(CNN) — El condado de Los Ángeles informó este sábado su mayor número de casos nuevos de covid-19 en una semana desde el inicio de la pandemia, lo que marca otro hito a medida que la variante ómicron impulsa un aumento en Estados Unidos.

El condado registró más de 200.000 casos confirmados durante los siete días anteriores, dijo el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles en un comunicado de prensa. Las hospitalizaciones se duplicaron durante la semana a 3.200 y hubo 135 muertes relacionadas con covid, dijo el departamento.

«Nuestros corazones permanecen con esas familias que experimentan el dolor de perder a sus seres queridos por covid-19», dijo Barbara Ferrer, directora de salud pública en el comunicado del sábado. «A medida que continúa el aumento, pedimos a los residentes y negocios que continúen siguiendo las medidas de seguridad de salud pública que sabemos que reducen la propagación y mantienen a las personas seguras».

Con el aumento del número de infecciones, el gobernador de California Gavin Newsom anunció el sábado un Paquete de Respuesta de Emergencia Covid-19 propuesto de US$ 2.700 millones diseñado para reforzar las pruebas y los esfuerzos de vacunación, apoyar a los trabajadores de primera línea y combatir la desinformación, dijo su oficina en un comunicado de prensa.

Newsom también firmó una orden ejecutiva este sábado «que establece protecciones al consumidor contra el aumento de precios en los kits de prueba en el hogar», según su oficina.

publicidad

«Para ayudar a mejorar el acceso a estas pruebas a un precio justo, la orden generalmente prohíbe a los vendedores aumentar los precios de los kits de prueba COVID-19 en el hogar en más del 10 por ciento», se lee en el comunicado de prensa. «La orden también brinda herramientas adicionales al Departamento de Justicia de California y la Oficina del Procurador General, los fiscales de distrito y otras fuerzas del orden locales para que tomen medidas contra los especuladores de precios».

El aumento de las infecciones también está afectando duramente a los niños de Los Ángeles.

En el Children’s Hospital Los Angeles (CHLA), la tasa de positividad para los niños sometidos a pruebas de covid-19 aumentó del 17,5% en diciembre al 45% hasta la fecha en enero, según el director médico de CHLA, el Dr. Michael Smit.

El CHLA actualmente tiene 41 pacientes internos que han dado positivo por covid-19, y aproximadamente una cuarta parte de los niños admitidos en las instalaciones con covid-19 requieren ingreso en la UCI pediátrica, y algunos requieren intubación, dijo Smit a CNN este sábado.

Pediatra da consejos ante incremento de hospitalización de niños por covid-19 2:15

El incremento de casos se produce justo cuando los estudiantes de Los Ángeles se preparan para regresar a clases presenciales el martes.

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, el segundo distrito escolar más grande del país, requiere que todos los estudiantes y empleados muestren un resultado negativo en la prueba covid-19 antes de regresar al salón de clases.

El requisito de la prueba de referencia se implementó al comienzo del año escolar en agosto, y el distrito anunció hace una semana que tanto la prueba de referencia como las pruebas semanales requeridas para todos los empleados y estudiantes continuarían hasta enero, dado el aumento actual de la variante ómicron.

Shannon Haber, directora de comunicaciones del LAUSD, le dijo a CNN este sábado que protocolos similares en el otoño, junto con requisitos de vacunación, mascarilla universal y prácticas de saneamiento «al nivel de los Cazafantasmas», han hecho posible que cada una de sus más de 1.000 escuelas se quede abierta al aprendizaje presencial este año académico.

Haber dijo que el 100% de los empleados del LAUSD están completamente vacunados y los estudiantes de 12 años o más deben estar completamente vacunados al comienzo del próximo año escolar, y que el 90% hasta ahora cumple con ese requisito.

Disputas sobre el aprendizaje presencial

A nivel nacional, 39 estados informan un aumento del 50% o más en los casos durante la semana pasada en comparación con la semana anterior y, hasta el sábado, el promedio de siete días de nuevos casos diarios en Estados Unidos fue de 701.199, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Para la semana que finalizó el 30 de diciembre, los niños representaron el 17,7% de los casos nuevos reportados en Estados Unidos, dijo la Academia Estadounidense de Pediatría, y señaló un récord de 325,00 casos nuevos entre los niños, un aumento del 64% con respecto a la semana anterior.

En respuesta al aumento de las infecciones pediátricas, las disputas sobre si el aprendizaje en persona es ideal durante el aumento de ómicron y cómo los estudiantes pueden asistir a la escuela de manera segura se están desarrollando en varios distritos escolares esta semana.

El sistema de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés) ha cancelado las clases desde el miércoles debido a una disputa entre los funcionarios de la ciudad y el sindicato de maestros sobre el regreso al aula.

El Sindicato de Maestros de Chicago (CTU, por sus siglas en inglés) había votado para enseñar de forma remota debido al aumento de covid-19, pero el distrito escolar canceló las clases, diciendo que quería aprendizaje en persona.

La CTU presentó este sábado una nueva propuesta a la alcaldesa Lori Lightfoot que, según el sindicato, proporcionaría claridad sobre el regreso al aula, crearía una mayor seguridad y protocolos de prueba y reiniciaría el proceso educativo para los estudiantes.

CPS rechazó la propuesta y dijo que esperaba «continuar las negociaciones para llegar a un acuerdo».

El distrito escolar estuvo de acuerdo con la solicitud del CTU de proporcionar mascarillas KN95 para todo el personal y los estudiantes durante el resto del año escolar y dijo que continuarán brindando pruebas covid-19 semanales a todos los estudiantes y el personal.

En Georgia, los maestros de escuelas públicas que dan positivo en la prueba de covid-19 ya no tienen que aislarse antes de regresar a la escuela, y el rastreo de contactos en las escuelas ya no es necesario, según una carta a los líderes escolares publicada este jueves por el gobernador Brian Kemp y la comisionada de salud pública Kathleen Toomey.

El Departamento de Salud Pública de Georgia publicó este miércoles una orden administrativa actualizada que permite a los maestros y al personal escolar, independientemente del estado de vacunación, regresar al trabajo después de una exposición a covid-19 o una prueba positiva de covid-19 si permanecen asintomáticos y usan una mascarilla mientras están en el trabajo.

California obligará a estudiantes a vacunarse contra covid 1:03

Lisa Morgan, presidenta de la Asociación de Educadores de Georgia, le dijo a CNN este sábado que creía que los cambios eran «algo absolutamente incorrecto en el peor momento».

«Sabemos que hay un aumento de casos en nuestros niños, que hay un aumento de las hospitalizaciones de nuestros niños y esta acción muestra una falta de consideración por la salud y seguridad de los educadores, estudiantes y nuestras familias», dijo Morgan.

Dijo que los educadores querían estar en las aulas con sus estudiantes, pero eso se debe lograr manteniendo a las personas saludables.

La eliminación del requisito de rastreo de contactos fue frustrante, dijo. «Ahora, un educador no sabrá si hay un caso positivo en su salón de clases. Los padres no sabrán si hay un caso positivo en el salón de clases de sus hijos. Por lo tanto, los educadores y los padres no podrán tomar decisiones informadas para garantizar la salud y seguridad «, afirmó Morgan.

La escasez de maestros en Boston llevó a la superintendente Brenda Cassellius a intervenir para enseñar una clase de cuarto grado la semana pasada. Ella le dijo a CNN este sábado que la tensión de los últimos dos años había sido difícil para adultos y niños.

«Particularmente, ha sido un desafío para nuestros estudiantes de secundaria y nuestros estudiantes de secundaria que han tenido un aislamiento y una falta de regulación significativos debido a problemas de salud mental», dijo. En un futuro, dijo Cassellius, se necesita más capacidad de prueba en su distrito.

«Necesitamos que nuestros maestros estén incluidos en esas pruebas porque en este momento los estudiantes y maestros vacunados no están incluidos en esas pruebas. Necesitamos algunos cambios en la política, particularmente cuando estamos en tiempos de aumento», dijo.

Hospitales que luchan con los números

La escasez de personal aumenta a medida que los trabajadores de atención médica de primera línea, que tienen un mayor riesgo de exposición, están infectados y deben ponerse en cuarentena en un momento en que la propagación de la variante ómicron está llevando a más personas a los hospitales.

Más de 138.000 pacientes de covid-19 se encontraban en hospitales de Estados Unidos hasta este sábado, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés). Eso no está lejos del tope histórico (alrededor de 142.200 a mediados de enero de 2021) y un aumento de alrededor de 45.000 a principios de noviembre.

Aproximadamente 1 de cada 4 hospitales en Estados Unidos — (un 24%) — informan una «escasez crítica de personal», la mayor proporción de la pandemia covid-19, según datos del HHS el sábado.

De los aproximadamente 5.000 hospitales que informaron estos datos al HHS, casi 1.200 dijeron que actualmente sufren escasez crítica de personal, y más de 100 hospitales más dijeron que anticipan una escasez durante la próxima semana.

Aumentan hospitalizaciones en el sur de EE.UU. 1:04

Para salvaguardar la capacidad hospitalaria, algunos estados han reducido las cirugías electivas en ciertas instalaciones.

En Nueva York, se les ha dicho a 40 hospitales, principalmente en Mohawk Valley, Finger Lakes y las regiones centrales, que detengan las operaciones electivas no esenciales durante al menos dos semanas debido a la baja capacidad de camas para pacientes, dijo este sábado el departamento de salud estatal.

En Kansas, la gobernadora Laura Kelly firmó un estado de emergencia por desastre esta semana debido a los desafíos del covid-19.

El director médico del Sistema de Salud de la Universidad de Kansas, Steven Stites, le dijo a CNN este sábado que estaban muy cerca de implementar los estándares de atención en caso de crisis.

«En algún momento dice que estamos demasiado abrumados para hacer nuestro trabajo diario normal. Ni siquiera podemos satisfacer todas las demandas de nuestros pacientes, y en ese momento tenemos que activar un interruptor que dice que tenemos que clasificar a las personas a las que podemos ayudar más y eso significa que tenemos que dejar morir a algunas personas a las que podríamos haber ayudado pero de las que no estábamos seguros: estaban demasiado lejos o tenían demasiadas lesiones, o tal vez no podemos llegar a ese trauma que acaba de llegar».

Ese cambio, dijo Stites, podría cambiarse si tienen demasiados pacientes covid o si pierden demasiado personal a causa de covid-19.

Stites dijo que dos olas golpeaban Kansas simultáneamente, con delta acelerando después del Día de Acción de Gracias, para ser recibido por ómicron.

«En este momento, la mayoría de nuestras hospitalizaciones reflejan a delta – muchos pacientes – al mismo tiempo que nuestro personal está siendo golpeado por ómicron. … Es para nosotros, casi una pandemia doble. Y ese es realmente el desafío. Mantener a las personas saludables, para que podamos mantener saludables a nuestros pacientes», afirmó.

Stites dijo que la gran mayoría de los hospitalizados no están vacunados.

«Del 80% al 90% de los pacientes que ingresan a nuestro hospital no están vacunados. El noventa y cinco por ciento de nuestros pacientes que están en la unidad de cuidados intensivos no están vacunados. Y el 99% de las personas que están en un respirador artificial o que mueren no están vacunadas … puedes decir lo que quieras, las personas pueden inventar las noticias que quieran, la realidad es, cuál es la realidad. Los pacientes no vacunados, las personas no vacunadas, son las personas que están en mayor riesgo».

Aproximadamente el 62,5% de la población total de Estados Unidos está completamente vacunada según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. Aproximadamente el 36% de ellos han recibido una vacuna de refuerzo, según muestran los datos.

Travis Caldwell, Keith Allen, Raja Razek, Natasha Chen y Anna-Maja Rappard de CNN contribuyeron a este reporte.

Estados Unidos Los Ángeles Pandemia

(CNN) — El condado de Los Ángeles informó este sábado su mayor número de casos nuevos de covid-19 en una semana desde el inicio de la pandemia, lo que marca otro hito a medida que la variante ómicron impulsa un aumento en Estados Unidos.

El condado registró más de 200.000 casos confirmados durante los siete días anteriores, dijo el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles en un comunicado de prensa. Las hospitalizaciones se duplicaron durante la semana a 3.200 y hubo 135 muertes relacionadas con covid, dijo el departamento.

«Nuestros corazones permanecen con esas familias que experimentan el dolor de perder a sus seres queridos por covid-19», dijo Barbara Ferrer, directora de salud pública en el comunicado del sábado. «A medida que continúa el aumento, pedimos a los residentes y negocios que continúen siguiendo las medidas de seguridad de salud pública que sabemos que reducen la propagación y mantienen a las personas seguras».

Con el aumento del número de infecciones, el gobernador de California Gavin Newsom anunció el sábado un Paquete de Respuesta de Emergencia Covid-19 propuesto de US$ 2.700 millones diseñado para reforzar las pruebas y los esfuerzos de vacunación, apoyar a los trabajadores de primera línea y combatir la desinformación, dijo su oficina en un comunicado de prensa.

Una pareja de California murió de covid-19 con semanas de diferencia, dejando huérfanos a sus 5 hijos, uno recién nacido

Newsom también firmó una orden ejecutiva este sábado «que establece protecciones al consumidor contra el aumento de precios en los kits de prueba en el hogar», según su oficina.

«Para ayudar a mejorar el acceso a estas pruebas a un precio justo, la orden generalmente prohíbe a los vendedores aumentar los precios de los kits de prueba COVID-19 en el hogar en más del 10 por ciento», se lee en el comunicado de prensa. «La orden también brinda herramientas adicionales al Departamento de Justicia de California y la Oficina del Procurador General, los fiscales de distrito y otras fuerzas del orden locales para que tomen medidas contra los especuladores de precios».

El aumento de las infecciones también está afectando duramente a los niños de Los Ángeles.

En el Children’s Hospital Los Angeles (CHLA), la tasa de positividad para los niños sometidos a pruebas de covid-19 aumentó del 17,5% en diciembre al 45% hasta la fecha en enero, según el director médico de CHLA, el Dr. Michael Smit.

El CHLA actualmente tiene 41 pacientes internos que han dado positivo por covid-19, y aproximadamente una cuarta parte de los niños admitidos en las instalaciones con covid-19 requieren ingreso en la UCI pediátrica, y algunos requieren intubación, dijo Smit a CNN este sábado.

El incremento de casos se produce justo cuando los estudiantes de Los Ángeles se preparan para regresar a clases presenciales el martes.

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, el segundo distrito escolar más grande del país, requiere que todos los estudiantes y empleados muestren un resultado negativo en la prueba covid-19 antes de regresar al salón de clases.

El requisito de la prueba de referencia se implementó al comienzo del año escolar en agosto, y el distrito anunció hace una semana que tanto la prueba de referencia como las pruebas semanales requeridas para todos los empleados y estudiantes continuarían hasta enero, dado el aumento actual de la variante ómicron.

Shannon Haber, directora de comunicaciones del LAUSD, le dijo a CNN este sábado que protocolos similares en el otoño, junto con requisitos de vacunación, mascarilla universal y prácticas de saneamiento «al nivel de los Cazafantasmas», han hecho posible que cada una de sus más de 1.000 escuelas se quede abierta al aprendizaje presencial este año académico.

Haber dijo que el 100% de los empleados del LAUSD están completamente vacunados y los estudiantes de 12 años o más deben estar completamente vacunados al comienzo del próximo año escolar, y que el 90% hasta ahora cumple con ese requisito.

Disputas sobre el aprendizaje presencial

A nivel nacional, 39 estados informan un aumento del 50% o más en los casos durante la semana pasada en comparación con la semana anterior y, hasta el sábado, el promedio de siete días de nuevos casos diarios en Estados Unidos fue de 701.199, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Para la semana que finalizó el 30 de diciembre, los niños representaron el 17,7% de los casos nuevos reportados en Estados Unidos, dijo la Academia Estadounidense de Pediatría, y señaló un récord de 325,00 casos nuevos entre los niños, un aumento del 64% con respecto a la semana anterior.

En respuesta al aumento de las infecciones pediátricas, las disputas sobre si el aprendizaje en persona es ideal durante el aumento de ómicron y cómo los estudiantes pueden asistir a la escuela de manera segura se están desarrollando en varios distritos escolares esta semana.

El sistema de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés) ha cancelado las clases desde el miércoles debido a una disputa entre los funcionarios de la ciudad y el sindicato de maestros sobre el regreso al aula.

El Sindicato de Maestros de Chicago (CTU, por sus siglas en inglés) había votado para enseñar de forma remota debido al aumento de covid-19, pero el distrito escolar canceló las clases, diciendo que quería aprendizaje en persona.

Los Ángeles será sede del Super Bowl a pesar del creciente número de casos de covid-19

La CTU presentó este sábado una nueva propuesta a la alcaldesa Lori Lightfoot que, según el sindicato, proporcionaría claridad sobre el regreso al aula, crearía una mayor seguridad y protocolos de prueba y reiniciaría el proceso educativo para los estudiantes.

CPS rechazó la propuesta y dijo que esperaba «continuar las negociaciones para llegar a un acuerdo».

El distrito escolar estuvo de acuerdo con la solicitud del CTU de proporcionar mascarillas KN95 para todo el personal y los estudiantes durante el resto del año escolar y dijo que continuarán brindando pruebas covid-19 semanales a todos los estudiantes y el personal.

En Georgia, los maestros de escuelas públicas que dan positivo en la prueba de covid-19 ya no tienen que aislarse antes de regresar a la escuela, y el rastreo de contactos en las escuelas ya no es necesario, según una carta a los líderes escolares publicada este jueves por el gobernador Brian Kemp y la comisionada de salud pública Kathleen Toomey.

El Departamento de Salud Pública de Georgia publicó este miércoles una orden administrativa actualizada que permite a los maestros y al personal escolar, independientemente del estado de vacunación, regresar al trabajo después de una exposición a covid-19 o una prueba positiva de covid-19 si permanecen asintomáticos y usan una mascarilla mientras están en el trabajo.

California obligará a estudiantes a vacunarse contra covid 1:03

Lisa Morgan, presidenta de la Asociación de Educadores de Georgia, le dijo a CNN este sábado que creía que los cambios eran «algo absolutamente incorrecto en el peor momento».

«Sabemos que hay un aumento de casos en nuestros niños, que hay un aumento de las hospitalizaciones de nuestros niños y esta acción muestra una falta de consideración por la salud y seguridad de los educadores, estudiantes y nuestras familias», dijo Morgan.

Dijo que los educadores querían estar en las aulas con sus estudiantes, pero eso se debe lograr manteniendo a las personas saludables.

La eliminación del requisito de rastreo de contactos fue frustrante, dijo. «Ahora, un educador no sabrá si hay un caso positivo en su salón de clases. Los padres no sabrán si hay un caso positivo en el salón de clases de sus hijos. Por lo tanto, los educadores y los padres no podrán tomar decisiones informadas para garantizar la salud y seguridad «, afirmó Morgan.

Padres enviaron a su hijo a la escuela aunque había dado positivo por covid-19 y afectaron a decenas de estudiantes

La escasez de maestros en Boston llevó a la superintendente Brenda Cassellius a intervenir para enseñar una clase de cuarto grado la semana pasada. Ella le dijo a CNN este sábado que la tensión de los últimos dos años había sido difícil para adultos y niños.

«Particularmente, ha sido un desafío para nuestros estudiantes de secundaria y nuestros estudiantes de secundaria que han tenido un aislamiento y una falta de regulación significativos debido a problemas de salud mental», dijo. En un futuro, dijo Cassellius, se necesita más capacidad de prueba en su distrito.

«Necesitamos que nuestros maestros estén incluidos en esas pruebas porque en este momento los estudiantes y maestros vacunados no están incluidos en esas pruebas. Necesitamos algunos cambios en la política, particularmente cuando estamos en tiempos de aumento», dijo.

Hospitales que luchan con los números

La escasez de personal aumenta a medida que los trabajadores de atención médica de primera línea, que tienen un mayor riesgo de exposición, están infectados y deben ponerse en cuarentena en un momento en que la propagación de la variante ómicron está llevando a más personas a los hospitales.

Más de 138.000 pacientes de covid-19 se encontraban en hospitales de Estados Unidos hasta este sábado, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés). Eso no está lejos del tope histórico (alrededor de 142.200 a mediados de enero de 2021) y un aumento de alrededor de 45.000 a principios de noviembre.

Aproximadamente 1 de cada 4 hospitales en Estados Unidos — (un 24%) — informan una «escasez crítica de personal», la mayor proporción de la pandemia covid-19, según datos del HHS el sábado.

De los aproximadamente 5.000 hospitales que informaron estos datos al HHS, casi 1.200 dijeron que actualmente sufren escasez crítica de personal, y más de 100 hospitales más dijeron que anticipan una escasez durante la próxima semana.

Aumentan hospitalizaciones en el sur de EE.UU. 1:04

Para salvaguardar la capacidad hospitalaria, algunos estados han reducido las cirugías electivas en ciertas instalaciones.

En Nueva York, se les ha dicho a 40 hospitales, principalmente en Mohawk Valley, Finger Lakes y las regiones centrales, que detengan las operaciones electivas no esenciales durante al menos dos semanas debido a la baja capacidad de camas para pacientes, dijo este sábado el departamento de salud estatal.

En Kansas, la gobernadora Laura Kelly firmó un estado de emergencia por desastre esta semana debido a los desafíos del covid-19.

El director médico del Sistema de Salud de la Universidad de Kansas, Steven Stites, le dijo a CNN este sábado que estaban muy cerca de implementar los estándares de atención en caso de crisis.

«En algún momento dice que estamos demasiado abrumados para hacer nuestro trabajo diario normal. Ni siquiera podemos satisfacer todas las demandas de nuestros pacientes, y en ese momento tenemos que activar un interruptor que dice que tenemos que clasificar a las personas a las que podemos ayudar más y eso significa que tenemos que dejar morir a algunas personas a las que podríamos haber ayudado pero de las que no estábamos seguros: estaban demasiado lejos o tenían demasiadas lesiones, o tal vez no podemos llegar a ese trauma que acaba de llegar».

California exigirá prueba de vacunación o prueba negativa de covid-19 para grandes eventos en interiores

Ese cambio, dijo Stites, podría cambiarse si tienen demasiados pacientes covid o si pierden demasiado personal a causa de covid-19.

Stites dijo que dos olas golpeaban Kansas simultáneamente, con delta acelerando después del Día de Acción de Gracias, para ser recibido por ómicron.

«En este momento, la mayoría de nuestras hospitalizaciones reflejan a delta – muchos pacientes – al mismo tiempo que nuestro personal está siendo golpeado por ómicron. … Es para nosotros, casi una pandemia doble. Y ese es realmente el desafío. Mantener a las personas saludables, para que podamos mantener saludables a nuestros pacientes», afirmó.

Stites dijo que la gran mayoría de los hospitalizados no están vacunados.

«Del 80% al 90% de los pacientes que ingresan a nuestro hospital no están vacunados. El noventa y cinco por ciento de nuestros pacientes que están en la unidad de cuidados intensivos no están vacunados. Y el 99% de las personas que están en un respirador artificial o que mueren no están vacunadas … puedes decir lo que quieras, las personas pueden inventar las noticias que quieran, la realidad es, cuál es la realidad. Los pacientes no vacunados, las personas no vacunadas, son las personas que están en mayor riesgo».

Aproximadamente el 62,5% de la población total de Estados Unidos está completamente vacunada según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. Aproximadamente el 36% de ellos han recibido una vacuna de refuerzo, según muestran los datos.

Travis Caldwell, Keith Allen, Raja Razek, Natasha Chen y Anna-Maja Rappard de CNN contribuyeron a este reporte.

Feedzy

Por

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver