Estados Unidos se reporta enfermo: la más reciente oleada de covid-19, impulsada por la variante ómicron, afecta los negocios

Nueva York (CNN Business) — Montclair Bread Co. cerró el pasado fin de semana después de que una cuarta parte de sus empleados diera positivo al covid-19. La panadería perdió el 25% de sus ventas mensuales.

«Básicamente abrimos durante la semana para prepararnos para el fin de semana», dijo Rachel Wyman, propietaria de la tienda de panes artesanales, rosquillas especiales y dulces en Montclair, Nueva Jersey. La panadería, con 10 años de antigüedad, permaneció abierta durante la pandemia porque se consideraba un negocio esencial. «No recuerdo la última vez que tomé la decisión de cerrar un fin de semana», añadió Wyman.

Sin suficientes panaderos para operar, no tenía otra opción. Tomó la decisión el jueves de cerrar durante una semana para dar tiempo a todos para «hacerse pruebas y volver sanos, espero».

Wyman le está pagando a sus empleados por la semana de descanso. Pero el pago sale de su bolsillo, por lo que se retrasó en el pago del alquiler de su casa.

Aunque espera abrir este fin de semana, el plan puede cambiar. El miércoles se enteró de que otros dos empleados dieron positivo.

Rachel Wyman cerró Montclair Bread Co. durante una semana después de que el personal diera positivo en el test de covid-19.

La más reciente oleada de coronavirus en Estados Unidos, impulsada por la variante ómicron, ha afectado a los negocios. También ha puesto a prueba a sus empleados, que ya estaban exhaustos por casi dos años de trabajo agotador a lo largo de la pandemia y una escasez histórica de mano de obra.

publicidad

A medida que Estados Unidos vuelve a padecer por el covid-19, las tiendas, los restaurantes, las aerolíneas y otros sectores no tienen más opciones que atender menos a los clientes, o no hacerlo en absoluto. Apple cerró la semana pasada todas sus tiendas en la ciudad de Nueva York a los clientes, mientras que Macy’s dijo que reduciría su horario de mañana y tarde de lunes a jueves durante todo este mes.

Algunos trabajadores están cayendo enfermos, mientras que otros están llamando porque sus planes de cuidado de niños cambian por el cierre de algunas escuelas. Algunos empleados se quedan en casa, temerosos de contraer el virus en el trabajo.

El miércoles, seis empleados de un Starbucks de Búfalo que había votado recientemente para afiliarse a un sindicato se retiraron por problemas de salud. La huelga obligó a cerrar la tienda temporalmente.

Ómicron se suma a los problemas de personal

El creciente número de trabajadores enfermos se suma a las presiones a las que se enfrentan las empresas para retener al personal y cubrir las vacantes, así como a las exigencias a su personal actual, que se ve obligado a asumir responsabilidades o turnos adicionales.

El aumento ha desencadenado «cancelaciones y cierres generalizados, ya que las empresas, que ya contaban con poco personal, se ven afectadas por una oleada de personal que se reporta enfermo», dijo el miércoles Michael Pearce, economista principal de Capital Economics en EE.UU., en un correo electrónico a los clientes.

Varios datos recientes, que aún no tienen en cuenta la llegada de la variante ómicron, ponen de manifiesto la histórica rigidez del mercado laboral estadounidense.

Un récord de 4,5 millones de estadounidenses abandonaron voluntariamente sus empleos en noviembre, según los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales publicados este martes. Esto hizo que la tasa de renuncias alcanzara el 3%, igualando el máximo de septiembre.

«Los trabajadores siguieron abandonando sus puestos de trabajo a un ritmo histórico. Los sectores de bajos salarios directamente afectados por la pandemia siguieron siendo la fuente de gran parte de los abandonos elevados», dijo Nick Bunker, director de investigación del Laboratorio de Contratación de Indeed, en comentarios enviados por correo electrónico el martes.

Los empleadores también tenían 10,6 millones de vacantes que cubrir en noviembre, un ligero descenso en comparación con los poco más de 11 millones de vacantes de octubre.

Los propietarios de pequeñas empresas, en particular, siguen luchando por encontrar trabajadores: el 48% de los propietarios de pequeñas empresas declararon que tenían vacantes que no podían cubrir en noviembre, un punto menos que en octubre, según una encuesta de la Federación Nacional de Empresas Independientes realizada el mes pasado.

Pruebas covid-19: “Positivo, positivo, positivo”

En la ciudad de Nueva York, uno de los primeros focos de la pandemia, los casos de covid-19 se han disparado en las últimas semanas. El pico ha provocado escasez de personal en restaurantes como Neir’s Tavern, un pequeño bar histórico de Queens.

El 18 de diciembre, el propietario de Neir’s, Loycent Gordon, recibió una llamada de uno de sus camareros que no se encontraba bien. Más tarde, el empleado le dijo a Gordon que había dado positivo.

Gordon decidió que el resto de la plantilla, que suma apenas unas ocho personas en total, debía someterse a las pruebas.

«Fue entonces cuando se desató el infierno», dijo. «Todo el mundo empezó a sentirse mal, empezó a poner en el chat del grupo los resultados de sus pruebas. Y todo el mundo seguía diciendo positivo, positivo, positivo».

Loycent Gordon, propietario de la Taberna Neir, en una foto tomada a principios de 2020.

Durante una semana y media después de eso, la plantilla de la Taberna de Neir, de ocho personas, se redujo a solo dos. El propio Gordon dio positivo durante ese periodo y sufrió los síntomas, por lo que tuvo que aislarse.

A causa de los recortes, Gordon cerró la taberna durante dos días, además de un cierre previsto para el día de Navidad. También canceló eventos como la noche de trivia y de karaoke del bar.

Contratar personal temporal no era una opción, dijo. Con Gordon y la mayoría de sus empleados enfermos, «¿quién va a entrenarlos?».

Gupshup, un moderno restaurante indio de Manhattan, también ha sufrido por la escasez de personal, dijo el propietario Jimmy Rizvi. Debido a las bajas por enfermedad de los trabajadores, Rizvi y otros empleados han tenido que usar diferentes sombreros para mantener el restaurante en funcionamiento.

«Yo he hecho de host, mi chef… ha tenido que trabajar en las líneas», dijo. En otra ocasión, cuando un camarero no se presentó, un ayudante de camarero lo sustituyó.

Este enfoque según las necesidades ha hecho que, hasta ahora, Gupshup no haya tenido que cerrar sus puertas. Como dijo Rizvi, «hicimos malabares con nuestro personal existente».

— Anneken Tappe contribuyó con este reportaje.

ómicron

Nueva York (CNN Business) — Montclair Bread Co. cerró el pasado fin de semana después de que una cuarta parte de sus empleados diera positivo al covid-19. La panadería perdió el 25% de sus ventas mensuales.

«Básicamente abrimos durante la semana para prepararnos para el fin de semana», dijo Rachel Wyman, propietaria de la tienda de panes artesanales, rosquillas especiales y dulces en Montclair, Nueva Jersey. La panadería, con 10 años de antigüedad, permaneció abierta durante la pandemia porque se consideraba un negocio esencial. «No recuerdo la última vez que tomé la decisión de cerrar un fin de semana», añadió Wyman.

Sin suficientes panaderos para operar, no tenía otra opción. Tomó la decisión el jueves de cerrar durante una semana para dar tiempo a todos para «hacerse pruebas y volver sanos, espero».

Wyman le está pagando a sus empleados por la semana de descanso. Pero el pago sale de su bolsillo, por lo que se retrasó en el pago del alquiler de su casa.

Aunque espera abrir este fin de semana, el plan puede cambiar. El miércoles se enteró de que otros dos empleados dieron positivo.

Rachel Wyman cerró Montclair Bread Co. durante una semana después de que el personal diera positivo en el test de covid-19.

La más reciente oleada de coronavirus en Estados Unidos, impulsada por la variante ómicron, ha afectado a los negocios. También ha puesto a prueba a sus empleados, que ya estaban exhaustos por casi dos años de trabajo agotador a lo largo de la pandemia y una escasez histórica de mano de obra.

A medida que Estados Unidos vuelve a padecer por el covid-19, las tiendas, los restaurantes, las aerolíneas y otros sectores no tienen más opciones que atender menos a los clientes, o no hacerlo en absoluto. Apple cerró la semana pasada todas sus tiendas en la ciudad de Nueva York a los clientes, mientras que Macy’s dijo que reduciría su horario de mañana y tarde de lunes a jueves durante todo este mes.

Algunos trabajadores están cayendo enfermos, mientras que otros están llamando porque sus planes de cuidado de niños cambian por el cierre de algunas escuelas. Algunos empleados se quedan en casa, temerosos de contraer el virus en el trabajo.

El miércoles, seis empleados de un Starbucks de Búfalo que había votado recientemente para afiliarse a un sindicato se retiraron por problemas de salud. La huelga obligó a cerrar la tienda temporalmente.

Ómicron se suma a los problemas de personal

El creciente número de trabajadores enfermos se suma a las presiones a las que se enfrentan las empresas para retener al personal y cubrir las vacantes, así como a las exigencias a su personal actual, que se ve obligado a asumir responsabilidades o turnos adicionales.

El aumento ha desencadenado «cancelaciones y cierres generalizados, ya que las empresas, que ya contaban con poco personal, se ven afectadas por una oleada de personal que se reporta enfermo», dijo el miércoles Michael Pearce, economista principal de Capital Economics en EE.UU., en un correo electrónico a los clientes.

Varios datos recientes, que aún no tienen en cuenta la llegada de la variante ómicron, ponen de manifiesto la histórica rigidez del mercado laboral estadounidense.

Un récord de 4,5 millones de estadounidenses abandonaron voluntariamente sus empleos en noviembre, según los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales publicados este martes. Esto hizo que la tasa de renuncias alcanzara el 3%, igualando el máximo de septiembre.

La economía de Estados Unidos creó solo 210.000 empleos nuevos en noviembre

«Los trabajadores siguieron abandonando sus puestos de trabajo a un ritmo histórico. Los sectores de bajos salarios directamente afectados por la pandemia siguieron siendo la fuente de gran parte de los abandonos elevados», dijo Nick Bunker, director de investigación del Laboratorio de Contratación de Indeed, en comentarios enviados por correo electrónico el martes.

Los empleadores también tenían 10,6 millones de vacantes que cubrir en noviembre, un ligero descenso en comparación con los poco más de 11 millones de vacantes de octubre.

Los propietarios de pequeñas empresas, en particular, siguen luchando por encontrar trabajadores: el 48% de los propietarios de pequeñas empresas declararon que tenían vacantes que no podían cubrir en noviembre, un punto menos que en octubre, según una encuesta de la Federación Nacional de Empresas Independientes realizada el mes pasado.

Pruebas covid-19: “Positivo, positivo, positivo”

En la ciudad de Nueva York, uno de los primeros focos de la pandemia, los casos de covid-19 se han disparado en las últimas semanas. El pico ha provocado escasez de personal en restaurantes como Neir’s Tavern, un pequeño bar histórico de Queens.

El 18 de diciembre, el propietario de Neir’s, Loycent Gordon, recibió una llamada de uno de sus camareros que no se encontraba bien. Más tarde, el empleado le dijo a Gordon que había dado positivo.

Gordon decidió que el resto de la plantilla, que suma apenas unas ocho personas en total, debía someterse a las pruebas.

«Fue entonces cuando se desató el infierno», dijo. «Todo el mundo empezó a sentirse mal, empezó a poner en el chat del grupo los resultados de sus pruebas. Y todo el mundo seguía diciendo positivo, positivo, positivo».

Loycent Gordon, propietario de la Taberna Neir, en una foto tomada a principios de 2020.

Durante una semana y media después de eso, la plantilla de la Taberna de Neir, de ocho personas, se redujo a solo dos. El propio Gordon dio positivo durante ese periodo y sufrió los síntomas, por lo que tuvo que aislarse.

A causa de los recortes, Gordon cerró la taberna durante dos días, además de un cierre previsto para el día de Navidad. También canceló eventos como la noche de trivia y de karaoke del bar.

Contratar personal temporal no era una opción, dijo. Con Gordon y la mayoría de sus empleados enfermos, «¿quién va a entrenarlos?».

Gupshup, un moderno restaurante indio de Manhattan, también ha sufrido por la escasez de personal, dijo el propietario Jimmy Rizvi. Debido a las bajas por enfermedad de los trabajadores, Rizvi y otros empleados han tenido que usar diferentes sombreros para mantener el restaurante en funcionamiento.

«Yo he hecho de host, mi chef… ha tenido que trabajar en las líneas», dijo. En otra ocasión, cuando un camarero no se presentó, un ayudante de camarero lo sustituyó.

Este enfoque según las necesidades ha hecho que, hasta ahora, Gupshup no haya tenido que cerrar sus puertas. Como dijo Rizvi, «hicimos malabares con nuestro personal existente».

— Anneken Tappe contribuyó con este reportaje.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver