueron los responsables. Pero sigue poco posible que esto cambie la dinámica política que rodea el ataque, tras un año en el que Trump y sus republicanos han intentado limpiar su participación en el asalto.

El Partido Republicano sigue intentando culpar a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de los fallos de seguridad el día del ataque, a pesar de que ella no controla la policía del Capitolio de Estados Unidos. Y el senador republicano John Thune, de Dakota del Sur, trató el martes de pintar los actos conmemorativos programados en el Capitolio como un ejercicio partidista.

«Creo que tratarán de politizar el evento, ya sabes, lo han estado haciendo toda la semana», dijo.

La vida de Pence «estaba en peligro»

Thompson dijo a CNN en una entrevista que no había habido ninguna solicitud formal para que Pence discutiera los eventos del 6 de enero con la comisión, que se creó después de que los republicanos se echaran atrás en un plan para celebrar una comisión independiente sobre la insurrección.

«Pero si se ofreciera, aceptaríamos con gusto. Todo está en consideración», indicó Thompson, que encabeza una comisión que ha emitido citaciones a una larga lista de otros ayudantes de Trump que eran buscados para declarar.

Las justificaciones de Trump sobre las amenazas contra Pence 3:15

«Su vida estaba en riesgo», dijo el demócrata de Mississippi sobre Pence. «Había gente que tenía horcas erigidas en el césped del Capitolio aparentemente para colgar al vicepresidente. Había gente en ellas amenazando la vida del vicepresidente. Él no podía salir del Capitolio de Estados Unidos debido a los disturbios».

Thompson dijo que quería llegar a entender por qué Trump tardó tanto en actuar para sofocar la insurrección a pesar de que la vida de su vicepresidente parecía estar en riesgo.

«Nos gustaría saber qué le dijo su equipo de seguridad que estaba pasando», afirmó Thompson.

Dado lo que está en juego políticamente para Pence, parece poco probable que los miembros de la comisión crean que cooperaría. Si ese es el caso, este podría ser otro ejemplo de los mensajes políticos inteligentes que la comisión ha utilizado para centrar la atención en su trabajo, incluso cuando Trump hace todo lo posible para obstruirlo.

De hecho, el interés de la comisión por hablar con Pence se produce en medio de señales de que su círculo íntimo se ha mostrado más abierto a participar en la investigación. Además de Short, Jamie Gangel, de CNN, reveló el lunes que el exasesor de seguridad nacional de Pence, Keith Kellogg, que estaba con Trump en la Casa Blanca durante el asalto al Congreso, había prestado declaración. Y según fuentes familiarizadas con las discusiones, algunos ayudantes de Pence se han mostrado más dispuestos a colaborar con la comisión de lo que se había hecho público anteriormente.

Es probable que las revelaciones enfurezcan a Trump, que exige la lealtad absoluta de sus subordinados, incluso cuando les lleva a un territorio legal peligroso. También puede fracturar aún más la relación entre el expresidente y su exvicepresidente. Mientras prepara el terreno para un posible regreso político, Pence se ha esforzado por evitar hablar del 6 de enero, cuando rechazó las súplicas de Trump para subvertir el proceso constitucional que certificó la victoria electoral de Biden en 2020. Al dirigirse a los republicanos en el estado de New Hampshire, el primero en las primarias del país, el verano pasado, Pence trató de trazar una línea sobre su enfrentamiento con Trump el 6 de enero, pero también de reclamar una parte del crédito por los logros de su administración.

Aumenta lista de asesores de Trump citados a testificar 2:26

«No sé si llegaremos a coincidir (con Trump) sobre ese día. Pero siempre estaré orgulloso de lo que hemos logrado para el pueblo estadounidense durante los últimos cuatro años», dijo Pence.

Siempre fue una posibilidad remota que Pence pudiera imponerse en un partido que todavía está dominado por el expresidente y su casi mítico control sobre la base del Partido Republicano y los republicanos del Congreso. Esa tarea sería aún más improbable si cooperara con la comisión selecta del 6 de enero. Y los próximos días, al volver a centrar la atención pública en el caos y la violencia de hace un año, serán profundamente incómodos para Pence.

La estrella de Fox en el punto de mira

Hannity también se encuentra en una posición incómoda después de que la comisión le pidiera cooperación voluntaria. La solicitud se centra en parte en lo que el panel dice que son mensajes de texto de Hannity rechazando el plan elaborado por el equipo legal de Trump para desafiar la certificación de la victoria electoral de Biden el 6 de enero. Los textos parecen mostrar a Hannity poniendo en duda el plan e instando a Trump a prepararse para dejar el cargo.

La comisión dijo que parece que Hannity tiene «un conocimiento detallado sobre el estado de ánimo del presidente Trump», y que se comprometió con el entonces presidente en numerosas ocasiones. Al parecer, los mensajes se encuentran entre los enviados al ex secretario general de la Casa Blanca, Mark Meadows, que entregó a la comisión cuando cooperaba con la investigación. Desde entonces, Meadows se ha negado a testificar, alegando el privilegio ejecutivo, lo que le ha valido una citación por desacato al Congreso por parte de la Cámara de Representantes, liderada por los demócratas.

Las revelaciones son embarazosas para ambos hombres. Meadows parece haber ofrecido ahora a la comisión la oportunidad de profundizar en el círculo íntimo de Trump. Si bien las dudas de Hannity sobre la estrategia de Trump demuestran que al menos uno de los partidarios del presidente estaba entendiendo la realidad, también podrían socavar propia estrategia de actuar como principal promotor de Trump y potencialmente dañarlo a los ojos de los partidarios del expresidente. Los textos que muestran a Hannity elaborando una estrategia para la salida de Trump también exponen una vez más la relación extraordinariamente estrecha entre Fox y la Casa Blanca del expresidente, que claramente infringe la ética periodística pero que ha sido mutuamente beneficiosa.

El abogado de Hannity, Jay Sekulow, dijo a CNN que el campamento de la estrella de la Fox estaba «revisando la carta de la comisión y responderá como corresponde».

Con información de Ryan Nobles, Annie Grayer, Paula Reid, Angelica Grimaldi, Alex Rogers, Gloria Borger, Katelyn Polantz y Ted Barrett.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver