OPINIÓN | ¿Cómo detener una segunda insurrección?

Nota del editor: John Avlon es analista político y presentador de CNN. Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor. Ver más opiniones en CNN.

(CNN) — Un año después del asalto al Capitolio de Estados Unidos del 6 de enero, los principales conspiradores del intento de golpe de Estado aún no son llevados ante la justicia. Y así como la verdad debe proceder a la reconciliación, la responsabilidad legal y los reparos legislativos deben imponerse para defender nuestra democracia de la próxima insurrección.

La vicepresidenta de la comisión selecta del 6 de enero de la Cámara de Representantes, la republicana Liz Cheney, de Wyoming, señaló que hay varios «estatutos criminales potenciales en cuestión aquí» y «absolutamente ninguna duda de que fue un abandono del deber» por parte del expresidente Donald Trump. Pero ¿qué significa eso exactamente?

«Abandono del deber» es un término extraído del Código Uniforme de Justicia Militar, pero podría aplicarse al hecho de que Trump no haya «ejecutado fielmente» su juramento del cargo: «preservar, proteger y defender la Constitución de Estados Unidos». Más concretamente, se podría acusar a Trump de incumplir la Constitución en forma de la Sección 3 de la 14ª Enmienda.

Aprobada a raíz de la Guerra Civil, fue diseñada específicamente para prohibir que las personas que hayan jurado defender la Constitución —y que luego hayan participado en una insurrección contra Estados Unidos— ocupen un cargo electo o designado.

Aunque está sujeta a inevitables impugnaciones legales, esto podría impedir que Trump se presente de nuevo a la presidencia, dado que la mayoría del Congreso votó a favor de su segunda destitución por cargos de incitación a la insurrección (aunque finalmente no fue condenado). También podría aplicarse a cualquier miembro del Congreso que se descubra que se coordinó con los agitadores, como afirmó el representante republicano Adam Kinzinger, de Illinois, a mi esposa Margaret Hoover en su programa de PBS «Firing Line».

La 14ª Enmienda es una prohibición constitucional —no una sanción penal—, pero no tenía que limitarse a la Guerra Civil de 1860. Como explicó un senador estadounidense en su momento, «al ser una disposición permanente de la Constitución, se pretende que funcione como una prevención de la traición en lo sucesivo… una medida de autodefensa». Y como me dijo el profesor de Derecho de la Universidad de Maryland, Mark Graber, un estudioso de la 14ª Enmienda: «Desde una perspectiva constitucional, no hay diferencia entre tratar de anular unas elecciones por medio del fraude, la fuerza o la violencia: todas ellas entran en la categoría de insurrección».

Como sugirió Cheney, también hay estatutos penales específicos que podrían aplicarse a los agitadores, si el Departamento de Justicia decide procesarlos.

Las grandes mentiras sobre el asalto al Capitolio el 6 de enero 3:21

Por ejemplo, ya existe una sanción penal por insurrección en los registros, que establece: «Quien incite, ponga en marcha, ayude o participe en cualquier rebelión o insurrección contra la autoridad de Estados Unidos o sus leyes, o preste ayuda o consuelo para ello… será incapaz de ocupar cualquier cargo en Estados Unidos».

Obsérvese que esto cubre específicamente a quien «incita» o «ayuda» a una insurrección.

También hay un estatuto criminal separado que cubre la conspiración sediciosa. Y se podría argumentar que los intentos pasados y presentes de Trump de rentabilizar la «Gran Mentira» constituyen una conspiración para defraudar a Estados Unidos.

Normalmente, se considera que esta ley se aplica al fraude financiero contra el gobierno estadounidense. Pero esa es solo una de sus aplicaciones previstas. En una opinión de 1924, el juez de la Corte Suprema William Howard Taft explicó que «también significa interferir u obstruir una de sus funciones gubernamentales legítimas mediante el engaño, la astucia o las artimañas, o al menos por medios deshonestos». Un intento continuo de defraudar a nuestra democracia por parte de un expresidente parecería ciertamente calificar.

Es cierto que estos estatutos penales son raramente invocados por los fiscales, aunque los intentos de insurrección rara vez ocurren en Estados Unidos. Y estas leyes existen por una razón. Debemos usar las herramientas que se nos dieron.

El secretario de Justicia, Merrick Garland, prometió «defender nuestras instituciones democráticas de los ataques» y que las acciones emprendidas hasta ahora «no serán las últimas». Pero, incluso si el Departamento de Justicia decide no acusar a todos los agitadores en un intento ingenuo de volver a la normalidad, todavía hay remedios legislativos que el Congreso puede hacer para reforzar los barandales de nuestra democracia.

Los mejores, como el fortalecimiento del derecho al voto y la detención de los esfuerzos de subversión electoral en los estados, parecen estar condenados al fracaso por el filibusterismo de los republicanos. Incluso los esfuerzos de sentido común respaldados por Biden para reformar el filibusterismo volviendo a su requisito tradicional de que los senadores opositores hablen realmente en el pleno parecen poco probables.

En última instancia, para cambiar los violentos impulsos antidemocráticos de nuestra política es necesario cambiar la estructura de incentivos de la misma, lo que significa tener unas elecciones generales más competitivas a través de una reforma de la redistribución de distritos que incentive a los políticos a tratar de persuadir a la parte razonable de la oposición en lugar de jugar únicamente con la base.

Pero, salvo eso, hay dos amplias reformas de fondo —que han recibido cierto apoyo bipartidista— y que podrían ser aprobadas por este Congreso.

La primera es un arreglo de la Ley de Recuento Electoral de 1887 para protegerla de los esfuerzos de subversión electoral. Esta es la ley de la era de la Reconstrucción, redactada de forma ambigua, que el equipo legal de Trump trató de usar y abusar para anular la voluntad de los votantes.

Es hora de arreglar este desastre caliente, aclarando el papel del vicepresidente en la certificación de la elección como un mero funcionario, restringiendo la capacidad de los estados para presentar listas alternativas de electores y ampliando el umbral de impugnación de los electores para que la voluntad de los votantes no sea usurpada por un puñado de hiperpartidistas en el Congreso.

La buena noticia es que ya tiene un atractivo transversal, respaldado por académicos de grupos de reflexión de centro-derecha como el American Enterprise Institute y el libertario Cato Institute, así como por el gurú de la ley electoral republicana Ben Ginsberg en el National Review. Incluso el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, se mostró abierto a esta reforma.

La segunda cuestión de fondo es la reforma de los algoritmos de las redes sociales que han contribuido a que nuestra nación se vuelva colectivamente loca en los últimos años, al elevar las voces más extremas, combativas y conspirativas por encima de la información real.

Aunque los republicanos y los demócratas quieren una reforma de las redes sociales por razones muy diferentes, hay al menos dos proyectos de ley bipartidistas que proponen medidas modestas para solucionar nuestra adicción a los algoritmos socialmente destructivos. La Ley de Transparencia del «Filtro Burbuja», respaldada por conservadores y liberales en la Cámara de Representantes y en el Senado, daría a la gente la posibilidad de optar por no participar en los algoritmos que se dirigen a ellos basándose en información personal.

Otro proyecto de ley bipartidista en el Senado impondría la transparencia a las empresas de redes sociales exigiéndoles que divulguen los datos de los algoritmos internos a investigadores independientes examinados por la Fundación Nacional de la Ciencia. Esto daría al público mucha más información sobre cómo se utiliza nuestra información.

Estos remedios legislativos no son soluciones milagrosas. No empezarían a resolver todo lo que aflige a nuestra democracia. Pero son, literalmente, lo mínimo que puede hacer este Congreso: medidas sólidas con un apoyo bipartidista demostrado.

No hacer nada es, con mucho, la opción más peligrosa. Un año después del asalto del 6 de enero, todos deberíamos saber que no podemos dar por sentada nuestra democracia. Hay que reforzar las barreras básicas. Tenemos que aplicar la ley —de forma justa pero sin acobardarnos— porque los agitadores solo respetan la fuerza, y sin una estricta rendición de cuentas únicamente invitaremos a futuras insurrecciones.

Tenemos que estar al menos tan decididos a defender nuestra democracia como lo estuvieron Trump y sus secuaces al intentar destruirla.

Asalto al Capitolio

Nota del editor: John Avlon es analista político y presentador de CNN. Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor. Ver más opiniones en CNN.

(CNN) — Un año después del asalto al Capitolio de Estados Unidos del 6 de enero, los principales conspiradores del intento de golpe de Estado aún no son llevados ante la justicia. Y así como la verdad debe proceder a la reconciliación, la responsabilidad legal y los reparos legislativos deben imponerse para defender nuestra democracia de la próxima insurrección.

La vicepresidenta de la comisión selecta del 6 de enero de la Cámara de Representantes, la republicana Liz Cheney, de Wyoming, señaló que hay varios «estatutos criminales potenciales en cuestión aquí» y «absolutamente ninguna duda de que fue un abandono del deber» por parte del expresidente Donald Trump. Pero ¿qué significa eso exactamente?

OPINIÓN | A un año del asalto al Capitolio: bastaron las mentiras de Trump

«Abandono del deber» es un término extraído del Código Uniforme de Justicia Militar, pero podría aplicarse al hecho de que Trump no haya «ejecutado fielmente» su juramento del cargo: «preservar, proteger y defender la Constitución de Estados Unidos». Más concretamente, se podría acusar a Trump de incumplir la Constitución en forma de la Sección 3 de la 14ª Enmienda.

Aprobada a raíz de la Guerra Civil, fue diseñada específicamente para prohibir que las personas que hayan jurado defender la Constitución —y que luego hayan participado en una insurrección contra Estados Unidos— ocupen un cargo electo o designado.

Aunque está sujeta a inevitables impugnaciones legales, esto podría impedir que Trump se presente de nuevo a la presidencia, dado que la mayoría del Congreso votó a favor de su segunda destitución por cargos de incitación a la insurrección (aunque finalmente no fue condenado). También podría aplicarse a cualquier miembro del Congreso que se descubra que se coordinó con los agitadores, como afirmó el representante republicano Adam Kinzinger, de Illinois, a mi esposa Margaret Hoover en su programa de PBS «Firing Line».

La 14ª Enmienda es una prohibición constitucional —no una sanción penal—, pero no tenía que limitarse a la Guerra Civil de 1860. Como explicó un senador estadounidense en su momento, «al ser una disposición permanente de la Constitución, se pretende que funcione como una prevención de la traición en lo sucesivo… una medida de autodefensa». Y como me dijo el profesor de Derecho de la Universidad de Maryland, Mark Graber, un estudioso de la 14ª Enmienda: «Desde una perspectiva constitucional, no hay diferencia entre tratar de anular unas elecciones por medio del fraude, la fuerza o la violencia: todas ellas entran en la categoría de insurrección».

Como sugirió Cheney, también hay estatutos penales específicos que podrían aplicarse a los agitadores, si el Departamento de Justicia decide procesarlos.

Las grandes mentiras sobre el asalto al Capitolio el 6 de enero 3:21

Por ejemplo, ya existe una sanción penal por insurrección en los registros, que establece: «Quien incite, ponga en marcha, ayude o participe en cualquier rebelión o insurrección contra la autoridad de Estados Unidos o sus leyes, o preste ayuda o consuelo para ello… será incapaz de ocupar cualquier cargo en Estados Unidos».

Obsérvese que esto cubre específicamente a quien «incita» o «ayuda» a una insurrección.

También hay un estatuto criminal separado que cubre la conspiración sediciosa. Y se podría argumentar que los intentos pasados y presentes de Trump de rentabilizar la «Gran Mentira» constituyen una conspiración para defraudar a Estados Unidos.

Normalmente, se considera que esta ley se aplica al fraude financiero contra el gobierno estadounidense. Pero esa es solo una de sus aplicaciones previstas. En una opinión de 1924, el juez de la Corte Suprema William Howard Taft explicó que «también significa interferir u obstruir una de sus funciones gubernamentales legítimas mediante el engaño, la astucia o las artimañas, o al menos por medios deshonestos». Un intento continuo de defraudar a nuestra democracia por parte de un expresidente parecería ciertamente calificar.

Es cierto que estos estatutos penales son raramente invocados por los fiscales, aunque los intentos de insurrección rara vez ocurren en Estados Unidos. Y estas leyes existen por una razón. Debemos usar las herramientas que se nos dieron.

El secretario de Justicia, Merrick Garland, prometió «defender nuestras instituciones democráticas de los ataques» y que las acciones emprendidas hasta ahora «no serán las últimas». Pero, incluso si el Departamento de Justicia decide no acusar a todos los agitadores en un intento ingenuo de volver a la normalidad, todavía hay remedios legislativos que el Congreso puede hacer para reforzar los barandales de nuestra democracia.

Secretario de Justicia de EE.UU. promete llevar a los responsables del asalto al Capitolio ante la justicia

Los mejores, como el fortalecimiento del derecho al voto y la detención de los esfuerzos de subversión electoral en los estados, parecen estar condenados al fracaso por el filibusterismo de los republicanos. Incluso los esfuerzos de sentido común respaldados por Biden para reformar el filibusterismo volviendo a su requisito tradicional de que los senadores opositores hablen realmente en el pleno parecen poco probables.

En última instancia, para cambiar los violentos impulsos antidemocráticos de nuestra política es necesario cambiar la estructura de incentivos de la misma, lo que significa tener unas elecciones generales más competitivas a través de una reforma de la redistribución de distritos que incentive a los políticos a tratar de persuadir a la parte razonable de la oposición en lugar de jugar únicamente con la base.

Pero, salvo eso, hay dos amplias reformas de fondo —que han recibido cierto apoyo bipartidista— y que podrían ser aprobadas por este Congreso.

La primera es un arreglo de la Ley de Recuento Electoral de 1887 para protegerla de los esfuerzos de subversión electoral. Esta es la ley de la era de la Reconstrucción, redactada de forma ambigua, que el equipo legal de Trump trató de usar y abusar para anular la voluntad de los votantes.

Es hora de arreglar este desastre caliente, aclarando el papel del vicepresidente en la certificación de la elección como un mero funcionario, restringiendo la capacidad de los estados para presentar listas alternativas de electores y ampliando el umbral de impugnación de los electores para que la voluntad de los votantes no sea usurpada por un puñado de hiperpartidistas en el Congreso.

La buena noticia es que ya tiene un atractivo transversal, respaldado por académicos de grupos de reflexión de centro-derecha como el American Enterprise Institute y el libertario Cato Institute, así como por el gurú de la ley electoral republicana Ben Ginsberg en el National Review. Incluso el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, se mostró abierto a esta reforma.

La segunda cuestión de fondo es la reforma de los algoritmos de las redes sociales que han contribuido a que nuestra nación se vuelva colectivamente loca en los últimos años, al elevar las voces más extremas, combativas y conspirativas por encima de la información real.

¿Está el cerebro de los adolescentes preparado para las redes sociales? Una psiquiatra responde

Aunque los republicanos y los demócratas quieren una reforma de las redes sociales por razones muy diferentes, hay al menos dos proyectos de ley bipartidistas que proponen medidas modestas para solucionar nuestra adicción a los algoritmos socialmente destructivos. La Ley de Transparencia del «Filtro Burbuja», respaldada por conservadores y liberales en la Cámara de Representantes y en el Senado, daría a la gente la posibilidad de optar por no participar en los algoritmos que se dirigen a ellos basándose en información personal.

Otro proyecto de ley bipartidista en el Senado impondría la transparencia a las empresas de redes sociales exigiéndoles que divulguen los datos de los algoritmos internos a investigadores independientes examinados por la Fundación Nacional de la Ciencia. Esto daría al público mucha más información sobre cómo se utiliza nuestra información.

Estos remedios legislativos no son soluciones milagrosas. No empezarían a resolver todo lo que aflige a nuestra democracia. Pero son, literalmente, lo mínimo que puede hacer este Congreso: medidas sólidas con un apoyo bipartidista demostrado.

No hacer nada es, con mucho, la opción más peligrosa. Un año después del asalto del 6 de enero, todos deberíamos saber que no podemos dar por sentada nuestra democracia. Hay que reforzar las barreras básicas. Tenemos que aplicar la ley —de forma justa pero sin acobardarnos— porque los agitadores solo respetan la fuerza, y sin una estricta rendición de cuentas únicamente invitaremos a futuras insurrecciones.

Tenemos que estar al menos tan decididos a defender nuestra democracia como lo estuvieron Trump y sus secuaces al intentar destruirla.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver