La violencia y López Obrador

Lo que parece contradicción es una posición más compleja: un presidente que no ataca, se opone a la violencia y disgusta a radicales al hacerlo. Un análisis de Fernando Montiel