(CNN) — La Nebulosa de la Flama es una de las muchas maravillas que se pueden encontrar en la constelación de Orión, y los astrónomos han captado ahora una nueva perspectiva de esta llamativa característica celeste.

Aunque la Nebulosa de la Flama parece hacer honor a su nombre, la ardiente imagen representa en realidad cómo lucen las nubes interestelares captadas en ondas de radio.

Esta nueva imagen muestra la Nebulosa de la Flama y sus alrededores captada en ondas de radio mediante el Atacama Pathfinder Experiment (APEX) en Chile.

La observación fue realizada por el Atacama Pathfinder Experiment (APEX), operado por el Observatorio Europeo Austral (ESO, por sus siglas en inglés) en el desierto de Atacama, en Chile.

Orión no es solo una constelación popular. Esta región del cielo es también el lugar donde nubes gigantes de hidrógeno dan lugar al nacimiento de nuevas estrellas y planetas. Las nubes moleculares se encuentran a una distancia de entre 1.300 y 1.600 años luz de nuestro planeta.

La Nebulosa de la Flama tiene un cúmulo de estrellas jóvenes situado en su centro. Estas estrellas liberan radiación de alta energía, lo que hace que las nubes de gas brillen de forma espectacular.

Las nuevas imágenes son el resultado de las observaciones realizadas hace unos años por Thomas Stanke, exastrónomo del Observatorio Europeo Austral, y su equipo. Las imágenes recién procesadas de la nebulosa, junto con las demás observaciones, fueron aceptadas para su publicación en la revista Astronomy & Astrophysics.

publicidad

Esta nueva mirada a los rasgos que caracterizan a Orión se produjo tras la instalación del instrumento SuperCam en el Atacama Pathfinder Experiment. El instrumento está diseñado para observar las nubes moleculares que se encuentran en la Vía Láctea. Para esta investigación en particular, el equipo lo utilizó para buscar las ondas de radio liberadas por el monóxido de carbono en las nubes de Orión.

«Como les gusta decir a los astrónomos, siempre que haya un nuevo telescopio o instrumento alrededor, observa Orión: ¡siempre habrá algo nuevo e interesante que descubrir!» dijo Stanke en un comunicado.

Mientras observaban la Nebulosa de la Flama y sus alrededores, los investigadores también observaron nubes que reflejaban la luz de las estrellas cercanas y descubrieron una nueva y pequeña nebulosa circular a la que denominaron Nebulosa de la Vaca. El instrumento SuperCam puede ayudar a los astrónomos a cartografiar estas guarderías estelares donde nacen las estrellas.

La Nebulosa de la Flama domina la mitad izquierda dentro del rectángulo amarillo de la imagen inferior. A la derecha hay un reflejo de la nebulosa NGC 2023 y, arriba a la derecha, la nebulosa Cabeza de Caballo.

Desliza entre las imágenes para ver las diferencias en el fondo, una capturada en luz infrarroja por el Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy en el Observatorio Paranal en Chile y la otra en luz visible del Digitized Sky Survey 2.

Dada la popularidad de Orión, los telescopios han observado esta parte del cielo en multitud de longitudes de onda de luz.

A pesar del aspecto ardiente de la Nebulosa de la Flama, las nubes son muy frías y solo alcanzan unas decenas de grados por encima del cero absoluto. El cero absoluto equivale a -273,15 °C o -459,67 °F.

Nebulosa

(CNN) — La Nebulosa de la Flama es una de las muchas maravillas que se pueden encontrar en la constelación de Orión, y los astrónomos han captado ahora una nueva perspectiva de esta llamativa característica celeste.

Aunque la Nebulosa de la Flama parece hacer honor a su nombre, la ardiente imagen representa en realidad cómo lucen las nubes interestelares captadas en ondas de radio.

Esta nueva imagen muestra la Nebulosa de la Flama y sus alrededores captada en ondas de radio mediante el Atacama Pathfinder Experiment (APEX) en Chile.

La observación fue realizada por el Atacama Pathfinder Experiment (APEX), operado por el Observatorio Europeo Austral (ESO, por sus siglas en inglés) en el desierto de Atacama, en Chile.

Orión no es solo una constelación popular. Esta región del cielo es también el lugar donde nubes gigantes de hidrógeno dan lugar al nacimiento de nuevas estrellas y planetas. Las nubes moleculares se encuentran a una distancia de entre 1.300 y 1.600 años luz de nuestro planeta.

La Nebulosa de la Flama tiene un cúmulo de estrellas jóvenes situado en su centro. Estas estrellas liberan radiación de alta energía, lo que hace que las nubes de gas brillen de forma espectacular.

Las nuevas imágenes son el resultado de las observaciones realizadas hace unos años por Thomas Stanke, exastrónomo del Observatorio Europeo Austral, y su equipo. Las imágenes recién procesadas de la nebulosa, junto con las demás observaciones, fueron aceptadas para su publicación en la revista Astronomy & Astrophysics.

Lluvias de meteoros, eclipses, lunas llenas: te decimos todas las razones para mirar al cielo en 2022

Esta nueva mirada a los rasgos que caracterizan a Orión se produjo tras la instalación del instrumento SuperCam en el Atacama Pathfinder Experiment. El instrumento está diseñado para observar las nubes moleculares que se encuentran en la Vía Láctea. Para esta investigación en particular, el equipo lo utilizó para buscar las ondas de radio liberadas por el monóxido de carbono en las nubes de Orión.

«Como les gusta decir a los astrónomos, siempre que haya un nuevo telescopio o instrumento alrededor, observa Orión: ¡siempre habrá algo nuevo e interesante que descubrir!» dijo Stanke en un comunicado.

Mientras observaban la Nebulosa de la Flama y sus alrededores, los investigadores también observaron nubes que reflejaban la luz de las estrellas cercanas y descubrieron una nueva y pequeña nebulosa circular a la que denominaron Nebulosa de la Vaca. El instrumento SuperCam puede ayudar a los astrónomos a cartografiar estas guarderías estelares donde nacen las estrellas.

La Nebulosa de la Flama domina la mitad izquierda dentro del rectángulo amarillo de la imagen inferior. A la derecha hay un reflejo de la nebulosa NGC 2023 y, arriba a la derecha, la nebulosa Cabeza de Caballo.

Desliza entre las imágenes para ver las diferencias en el fondo, una capturada en luz infrarroja por el Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy en el Observatorio Paranal en Chile y la otra en luz visible del Digitized Sky Survey 2.

Dada la popularidad de Orión, los telescopios han observado esta parte del cielo en multitud de longitudes de onda de luz.

A pesar del aspecto ardiente de la Nebulosa de la Flama, las nubes son muy frías y solo alcanzan unas decenas de grados por encima del cero absoluto. El cero absoluto equivale a -273,15 °C o -459,67 °F.

Feedzy

Por

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver