Crónicas del consumismo: la palangana

PALANGANA 74
Historias de capitalismo que amamos odiar

Con todo y la pandemia, las compras inútiles no paran. Es más fuerte nuestro amor a los “cachivaches” que el miedo al COVID-19.

Como toda tienda de plásticos y artículos para el hogar que se precie de serlo, aquí tenemos opciones para dar y regalar: mandiles unitalla, martillos ablandadores de carne, especieros cilíndricos de metal, decantadores; brochas reposteras; estufas de 6 quemadores, lavadoras redondas, y hasta porcionadores dosificadores más caros que aquello que van a ídem.

Me parece ilógico pensar que haya una razón de peso para tener mini cajoneras,  cestas caladas de características variadas,  un amplio surtido de platos hondos de cristal, copas supremas, un batidor de nacionalidad francesa o un par de guantes protectores que, tratando de sacarles provecho, podríamos usar para los pocos días de invierno que nos quedan al año,  pero en gustos…no se escatiman gastos.

Hay tragedias en todo esto, no crean que todo es risas y bolsas llenas. De hecho, en lugar de usar bolsas, podríamos usar una palangana. ¿Una qué? De etimología incierta, palangana significa vasija de gran diámetro y poca profundidad. Antes era usada para lavarse cara y manos. Ahora para llenarla de trastes, guardar agua, alimentos, ropa, transportar objetos o incluso, preparar los pies para un pedicure.

-Buena tarde. ¿Dónde tiene las palanganas?
-En el pasillo del fondo.
-…
-Señora, esa no es una palangana.
-Yo así les digo.

-Puse una palangana aquí. ¿No la vieron?
-No. ¿La puso cerca de la caja?
-No. ¡Ay! Mi hija ya la lleva al coche…¡Mijaaaaa! ¿A dónde vaaas?

-Señorita. Cóbrese una palangana cuadrada y me trae el cambio.
-Hay que pasar a la caja, señor.

-Las palanganas están muy pesadas, ¿alguien me puede ayudar?
-Claro, mi compañero va con usted.
-Gracias. Mira, es esa verde que dejé ahí.
-Para poder cargarla mejor, le voy a quitar las macetas, las canastas y los platos que lleva…

-¿Ya no hay palanganas grandes en existencia?
-Sí. La más grande que tenemos es la 74.
-¡Ay no! Ahí ni cabe nada.

Y así… todos los días…

¡Gracias por todo el amor recibido para estas 10 palanganas!

Angélica Cardona

@angelicalocutora

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver