¿Vamos a comer? (II)

Por Rodrigo Díaz Montes Nos acomodamos de nuevo en el huevo gris de Carolina, me…