El telescopio Webb despliega con éxito su parasol del tamaño de una cancha de tenis en el espacio

(CNN) — El telescopio espacial más poderoso jamás construido se mantiene fresco en el espacio.

El telescopio espacial James Webb, que se lanzó el día de Navidad, completó con éxito el despliegue de su parasol de 21 metros este martes. Este hito crítico es uno de varios que deben ocurrir para que el observatorio de la NASA funcione correctamente en el espacio, y haberlo logrado fue un gran alivio para el equipo de Webb.

«Desplegar el parasol de Webb en el espacio es un parteaguas increíble, crucial para el éxito de la misión», dijo Gregory L. Robinson, director del programa de Webb en la sede de la NASA, en un comunicado. «Miles de piezas tuvieron que trabajar con precisión para que esta maravilla de la ingeniería se desplegara por completo. El equipo ha logrado una hazaña audaz con la complejidad de esta implementación, uno de los proyectos más audaces hasta ahora para Webb».

Es uno de los despliegues de naves espaciales más desafiantes que jamás haya intentado la NASA, según la agencia.

Desplegando una cancha de tenis en el espacio

El enorme parasol de cinco capas protegerá el espejo gigante y los instrumentos de Webb del calor del sol. Tanto el espejo como los instrumentos deben mantenerse a una temperatura muy fría de 188 grados Celsius negativos para poder observar el universo tal como fue diseñado. Cada una de las cinco hojas es tan delgada como un cabello humano y está recubierta con metal reflectante.

publicidad

Cuando Webb se lanzó, el parasol se dobló para encajar dentro del cohete Ariane 5 que llevó el telescopio al espacio. El proceso de ocho días para desplegar y apretar el escudo protector comenzó el 28 de diciembre. Esto incluyó desplegar la estructura de soporte del escudo en el transcurso de varios días antes de que pudiera comenzar el tensado o ajuste de cada capa.

La quinta capa del parasol se ajustó y aseguró en su lugar este martes a las 11:59 a.m. ET.

En general, todo el proceso, que fue controlado por equipos en la Tierra, incluyó el movimiento perfecto y coordinado de cientos de mecanismos de liberación, bisagras, motores de despliegue, poleas y cables.

«La fase de tensión de la membrana del despliegue del parasol es especialmente desafiante porque hay interacciones complejas entre las estructuras, los mecanismos de tensión, los cables y las membranas», dijo James Cooper, director de parasoles Webb de la NASA, con sede en Goddard Space Flight Center, en un comunicado. . «Esta fue la parte más difícil de probar en el suelo, por lo que se siente increíble que todo haya ido tan bien hoy».

Los equipos han estado trabajando en turnos de 12 horas para garantizar que todo vaya bien con las implementaciones de Webb.

Con el parasol colocado con éxito, el gerente de proyectos de Webb, Bill Ochs, dijo que el telescopio ha superado el potencial del 70% al 75% de las más de 300 fallas de un solo punto que podrían interrumpir su capacidad de funcionamiento.

Así es como se ve el parasol del telescopio Webb una vez que está completamente desplegado. Los equipos probaron este difícil proceso en la Tierra un año antes de su lanzamiento.

«Este hito representa el espíritu pionero de miles de ingenieros, científicos y técnicos que pasaron una parte significativa de sus carreras desarrollando, diseñando, fabricando y probando esta tecnología espacial, la primera en su tipo», dijo Jim Flynn, gerente de protección solar en Northrop Grumman, el contratista principal de Webb de la NASA, en un comunicado.

El telescopio tiene la capacidad de mirar hacia atrás en el tiempo, utilizando sus observaciones infrarrojas para revelar aspectos que de otro modo serían invisibles y mirar más profundamente que nunca en el universo

El telescopio Webb observará cada fase de la historia cósmica, incluidos los primeros destellos después del Big Bang que creó nuestro universo y la formación de las galaxias, estrellas y planetas que lo llenan hoy. Sus capacidades permitirán al observatorio observar el interior de las atmósferas de los exoplanetas e investigar las débiles señales de las primeras galaxias formadas hace 13.500 millones de años.

«Esta es la primera vez que alguien ha intentado poner un telescopio de este tamaño en el espacio», dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, en un comunicado. «Webb requirió no solo un ensamblaje cuidadoso, sino también implementaciones cuidadosas. El éxito de su implementación más desafiante, el parasol, es un testimonio increíble del ingenio humano y la habilidad de ingeniería que le permitirá a Webb lograr sus objetivos científicos».

Qué viene después

Se espera que Webb tarde unos 29 días en alcanzar su órbita prevista a un millón de millas de la Tierra, con otros pasos críticos en el camino, y eso incluye otro gran desafío a finales de esta semana: desplegar el espejo del telescopio.

El espejo puede extenderse 6,5 metros, una longitud enorme que le permitirá recoger más luz de los objetos una vez que el telescopio esté en el espacio. Cuanta más luz pueda captar el espejo, más detalles podrá observar el telescopio.

Es el espejo más grande que jamás haya construido la NASA, pero su tamaño creó un problema único. El espejo era tan grande que no cabía dentro de un cohete. Los ingenieros diseñaron el telescopio como una serie de piezas móviles que se pueden plegar al estilo origami y caber dentro de un espacio de 5 metros para su lanzamiento.

El técnico óptico de Ball Aerospace, Scott Murray, inspecciona los primeros segmentos del espejo primario dorado durante el montaje.

Esta es la siguiente serie de pasos cruciales para Webb: asegurarse de que los 18 segmentos hexagonales recubiertos de oro del espejo se desplieguen y bloqueen entre sí. Se espera que todos estos pasos se completen para fines de esta semana.

Finalmente, Webb hará un ajuste más de trayectoria para insertarse en una órbita que va más allá de la luna.

Si bien eso completa los 29 días, el telescopio pasará por un período de puesta en servicio en el espacio que dura aproximadamente cinco meses y medio, lo que implica enfriar, alinear y calibrar sus instrumentos. Todos los instrumentos también pasarán por un proceso de verificación para ver cómo están funcionando.

Webb comenzará a recopilar datos y sus primeras imágenes a finales de 2022, y se espera que se publiquen en junio o julio, cambiando para siempre la forma en que vemos y entendemos el universo.

Espacio NASA Telescopio

(CNN) — El telescopio espacial más poderoso jamás construido se mantiene fresco en el espacio.

El telescopio espacial James Webb, que se lanzó el día de Navidad, completó con éxito el despliegue de su parasol de 21 metros este martes. Este hito crítico es uno de varios que deben ocurrir para que el observatorio de la NASA funcione correctamente en el espacio, y haberlo logrado fue un gran alivio para el equipo de Webb.

«Desplegar el parasol de Webb en el espacio es un parteaguas increíble, crucial para el éxito de la misión», dijo Gregory L. Robinson, director del programa de Webb en la sede de la NASA, en un comunicado. «Miles de piezas tuvieron que trabajar con precisión para que esta maravilla de la ingeniería se desplegara por completo. El equipo ha logrado una hazaña audaz con la complejidad de esta implementación, uno de los proyectos más audaces hasta ahora para Webb».

Es uno de los despliegues de naves espaciales más desafiantes que jamás haya intentado la NASA, según la agencia.

Desplegando una cancha de tenis en el espacio

El enorme parasol de cinco capas protegerá el espejo gigante y los instrumentos de Webb del calor del sol. Tanto el espejo como los instrumentos deben mantenerse a una temperatura muy fría de 188 grados Celsius negativos para poder observar el universo tal como fue diseñado. Cada una de las cinco hojas es tan delgada como un cabello humano y está recubierta con metal reflectante.

Cuando Webb se lanzó, el parasol se dobló para encajar dentro del cohete Ariane 5 que llevó el telescopio al espacio. El proceso de ocho días para desplegar y apretar el escudo protector comenzó el 28 de diciembre. Esto incluyó desplegar la estructura de soporte del escudo en el transcurso de varios días antes de que pudiera comenzar el tensado o ajuste de cada capa.

La NASA lanzará un nuevo telescopio de rayos X diseñado para resolver los misterios de los agujeros negros

La quinta capa del parasol se ajustó y aseguró en su lugar este martes a las 11:59 a.m. ET.

En general, todo el proceso, que fue controlado por equipos en la Tierra, incluyó el movimiento perfecto y coordinado de cientos de mecanismos de liberación, bisagras, motores de despliegue, poleas y cables.

«La fase de tensión de la membrana del despliegue del parasol es especialmente desafiante porque hay interacciones complejas entre las estructuras, los mecanismos de tensión, los cables y las membranas», dijo James Cooper, director de parasoles Webb de la NASA, con sede en Goddard Space Flight Center, en un comunicado. . «Esta fue la parte más difícil de probar en el suelo, por lo que se siente increíble que todo haya ido tan bien hoy».

Los equipos han estado trabajando en turnos de 12 horas para garantizar que todo vaya bien con las implementaciones de Webb.

Con el parasol colocado con éxito, el gerente de proyectos de Webb, Bill Ochs, dijo que el telescopio ha superado el potencial del 70% al 75% de las más de 300 fallas de un solo punto que podrían interrumpir su capacidad de funcionamiento.

Así es como se ve el parasol del telescopio Webb una vez que está completamente desplegado. Los equipos probaron este difícil proceso en la Tierra un año antes de su lanzamiento.

«Este hito representa el espíritu pionero de miles de ingenieros, científicos y técnicos que pasaron una parte significativa de sus carreras desarrollando, diseñando, fabricando y probando esta tecnología espacial, la primera en su tipo», dijo Jim Flynn, gerente de protección solar en Northrop Grumman, el contratista principal de Webb de la NASA, en un comunicado.

El telescopio tiene la capacidad de mirar hacia atrás en el tiempo, utilizando sus observaciones infrarrojas para revelar aspectos que de otro modo serían invisibles y mirar más profundamente que nunca en el universo

El telescopio Webb observará cada fase de la historia cósmica, incluidos los primeros destellos después del Big Bang que creó nuestro universo y la formación de las galaxias, estrellas y planetas que lo llenan hoy. Sus capacidades permitirán al observatorio observar el interior de las atmósferas de los exoplanetas e investigar las débiles señales de las primeras galaxias formadas hace 13.500 millones de años.

«Esta es la primera vez que alguien ha intentado poner un telescopio de este tamaño en el espacio», dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, en un comunicado. «Webb requirió no solo un ensamblaje cuidadoso, sino también implementaciones cuidadosas. El éxito de su implementación más desafiante, el parasol, es un testimonio increíble del ingenio humano y la habilidad de ingeniería que le permitirá a Webb lograr sus objetivos científicos».

La sonda solar Parker de la NASA se convierte en la primera nave espacial en «tocar» el Sol Qué viene después

Se espera que Webb tarde unos 29 días en alcanzar su órbita prevista a un millón de millas de la Tierra, con otros pasos críticos en el camino, y eso incluye otro gran desafío a finales de esta semana: desplegar el espejo del telescopio.

El espejo puede extenderse 6,5 metros, una longitud enorme que le permitirá recoger más luz de los objetos una vez que el telescopio esté en el espacio. Cuanta más luz pueda captar el espejo, más detalles podrá observar el telescopio.

Es el espejo más grande que jamás haya construido la NASA, pero su tamaño creó un problema único. El espejo era tan grande que no cabía dentro de un cohete. Los ingenieros diseñaron el telescopio como una serie de piezas móviles que se pueden plegar al estilo origami y caber dentro de un espacio de 5 metros para su lanzamiento.

El técnico óptico de Ball Aerospace, Scott Murray, inspecciona los primeros segmentos del espejo primario dorado durante el montaje.

Esta es la siguiente serie de pasos cruciales para Webb: asegurarse de que los 18 segmentos hexagonales recubiertos de oro del espejo se desplieguen y bloqueen entre sí. Se espera que todos estos pasos se completen para fines de esta semana.

Finalmente, Webb hará un ajuste más de trayectoria para insertarse en una órbita que va más allá de la luna.

Si bien eso completa los 29 días, el telescopio pasará por un período de puesta en servicio en el espacio que dura aproximadamente cinco meses y medio, lo que implica enfriar, alinear y calibrar sus instrumentos. Todos los instrumentos también pasarán por un proceso de verificación para ver cómo están funcionando.

Webb comenzará a recopilar datos y sus primeras imágenes a finales de 2022, y se espera que se publiquen en junio o julio, cambiando para siempre la forma en que vemos y entendemos el universo.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver