Gustav Klimt: el baile de lo misterioso, entre dorado y destellos de recuerdos

OUROBOROS / POR: AGLAIA BERLUTTI Gustav Klimt amaba a los gatos. Una obsesión que, según sus contemporáneos, tenía cierto “rasgo maníaco”.

Leer más