El mundo de las pulseras 

POR: EDGAR EF

En la Antigua Roma la vestimenta era sinónimo de distinción entre la población. Túnicas blancas con sutiles rayas en los costados de color rojizo y purpura solo eran usadas por los senadores y personas con cargos políticos mientras que tanto esclavos o ciudadanos tenían que vestir una prenda de tono amarronado. Esas distinciones aún siguen vigentes, tal vez no en la ropa pero sí con elementos que determinan el lugar al que perteneces. 

La última vez que viví esa forma de distinción fue cuando hice la segunda visita a la House Of Vans, en esta ocasión se presentó King Gizzard and the Lizard Wizard. A comparación de tener rayas en nuestra ropa la forma en que nos distinguimos fue por medio de pulseras con diversos colores. 

Cuando llegue al recinto, te ponen una primera pulsera al presentar tu certificado de vacunación, momentos después te colocan otra  que indica que pasaste el filtro de autenticidad de tu boleto y tienes que mostrar tu INE. Con esto se te abren las puertas y te separas de esas personas que siguen alegando que los dejen entrar aún sin cumplir los requisitos anteriores. 

Dentro de la House Of Vans hay lugares donde se ve mejor el escenario. Traté de llegar a uno de esos espacios pero me detuvieron dos empleados del lugar alegando que solo tienen acceso aquellos con una tercera pulsera (ahora color roja). Era obvio que no la tenía y ni el empleado sabía cómo obtener esa distinción. 

Instalado en el lugar en donde más o menos me permitió ver y escuchar a la banda, observé que había gente con una cuarta pulsera. Esas personas además de estar en el lugar con mejor visibilidad tenían consigo cervezas lo cual resultaba extraño ya que se supone no podías comprar o consumir alcohol dentro de la casa.  Pasó la banda abridora y me dirigí al sanitario. Al parecer es el único lugar que democráticamente es para todos. Ves pasar a los de dos, tres y cuatro pulseras aunque también vi a un sujeto con una sola pulsera con la leyenda Special Guest 

—¿Esa será la fase final de la pirámide ? ¿Habrá más tipos de pulseras?

Tener una o mil pulseras daba igual,  estaba ahí para disfrutar y cuando empezó a tocar K.G la experiencia dio un giro total. Independientemente del lugar, lo que consumí y todo lo demás escuchas la misma canción, la misma letra, los mismos ritmos. Algunos siempre van querer condicionar la experiencia de un concierto pero la forma de ir contra esa idea simplemente es disfrutar aunque admito que esta historia sería distinta si me otorgaran una pulsera más. 

KING GIZZARD AND THE LIZARD WIZARD se presentó el pasado 13 de Mayo en la House Of Vans como parte de la gira que realizó por nuestro país. El evento presuntamente fue gratis, sin embargo resulta que en cada evento se aparta un gran número de lugares para invitados de la compañía. Hubo testimonios donde aun teniendo boleto muchas personas no pudieron entrar. Aun así la banda australiana dio uno de los mejores conciertos del año demostrando ser innovador la forma en la que ejecuta sus melodías en vivo. Recomiendo entrarle al mundo de K.G con su álbum en vivo grabado en San Francisco y si quieres asistir a la House of Vans llega temprano aunque tengas tu boleto. 

IG. edgar_e.f

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver