Las personas desesperadas por una prueba casera de covid-19 están recurriendo a los revendedores

(CNN Business) —   Cuando Patrick Kennedy, un artista de la escena nocturna de Nueva York, dio positivo en la prueba de covid-19 recientemente, se apresuró a encontrar más pruebas rápidas no solo para monitorear su salud, sino para saber cuándo podría volver a trabajar.

«Es imposible encontrar pruebas de covid debido a la escasez en la ciudad», dijo Kennedy, que trabaja por horas para pagar sus facturas.
«Quiero volver a trabajar, pero necesito asegurarme de que estoy tomando las precauciones adecuadas y no estoy exponiendo a nadie más».

Después de hacer largas filas en los centros de pruebas y visitar farmacias para comprar pruebas rápidas, sin éxito, se encontró con una publicación de Instagram de alguien con quien fue a la escuela secundaria que ofrecía venderlas a la gente directamente: US$ 20 por cada prueba, más una tarifa de entrega de US$ 5; más barato que algunas pruebas que se encuentran en las farmacias. Kennedy compró cinco.

Kennedy se encuentra entre un número cada vez mayor de personas que han recurrido a sitios como Instagram, Facebook, TikTok, Craigslist, LinkedIn o eBay en busca de una prueba casera de covid, a medida que se agotan en las farmacias de todo el país y las filas en los centros de pruebas pueden ser de horas.

El excompañero de Kennedy, Joey, un electricista que pidió no compartir su nombre por razones de privacidad, compró un lote de 100 kits de pruebas a un amigo que trabaja en una empresa de atención sanitaria.

«Tengo que hacerme la prueba para el trabajo, así que se estaba volviendo muy molesto tener que esperar en la clínica durante tres horas, y a veces, ni siquiera conseguir una», dijo Joey a CNN, señalando que ha pagado hasta US$ 45 por dos pruebas en las farmacias. «Simplemente no era sostenible».

publicidad

Después de comprarlas al por mayor, 100 pruebas por US $900 (unos US$ 9 cada una), comenzó a ofrecerlas en Facebook e Instagram a personas de su comunidad local. Joey relata que vendió 25 en una noche, y 45 al día siguiente; muchos de los compradores eran desconocidos y padres, que necesitaban pruebas para enviar a sus hijos de vuelta a la escuela después de las vacaciones de invierno. Yo era uno de ellos.

Escasez de pruebas de covid

Después de unas largas vacaciones de invierno, mi hijo debía regresar al preescolar el lunes por la mañana. Se requería una prueba de covid negativa, y la única que teníamos no era concluyente. Mientras nos aislábamos en los días previos, el pánico se apoderó de mí: ¿dónde encontraríamos otra prueba en medio de la escasez en el área de Nueva York a tiempo para la escuela al día siguiente? Después de ver la publicación de Joey en un grupo local de padres en Facebook, me hice una 45 minutos después sin salir de casa. Me quedé con muchas preguntas: ¿Era esto ético? ¿La prueba es siquiera válida?

«No estoy buscando hacer una matanza», me dijo Joey más tarde. «Tenía acceso a las pruebas, no las estaba acaparando ni comprando en exceso en una farmacia, y es casi criminal que la gente esté esperando en las filas por horas en el frío, probablemente enfermando más. Decidí entregarlas directamente en las casas».

¿Cómo hacerte la prueba de covid-19 tú mismo? 0:32

Facebook dijo a CNN Business que prohíbe la venta de kits de prueba en sus plataformas y que tiene un sistema para que los reguladores y las fuerzas del orden informen de comportamientos que consideren ilegales o contrarios a sus normas. eBay, TikTok y Craigslist no respondieron a una solicitud de comentarios. La política de LinkedIn es retirar cualquier publicación que tenga como objetivo la venta de cualquier artículo, esté o no relacionado con la pandemia.

La aparición de las reventas de la prueba de covid-19 se produce en un momento en el que los estadounidenses frustrados luchan por hacerse la prueba y se enfrentan a largas filas en medio de un aumento de la demanda tras los viajes y las reuniones navideñas.

Amazon, CVS Health y Walgreens están limitando el número de kits de pruebas de covid que los clientes pueden comprar en casa. Walmart aumentó recientemente los precios de algunas de sus pruebas rápidas de covid de US$ 14 a US$ 20 por dos.

Los expertos afirman que la reventa de kits en pequeñas cantidades y sin un gran margen de beneficio no es ilegal, como tampoco lo es la compra de estos productos, pero existen riesgos, tanto para los compradores como para los vendedores.

«Hemos recibido informes de que vendedores no autorizados están tratando de sacar provecho de la pandemia vendiendo en línea las pruebas de covid-19», escribió el martes el fiscal general de Washington Karl Racine, en un tuit. «Por favor, tenga cuidado y solo compre las pruebas a través de los minoristas autorizados donde usted puede asegurar la integridad de su prueba».

La Comisión Federal de Comercio publicó recientemente una guía sobre cómo evitar comprar pruebas de covid falsas en línea. Entre las recomendaciones incluye la investigación de los compradores, el pago con tarjeta de crédito para disputar el cargo si eres estafado y solo la compra de kits aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

El gobierno de Biden se comprometió recientemente a distribuir 500 millones de pruebas gratuitas a domicilio, pero no está claro cuándo se implementará un sitio web para que los estadounidenses soliciten estas pruebas ni cuándo se enviarán. Un alto funcionario del gobierno dijo a CNN la semana pasada que se está «trabajando en todos los detalles. Y los tendremos en las próximas semanas».

La administración también dijo que el reembolso de las pruebas en casa comenzará la próxima semana a través de las compañías de seguros.

Una oportunidad para otro mercado pandémico de segunda mano

Mientras tanto, Joey está haciendo un buen negocio. Pero sus esfuerzos fueron recibidos con reacciones encontradas; algunas personas en Facebook criticaron que lucrara con la reventa de pruebas, mientras que otras salieron en su defensa: «Este chico no está abusando de los precios para nada y está aprovechando una oportunidad para facilitar las cosas a la gente. Incluso está dispuesto a hacer entregas… ¡vaya!».

Finalmente, el moderador del grupo retiró la publicación de Joey. No se le notificó el motivo.

Arthur Caplan, profesor de Bioética en la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York, dijo que la tendencia también ha surgido en su grupo local de padres en Facebook en Connecticut.

«Un mercado de reventa que sesga la disponibilidad de las pruebas hacia quienes pueden pagarlas es completamente un reflejo del fracaso del gobierno a nivel nacional y estatal para proporcionar pruebas adecuadas», dijo. «¿Me sorprende que haya empezado a florecer un mercado de reventa? En absoluto. Hay muchos lugares que dicen que no puedes venir aquí si no tienes un negativo en la prueba, pero no hay pruebas. Eso es, para la mayoría de la gente del mercado de reventa, una oportunidad».

Más allá de las cuestiones de equidad, comprar las pruebas de covid-19 a desconocidos es exponerse a un fraude: la gente no sabe quiénes son ni qué ofrecen realmente.

«Es poco ético especular con los precios ante el pánico y la escasez, pero continuará», dijo Caplan. «En cuanto a la gente que los compra, ¿qué van a hacer? No pueden encontrar pruebas de otra manera. No puedo culpar a alguien por querer proteger a su hijo, pero hay que recordar entonces que la persona que te vende algo en el mercado de reventa podría venderte algo que no va a funcionar».

No es la primera vez que surge un mercado secundario durante la pandemia. En la primavera de 2020, la escasez de equipos de protección hizo que surgiera un mercado de reventa. «Utilizábamos algunos [en el hospital de la NYU], pero a menudo se rompían, se desgarraban o no cumplían los estándares de fabricación», dijo Caplan. «A veces, la gente del mercado de reventa se llevaba el dinero y nunca entregaba el equipo».

Tampoco es la primera vez que estas cuestiones de escasez y equidad se plantean durante la pandemia. A principios del año pasado, el proveedor de servicios sanitarios One Medical fue investigado por permitir que los amigos y familiares de sus ejecutivos y sus clientes más ricos se saltaran las filas para vacunarse.

Aunque la reventa de las pruebas de covid-19 no es abiertamente ilegal, Jessica Rich, una exfuncionaria de la FTC que trabajó en temas de protección al consumidor, dijo que si se produce algún comportamiento colusorio entre entidades o individuos, o alguna afirmación engañosa que se haga en relación con las ventas, entonces quizás podrían aplicarse algunas leyes estatales, la Ley de la FTC que prohíbe las prácticas inadecuadas o engañosas o la Ley de Actos y Prácticas Desleales, Engañosas o Abusivas (UDAAP, por sus siglas en inglés).

«Si alguien vende un número pequeño, como un par de docenas, una agencia federal no va a emprender acciones contra alguien que haga esto a esa escala, especialmente si es abierto sobre el precio», dijo Rich.

Sin embargo, aprovecharse de la pandemia podría acabar mal para los vendedores. En los primeros días de la pandemia, Matt y Noah Colvin saltaron a la fama por acaparar y vender desinfectantes de manos. Mercados como Amazon y eBay retiraron sus listados y advirtieron a otros que podían perder sus cuentas. Terminaron con más de 17.000 botellas y ningún lugar donde venderlas, según The New York Times. (Uno de los hermanos se arrepintió más tarde y donó los suministros a una organización benéfica).

Un vendedor de Craigslist, que pidió permanecer en el anonimato, dijo que empezaron a revender pruebas después de hacer fila durante horas, faltar al trabajo y pagar una prima por los resultados de la PCR sin seguro, con la esperanza de recuperar parte de su dinero. «Me siento un poco mal inflando el precio, pero el covid me ha dificultado el trabajo y necesito pagar el alquiler», decía el anuncio. «Tuve que llamar a más de 50 farmacias en el camino desde Washington para encontrarlas». El vendedor dijo a CNN Business que personalmente pagaría el doble para no lidiar con las filas y obtener resultados rápidamente si fuera posible.

Algunos, como Joey, han sido expulsados de los grupos de Facebook. Russell Schwartz y su esposa Katherine Quirk-Schwartz, una enfermera, dirigen una página de Facebook del sur de Florida que conecta a la gente con recursos relacionados con el covid-19. En las últimas semanas, han cambiado el enfoque del grupo, pasando de ayudar a la gente a encontrar vacunas a ayudar a los miembros a localizar kits de pruebas caseras. Schwartz dijo que ha expulsado a personas del grupo por intentar vender pruebas.

«Nuestro mayor temor es que haya personas que se aprovechen de nuestro grupo debido al tamaño, la población y la demografía de los usuarios mayores», dijo Quirk-Schwartz.

— Jennifer Korn de CNN Business contribuyó con este reportaje.

prueba covid-19

(CNN Business) —   Cuando Patrick Kennedy, un artista de la escena nocturna de Nueva York, dio positivo en la prueba de covid-19 recientemente, se apresuró a encontrar más pruebas rápidas no solo para monitorear su salud, sino para saber cuándo podría volver a trabajar.

«Es imposible encontrar pruebas de covid debido a la escasez en la ciudad», dijo Kennedy, que trabaja por horas para pagar sus facturas.
«Quiero volver a trabajar, pero necesito asegurarme de que estoy tomando las precauciones adecuadas y no estoy exponiendo a nadie más».

Después de hacer largas filas en los centros de pruebas y visitar farmacias para comprar pruebas rápidas, sin éxito, se encontró con una publicación de Instagram de alguien con quien fue a la escuela secundaria que ofrecía venderlas a la gente directamente: US$ 20 por cada prueba, más una tarifa de entrega de US$ 5; más barato que algunas pruebas que se encuentran en las farmacias. Kennedy compró cinco.

Kennedy se encuentra entre un número cada vez mayor de personas que han recurrido a sitios como Instagram, Facebook, TikTok, Craigslist, LinkedIn o eBay en busca de una prueba casera de covid, a medida que se agotan en las farmacias de todo el país y las filas en los centros de pruebas pueden ser de horas.

Expertos afirman que puede que te estés saltando un paso crucial en la prueba casera de covid-19

El excompañero de Kennedy, Joey, un electricista que pidió no compartir su nombre por razones de privacidad, compró un lote de 100 kits de pruebas a un amigo que trabaja en una empresa de atención sanitaria.

«Tengo que hacerme la prueba para el trabajo, así que se estaba volviendo muy molesto tener que esperar en la clínica durante tres horas, y a veces, ni siquiera conseguir una», dijo Joey a CNN, señalando que ha pagado hasta US$ 45 por dos pruebas en las farmacias. «Simplemente no era sostenible».

Después de comprarlas al por mayor, 100 pruebas por US $900 (unos US$ 9 cada una), comenzó a ofrecerlas en Facebook e Instagram a personas de su comunidad local. Joey relata que vendió 25 en una noche, y 45 al día siguiente; muchos de los compradores eran desconocidos y padres, que necesitaban pruebas para enviar a sus hijos de vuelta a la escuela después de las vacaciones de invierno. Yo era uno de ellos.

Escasez de pruebas de covid

Después de unas largas vacaciones de invierno, mi hijo debía regresar al preescolar el lunes por la mañana. Se requería una prueba de covid negativa, y la única que teníamos no era concluyente. Mientras nos aislábamos en los días previos, el pánico se apoderó de mí: ¿dónde encontraríamos otra prueba en medio de la escasez en el área de Nueva York a tiempo para la escuela al día siguiente? Después de ver la publicación de Joey en un grupo local de padres en Facebook, me hice una 45 minutos después sin salir de casa. Me quedé con muchas preguntas: ¿Era esto ético? ¿La prueba es siquiera válida?

«No estoy buscando hacer una matanza», me dijo Joey más tarde. «Tenía acceso a las pruebas, no las estaba acaparando ni comprando en exceso en una farmacia, y es casi criminal que la gente esté esperando en las filas por horas en el frío, probablemente enfermando más. Decidí entregarlas directamente en las casas».

¿Cómo hacerte la prueba de covid-19 tú mismo? 0:32

Facebook dijo a CNN Business que prohíbe la venta de kits de prueba en sus plataformas y que tiene un sistema para que los reguladores y las fuerzas del orden informen de comportamientos que consideren ilegales o contrarios a sus normas. eBay, TikTok y Craigslist no respondieron a una solicitud de comentarios. La política de LinkedIn es retirar cualquier publicación que tenga como objetivo la venta de cualquier artículo, esté o no relacionado con la pandemia.

La aparición de las reventas de la prueba de covid-19 se produce en un momento en el que los estadounidenses frustrados luchan por hacerse la prueba y se enfrentan a largas filas en medio de un aumento de la demanda tras los viajes y las reuniones navideñas.

Amazon, CVS Health y Walgreens están limitando el número de kits de pruebas de covid que los clientes pueden comprar en casa. Walmart aumentó recientemente los precios de algunas de sus pruebas rápidas de covid de US$ 14 a US$ 20 por dos.

Los expertos afirman que la reventa de kits en pequeñas cantidades y sin un gran margen de beneficio no es ilegal, como tampoco lo es la compra de estos productos, pero existen riesgos, tanto para los compradores como para los vendedores.

«Hemos recibido informes de que vendedores no autorizados están tratando de sacar provecho de la pandemia vendiendo en línea las pruebas de covid-19», escribió el martes el fiscal general de Washington Karl Racine, en un tuit. «Por favor, tenga cuidado y solo compre las pruebas a través de los minoristas autorizados donde usted puede asegurar la integridad de su prueba».

La Comisión Federal de Comercio publicó recientemente una guía sobre cómo evitar comprar pruebas de covid falsas en línea. Entre las recomendaciones incluye la investigación de los compradores, el pago con tarjeta de crédito para disputar el cargo si eres estafado y solo la compra de kits aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

El gobierno de Biden se comprometió recientemente a distribuir 500 millones de pruebas gratuitas a domicilio, pero no está claro cuándo se implementará un sitio web para que los estadounidenses soliciten estas pruebas ni cuándo se enviarán. Un alto funcionario del gobierno dijo a CNN la semana pasada que se está «trabajando en todos los detalles. Y los tendremos en las próximas semanas».

ANÁLISIS | Biden se enfrenta a un fracaso en la campaña de pruebas de covid-19 que podría haberse evitado

La administración también dijo que el reembolso de las pruebas en casa comenzará la próxima semana a través de las compañías de seguros.

Una oportunidad para otro mercado pandémico de segunda mano

Mientras tanto, Joey está haciendo un buen negocio. Pero sus esfuerzos fueron recibidos con reacciones encontradas; algunas personas en Facebook criticaron que lucrara con la reventa de pruebas, mientras que otras salieron en su defensa: «Este chico no está abusando de los precios para nada y está aprovechando una oportunidad para facilitar las cosas a la gente. Incluso está dispuesto a hacer entregas… ¡vaya!».

Finalmente, el moderador del grupo retiró la publicación de Joey. No se le notificó el motivo.

Arthur Caplan, profesor de Bioética en la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York, dijo que la tendencia también ha surgido en su grupo local de padres en Facebook en Connecticut.

«Un mercado de reventa que sesga la disponibilidad de las pruebas hacia quienes pueden pagarlas es completamente un reflejo del fracaso del gobierno a nivel nacional y estatal para proporcionar pruebas adecuadas», dijo. «¿Me sorprende que haya empezado a florecer un mercado de reventa? En absoluto. Hay muchos lugares que dicen que no puedes venir aquí si no tienes un negativo en la prueba, pero no hay pruebas. Eso es, para la mayoría de la gente del mercado de reventa, una oportunidad».

Más allá de las cuestiones de equidad, comprar las pruebas de covid-19 a desconocidos es exponerse a un fraude: la gente no sabe quiénes son ni qué ofrecen realmente.

«Es poco ético especular con los precios ante el pánico y la escasez, pero continuará», dijo Caplan. «En cuanto a la gente que los compra, ¿qué van a hacer? No pueden encontrar pruebas de otra manera. No puedo culpar a alguien por querer proteger a su hijo, pero hay que recordar entonces que la persona que te vende algo en el mercado de reventa podría venderte algo que no va a funcionar».

No es la primera vez que surge un mercado secundario durante la pandemia. En la primavera de 2020, la escasez de equipos de protección hizo que surgiera un mercado de reventa. «Utilizábamos algunos [en el hospital de la NYU], pero a menudo se rompían, se desgarraban o no cumplían los estándares de fabricación», dijo Caplan. «A veces, la gente del mercado de reventa se llevaba el dinero y nunca entregaba el equipo».

Tampoco es la primera vez que estas cuestiones de escasez y equidad se plantean durante la pandemia. A principios del año pasado, el proveedor de servicios sanitarios One Medical fue investigado por permitir que los amigos y familiares de sus ejecutivos y sus clientes más ricos se saltaran las filas para vacunarse.

Enero será "un mes realmente difícil" ya que la variante de ómicron alimenta nuevas infecciones, dice un experto

Aunque la reventa de las pruebas de covid-19 no es abiertamente ilegal, Jessica Rich, una exfuncionaria de la FTC que trabajó en temas de protección al consumidor, dijo que si se produce algún comportamiento colusorio entre entidades o individuos, o alguna afirmación engañosa que se haga en relación con las ventas, entonces quizás podrían aplicarse algunas leyes estatales, la Ley de la FTC que prohíbe las prácticas inadecuadas o engañosas o la Ley de Actos y Prácticas Desleales, Engañosas o Abusivas (UDAAP, por sus siglas en inglés).

«Si alguien vende un número pequeño, como un par de docenas, una agencia federal no va a emprender acciones contra alguien que haga esto a esa escala, especialmente si es abierto sobre el precio», dijo Rich.

Sin embargo, aprovecharse de la pandemia podría acabar mal para los vendedores. En los primeros días de la pandemia, Matt y Noah Colvin saltaron a la fama por acaparar y vender desinfectantes de manos. Mercados como Amazon y eBay retiraron sus listados y advirtieron a otros que podían perder sus cuentas. Terminaron con más de 17.000 botellas y ningún lugar donde venderlas, según The New York Times. (Uno de los hermanos se arrepintió más tarde y donó los suministros a una organización benéfica).

La realidad sobre la demanda de prueba covid en México, ¿hay o no desabasto?

Un vendedor de Craigslist, que pidió permanecer en el anonimato, dijo que empezaron a revender pruebas después de hacer fila durante horas, faltar al trabajo y pagar una prima por los resultados de la PCR sin seguro, con la esperanza de recuperar parte de su dinero. «Me siento un poco mal inflando el precio, pero el covid me ha dificultado el trabajo y necesito pagar el alquiler», decía el anuncio. «Tuve que llamar a más de 50 farmacias en el camino desde Washington para encontrarlas». El vendedor dijo a CNN Business que personalmente pagaría el doble para no lidiar con las filas y obtener resultados rápidamente si fuera posible.

Algunos, como Joey, han sido expulsados de los grupos de Facebook. Russell Schwartz y su esposa Katherine Quirk-Schwartz, una enfermera, dirigen una página de Facebook del sur de Florida que conecta a la gente con recursos relacionados con el covid-19. En las últimas semanas, han cambiado el enfoque del grupo, pasando de ayudar a la gente a encontrar vacunas a ayudar a los miembros a localizar kits de pruebas caseras. Schwartz dijo que ha expulsado a personas del grupo por intentar vender pruebas.

«Nuestro mayor temor es que haya personas que se aprovechen de nuestro grupo debido al tamaño, la población y la demografía de los usuarios mayores», dijo Quirk-Schwartz.

— Jennifer Korn de CNN Business contribuyó con este reportaje.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver