Hasta 1 millón de pruebas rápidas de covid-19 expiraron en Florida el mes pasado, dice un funcionario estatal

(CNN) — En medio de un aumento invernal de casos de coronavirus que provocó una disputa a nivel nacional por las pruebas de covid-19 el mes pasado, hasta 1 millón de kits de pruebas rápidas sin usar expiraron en un almacén de Florida, dijo este jueves un alto funcionario estatal.

Las reservas permanecieron inactivas durante el otoño cuando los casos cayeron en Florida y la demanda era baja, dijo el director del Departamento de Manejo de Emergencias de Florida, Kevin Guthrie, durante una conferencia de prensa.

Los kits, fabricados por Abbott Laboratories, expiraron «antes del 26 de diciembre al 30 de diciembre», dijo Guthrie, justo cuando el estado experimentó una ola de nuevos casos de coronavirus impulsados ​​en parte por la variante altamente contagiosa ómicron.

Durante semanas, los floridanos han esperado horas para hacerse la prueba, y los informes de largas filas surgieron por primera vez a mediados de diciembre, cuando apareció por primera vez en el estado la variante ómicron de rápida propagación.

No está claro si Florida pudo haber distribuido su excedente de oferta a otros estados donde las pruebas tenían una mayor demanda. El Departamento de Manejo de Emergencias de Florida no respondió de inmediato a CNN cuando se le preguntó si el estado había considerado compartir las pruebas antes de que expiraran. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. no dijo si existía un protocolo nacional para redistribuir las pruebas no utilizadas.

La comisionada de Agricultura del estado, Nikki Fried, candidata demócrata a gobernadora en Florida, reveló por primera vez el 30 de diciembre que tenía conocimiento interno de que el estado tenía un stock de kits de prueba vencidos que no había distribuido a clínicas y proveedores.

Cuando se le preguntó sobre la acusación de Fried este jueves en una conferencia de prensa en West Palm Beach, DeSantis entregó el micrófono a Guthrie, quien confirmó que entre 800.000 y 1 millón de pruebas habían expirado.

Fried respondió al comentario del departamento sobre la oferta excedente, diciendo en un comunicado: «Ya es bastante malo que el gobernador DeSantis haya quitado prioridad a las pruebas mientras ómicron estallaba en Florida, pero es una absoluta vergüenza para el gobernador y su equipo de comunicaciones haber mentido y encubierto el fracaso masivo de un millón de pruebas no utilizadas mientras los floridanos esperan en filas de horas para las pruebas locales que se están agotando».

Covid-19: aumentan los precios de las pruebas rápidas en EE.UU.

Los casos de covid-19 y las hospitalizaciones han aumentado drásticamente en las últimas semanas en Florida. El estado tuvo un promedio de 37.563 nuevos casos por día durante la semana pasada, según la Universidad Johns Hopkins. Esta semana, un nuevo informe de expertos en salud pública de la Universidad de Florida predijo que el último brote causará muchas más infecciones que las oleadas anteriores, «potencialmente infectando a la mayoría de la población del estado».

Guthrie dijo que el estado solicitó al gobierno federal una extensión de tres meses de la fecha de vencimiento de las pruebas vencidas, pero no ha recibido respuesta. El gobierno federal ya había extendido la duración de las pruebas por 90 días, dijo Guthrie. La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) no respondió a las preguntas de CNN sobre el estado de la solicitud de Florida.

DeSantis dijo que incluso si la FDA aprueba una extensión de la fecha de vencimiento de estas pruebas, es posible que no sean tan confiables. Abbott Laboratories no respondió a una solicitud de comentarios.

Para aliviar parte de la presión de las pruebas en Florida, DeSantis anunció este jueves que su administración distribuirá 1 millón de pruebas de covid-19 en el hogar a las instalaciones de vida asistida y otros proveedores de atención para ancianos.

En uno de los lugares más vacunados de Estados Unidos, las mascarillas seguían siendo clave para frenar el covid-19

Biden se ha comprometido a poner a disposición 500 millones de pruebas para los estadounidenses de forma gratuita, aunque la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo esta semana que la administración aún está finalizando los contratos. DeSantis criticó a Biden por no actuar más rápido y sugirió que la administración podría estar luchando por cumplir su promesa.

«No sé si hay alguna posibilidad de que el gobierno federal siga adelante», dijo.

Durante la conferencia de prensa de este jueves en la Casa Blanca, Psaki restó importancia a los comentarios de DeSantis diciendo que «alguien que no ha … exactamente (estado) abogando por que las personas en su estado se vacunen».

El gobernador no dijo cómo adquirió su administración las pruebas, quién las fabricó ni cuánto le costaron al estado. Su oficina no respondió de inmediato a una solicitud de más detalles.

DeSantis ha minimizado la necesidad de hacer que las pruebas de Covid-19 estén más disponibles para el público en general, calificándolo de «no es un buen uso de los recursos».

 

(CNN) — En medio de un aumento invernal de casos de coronavirus que provocó una disputa a nivel nacional por las pruebas de covid-19 el mes pasado, hasta 1 millón de kits de pruebas rápidas sin usar expiraron en un almacén de Florida, dijo este jueves un alto funcionario estatal.

Las reservas permanecieron inactivas durante el otoño cuando los casos cayeron en Florida y la demanda era baja, dijo el director del Departamento de Manejo de Emergencias de Florida, Kevin Guthrie, durante una conferencia de prensa.

Los kits, fabricados por Abbott Laboratories, expiraron «antes del 26 de diciembre al 30 de diciembre», dijo Guthrie, justo cuando el estado experimentó una ola de nuevos casos de coronavirus impulsados ​​en parte por la variante altamente contagiosa ómicron.

Durante semanas, los floridanos han esperado horas para hacerse la prueba, y los informes de largas filas surgieron por primera vez a mediados de diciembre, cuando apareció por primera vez en el estado la variante ómicron de rápida propagación.

No está claro si Florida pudo haber distribuido su excedente de oferta a otros estados donde las pruebas tenían una mayor demanda. El Departamento de Manejo de Emergencias de Florida no respondió de inmediato a CNN cuando se le preguntó si el estado había considerado compartir las pruebas antes de que expiraran. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. no dijo si existía un protocolo nacional para redistribuir las pruebas no utilizadas.

La comisionada de Agricultura del estado, Nikki Fried, candidata demócrata a gobernadora en Florida, reveló por primera vez el 30 de diciembre que tenía conocimiento interno de que el estado tenía un stock de kits de prueba vencidos que no había distribuido a clínicas y proveedores.

Cuando se le preguntó sobre la acusación de Fried este jueves en una conferencia de prensa en West Palm Beach, DeSantis entregó el micrófono a Guthrie, quien confirmó que entre 800.000 y 1 millón de pruebas habían expirado.

Fried respondió al comentario del departamento sobre la oferta excedente, diciendo en un comunicado: «Ya es bastante malo que el gobernador DeSantis haya quitado prioridad a las pruebas mientras ómicron estallaba en Florida, pero es una absoluta vergüenza para el gobernador y su equipo de comunicaciones haber mentido y encubierto el fracaso masivo de un millón de pruebas no utilizadas mientras los floridanos esperan en filas de horas para las pruebas locales que se están agotando».

Covid-19: aumentan los precios de las pruebas rápidas en EE.UU.

Los casos de covid-19 y las hospitalizaciones han aumentado drásticamente en las últimas semanas en Florida. El estado tuvo un promedio de 37.563 nuevos casos por día durante la semana pasada, según la Universidad Johns Hopkins. Esta semana, un nuevo informe de expertos en salud pública de la Universidad de Florida predijo que el último brote causará muchas más infecciones que las oleadas anteriores, «potencialmente infectando a la mayoría de la población del estado».

Guthrie dijo que el estado solicitó al gobierno federal una extensión de tres meses de la fecha de vencimiento de las pruebas vencidas, pero no ha recibido respuesta. El gobierno federal ya había extendido la duración de las pruebas por 90 días, dijo Guthrie. La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) no respondió a las preguntas de CNN sobre el estado de la solicitud de Florida.

DeSantis dijo que incluso si la FDA aprueba una extensión de la fecha de vencimiento de estas pruebas, es posible que no sean tan confiables. Abbott Laboratories no respondió a una solicitud de comentarios.

Para aliviar parte de la presión de las pruebas en Florida, DeSantis anunció este jueves que su administración distribuirá 1 millón de pruebas de covid-19 en el hogar a las instalaciones de vida asistida y otros proveedores de atención para ancianos.

En uno de los lugares más vacunados de Estados Unidos, las mascarillas seguían siendo clave para frenar el covid-19

Biden se ha comprometido a poner a disposición 500 millones de pruebas para los estadounidenses de forma gratuita, aunque la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo esta semana que la administración aún está finalizando los contratos. DeSantis criticó a Biden por no actuar más rápido y sugirió que la administración podría estar luchando por cumplir su promesa.

«No sé si hay alguna posibilidad de que el gobierno federal siga adelante», dijo.

Durante la conferencia de prensa de este jueves en la Casa Blanca, Psaki restó importancia a los comentarios de DeSantis diciendo que «alguien que no ha … exactamente (estado) abogando por que las personas en su estado se vacunen».

El gobernador no dijo cómo adquirió su administración las pruebas, quién las fabricó ni cuánto le costaron al estado. Su oficina no respondió de inmediato a una solicitud de más detalles.

DeSantis ha minimizado la necesidad de hacer que las pruebas de Covid-19 estén más disponibles para el público en general, calificándolo de «no es un buen uso de los recursos».

 

CNN

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver