ANÁLISIS | Occidente tiene una rara oportunidad para poner a Putin en su lugar

(CNN) — La próxima semana puede ser testigo de uno de los momentos más significativos y definitorios en las relaciones entre la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y Rusia desde la desintegración de la Unión Soviética.

El miércoles, los representantes de la OTAN, sus 30 estados miembros y la Federación Rusa se reunirán en Bruselas, principalmente para discutir la reciente acumulación de tropas rusas en la frontera entre Rusia y Ucrania. Los diplomáticos estadounidenses y rusos se encontrarán el lunes en Ginebra para hablar también de la crisis.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, dijo que hay «dos caminos» y que la opción de «diplomacia y desescalada» era una de las dos que EE.UU. y la comunidad internacional habían planteado a Moscú antes de las reuniones.

Blinken se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en Estocolmo (Suecia), en diciembre, en medio de la creciente preocupación de las potencias occidentales por la posibilidad de que Rusia intente invadir Ucrania.

La reciente escalada de tensión desató el temor de que se repitiera lo ocurrido en 2014, cuando Rusia se anexionó por la fuerza la península de Crimea, en el Mar Negro, y respaldó a los separatistas en el este de Ucrania. Este acto, el hecho de que Rusia fuera capaz de hacerlo y salirse con la suya, desencadenó años de serias conversaciones en los círculos políticos sobre el papel de Occidente y si era capaz o no de plantar cara a Rusia.

publicidad

Las relaciones entre Occidente y Rusia nunca se recuperaron después de ese momento, sino que casi alcanzaron los mínimos de la Guerra Fría. El Consejo OTAN-Rusia, fundado en 2002 como lugar de encuentro para la cooperación entre Occidente y Rusia, no se ha reunido en más de dos años.

Blinken dijo el viernes que se podría avanzar durante las conversaciones diplomáticas de la próxima semana entre funcionarios estadounidenses, europeos y rusos, pero que tenía que ser un «camino de ida y vuelta» con Rusia disminuyendo su agresión hacia Ucrania.

Aunque varios funcionarios de la OTAN declararon a CNN que, en su opinión, el hecho de que Rusia haya accedido finalmente a reunirse es una concesión importante y una señal de que la diplomacia podría conducir a una desescalada, también se muestran cautos ante la posibilidad de que un Kremlin cada vez más hostil no se reúna de buena fe.

El mes pasado, Moscú publicó dos proyectos de acuerdo en los que exponía sus exigencias para rebajar las tensiones en la frontera ucraniana. Estas demandas incluyen el retroceso de los despliegues de la OTAN en Europa del Este a algún punto de la década de 1990, lo que significa que muchos países vecinos de Rusia y que estaban bajo el control de la Unión Soviética estarían menos protegidos por la alianza.

Alumnos de la escuela número 5 juegan en el patio mientras esperan el autobús después de las clases el 8 de diciembre de 2021 en Krasnohorivka, Ucrania. (Crédito: Brendan Hoffman/Getty Images)

Esto, junto con la promesa de que la OTAN no se expanda más hacia el este, es una exigencia inaceptable y no es una opción desde la perspectiva de la OTAN.

Entonces, ¿qué esperan los rusos?

Fuentes de la OTAN dicen que las demandas podrían ser «deliberadamente ridículas para forzar un retroceso en cosas como la admisión de nuevos miembros de la OTAN, sacando a Ucrania y Finlandia de la mezcla», o podrían ser simplemente «una actuación que permita a los funcionarios rusos decir que intentaron negociar para justificar una escalada ante sus ciudadanos».

Dada la inflexibilidad de ambas partes, ¿qué sentido tiene la reunión?

Según los funcionarios de los miembros de la OTAN más notorios y antiguos, el miércoles es una oportunidad para que la alianza establezca una posición firme y unificada: si Rusia recrudece las tensiones, se enfrentará a «graves consecuencias económicas. Usaremos herramientas que no se desplegaron en 2014».

Los funcionarios que hablaron con CNN no dijeron cuáles serían esas herramientas porque «señalarlas daría a Rusia la oportunidad de prepararse para ellas, lo que anularía el propósito», pero es justo decir que serían una mezcla de duras sanciones económicas y aún más OTAN a las puertas de Rusia.

Por muy arriesgada que sea la hostilidad occidental al provocar a Putin, la inacción podría ser peor. «Capitular a unas exigencias fuera de lo común haría que la situación general fuera mucho más peligrosa, ya que solo envalentonaría al Kremlin para actuar de forma agresiva», afirma Pasi Eronen, analista de investigación del Centro de Investigación de Estudios sobre Conflictos. «Además, China y otros revisionistas están pendientes de la reacción a una apuesta del Kremlin».

Lo que resulta notable al hablar con funcionarios y expertos es la sensación de que Occidente tiene mucho menos miedo de Rusia que en los últimos años. Los envenenamientos y asesinatos de ciudadanos rusos en suelo extranjero, la brutal represión y encarcelamiento de opositores políticos, la injerencia en elecciones extranjeras y la anexión de Crimea han pintado una imagen de Putin como un líder fuerte al que hay que temer.

En esta imagen proporcionada por la Casa Blanca, el presidente Joe Biden habla por teléfono con el presidente ruso Vladimir Putin desde su residencia privada en Wilmington, Delaware, el jueves 30 de diciembre de 2021. (Crédito: Official White House / Adam Schultz)

Naturalmente, si vives en Rusia o en una nación vecina y te opones a Putin, entonces es un individuo que da miedo. Sin embargo, su creciente agresividad podría deberse en parte a la disminución de su poder en otros ámbitos.

«Putin es un autócrata envejecido, obsesionado con el legado de su gobierno y el del fracaso de la Unión Soviética», dice Eronen. «Rusia ha sido devastada por el covid-19, y el futuro de su economía de exportación de hidrocarburos parece sombrío».

En esta debilidad económica es donde Occidente, si se mantiene unido, podría forzar la mano de Putin.

«Su país tiene una economía aproximadamente del mismo tamaño que Nueva York. Si Occidente coordinó adecuadamente las sanciones económicas contra él y contra las empresas rusas sin miedo, se vería arrinconado muy rápidamente», afirma Bill Browder, un destacado financiero de origen estadounidense cuyo impulso a las sanciones de la Ley Magnitsky ha enfurecido al Kremlin.

Aunque Occidente impuso sanciones a Rusia en los últimos años por diversas acciones indebidas del Kremlin, es justo decir que podrían haber ido más lejos.

Por eso, en parte, la próxima semana es tan importante: si todos los aliados de la OTAN se ponen de acuerdo, se podría enviar el mensaje más contundente posible en un momento crítico. Justo cuando Putin intenta tentar de nuevo la suerte, Occidente tiene la oportunidad de decir en un escenario diplomático formal que se le acabó la paciencia.

Para que las nuevas sanciones sean más efectivas que los anteriores intentos de castigar a Rusia, Occidente debe estar preparado para sufrir algo de dolor. En el pasado, evitó dirigirse a la deuda soberana rusa y al comercio energético.

Según Richard Connolly, miembro asociado del Royal United Services Institute, «elevar los costos de hacer negocios para las empresas rusas, ya sea restringiendo el acceso al capital, o las restricciones para acceder a las tecnologías», podría tener un mayor impacto en la economía rusa y en el círculo íntimo de Putin que apuntar a los individuos porque «la mayoría de las empresas rusas críticas están de alguna manera conectadas con el Kremlin».

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ofrece su conferencia de prensa anual en la sala de exposiciones Manezh, en el centro de Moscú, el 23 de diciembre de 2021.

También dice que «la imposición de sanciones secundarias a los que comercian con Rusia» en cosas como la energía, las armas y los bienes estratégicos podría hacer un daño similar al que las sanciones secundarias han hecho a Irán.

En cuanto a la cuestión más espinosa del poder duro tradicional y la posible expansión de la OTAN, algunos creen que los aliados tienen motivos para sentirse optimistas cuando se reúnan con los rusos el miércoles.

«Tenemos que unir fuerzas y no tener miedo. Putin tiene miedo, no nosotros. Tiene miedo de su propio pueblo, de las elecciones democráticas», dice Rasa Juknevičienė, exministra de Defensa de Lituania. Ella cree que ahora es el momento de acelerar la adhesión de Ucrania a la OTAN.

«Europa no puede volver a los tiempos de Hitler y Stalin, cuando las naciones estaban divididas. Los ucranianos, y no el Kremlin, tienen que decidir cuál será el futuro de Ucrania. El éxito de Ucrania sería el mejor remedio contra el Kremlin. Es lo que más temen», añade.

Evidentemente, las conversaciones de la próxima semana serán tensas y resolver la crisis ucraniana no va a ser fácil. Según los observadores, Putin puede ser más peligroso cuando se ve acorralado, y actualmente está haciendo malabarismos con múltiples crisis de política exterior después de que las tropas rusas se desplegaran en el vecino Kazajstán para sofocar los disturbios tras las violentas protestas antigubernamentales. Un tema recurrente en los últimos años fue que Putin aprovechara los errores de juicio de Occidente –desde la retirada de Afganistán hasta la inacción en Siria– y utilizara cualquier poder que tuviera para reforzar su reputación de líder poderoso.

Y como han reconocido varios funcionarios de la OTAN, a Putin le importa Ucrania mucho más que a muchos en Occidente y tendrá una paciencia ilimitada para conseguir lo que quiere si percibe debilidad.

Occidente llega a la próxima semana con tantas ventajas estratégicas sobre Rusia que sobre el papel debería ser relativamente fácil forzar la mano de Putin hacia la desescalada en el este de Europa. Sin embargo, Putin no se ha mantenido en el poder durante más de 20 años sin razón.

Si Occidente quiere aprovechar su posición en este momento crítico y reducir a Putin, su unidad debe ser inquebrantable. Una repetición de los errores de 2014 podría crear una versión aún más peligrosa del líder ruso si es capaz de enfrentar a la alianza más poderosa del planeta.

OTAN Rusia Vladimir Putin

(CNN) — La próxima semana puede ser testigo de uno de los momentos más significativos y definitorios en las relaciones entre la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y Rusia desde la desintegración de la Unión Soviética.

El miércoles, los representantes de la OTAN, sus 30 estados miembros y la Federación Rusa se reunirán en Bruselas, principalmente para discutir la reciente acumulación de tropas rusas en la frontera entre Rusia y Ucrania. Los diplomáticos estadounidenses y rusos se encontrarán el lunes en Ginebra para hablar también de la crisis.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, dijo que hay «dos caminos» y que la opción de «diplomacia y desescalada» era una de las dos que EE.UU. y la comunidad internacional habían planteado a Moscú antes de las reuniones.

Blinken se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en Estocolmo (Suecia), en diciembre, en medio de la creciente preocupación de las potencias occidentales por la posibilidad de que Rusia intente invadir Ucrania.

La reciente escalada de tensión desató el temor de que se repitiera lo ocurrido en 2014, cuando Rusia se anexionó por la fuerza la península de Crimea, en el Mar Negro, y respaldó a los separatistas en el este de Ucrania. Este acto, el hecho de que Rusia fuera capaz de hacerlo y salirse con la suya, desencadenó años de serias conversaciones en los círculos políticos sobre el papel de Occidente y si era capaz o no de plantar cara a Rusia.

Las relaciones entre Occidente y Rusia nunca se recuperaron después de ese momento, sino que casi alcanzaron los mínimos de la Guerra Fría. El Consejo OTAN-Rusia, fundado en 2002 como lugar de encuentro para la cooperación entre Occidente y Rusia, no se ha reunido en más de dos años.

Las posibles sanciones de Estados Unidos a Rusia impondrían costos económicos «graves y abrumadores», dicen funcionarios

Blinken dijo el viernes que se podría avanzar durante las conversaciones diplomáticas de la próxima semana entre funcionarios estadounidenses, europeos y rusos, pero que tenía que ser un «camino de ida y vuelta» con Rusia disminuyendo su agresión hacia Ucrania.

Aunque varios funcionarios de la OTAN declararon a CNN que, en su opinión, el hecho de que Rusia haya accedido finalmente a reunirse es una concesión importante y una señal de que la diplomacia podría conducir a una desescalada, también se muestran cautos ante la posibilidad de que un Kremlin cada vez más hostil no se reúna de buena fe.

El mes pasado, Moscú publicó dos proyectos de acuerdo en los que exponía sus exigencias para rebajar las tensiones en la frontera ucraniana. Estas demandas incluyen el retroceso de los despliegues de la OTAN en Europa del Este a algún punto de la década de 1990, lo que significa que muchos países vecinos de Rusia y que estaban bajo el control de la Unión Soviética estarían menos protegidos por la alianza.

Alumnos de la escuela número 5 juegan en el patio mientras esperan el autobús después de las clases el 8 de diciembre de 2021 en Krasnohorivka, Ucrania. (Crédito: Brendan Hoffman/Getty Images)

Esto, junto con la promesa de que la OTAN no se expanda más hacia el este, es una exigencia inaceptable y no es una opción desde la perspectiva de la OTAN.

Entonces, ¿qué esperan los rusos?

Fuentes de la OTAN dicen que las demandas podrían ser «deliberadamente ridículas para forzar un retroceso en cosas como la admisión de nuevos miembros de la OTAN, sacando a Ucrania y Finlandia de la mezcla», o podrían ser simplemente «una actuación que permita a los funcionarios rusos decir que intentaron negociar para justificar una escalada ante sus ciudadanos».

Dada la inflexibilidad de ambas partes, ¿qué sentido tiene la reunión?

Según los funcionarios de los miembros de la OTAN más notorios y antiguos, el miércoles es una oportunidad para que la alianza establezca una posición firme y unificada: si Rusia recrudece las tensiones, se enfrentará a «graves consecuencias económicas. Usaremos herramientas que no se desplegaron en 2014».

Los funcionarios que hablaron con CNN no dijeron cuáles serían esas herramientas porque «señalarlas daría a Rusia la oportunidad de prepararse para ellas, lo que anularía el propósito», pero es justo decir que serían una mezcla de duras sanciones económicas y aún más OTAN a las puertas de Rusia.

Por muy arriesgada que sea la hostilidad occidental al provocar a Putin, la inacción podría ser peor. «Capitular a unas exigencias fuera de lo común haría que la situación general fuera mucho más peligrosa, ya que solo envalentonaría al Kremlin para actuar de forma agresiva», afirma Pasi Eronen, analista de investigación del Centro de Investigación de Estudios sobre Conflictos. «Además, China y otros revisionistas están pendientes de la reacción a una apuesta del Kremlin».

Lo que resulta notable al hablar con funcionarios y expertos es la sensación de que Occidente tiene mucho menos miedo de Rusia que en los últimos años. Los envenenamientos y asesinatos de ciudadanos rusos en suelo extranjero, la brutal represión y encarcelamiento de opositores políticos, la injerencia en elecciones extranjeras y la anexión de Crimea han pintado una imagen de Putin como un líder fuerte al que hay que temer.

En esta imagen proporcionada por la Casa Blanca, el presidente Joe Biden habla por teléfono con el presidente ruso Vladimir Putin desde su residencia privada en Wilmington, Delaware, el jueves 30 de diciembre de 2021. (Crédito: Official White House / Adam Schultz)

Naturalmente, si vives en Rusia o en una nación vecina y te opones a Putin, entonces es un individuo que da miedo. Sin embargo, su creciente agresividad podría deberse en parte a la disminución de su poder en otros ámbitos.

«Putin es un autócrata envejecido, obsesionado con el legado de su gobierno y el del fracaso de la Unión Soviética», dice Eronen. «Rusia ha sido devastada por el covid-19, y el futuro de su economía de exportación de hidrocarburos parece sombrío».

Putin advierte a Biden que una nueva ronda de sanciones contra Rusia sería un "error colosal" 

En esta debilidad económica es donde Occidente, si se mantiene unido, podría forzar la mano de Putin.

«Su país tiene una economía aproximadamente del mismo tamaño que Nueva York. Si Occidente coordinó adecuadamente las sanciones económicas contra él y contra las empresas rusas sin miedo, se vería arrinconado muy rápidamente», afirma Bill Browder, un destacado financiero de origen estadounidense cuyo impulso a las sanciones de la Ley Magnitsky ha enfurecido al Kremlin.

Aunque Occidente impuso sanciones a Rusia en los últimos años por diversas acciones indebidas del Kremlin, es justo decir que podrían haber ido más lejos.

Por eso, en parte, la próxima semana es tan importante: si todos los aliados de la OTAN se ponen de acuerdo, se podría enviar el mensaje más contundente posible en un momento crítico. Justo cuando Putin intenta tentar de nuevo la suerte, Occidente tiene la oportunidad de decir en un escenario diplomático formal que se le acabó la paciencia.

Para que las nuevas sanciones sean más efectivas que los anteriores intentos de castigar a Rusia, Occidente debe estar preparado para sufrir algo de dolor. En el pasado, evitó dirigirse a la deuda soberana rusa y al comercio energético.

Según Richard Connolly, miembro asociado del Royal United Services Institute, «elevar los costos de hacer negocios para las empresas rusas, ya sea restringiendo el acceso al capital, o las restricciones para acceder a las tecnologías», podría tener un mayor impacto en la economía rusa y en el círculo íntimo de Putin que apuntar a los individuos porque «la mayoría de las empresas rusas críticas están de alguna manera conectadas con el Kremlin».

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ofrece su conferencia de prensa anual en la sala de exposiciones Manezh, en el centro de Moscú, el 23 de diciembre de 2021.

También dice que «la imposición de sanciones secundarias a los que comercian con Rusia» en cosas como la energía, las armas y los bienes estratégicos podría hacer un daño similar al que las sanciones secundarias han hecho a Irán.

En cuanto a la cuestión más espinosa del poder duro tradicional y la posible expansión de la OTAN, algunos creen que los aliados tienen motivos para sentirse optimistas cuando se reúnan con los rusos el miércoles.

«Tenemos que unir fuerzas y no tener miedo. Putin tiene miedo, no nosotros. Tiene miedo de su propio pueblo, de las elecciones democráticas», dice Rasa Juknevičienė, exministra de Defensa de Lituania. Ella cree que ahora es el momento de acelerar la adhesión de Ucrania a la OTAN.

«Europa no puede volver a los tiempos de Hitler y Stalin, cuando las naciones estaban divididas. Los ucranianos, y no el Kremlin, tienen que decidir cuál será el futuro de Ucrania. El éxito de Ucrania sería el mejor remedio contra el Kremlin. Es lo que más temen», añade.

Evidentemente, las conversaciones de la próxima semana serán tensas y resolver la crisis ucraniana no va a ser fácil. Según los observadores, Putin puede ser más peligroso cuando se ve acorralado, y actualmente está haciendo malabarismos con múltiples crisis de política exterior después de que las tropas rusas se desplegaran en el vecino Kazajstán para sofocar los disturbios tras las violentas protestas antigubernamentales. Un tema recurrente en los últimos años fue que Putin aprovechara los errores de juicio de Occidente –desde la retirada de Afganistán hasta la inacción en Siria– y utilizara cualquier poder que tuviera para reforzar su reputación de líder poderoso.

Putin y el presidente de Kazajstán discuten la restauración del "orden" después de días de violencia mortal

Y como han reconocido varios funcionarios de la OTAN, a Putin le importa Ucrania mucho más que a muchos en Occidente y tendrá una paciencia ilimitada para conseguir lo que quiere si percibe debilidad.

Occidente llega a la próxima semana con tantas ventajas estratégicas sobre Rusia que sobre el papel debería ser relativamente fácil forzar la mano de Putin hacia la desescalada en el este de Europa. Sin embargo, Putin no se ha mantenido en el poder durante más de 20 años sin razón.

Si Occidente quiere aprovechar su posición en este momento crítico y reducir a Putin, su unidad debe ser inquebrantable. Una repetición de los errores de 2014 podría crear una versión aún más peligrosa del líder ruso si es capaz de enfrentar a la alianza más poderosa del planeta.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver